Hace pocos días murió mi abuelo. Esto me hizo dar cuenta de que sólo pensamos en la muerte cuando alguien más fallece. Sin embargo, es importante tener presente este aspecto, pues al final ése será el destino de todos. Esto no significa que debemos vivir con temor, o dejar de hacer nuestras labores con el pretexto de que al final no servirá de nada, ni tampoco provocar la muerte propia o ajena; más bien, vivir una vida digna y ejemplar en el tiempo que tenemos en esta Tierra.

Éstas son algunas lecciones que aprendí de la muerte de mi abuelo, y de otros seres queridos:

1. La muerte no es el final:

Jesús tiene preparado un lugar especial para aquellos quienes aman y obedecen sus preceptos (Juan 14:2-4, Apocalipsis 22:3-7), por lo cual, la muerte no debería atemorizarnos ni causarnos tristeza. Fallecer es un proceso natural para todo ser humano, y debemos estar preparados para la vida que nos espera.

2. Decir adiós sin remordimientos:

Es importante perdonar y pedir perdón. Si alguien muere, debemos estar tranquilos de que no tenemos asuntos pendientes con esa persona; de lo contrario, viviremos con culpa y pesar. Es por ello que no debemos dejar que las pequeñas riñas y disputas arruinen nuestras relaciones con los demás.

Te interesa:  Clama a mí
3. Dar honra en vida:

De nada vale dedicar discursos, construir lujosos mausoleos, o comprar la mejor caja mortuoria, pues una vez que morimos, nuestros cuerpos son sólo representaciones materiales de lo que alguna vez fuimos. Si realmente deseas honrar a alguien, hazlo cuando ellos estén vivos y mientras tengas la oportunidad. Esto será mucho más apreciado por esa persona, que si se hace cuando ya han fallecido.

5. Nada es realmente nuestro:

Todos tenemos bienes materiales que cuidamos y adquirimos con esfuerzo. No obstante, cuando dejamos este mundo, no llevamos nada. Así que, evitemos acumular cosas que al final perecerán, en cambio, fijemos nuestra vista en aquello que perdura por la eternidad (Mateo 6:19-21).

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.