“Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.” Hebreos 12:11 (NVI).

La disciplina nos ayuda a ser más constantes y a tener dominio propio. Pero en el momento, nos llenamos de tristeza, pues ninguna corrección es agradable, al menos al tiempo de recibirla.  Sin embargo, más tarde nos ayuda a tener una vida de paz y rectitud.

Entonces, si estás pasando por un tiempo de corrección, no te desanimes cuando Dios te reprenda, no lo tomes a la ligera queriendo vivir la vida como mejor te parezca, ya que Su corrección es una muestra de Su amor que te llevará a tener una comunión más íntima con Él y te llevará a ser mejor cada día.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.