Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: < 1 minuto

“El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido”.  Salmos 51:17 Nueva Versión Internacional (NVI)

Cuando una persona se propone agradar a otra, suele animarse a hacer cosas que quizás nunca hizo o trata de impresionar por medio de sus conocimientos o por expresarse de manera cordial y elegante. ¿Quieres impresionar a Dios? Para agradarle, no tienes que hacer méritos, tan solo tienes que llevar delante de Él tu corazón quebrantado y arrepentido. Fuera de esto, nada puedes hacer para impresionar al Padre.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta