José y María eran compañeros de trabajo y amigos. Por distintas circunstancias de la vida comenzaron a tener conflictos que causaron fuertes discusiones entre ellos. Conforme el tiempo pasó, su relación se resquebrajó más y más y llegó al punto de crear fuerte tensión entre ellos. Un día, María fue promovida de cargo y llegó a ser superior en cargo que José. Cuando esto sucedió, ella decidió buscar la manera de vengarse de José.

Este relato ficticio es un ejemplo que nos ayuda a entender lo que sucede con algunas personas. Hay relaciones amicales, de trabajo, sentimentales, etc. que terminan de una manera tan abrupta que son dolorosas y dejan profundas heridas en los involucrados. Esta situación se ve vuelve más compleja cuando uno de los dos adquiere mayor poder sobre el otro y busca venganza.

Tener una posición de poder sobre la persona que nos hirió y querer aprovechar este cargo puede ser una idea tentadora. Pero obtener venganza no produce ninguna satisfacción; sino más bien, genera más hambre de ella. La venganza no cura las heridas, las crea. Y tal vez en el momento en que uno se siente lastimado, crea que el perdón es algo imposible de alcanzar; pero en realidad, es la mejor opción posible. El perdón no es fácil y lleva tiempo; sin embargo, vale la pena.

Te interesa:  3 Pasos para hacer que las cosas sucedan

Si tienes algún problema con alguna persona, procura solucionarlo antes que se multiplique. La venganza no es el mejor recurso para remediar un conflicto. En vez de eso, procura perdonar y pedir perdón. De esta manera no solo estarás reparando las relaciones rotas, sino también sanando las heridas causadas. Después de todo, no puedes pedir perdón si no lo practicas primero con los demás (Mateo 6:14-16).

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta