Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

En la película “El niño con el pijama de rayas”, que se desarrolla durante la Segunda Guerra Mundial, Bruno de 8 años y su familia abandonan Berlín para establecerse cerca del campo de concentración donde su padre era un comandante militar nazi de alto rango. Desdichado y solitario, explorando los alrededores de su nuevo hogar, conoce a través de una reja a Shmuel, un chico judío de su edad. Aunque la cerca de alambre de púas del campamento los separaba, ajenos a la verdadera naturaleza de su entorno, poco a poco se hacían buenos amigos aunque su amistad era peligrosa. Bruno se viste como Shmuel con la ropa de un prisionero para ayudarlo a buscar a su padre, en esa su búsqueda fueron metidos en una fosa común y luego quemados junto a muchos hombres más.

Muchas veces queremos ser amigo de alguien, pero muy pocos entendemos que debemos serlo con nuestras acciones, cuidados y renuncias. “El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos”. Juan 15:13 (DHH)

Un amigo es aquel que ama sin condiciones, capaz de negarse a sí mismo para cuidar de otro.
Un amigo te ayuda a fortalecer tu confianza en Dios cuando todo está mal y fuera de control, es también quien te alienta en los momentos más críticos de tu vida. Es con quien puedes compartir tus logros, fracasos, tus dolores, un hombro para llorar y secar tus lágrimas.

Es muy alentador tener un amigo capaz de hacer todo y hasta dar su vida por uno. La amistad es dada por Dios, puedes tener muchos amigos pero pocos dejarán una huella y marcarán tu vida así como lo hizo Jonatán con David.
El verdadero amigo nace en los momentos de necesidad y angustia, es aquel que sabe cuándo no estás bien y necesitas ayuda. Siempre dedicará de su tiempo para apoyarte en medio de tus dificultades y no te dejará solo.

Un auténtico amigo es como una luz en medio de la oscuridad. Jonatán brilló como una estrella para David en medio de los momentos más críticos de su vida y le brindó su ayuda incondicional.

Qué bueno es tener un amigo confiable, protector, que busque tu bienestar, tu felicidad y sea tu aliado en todo momento y que refleje el amor de Dios con sus acciones.

¡Sé el amigo que muchos necesitan!

“El amigo siempre es amigo, y en los tiempos difíciles es más que un hermano”. Proverbios 17:17 (TLA)

Por Miguel Ángel Veizaga

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta