Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Digo que es muy poderosa la humildad, porque he visto, no solo he leído, he visto que cuando uno realmente suelta las riendas, se hace totalmente humilde ante Dios, reconociendo que no podemos en nuestras propias fuerzas hacer algo, Él nos da la fortaleza, Él hace que pasen las cosas, y eso, sólo si es algo que está en Su plan de vida para nosotros.

En Salmos 45:4 leemos: «¡Que tengas prosperidad y gloria! ¡Cabalga defendiendo la verdad, la humildad y la justicia, guiado por tu diestra portentosa!»

En Proverbios 15:33, «El temor del Señor corrige y da sabiduría; antes que honra, humildad

En Proverbios 18:12, «El orgullo humano es presagio del fracaso; la humildad es preludio de la gloria.»

Y por último en 1Pedro 5:6, «Por lo tanto, muestren humildad bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo.»

Así como en esos consejos directos acerca de la humildad, hemos leído también en las historias bíblicas que solo cuando los personajes de relatos como el de David, el de Esther, se rinden ante Dios y ponen toda su confianza en Él es que logran el éxito, la meta, el objetivo que estaba requerido de ellos.

Hoy día el mensaje en todas partes, incluso desde algunos púlpitos es que el poder está en nosotros, en nuestra tenacidad, en nuestras acciones y decisiones y el sello que le ponen para justificar este mensaje es que Jesús vive en nosotros. Esa parte es muy cierta, (Jesús vive en nosotros cuando lo recibimos en nuestros corazones) pero no debemos creer que nosotros tenemos el poder y que podemos usar ese “poder” que nos da el hecho de llevar a Jesús en nuestro corazón para lograr cuanto se nos ocurra desear en nuestra mente. Eso puede llegar a hacer a muchos vanagloriarse de sus “propios” logros. Por favor, no nos confundamos. Dios ama la humildad y el que tengamos fe nos hace saber que si algo que deseamos está dentro de los planes de Dios, muy probablemente se dará, pero no es que porque nosotros lo deseemos, nuestro Amado Dios va a estar a nuestra disposición, solo esperando que pidamos algo para complacernos.

Solo con humildad y la fe, la esperanza y la atención puesta en Dios, es posible lograr las maravillas que Él tiene preparadas de antemano para nosotros.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta