Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Solemos recibir mensajes de personas que no encuentran solución a sus dificultades económicas, sus finanzas están tan absorbidas por las deudas que no ven otra solución que cubrirlas contrayendo más deudas.

El profeta Hageo describe bastante bien cómo se siente vivir de esta forma:

“Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.” Hageo 1:6 (RVR1960).

No sirve de mucho esforzarnos y planificar, si dejamos de lado a Dios, o si sólo pedimos pero no hacemos nada para cambiar nuestra situación; Hageo en el versículo previo dice:

“Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.” Hageo 1:5 (RVR1960).

Este punto es importante, puesto que el camino que sigamos y la forma en que lo recorramos, será determinante en los resultados que obtendremos.

Si pedimos a Dios que nos ayude a salir de deudas, pero seguimos adquiriendo cosas por impulso, no realizamos un presupuesto, o nos quedamos esperando a que mágicamente el dinero aparezca, entonces no estamos actuando acorde a lo que pedimos.

Con esto no quiero decir que el Señor no tiene el poder para hacerlo, de hecho, existen muchos testimonios que comprueban que obra milagrosamente; no obstante, tenemos un Dios de orden, y como hijos suyos debemos aprender a ordenar las distintas áreas de nuestras vidas, una de ellas tiene que ver con nuestros recursos económicos.

Lo primero será ajustar los gastos, otra opción es buscar formas de generar nuevos ingresos, haciendo algo que nos agrada o en lo que somos buenos; también es imprescindible pedir a Dios sabiduría para ser buenos administradores y hacer uso de la paciencia, pues es un proceso que tomará algún tiempo, pero con la ayuda del Señor es posible alcanzar victoria.

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1960).

Por  Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta