Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

El mensaje a la iglesia de la Odisea que está registrado en el libro de Apocalipsis capítulo 3, describe una iglesia que enfrenta serios problemas, “Yo sé todo lo que haces, que no eres ni frío ni caliente. ¡Cómo quisiera que fueras lo uno o lo otro!; ero ya que eres tibio, ni frío ni caliente, ¡te escupiré de mi boca!” Apocalipsis 3:15-16 (NTV).

Querer una temperatura media (tibia) en los alimentos puede ser normal en el ser humano, pero no puede ser igual en nuestra vida espiritual, por eso Dios en su palabra nos dice “Eres frío o caliente”, no hay un término medio, es un Sí o un No rotundo.

¿Cómo es un cristiano tibio?

Una persona tibia es alguien que dice ser cristiano pero hace las mismas cosas que alguien totalmente apartado de Dios: aún se embriaga, fornica, adultera, miente, engaña, etc. y aun así se considera cristiano.

¿Conoces a alguien tibio o quizás tú estás viviendo así?

Cuando una persona llega a Cristo experimenta una transformación “Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” 2 Corintios 5:17 (NTV), ese viejo hombre debe morir para que un nuevo hijo de Dios llegue a la vida.

No podemos permitirnos llevar una doble vida y decir que somos sus hijos cada fin de semana y durante los demás días vivir como uno más que habita esta tierra. Es cierto que es difícil y hasta doloroso porque implica sacrificio y renuncia a nuestros planes y deseos, pero así de radicales debemos ser para mantenernos firmes en su camino.

La tibieza puede llevarnos a ceder y hacernos caer en pecados que jamás habíamos pensado o imaginado. Quizás hoy estés pasando esos tiempos de lucha para orar, para estudiar su palabra, incluso para congregar, esos son los primeros síntomas de que estás pasando a ser tibio.

Toma tu propia temperatura y si estás tibio o frío enciende el fuego de Dios en tu corazón.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta