A propósito de un nuevo año 2019

Dentro de mi carrera periodística, nunca me destaqué por ser la mejor en noticias del día (o diarismo), pero siempre me reconocieron por ser la más organizada. Esto me llevó a tener éxito y sobre todo a confianza de mis jefes y las fuentes. Porque, a diferencia, reaccionar a la noticia del día, iba más allá y llevaba mi propia agenda con lo que podía anticipar la cobertura de un tema e incluso sacarlo a la luz pública. 

Cuando Dios me llevó a quedarme en casa a cuidar de mi familia en pleno crecimiento, transferí más intensamente el don de organización que Él me dio, para poder tener un hogar organizado y aprender a alcanzar metas familiares y ministeriales. 

En cualquier área de nuestra vida que queramos alcanzar una meta, por ejemplo bajar de peso o ahorrar dinero, existen pasos sencillos y claros que hay que seguir:  

  • Determinar si nuestra meta es grande o pequeña.  
  • Si es a largo, mediano o corto plazo. 
  • Definir qué cantidad de tiempo y dinero hay que invertir.
  • Reconocer los pasos necesarios para alcanzarla.
  • Prever imprevistos.  
  • Planificar, no improvisar. 

Estos pasos los aprendí a aplicar luego de participar en talleres sobre organización y leer libros de autoayuda. Sin embargo, más allá de las técnicas recomendadas por los expertos de planificación, encontramos en la Biblia la guía perfecta para alcanzar una meta: 

Someter nuestros planes y deseos al Señor para alinearlos a su voluntad

  • «Encomienda al Señor todas tus obras y tus pensamiento serán afirmados.» Proverbios 16:3 (RVR1960)  
  • «Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos  —afirma el Señor—. Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!» Isaías 55:8-9 (NVI)  
  • «Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.» Jeremías 29:11 (NVI) 
  • «El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.» Proverbios 19:21 (NVI)   

Planificar bajo la cobertura de la oración

  • «Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo.» Eclesiastés 3:1 (NVI)  
  • «Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla?» Lucas 14:28 (NBV)  

Consultar con Dios y los mentores que Él pone en nuestro camino, por ejemplo los pastores y líderes de la iglesia

  • «Sin consulta, los planes se frustran, pero con muchos consejeros, triunfan.» Proverbios 15:22 (LBLA)  

Ejecutar el plan sin apresurarse

  • «Los proyectos del diligente ciertamente son ventaja, mas todo el que se apresura, ciertamente llega a la pobreza.» Proverbios 21:5 (NBLH)  
  • «El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.» Proverbios 16:9 (NVI)  

Ante toda meta que es inspirada por Dios, aunque sea un gran desafío para nosotros, hay que saber que «todo lo puedo en Cristo que me fortalece.» (Filipenses 4:13 RVR1960)

Te interesa:  Ideas de resoluciones de año nuevo

¡Bendecido 2019!

 

 


 

Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZProduce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.