Soñar no tiene nada de malo; de hecho, hasta los sueños más descabellados pueden cumplirse. El problema con muchas personas es que pasan la vida ilusionándose y nunca se plantean sueños realistas. Por ese motivo nunca logran sus objetivos y terminan decepcionados. Para evitar caer en ese error, lo mejor es ver a los sueños como metas que se planea alcanzar, y no como simples deseos que quedarán en el olvido. Estos son algunos pasos que te ayudarán a plantear sueños realistas que puedes hacer realidad:

1. Que tus sueños vayan acorde a tu presente

Si realmente quieres cumplir tus sueños y metas, no confíes que las cosas simplemente sucederán. En cambio, trabaja con aquello que tienes en tus manos en el presente. Es más fácil convertirte en experto en lo que sabes ahora, que comenzar de nuevo y hacer algo que nunca habías hecho antes. Esto puede funcionar en la mayoría de los casos.

2. Establece planes a corto y largo plazo

Los sueños no se harán realidad, a menos que tú des el primer paso. Establece metas pequeñas que puedas cumplir en cierto plazo. Luego mide tu desempeño y ajusta el tiempo para alcanzar las metas a largo plazo. Por ejemplo, si tu meta es aprender inglés, puedes decidirte a memorizar 10 nuevas palabras diarias, a fin de hablar inglés perfectamente en 12 meses. Si después de una semana te das cuenta que no puedes lograrlo, puedes cambiar los tiempos y así cumplir con tu meta a largo plazo de hablar inglés en un año.

3. Aprende todo lo que puedas

Muchos nunca alcanzan sus sueños porque asumen que éste se realizará de la noche a la mañana. No obstante, la mayoría de cosas en esta vida necesitan aprenderse. Por ejemplo, según las estadísticas, la habilidad más anhelada es el canto. Sin embargo, no muchos se dedican diariamente a entrenar su voz y así dejan que su sueño muera.

Te interesa:  Sé determinante

Si realmente quieres lograr algo, aprende todo lo que puedas sobre el tema. Que tu apetito por el conocimiento en esa área sea insaciable. Pero no solo aprendas la teoría, pon en práctica lo que aprendas y verás que tu rendimiento mejorará con el tiempo.

4. La perseverancia es la clave

Cumplir un sueño es como correr una maratón. Puedes cansarte y rendirte en el camino, pero allí tienes dos opciones: seguir o abandonar la carrera. Cuando estás en camino a realizar tus sueños, es de esperar que aparezcan obstáculos. Pero está en tus manos la decisión de continuar o renunciar. Si crees que la carga es muy pesada como para llevarla solo, únete a un grupo de personas con la misma meta en mente. Esto te ayudará a mantenerte motivado y a seguir perseverando.

5. Toma un tiempo para revaluar las cosas

Una de las mejores habilidades es saber cuándo cambiar de dirección. Obstinarte por un sueño puede ser tu ruina y no tu éxito. Un consejo para evitar esto es evaluar tus motivaciones y acciones después de un tiempo. Si hay señales que indican que debes modificar el rumbo de tu sueño, entonces hazlo. Esto podría ahorrarte mucho tiempo, esfuerzo y dinero.

Aprende más. Lee Dios puede cumplir tus sueños, pero quizá no como piensas

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.