Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Nunca pensé que se iba a convertir en un desafío tan difícil estar un día en silencio. Un día completo. 24 horas.

Y me pudiera excusar en mi profesión, y en que básicamente lo que debo hacer es ser elocuente y acertada en la manera de expresar mis pensamientos y usar mis palabras. Es muy importante poder usar la voz para mi, al ser mi medio de trabajo y de vida.

Pero la verdad es que siempre lo fue. Desde bien temprana edad, cuando aprendí a hablar a los 9 meses, supe que la manera de poder cambiar las cosas, influenciar y afectar mi medio era hablando. Aunque Dios tiene un lindo sentido del humor y hace cosas como la que me paso el otro día. Un día entero sin hablar. Un día completo en silencio.

Una fuerte laringitis se había apropiado de mis cuerdas vocales hace días, y estaba forzando la voz para comunicarme. El medico me recomendó hacer reposo vocal por algunos días, y solo me aguante uno.
Esto fue lo que aprendí:

1) Es mucho mas fácil hablar que escuchar.

2) Es mejor tomarte un tiempo para pensar antes de contestar o hacer un juicio de valor. Al no poder hablar me di cuenta que podia cambiar mi opinión mientras mas pensaba en lo que me decían.

3) Es bueno poder observar mas detenidamente.

4) Hablas mas con Dios y el te responde.

Si te animas has la prueba, y me cuentas. 24 horas que pueden cambiar tu vida.

 

Reactions

1
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta