Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Una frase popular dice que los ojos son las ventanas del alma, y un reciente estudio demostró que es cierto: El dolor y el trauma se muestra en los ojos. Y no solo de manera figurada, sino literalmente.

Una investigación de académicos galeses, publicada en la revista Biological Psychology, afirma que se pueden encontrar rasgos del trauma en las pupilas de los ojos.

El experimento se centró en personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT). Este se da cuando alguien pasa por un evento traumático; como por ejemplo: un accidente automovilístico, un hecho altamente estresante o el abuso. Los investigadores analizaron los ojos de este grupo de personas y llegaron a la conclusión de que había algo peculiar en ellos.

¿Cómo se ve el dolor y el trauma en los ojos?

Embed from Getty Images

Los científicos midieron la pupila del ojo mientras los participantes veían imágenes amenazadoras, como animales o armas viciosas; y otras que mostraban eventos neutrales y agradables. Tras obtener los resultados se dieron cuenta de que las personas con TEPT reaccionaban diferente a la gente que habían estado traumatizadas pero que no tenían TEPT.

La pupila de los participantes con TEPT crecían aún más de lo normal ante los estímulos emocionales. Pero no solo eso, sus ojos mostraban una respuesta exagerada, tanto a los estímulos amenazantes, como a las imágenes neutrales y positivas.

Estos hallazgos dan a entender que el trastorno de estrés postraumático cambia los ojos del individuo. Teniendo esto en cuenta, los investigadores quieren cambiar la forma en que se trata a dichos pacientes en terapia. La profesora Nicola Gray de la Universidad de Swansea y coautor del artículo, explica:

La hiper-respuesta de la pupila es en respuesta a cualquier estímulo excitante, y no solo amenazante. Esto puede permitirnos usar estas imágenes positivas en la terapia, en lugar de depender de imágenes negativas, que pueden ser bastante molestas para el paciente y, por lo tanto, hacer que la terapia sea más aceptable y soportable. Esta idea ahora necesita ser probada empíricamente antes de ser puesta en práctica clínica.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

FUENTE
Mckinnon, A., Gray, N., & Snowden, R. (2020). Enhanced emotional response to both negative and positive images in post-traumatic stress disorder: Evidence from pupillometry. Biological Psychology154, 107922. https://doi.org/10.1016/j.biopsycho.2020.107922

Reactions

4
2
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta