“La verdadera señal de la inteligencia no es el conocimiento sino la imaginación”. — Albert Einstein.

Todos los seres humanos nacimos con la misma capacidad de adquirir nuevos conocimientos, tal vez unos con más facilidad que otros, pero Dios nos hizo a su imagen y por lo tanto, no hay quien sea más que otro. Sin embargo, hay personas que han desarrollado mejor sus habilidades y por eso son consideradas más inteligentes. Por otra parte, hay hábitos que impiden que el cerebro trabaje adecuadamente los cuales dificultan el crecimiento de nuestras destrezas. Éstos son:

Ver televisión:

Un estudio hecho por la Universidad Tohoku, en Japón, demostró que ver televisión cambia dramáticamente la biología de nuestros cerebros. También descubrieron que las personas que miran televisión diariamente son más propensas a la depresión, diabetes, a disminuir su capacidad verbal, desarrollar conducta antisocial, entre otros problemas. Otras investigaciones concuerdan en el hecho de que ver televisión, independientemente del contenido, bloquea nuestra capacidad de análisis crítico, lo cual es una gran limitación para la inteligencia. Por lo que los expertos recomiendan reducir el tiempo que se está frente a la pantalla y reemplazar esos momentos con alguna actividad que ayude al cuerpo y al cerebro.

Nutrición inadecuada:

La frase “eres lo que comes” se aplica también en cuanto a la inteligencia. La comida chatarra, las bebidas alcohólicas, los cigarrillos y la drogas dañan a todos los órganos de tu cuerpo, y el resultado se ve en muchas áreas de tu vida. Por ejemplo, un estudio realizado por la Universidad Nacional de Australia demostró que los alimentos grasosos y procesados hacen que el hipocampo, que es responsable del aprendizaje, la memoria y la salud mental; sea más pequeño. Es por ello que los expertos recomiendan tener una alimentación balanceada que ayude a tener una mejor calidad de vida.

Te interesa:  Ultravioleta: El color del 2018
Sueño inadecuado:

El Dr. Rapoport, profesor asociado de la NYU Langone Medical Center, afirma que el sueño fortalece las habilidades aprendidas durante el día. Además, mientras uno duerme, el cerebro organiza y reestructura los recuerdos, los cuales son de vital importancia en el proceso creativo. Esto quiere decir que de nada vale adquirir nuevos conocimientos si no se duerme el tiempo suficiente. Los expertos recomiendan dormir de siete a ocho horas diarias y tratar de mantener esta rutina. Asimismo aconsejan leer diariamente, pues esto mantiene al cerebro joven y saludable; y también sugieren utilizar la lectura como medio de relajación para tener un descanso pleno durante toda la noche.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta