Para mantenerse saludable, los expertos recomiendan consumir alimentos saludables y hacer ejercicio. Sin embargo, un estudio reveló que la fe es vital para el funcionamiento adecuado del cerebro y, como él es el órgano que conduce a todo el cuerpo, este hallazgo nos abre los ojos a la manera en que tratamos nuestra salud.

Andrew Newbeg y Mark Waldman hicieron una investigación de cómo el creer en Dios afecta a nuestros cerebros, y llegaron a la conclusión que:

La fe es la cosa más importante que una persona necesita para mantener un cerebro neurológicamente sano. De hecho, creemos que la fe es más esencial que el ejercicio, especialmente a la luz de la investigación acumulativa que muestra cómo la duda y el pesimismo pueden acortar su vida por años.

Newberg y Waldman aseguran que la fe fortalece un circuito único en el cerebro que mejora la memoria, la cognición, reduce la ansiedad, incrementa la conciencia social y la empatía. Ellos también estudiaron el efecto de la oración y concluyeron que mejora la fe y “libera poderosos neurotransmisores que aumentan su sentido de alerta, claridad, conciencia y tranquilidad.” A este estudio también se le suma el estudio realizado por Harvard T.H. Chan School of Public Health que reveló que ir a la iglesia tiene efectos en la esperanza de vida.

Te interesa:  ¿Acero o chatarra?

Por lo tanto, la fe, la oración y la asistencia a la iglesia no solo son formas que nos ayudan a conectarnos con Dios, sino que también tienen un gran impacto en nuestro cuerpo físico.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.