Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado 17 de Marzo, una mujer Estadounidense llamada Heather Barwick publicó una carta en la revista en línea «The Federalist» que  dejó a muchos con la boca abierta y generó muchísima controversia por tratarse del matrimonio entre personas del mismo sexo.

A pesar de haber sido criada en un ambiente homosexual, Heather en su carta llega a la conclusión de que ese no es el ambiente ideal para los niños.

Heather explica en su carta que fue criada por su madre biológica y su pareja que era otra mujer. A la edad de dos años Heather nunca más volvió a ver a su padre ya que desapareció de la escena cuando la madre de Heather decidió «salir del closet» y unirse a la mujer que amaba.

Heather admite que aprendió varias cosas creciendo en una comunidad gay; por ejemplo, como ser fuerte y valiente en tiempos difíciles y a como defenderse a sí misma cuando nadie más lo hace.

Por muchos años ella asistió a marchas en pro de los homosexuales y apoyando el matrimonio gay, pero llegó a un punto en su vida en que las cosas cambiaron de perspectiva y eso es lo que explica en su carta. Como madre y esposa ahora puede ver y entender que un hogar de padres o madres homosexuales no es el ambiente adecuado para que crezcan los hijos.

«El matrimonio gay y padres o madres del mismo sexo retienen ya sea, un padre o una madre a un niño mientras le dicen que no importa, que es lo mismo. Pero no lo es. Muchos de nosotros, muchos niños están sufriendo. La ausencia de mi padre creó un gran vacío en mi. Yo quería mucho a la pareja de mi mama, pero otra mujer nunca podrá reemplazar el padre que perdí.» dice Heather en su carta.

La lluvia de comentarios, tuits, cartas en respuesta a la carta de Heather ha sido infinita, la mayoría la critica y unos pocos la apoyan. El grupo que la critica en su mayoría es la comunidad homosexual y algunos hijos de parejas homosexuales basándome en lo que lei en las redes sociales. Y no es sorprendente.

La misma Heather menciona en un párrafo de su carta que los hijos de padres o madres del mismo sexo no tienen la oportunidad de poder expresar su sufrimiento por miedo: «por alguna razón se siente como que si no escuchan. Que no quieren escuchar. Si decimos que sufrimos por ser criados por padres o madres del mismo sexo, somos ignorados o catalogados como enemigos.»

Mi pregunta es, ¿por qué no escuchan a estos niños, adolescentes, jóvenes que se dan cuenta que crecer en un hogar homosexual no es lo ideal? ¿Por qué aparentar que todo está bien en esos hogares? Si en hogares con un papá y una mamá hay problemas, peleas y malentendidos, imagina como deber ser en un hogar con dos papás o dos mamás.

La idea del mensaje en la carta de Heather no es nueva ni alocada, es que hasta para concebir de manera natural se requiere un hombre y una mujer, lo mismo para la crianza y el sano desarrollo de los hijos. Aunque en muchos hogares alguna de las dos figuras falte; estoy de acuerdo con Heather en que es imposible reemplazar el aporte emocional de un padre o de una madre con un compañero(a) del mismo sexo.

Foto tomada de: http://www.dailymail.co.uk/news/article-3001703/Another-mom-never-replaced-father-lost-Woman-raised-lesbian-moms-comes-against-gay-marriage.html?ITO=1490&ns_mchannel=rss&ns_campaign=1490

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta