En una tertulia, unos cuantos cristianos criticaban a otro ausente. Cada uno tenía algo que aportar, excepto uno que permanecía en silencio, con una enigmática sonrisa vagando por sus labios.
Uno de los más murmuradores, como sobreviniendo en su mente, le preguntó:
– ¿Tú no dices nada? ¿Qué te parece el caso?
– Nada, me parece nada- fue la respuesta.
– Sí que es extraño, pues tú conoces bien a esta persona. Dinos, ¿qué te parece? Habla hombre…
– Me parece que, siendo así que yo tengo defectos que me apenan y me afean, los que muchas veces no puedo evitar… él también tienen derecho a tenerlos. Acaso le hacen sufrir, al pobre, como me hacen sufrir los míos… Y yo me digo: ¿Qué derecho tengo yo en mirar sus defectos lejanos si tengo tan cerca de mis ojos los míos propios?
Todos tenemos defectos, de algunos somos más conscientes que de otros, pero no hay nadie que se salve.
Muchas veces, por la presión del grupo o por participar de una charla nos enganchamos con las críticas a la gente y olvidamos que nuestro rol no es juzgar ni hablar mal de los demás.
“Amados hermanos, no hablen mal los unos de los otros. Si se critican y se juzgan entre ustedes, entonces critican y juzgan la ley de Dios. En cambio, les corresponde obedecer la ley, no hacer la función de jueces.12 Solo Dios, quien ha dado la ley, es el Juez. Solamente él tiene el poder para salvar o destruir. Entonces, ¿qué derecho tienes tú para juzgar a tu prójimo?“ Santiago 4:11, 12 (NTV)
Si tienes algo contra algo habla con esa persona y muéstrale su error, pero no lo denigres porque es necios hacer eso: “Es necio denigrar al vecino; una persona sensata guarda silencio. El chismoso anda contando secretos; pero los que son dignos de confianza saben guardar una confidencia” Proverbios 11:12, 13 (NTV)
No seas parte de charlas que pueden ser destructivas para los demás y si alguien te confió algo respétalo y honra la confianza que puso en ti.

Te interesa:  Detente ante la necesidad

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.