Nosotros, los jóvenes, enfrentamos muchas tentaciones gracias a las malas influencias y la presión de mantener un buen estado social. 1 Corintios 10:23 clama que «Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica» y es así la tentación. Da una ilusión de satisfacción, pero en cambio nos destruye. Y en esta etapa tan temprana de nuestras vidas necesitamos establecer límites, saber lo que dice la Biblia y defender nuestras creencias. Aquí hay algunas tentaciones con las cuales enfrentamos y la visión bíblica de esos temas:

Consumir drogas

Imagínate que estás con tus compañeros. De repente, ellos sacan dos bolsas: una contiene lo que parece ser un polvo y otra bolsa contiene una sustancia que párese como unas hojas. Una vez que te das cuenta de lo que es, tus amigos te preguntan si alguna vez lo has probado y respondes «no». Después ellos te empiezan a molestan para que lo pruebes y decides hacerlo para no ser un aguafiestas. Todo comenzó con diversión inocente hasta que finalmente se convirtió en una adicción.

Debido escape de la realidad que ofrecen, muchos se convierten adictos a las drogas. Una vez que lo intentas, solo puedes empeorar. Y aunque no te conviertas adicto, todavía es desagradable en los ojos de Dio. Efesios 5:18 (NVI) dice «No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.» Necesitamos estar ubicados para buscar al Espíritu Santo y encontrarlo. Eso no será posible cuando la droga es lo que nos llena.

Sexo antes del matrimonio

El sexo fue un regalo de Dios para un matrimonio santo entre un hombre y una mujer. Está escrito en Hebreos 13:4 «Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgó a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales» y en 1 Tesalonicenses 4:3-5 que «La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios.» No caigas en esa tentación. Sé paciente porque Dios bendice a los que esperan (Isaías 30:18).

Mirar pornografía

Es imposible no utilizar en internet. Es la forma más eficiente buscar cualquier contenido. Esa libertad también ha permitido que los jóvenes visiten sitios pornográficos. Las estadísticas muestran que el 93 % de muchachos y el 62 % de muchachas ven pornografía antes de los 18 años. Esos números son motivo de preocupación. Como una droga, puede convertirse fácilmente en una adicción. Ahora, ¿por qué es un pecado?

Te interesa:  En el desierto de la prueba

Efesios 5:3 dice: «Pero entre ustedes no debe haber ni una pizca de inmoralidad sexual, ni de ningún tipo de impureza, ni de avaricia, porque son inapropiados para el pueblo santo de Dios». La pornografía está incluida en la categoría de inmoralidad sexual porque estimula el libertinaje, la lujuria y la sensualidad. Y aunque no realizas un acto sexual con una persona, Jesús advirtió en Mateo 5:27-28 que quien mira a una mujer con lujuria ya ha cometido adulterio en su corazón.

Hacer trampa

Si miras el papel de alguien o le pides ayuda a un amigo mientras estás tomando una prueba o examen, estás haciendo trampa. Estas situaciones ocurren con demasiada frecuencia. 2 Corintios 8:21 establece «porque procuramos hacer lo correcto, no solo delante del Señor sino también delante de los demás». Ser honesto es lo correcto, aunque algunas veces no es fácil. La integridad es lo que te hace destacar de los demás. A veces tendrá más sentido no decir la verdad, pero Dios mira tu corazón y conoce tus intenciones. Mintiendo ante Dios es mucho peor que sacar una mala nota o no entrar en la escuela de tus sueños. Seguir las reglas y confiar en Dios te llevará mucho más lejos de lo que otros consideran socialmente aceptable.

Deshonrar a los padres

A medida que crecemos se vuelve cada vez más frustrante tener que honrar a nuestros padres porque no siempre nos entienden. Lo sé, estoy pasando por lo mismo. Pero nosotros tampoco entendemos a nuestros padres. Esto puede causar un montón de problemas innecesarios entre los padres y nosotros hasta que ya no tengamos que escucharlos. Esta rebelión no nos permitirá crecer en el camino de Dios porque Él nos ordena honrarlos (Éxodo 20:12). Si no podemos respetar a nuestro padre, madre o tutor, ¿cómo podemos aprender a respetar a nuestro Padre Celestial?



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Gilkerson, L. (2010). Teens and Porn: 10 Stats You Need to Know. Recuperado el 28 de agosto del 2019 de https://www.covenanteyes.com/2010/08/19/teens-and-porn-10-stats-your-need-to-know/
–Lewis, J. (2018). What Does the Bible Say About Pornography?. Recuperado el 28 de agosto del 2019 de https://www.purelifeministries.org/blog/what-does-the-bible-say-about-pornography 
–Sauer, R, Sauer, L. Pornography: A Distortion of God’s Plan. Recuperado el 28 de agosto del 2019 de https://answersingenesis.org/morality/pornography-a-distortion-of-gods-plan/ 

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.