A medida que pasa el tiempo y la tecnología hace que las innovaciones parezcan antiguas, cada vez es más común decir que los jóvenes son los únicos que pueden estar a la vanguardia de este tiempo. Tristemente, esto ha sido utilizado como excusa para no atreverse a probar cosas diferentes y conformarse con lo que se tiene. Sin embargo, nunca es tarde para aprender algo nuevo.

Un ejemplo de ello es Marie Hunt, quien a sus 103 años se graduó de la escuela secundaria en 2015. Ella dijo que tuvo que dejar la escuela en 1928, pero que no haberse graduado fue el mayor arrepentimiento de su vida, por lo cual decidió perseguir su sueño pese a su edad.

¿Hay algo que hayas deseado hacer, pero que nunca tuviste la oportunidad? ¿Qué te impide hacerlo? No utilices tu edad como pretexto para no atreverte a hacer algo. Si bien en los jóvenes está la fuerza y vigor; también es cierto que la sabiduría y madurez solo se logran con el paso de los años (Job 12:12, 32:7). Así que, trázate una meta y cúmplela. Utiliza tu conocimiento para lograrlo, porque si Dios está de tu lado, no hay nada que no puedas hacer.

Te interesa:  Una prueba útil

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.