Please log in or register to like posts.
Blog

Si miras a tu alrededor podrás observar que las personas necesitan depositar su confianza en alguien o algo. Mucha gente tiene amuletos mágicos o realizan ciertas actividades para que les vaya bien; por ejemplo, algunas personas que viven en ciertos pueblos clavan un cuchillo detrás de sus casas, según ellos con el fin de que no ingresen delincuentes.

“No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.” Levítico 19:31

En la actualidad los brujos y hechiceros se han modernizado, las publicidades que dan atraen fácilmente la atención de las personas que están en busca de una respuesta; ofrecen soluciones para aquellos que desean vengarse de alguien, hacer volver al ser amado, protección para sus vidas y otros. Es triste observar la cantidad de personas depositan su confianza en algo que es desagradable a los ojos de Dios.

“La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.” Proverbios 10:22

Si acudes a ellos, es posible que recibas respuesta a tus peticiones porque el diablo tiene poder, pero ese favor vendrá añadido de tristeza, no es gratis lo que da y en su tiempo cobrará la cuenta.

“Porque Jehová será tu confianza, Y él preservará tu pie de quedar preso.” Proverbios 3:26

El Señor desea que deposites tu confianza en Él, no en un objeto, en supersticiones u otras creencias que el ser humano ha impuesto. La pregunta es: ¿En quién está tu confianza? Si deseas que tu camino sea bendecido y esté en las manos de alguien que quiere lo mejor para ti, es preciso que confíes en Dios y dejes de colocar tu bienestar en otras cosas.

En esta vida te irá bien mientras te encuentres en la voluntad de Dios, obedeciendo y cumpliendo el propósito por el cual fuiste creado.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario