Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Todos tenemos diferentes pasatiempos que disfrutamos según nuestros gustos. Sin embargo, los científicos han concordado que ciertas actividades tienen más relevancia que otras y, por consiguiente, todos debemos practicarlas. Éstas son de beneficio para nuestro cuerpo, el desarrollo de nuestro cerebro y nuestra salud.

1. Tocar un instrumento musical.

Tocar un instrumento musical, no necesariamente volverse experto en él, es un excelente ejercicio para el cerebro. Un estudio realizado por la Universidad de Texas en Arlington, demostró que las personas que ejecutan cualquier tipo de instrumento musical tienen una mejor memoria. Heekyeong Park, profesora asistente de psicología, dijo que su trabajo «agrega evidencia de que el entrenamiento musical es una buena forma de mejorar las habilidades cognitivas».1 De igual manera, el PhD Gottfried Schlaug, experto en música, neuroimágenes y plasticidad cerebral, señaló que tocar un instrumento musical «tiene el potencial de cambiar la función y estructura del cerebro cuando se realiza durante un período prolongado durante un largo período de tiempo.» Asimismo remarcó que «la intensa formación musical genera nuevos procesos dentro del cerebro, en diferentes etapas de la vida y con una variedad de impactos en la creatividad, cognición y el aprendizaje.»2

2. Leer.

Leer es para el cerebro lo que el ejercicio es para el cuerpo. Ha sido ampliamente demostrado que la lectura es la mejor actividad para mantener al cerebro activo. Un estudio demostró que cuando leemos, el flujo de sangre incrementa en las áreas responsables de las funciones ejecutivas del cerebro. PhD Natalie Phillips, conductora de dicha investigación dijo que el estudio literario proporciona un ejercicio verdaderamente valioso de los cerebros de las personas y que «no solo es lo que leemos, sino pensar rigurosamente sobre eso que es valioso».3 Asimismo, otro estudio comprobó que aquellas personas que participaban de actividades mentalmente estimulantes tenían menos pérdida de memoria en la vejez. Uno de los autores de esta investigación, Robert. S. Wilson de Rush University Medical Center en Chicago, con respecto a la lectura, manifestó: «Nuestro estudio sugiere que ejercitar el cerebro al participar en actividades como esta a lo largo de la vida de una persona, desde la infancia hasta la vejez, es importante para la salud cerebral en la vejez».4 Por otra parte, otros científicos han revelado que aquellas personas que practican la lectura tienen menos posibilidades de contraer Alzheimer5, e incluso leer ficción incrementa la empatía de las personas.6

3. Hacer ejercicio o practicar un deporte.

Pese a las advertencias, campañas e información que se difunde sobre los peligros de una vida sedentaria, algunas personas aún son escépticas al respecto. Diversas investigaciones han verificado que hacer ejercicios tiene múltiples beneficios. Es sabido que ejercitarse o practicar algún deporte ayuda a la digestión y mejora el rendimiento del cuerpo. Un estudio confirmó que las actividades físicas como los deportes, incrementan los niveles de una proteína conocida como factor neurotrófico derivado del cerebro (conocido como BDNF por sus siglas en inglés). El Dr. Ahmad Saheli, profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad Stanford, sostiene que «la evidencia es muy, muy fuerte, de que la actividad física aumenta los niveles de BDNF y mejorará la salud cognitiva».7 Dicho estudio demostró que los ejercicios mejoran la memoria y también otras funciones cognitivas del cerebro.

 
 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Musicians show advantages in long-term memory, UT Arlington research says - UTA News Center. (2014). University of Texas at Arlington. Consultado el 15 de febrero de 2018, de https://www.uta.edu/news/releases/2014/11/music-memory.php
2Musical training shapes brain anatomy, affects function. (2013). Sciencedaily.com. Retrieved 15 February 2018, from https://www.sciencedaily.com/releases/2013/11/131112163216.htm
3Carrie, G. (2012). This is your brain on Jane Austen, and Stanford researchers are taking notes. Stanford University. Consultado el 15 de febrero de 2018, de https://news.stanford.edu/news/2012/september/austen-reading-fmri-090712.html
4Wilson, R., Boyle, P., Yu, L., Barnes, L., Schneider, J., & Bennett, D. (2013). Life-span cognitive activity, neuropathologic burden, and cognitive aging. Neurology, 81(4), 314-321. http://dx.doi.org/10.1212/wnl.0b013e31829c5e8a
5Friedland, R., Fritsch, T., Smyth, K., Koss, E., Lerner, A., & Chen, C. et al. (2001). Patients with Alzheimer's disease have reduced activities in midlife compared with healthy control-group members. Proceedings Of The National Academy Of Sciences, 98(6), 3440-3445. http://dx.doi.org/10.1073/pnas.061002998
6Bal, P., & Veltkamp, M. (2013). How Does Fiction Reading Influence Empathy? An Experimental Investigation on the Role of Emotional Transportation. Plos ONE, 8(1), e55341. http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0055341
7Reynolds, G. (2011). How Exercise Benefits the Brain. The New York Times. Consultado el 15 de febrero de 2018, de https://well.blogs.nytimes.com/2011/11/30/how-exercise-benefits-the-brain/?_r=0

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta