Please log in or register to like posts.
Blog

Casi todos tenemos una prenda favorita dentro de nuestro armario, aquel atuendo que por más antiguo que sea, lo seguimos guardando y en algunos casos usando. Yo también tenía una prenda que me encantaba y la tenía hace muchos años, algunos me dijeron que la archivara, otros que la botara, pero para mí era especial, la cuidaba mucho y la seguía usando.

Un día por un error, mi prenda favorita se manchó, intenté limpiarla pero no pude, usé todo tipo de detergente, busqué recetas caseras pero no la pude recuperar así que no me quedó más opción que tirarla, pues la mancha que tenía era permanente e imposible de limpiar.

Para Dios somos sus hijos, lo más preciado que tiene, pero que por decisiones erradas y equivocaciones manchamos nuestras vidas con pecado “Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.” Romanos 3:23 (NTV) pero nuestro Padre no nos desecha por muy grande o difícil sea limpiarnos.

No importa que tan sucio estés o que tan profundo hayas caído, Dios quiere perdonarte Yo, sí, yo solo, borraré tus pecados por amor a mí mismo y nunca volveré a pensar en ellos. Revisemos juntos la situación, y presenta tu defensa para demostrar tu inocencia.” Isaías 43: 25-26 (NTV)

“No hay nada tan sucio que Dios no pueda limpiar”

En ciertas ocasiones, guiados por la necedad o la ignorancia se toman caminos que llevan al pecado, que logran destruir y hacen creer que la falta es o ha sido tan grave que no se puede limpiar y llevan a la conclusión de que es mejor ser desechados.

¡Dios no desecha! Sino que trata de rescatarte y mostrarte esa salida que necesitas. Si caíste en lo más bajo que jamás pudiste imaginar, no te deseches a ti mismo porque Dios no lo hace, quiere darte esa oportunidad para dejar eso que te apartó, ensució y te está llevando a la muerte espiritual.

¿Cuánta suciedad hay en ti? No importa la cantidad o la gravedad de la mancha del pecado, solamente dile a Dios: “Lávame de la culpa hasta que quede limpio y purifícame de mis pecados.” Salmos 51:2 (NTV)

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario