enamoramiento Archives | CVCLAVOZ

All posts in “enamoramiento”

100 prácticas para un noviazgo feliz

Los expertos en parejas concuerdan que se puede determinar si un matrimonio será feliz o no, por el estado actual de su noviazgo. Los errores y problemas tienen pocas probabilidades de desaparecer después de la boda; por lo que, si no son solucionadas con anticipación, pueden ocasionar incluso mayores conflictos. Para evitar que esto suceda, hay acciones que se puede tomar y poner en práctica durante el noviazgo. Éstas son algunas de ellas:

  1. Tener a Dios como el centro de su relación.
  2. Orar por su relación.
  3. Orar juntos por otras necesidades.
  4. Leer la Biblia juntos.
  5. Comunicación constante y sincera.
  6. Desarrollar su relación con Jesús de manera personal.
  7. Esperar hasta el matrimonio para tener cualquier tipo de relaciones sexuales.
  8. No ponerse en situaciones que sean de tentación.
  9. Ser fieles el uno al otro en todo aspecto.
  10. Buscar el consejo de alguna pareja con experiencia.
  11. Depender más de Dios que el uno del otro.
  12. No juzgar precipitadamente.
  13. Cuidar sus palabras y no ofender.
  14. Respetarse mutuamente.
  15. Aceptar, perdonar y olvidar.
  16. No ser egoístas y pensar en su propio beneficio.
  17. Plantearse metas.
  18. Respetar la privacidad y espacio del otro.
  19. Enfrentar retos nuevos juntos.
  20. Dar con generosidad y sin esperar nada a cambio.
  21. Ser pacientes.
  22. Respetar a la familia del otro.
  23. Cuidar que otros interfieran con su relación.
  24. Solucionar los conflictos con comunicación, amor y paciencia.
  25. Apoyo mutuo.
  26. Hacer pequeños gestos de gratitud.
  27. Dejar el pasado atrás y no recordarlo.
  28. Trabajar en la comunidad.
  29. No dejarse llevar por los chismes.
  30. Ser vulnerables.
  31. Estar atentos a las necesidades del otro.
  32. No estar enojados por mucho tiempo.
  33. Estar preparados para los cambios.
  34. Ser el mejor amigo del otro.
  35. Ejercitarse juntos o practicar algún deporte.
  36. Saber respetar los silencios.
  37. No caer en el juego de la comparación.
  38. Comprender que las personas cambian con el tiempo y la edad.
  39. Ayudarse mutuamente a desarrollar sus talentos y habilidades.
  40. Hablar sobre finanzas y crear un plan a futuro.
  41. Compartir momentos de risa.
  42. No dejarse cegar por los celos.
  43. Nunca agredirse física, verbal ni psicológicamente.
  44. Buscar la paz y no crear discusiones.
  45. Ser personas que cumplen sus promesas.
  46. Trabajar o buscar medios de sustento económico.
  47. Entender que ninguno es perfecto.
  48. Preocuparse por su condición física, mental y espiritual.
  49. Cuidar mutuamente de su salud.
  50. Decir “te amo” con frecuencia.
  51. Demostrar amor en diversas maneras.
  52. No hablar mal de la pareja cuando él o ella no esté presente.
  53. Tener amigos en común.
  54. Valorar el rol de cada uno.
  55. Cuidar de su higiene personal.
  56. Ser capaces de estar separados.
  57. Tener muestras de afecto.
  58. Hacer planes juntos y llevarlos a cabo.
  59. Alejarse de la tecnología.
  60. Saber apreciar lo que hace el otro.
  61. Disfrutar de la naturaleza.
  62. Cortar toda relación con una ex pareja.
  63. Aprender y estudiarse mutuamente.
  64. Planear salidas con sus familias.
  65. Enfrentar y solucionar sus problemas
  66. Crecer y madurar juntos.
  67. Aceptarse como son y ayudarse a mejorar.
  68. Ofrecerse para hacer un trabajo voluntario.
  69. Hacer trabajo social.
  70. Salir con sus familias de manera individual.
  71. Abrazarse con frecuencia.
  72. Arreglar los malos entendidos antes que pase más tiempo.
  73. Crear recuerdos para toda la vida.
  74. Hablar sobre su jubilación.
  75. Aprender una nueva actividad juntos.
  76. Tener citas fuera de lo común.
  77. Disfrutar de algo que a ambos les guste.
  78. Hablar de planificación familiar.
  79. Ponerse de acuerdo sobre la clase de educación que recibirán sus futuros hijos.
  80. Ser ejemplo para otras parejas.
  81. Haces cosas por otros.
  82. Organizar una cita doble con sus padres.
  83. Deshacerse de los malos hábitos y costumbres.
  84. Buscar ayuda profesional para tratar alguna adicción.
  85. No hacer promesas que no se cumplirán.
  86. Sembrar un árbol juntos.
  87. Construir sus sueños en equipo.
  88. Leer libros sobre noviazgo y matrimonio.
  89. Salir de campamento con el grupo de jóvenes o la iglesia.
  90. Buscar un mentor que pueda guiarlos en su noviazgo.
  91. Salir de su zona de confort.
  92. Hacer cosas espontáneamente.
  93. Establecer los roles y no intentar dominarse el uno al otro.
  94. Hacer que su relación crezca cada día.
  95. No ver ningún tipo de pornografía.
  96. Ayudarse a solucionar cualquier problema del pasado.
  97. Organizar un evento de caridad.
  98. Deshacerse de las cosas materiales que pueden arruinar su relación.
  99. Comprender que no hay relación perfecta y que habrán problemas.
  100. Decidir amar sin reservas, así como Cristo amó a su iglesia.

 

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El dinero puede destruir tu matrimonio

La alarmante cifra de divorcios puso en evidencia los motivos más comunes por los cuales una pareja se separa. Dentro de los primeros lugares en la lista se encuentra el manejo de las finanzas. Este hecho no es tan sorprendente, pues los expertos aseguran que se este resultado se puede predecir antes del matrimonio.

Los terapeutas y consejeros de pareja están de acuerdo en que las personas que desean casarse deben hablar de finanzas antes del matrimonio. Esto ayuda a que ambos creen soluciones para posibles problemas en el futuro y sean honestos sobre sus costumbres en la administración del dinero. Sin embargo, si no pueden dialogar sobre este tema, es un indicador de posteriores altercados. Lamentablemente, solo el 43% de parejas conversan sobre el dinero antes de casarse, de acuerdo a un estudio hecho por American Express.

Sonya Britt, investigadora de la Universidad del Estado de Kansas, afirma que las discusiones sobre dinero durante el noviazgo son una señal de divorcio en el futuro. Ella asegura que sin importar el tiempo que pasó desde la primera vez que una pareja discutió por dinero “hay una buena probabilidad de que tengan una pobre satisfacción en la relación”. Asimismo, un estudio conducido por Jeffrey Dew, de la Universidad del Estado de Utah, encontró que los matrimonios que pelean debido al dinero una vez por semana, tienen el 30% de probabilidad de divorciarse.

Cabe resaltar que el dinero no es el problema en sí, sino otros factores que lo involucran; como por ejemplo:

  • Cuando no se ponen de acuerdo sobre cómo manejarán el dinero.
  • Cuando cada uno quiere administrar su dinero como si aún fueran solteros.
  • Cuando los esposos no son honestos con respecto a sus ingresos y/o gastos.
  • Cuando ambos se endeudan más allá de sus posibilidades de pago.
  • Cuando uno de los cónyuges tiene deudas antes de casarse y lo mantiene en secreto.
  • Cuando no ahorran para su futuro.
  • Cuando uno (o los dos) es comprador compulsivo.
  • Cuando no tienen un presupuesto o control de gastos.
  • Cuando ninguno de los dos tiene educación financiera adecuada.
  • Cuando solo uno de los esposo trabaja.

Por otra parte, Jeffrey Dew manifiesta que “puede ser que las peleas por el dinero sean realmente peleas por problemas más profundos en la relación: poder, confianza, etc. Si estas cuestiones profundas en la relación son problemáticas, entonces estas parejas pueden tener más probabilidades de divorciarse”. Para evitar esta situación, los expertos recomiendan darle prioridad a la comunicación abierta y sincera y, de esta manera, ambos puedan llegar a un acuerdo que los beneficie a ambos.

 

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

11 tips para que él se enamore de ti

No hay receta infalible que haga que alguien se enamore. Si esa persona no es para ti, sin importar lo que hagas, jamás te verá como algo más que una amiga. Sin embargo, si esa persona está dentro de los planes de Dios, muy pronto notará tus virtudes y comenzará a verte como su futura pareja de por vida. Mientras eso sucede, puedes seguir estos consejos y aumentar las posibilidades de hacer que él se enamore de ti:

1. Ámate:

Antes de enamorar a alguien, comienza por amarte a ti misma, encuéntrate atractiva y preocúpate por ti. El Dr. Joe Fanelli dice: “sé tú misma y has las cosas que te hagan feliz” porque esto hace que incrementes tu atractivo y tengas una mejor relación con los demás, ya sea en el área sentimental, amical o laboral.

2. Cuida de tu apariencia:

Una frase popular dice “no hay mujer fea sino mal arreglada”, y es cierto. Cuando cuidas de tu higiene y te arreglas, no estás siendo orgullosa, sino demostrando amor propio. Recuerda que ningún extremo es bueno y que todo debe hacerse con moderación. Si te enfocas más en tu apariencia pero no en tu interior, estarás dando una imagen narcisista y, según la revista Scientific American, este tipo de personas no tiene relaciones sentimentales duraderas. Por otra parte, La Ciudad Universitaria de New York descubrió que el color rojo incrementa el atractivo de una mujer. Steven G. Young explicó que “los hombres heterosexuales son más sensitivos a la coloración roja en las mujeres. Comparado con una gama de otros colores, las mujeres vistas en fondos rojos o usando ropa roja son vistas como más atractivas”.

3. Ten buenos modales:

No esperes que tu pareja se comporte como un caballero o príncipe azul si tú tienes malos modales. Tu comportamiento demuestra qué clase de persona eres, tu educación, valores, principios y creencias. Un hombre te juzgará por la manera en que actúas en cada situación, y si no quieres dar una mala impresión, compórtate a la altura del momento.

4. No hables mal de otras personas:

Hablar mal de otros o chismorrear hacen que un hombre se aleje de una mujer. Un experimento reveló que los hombres pierden la confianza en una mujer cuando a ella le gusta hablar de otros a sus espaldas o se entrometen en los asuntos de los demás. Por otra parte, diversos estudiosos del comportamiento categorizan al chisme como una señal de baja inteligencia emocional.

5. Sal de tu zona de comodidad:

Las personas que tienen la mente abierta tienen más opciones de ampliar su círculo amical, y por consecuencia, de conocer a su pareja ideal. Asimismo, según los psicólogos Donald Dutton y Arthur Aron, las parejas que comparten actividades que les producen miedo, ansiedad o cualquier tipo de emoción fuerte, fortalecen su vínculo de atracción. Por lo cual, los expertos recomiendan a salir de la rutina y practicar actividades físicas que estimulen la adrenalina y la actividad cerebral.

6. Sonríe:

Un estudio publicado en la revista Cognition and Emotion comprobó que el atractivo de una persona se incrementa dependiendo de la intensidad de su sonrisa. Otro estudio demostró que el sentido de humor en una relación es fundamental porque fortalece los lazos amorosos y establece seguridad. Además, una investigación por la Universidad de Canadá reveló que los hombres se sienten más atraídos a las mujeres que se ríen de sus chistes.

7. Demuestra respeto:

Diversos experimentos científicos han demostrado que cuando se les pregunta a los hombres si prefieren amor o respeto, ellos responden lo segundo. El Dr. Emerson Eggerichs asegura que todas las personas necesitan amor y respeto, pero que Dios dio a los hombres una profunda necesidad por respeto; mientras que a las mujeres, necesidad por amor.

8. Imita su lenguaje corporal:

Aunque parezca difícil de creer, los hombres se sienten más atraídos a las mujeres que imitan su lenguaje corporal. Un estudio publicado en The Journal of Nonhuman Behavior afirma que imitar las acciones demuestran interés y crean una sensación de familiaridad, lo cual resulta en el incremento del atractivo de una pareja.

9. Míralo a los ojos:

Dos investigadores de la Universidad Radboud y la Universidad Rutgers encontraron que las personas que se miran a los ojos mientras conversan se hacen más notables y fáciles de recordar. Además, otro estudio realizado por la Universidad Aberdeen en Escocia afirma que el contacto visual hace que una persona se vea más atractiva, sonría más y esté más atenta.

10. Escúchalo:

Una investigación de la Universidad de Michigan demostró que las personas que tienen la habilidad de hablar sobre temas profundos y pueden escuchar a su pareja tienen relaciones amorosas más duraderas. Cuando converses con él, asegúrate de darle toda tu atención y esto le demostrará que te interesa y le importas.

11. Ora:

La clave para el éxito en todas las áreas de la vida es poner y amar a Dios primero. Sin Él, de nada valdrá que hayas encontrado al hombre ideal porque esa relación no durará ni será feliz. Encomienda cada uno de tus hechos a Dios y verás que estando con Él nada te hará falta.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lecciones de amor de 5 parejas de la Biblia

Probablemente el pasaje más conocido sobre el concepto del amor esté en 1 Corintios 13:4-8, donde dice: “El amor es paciente y bondadoso. El amor no es envidioso. No es presumido ni orgulloso. El amor no es descortés ni egoísta. No se enoja fácilmente. El amor no lleva cuenta de las ofensas. No se alegra de la injusticia, sino de la verdad. El amor acepta todo con paciencia. Siempre confía. Nunca pierde la esperanza. Todo lo soporta. El amor no tiene fin. Algún día, el don de profetizar cesará. El don de hablar en lenguas se acabará. El de conocimiento se terminará” (PDT). Aunque esos versículos por sí mismos demuestran las cualidades que tiene el verdadero amor, en la Biblia hay otras historias de las cuales podemos aprender sobre el tema. En esta ocasión sólo examinaremos a cinco parejas que nos dejaron lecciones importantes:

1. Adán y Eva (Génesis 2:204:1-2):

La primera pareja del mundo tuvo sus altos y bajos; sin embargo, hay algo relevante que ocurrió incluso antes que Eva fuera creada. Adán no tenía a nadie de su propia especie con quien compartir su vida, pero Dios hizo que cayera en un sueño profundo y de allí formó a Eva. Esto nos enseña que debemos ser pacientes en esperar a la persona adecuada y no forzar una relación solo porque creemos que está dentro de la voluntad de Dios. De la misma manera en que Dios creó a una pareja especialmente para Adán, Él tiene a alguien preparado para cada uno, y tan solo debemos confiar en que todo llegará su tiempo.

2. Abraham y Sara (Génesis 17:1-8, 15-22; 21:1-7):

Ellos tenían años de casados pero sin hijos. En aquel tiempo, no tener descendencia era considerado casi una maldición; sin embargo, Abraham y Sara mostraron fidelidad el uno al otro y también hacia Dios. Esto fue recompensado cuando Dios les mostró que tenía un propósito para ambos. En la actualidad ocurre lo mismo, cuando dos personas se casan, se convierten en uno solo y Dios los usa de manera individual pero también como a un equipo. Es por ello que es importante tenerlo como centro de nuestras vidas, para que se muestre en lo personal y conyugal.

3. Jacob y Raquel (Génesis 29:1-30):

Los tiempos han cambiado y actualmente casi ya no se requiere que el varón trabaje para ganarse la mano de su prometida. No obstante, Jacob tuvo que trabajar el doble para poder casarse con Raquel. Un dicho popular dice “sólo de amor no se vive” y esta historia demuestra que quien ama también provee. Las parejas son un equipo que deben trabajar en conjunto para su mantenimiento, tanto económico como espiritual.

4. Oseas y Gomer (Oseas 1:1-9, 3:1-3):

La historia que más se asemeja al amor de Dios por los hombres es la de Oseas y Gomer. Oseas demostró amor incondicional por Gomer pese a todas las circunstancias y a las actitudes de ella. Si bien resulta casi irreal pensar en que se puede amar de esa manera en la actualidad, debemos recordar que Dios lo hace cada día con nosotros. Él nos trata de acuerdo a su amor y no conforme a nuestros hechos.

5. Ananías y Safira (Hechos 5:1-11):

Esta pareja es un mal ejemplo de trabajo en equipo. Cuando Ananías mintió, Safira se unió al engaño y respaldó a su esposo. Esto demuestra que ellos no tenían a Dios como centro de su matrimonio; y por lo tanto, tuvieron que sufrir las consecuencias de su pecado. Cuando primero se ama a Dios, uno adquiere la capacidad de amar y corregir en amor a los demás. Sin Él, todas las acciones, por más que tengan buenas intenciones, terminan mal.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

11 tips para que ella se enamore de ti

Cuando se trata del amor, no hay reglas estrictas que se apliquen a todos por igual. Cada persona es diferente y, por lo tanto, se enamora de distinta manera. Sin embargo, hay características en común que comparten los hombres y mujeres. Éstas son algunas formas con las cuales puedes ganarte el afecto de esa persona especial:

1. Estúdiala:

Estudiar a alguien no significa acosarla ni acecharla. Estudiar significa aprender sobre ella dentro de un límite permitido. Es conocerla en su entorno familiar, con amigos, en sus estudios, trabajo, en la iglesia, etc. Es saber sus gustos y notar aquellas cualidades que la destacan y diferencian de las demás.

2. Conoce su lenguaje de amor:

Si ya practicaste el punto mencionado anteriormente, entonces sabrás cuál es su lenguaje de amor. Esto te ayudará a conectarte con ella en un nivel más profundo y sincero. Además, evitará que cometas errores al momento de acercarte a ella, darle regalos, mostrar gestos, o decirle palabras románticas. De acuerdo al Dr. Gary Chapman, autor del libro Los 5 Lenguajes del Amor, “Si no entiendes el concepto de que las personas tienen diferentes lenguajes de amor y tú solo hablas tu propio lenguaje, ellos pueden decirte a su debido tiempo, “Siento que no me amas.” Tú dirás: “¿Por qué? Quiero decir que hago esto y eso… ¿por qué no te sentirías amado? “Asumimos que lo que nos hace sentir amados les hará sentirse amados.”

3. Sé atento:

“…sean buenos y compasivos los unos con los otros” Efesios 4:32 (TLA).
La caballerosidad nunca pasará de moda. Sé amable y atento cuando la situación lo requiera. Demuéstrale que estás allí cuando ella te necesite, pero que a la vez la respetas por ser una mujer fuerte e independiente.

4. Dale su espacio:

Que tu afán de conquistarla no te lleve a invadir su espacio ni a buscarla a cada rato. De hecho, algunos estudios han demostrado que no estar disponible todo el tiempo incrementa tus posibilidades de que ella muestre interés por ti. Por lo tanto, aprende a respetar su horario y a encontrar el momento adecuado para conversar con ella.

5. Demuestra confianza:

La entrenadora de citas y casamentera, Joann Cohen asegura que la confianza es una de las cualidades que las mujeres más buscan en los hombres, pero que además, la “confianza no es arrogancia, heroísmo, bravuconería o un ego sobredesarrollado.” Las mujeres se sienten atraídas cuando ven a un hombre con una buena autoestima, que tiene metas establecidas y la seguridad de que lo logrará.

6. Hazla reír:

El profesor asociado de Estudios de Comunicación en la Universidad de Kansas, Ph.D. Jeffrey Hall, estudió la “Selección Sexual y Humor en el Cortejo”, y concluyó que las probabilidades de que una mujer salga en una cita con un hombre aumentan si él la hace reír. La misma investigación demostró que el humor en una relación es saludable cuando las parejas ríen juntas, y no sólo una.

7. Cuida de tu apariencia:

De acuerdo a un estudio realizado por Kelton Research, los hombres que cuidan de su apariencia son vistos como más sexys, inteligentes, exitosos y asequibles. La manera en que un hombre se viste y cuida de sí mismo dice mucho de su personalidad, y las mujeres están atentas a ese tipo de señales cuando conocen a una persona; por lo cual, haz que tu interior se refleje también en el exterior.

8. Dile elogios:

“A la mujer se le conquista por el oído”, es una frase muy popular que tiene algo de cierto. A todos nos gusta que nos elogien cuando la situación lo requiere, pero si estas alabanzas son falsas y con una clara intención de ganar el favor, no tiene efecto alguno. Cuando dediques halagos, utiliza tus propias palabras, no exageres y sé sincero. Esto tendrá un mejor resultado.

9. Escúchala:

A todos nos gusta hablar, pero poco nos gusta escuchar; sin embargo, cuando realmente prestas atención a la otra persona, estás demostrándole que te importa. Sé paciente cuando converses con esa persona especial y practica lo siguiente: escucha, aprecia, resume y pregunta. Estos pasos te ayudarán a establecer una mejor comunicación con cualquier persona, especialmente con aquella en la que estás interesado.

10. Demuéstrale tus buenas intenciones:

Es muy probable que otros hombres antes que tú hayan intentado ganarse el afecto de la mujer que te interesa. Si es así, demuéstrale en qué te diferencias de los demás y cuáles son tus verdaderas intenciones a corto y largo plazo. Tener las cosas claras desde el principio ayuda a que la relación tenga un propósito firme en el cual pueden desarrollarse.

11. Ora:

Ésta es la clase de oración que no debes hacer: “Dios, por favor haz que ella se enamore de mí”. En cambio, ora por dos motivos:

  • Para descubrir si es la voluntad de Dios que inicies una relación con esta persona.
  • Para apoyar a la mujer que te interesa.

No sabes la clase de problemas o necesidades que ella tiene y lo mejor que puedes hacer como amigo es apoyarla en oración. Esto tiene doble beneficio porque estás ayudando a esta persona (Gálatas 6:2) y porque esta práctica te enseña a no ser egoísta (1 Corintios 13:4-5).

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo elegir el lugar ideal para la primera cita?

La primera cita de una pareja es como la primera impresión. Los momentos que se pasan juntos quedan grabados en la memoria y determinan el siguiente paso en una relación. Según la Ph. D. Wendy L. Patrick, “Uno de los objetivos principales de una primera cita es hacer que su pareja se sienta importante y valorada”; por lo tanto, se debe escoger el escenario con sumo cuidado. Éstos son algunos consejos para tomar en cuenta al momento de planear este ansiado momento:

Elimina la distracción:

La Dra. Patrick asegura que una primera cita ideal debe permitir a la pareja concentrarse el uno en el otro; lo cual quiere decir, evitar cualquier otra situación que represente una distracción. Películas, juegos de pelota, conciertos y otros eventos abarrotados no proporcionan ambientes propicios para encender una química única”, asegura la Dra. Patrick. Asimismo, aconseja que los eventos públicos como salidas al cine, conciertos, asistir a ver un deporte, etc., podrían ser adecuados para citas futuras, pero no para la primera.

Ella recomienda que en la primera cita se dé prioridad a una conversación amena en donde ambos tengan la oportunidad de compartir información sobre sus vidas, gustos, aspiraciones, etc. Para ello, lo mejor es escoger un lugar donde el ruido externo no sea un impedimento para la buena comunicación; esto también implica una cita sin interrupción de los celulares.

Mucho no es sinónimo de mejor:

Al tratar de querer causar una buena impresión se puede cometer el error de organizar una cita demasiado formal o lujosa; lo cual podría hacer que la otra persona se sienta incómoda. La Dra. Patrick asegura que “un ambiente que es informal pero elegante proporciona un lugar no amenazante para una conversación centrada”; lo cual es ideal para una primera cita.

Antes de organizar una cita, es preferible conocer los gustos de la otra persona y averiguar en qué ambiente se siente más cómodo. De esta manera, ambos podrán disfrutar un momento agradable, sin la presión del ambiente.

La iluminación es muy importante:

El contacto visual y lenguaje corporal tienen un rol esencial en todas las relaciones interpersonales; y en el caso de las parejas, aún más. Para darle énfasis a este aspecto, enviar el mensaje correcto y ayudar a la química entre ambos, se debe cuidar que el lugar esté bien iluminado. Una manera de incrementar la iluminación y de paso otorgarle un toque romántico al ambiente  es colocar velas o luces pequeñas que le den énfasis al lugar que ambos ocuparán.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué Dios no me concede mi pareja ideal?

La mayoría de solteros tiene una idea concreta de cómo anhela que sea su pareja. Cuando se les pregunta qué esperan de su futuro cónyuge, usualmente tienen una descripción clara de cómo debe lucir físicamente, qué cualidades debe tener, su posición económica, educación, etc. Muchos dicen que visualizar a la futura pareja es una práctica saludable porque te ayuda a mantenerte enfocado y a tener una meta establecida. Aunque las intenciones de esta práctica pueden ser nobles, también causa un grave problema.

El problema con soñar con la persona perfecta:

El consejo de muchos es que si ya tienes un ideal de pareja y se lo pides a Dios, Él te concederá ese deseo. Después de todo, el Padre siempre quiere lo mejor para sus hijos, ¿no es cierto?

Los solteros pueden pasar muchos años orando y rogando a Dios por ese ideal de persona que tanto desean. Pueden evitar involucrarse en cualquier tipo de relaciones amorosas con personas que no encajen en su “prototipo de cónyuge”, y pueden dar lo mejor de sí para esperar el tiempo adecuado hasta que su futuro esposo o esposa aparezca. Sin embargo, esto puede llevar a la inconformidad, decepción, pérdida de paciencia y fe; los cuales por último, pueden incentivar a que se reniegue de Dios.

Esperar al prototipo de futuro cónyuge es un acto en contra del amor:

Anhelar casarse con el hombre o mujer soñado (a) es desear algo para el beneficio propio. Actuar de esa manera no es pensar en una vida donde los dos están felizmente casados, sino una vida donde solo se quiere tener alegría personal. Es por ello que esto una práctica errónea e incluso peligrosa. 1 Corintios 13:5 (RVR1960) dice que el amor no busca su propio beneficio. Así que, cuando uno espera a su arquetipo de pareja y se encierra en la idea de que Dios se lo dará, está siendo egoísta y no tiene amor.

En lugar de ansiar tener un futuro esposo o esposa que vaya de acuerdo al deseo propio, es mejor enfocarse en lo que uno puede ofrecer a la otra persona. ¿Se quiere alguien con mucha educación y modales? ¿Alguien que ame a los niños, sea compasivo, amoroso, detallista y trabajador? Entonces se debe empezar por hacerlo uno mismo.

Cuando uno se centra en lo que tiene para dar, y no en lo que espera recibir, entonces ya ha entendido el concepto del verdadero amor y está listo para compartirlo con otra persona. De lo contrario, podría ingresar a una relación amorosa que solo se deteriorará con el tiempo y terminará por dañar a ambas partes.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber si mi pareja me ama de verdad?

Muchas personas permanecen en una relación amorosa por costumbre, porque creen que nadie más los amará, porque no saben cómo estar solteros, o porque simplemente dan por sentado que lo que tienen es amor. Sin embargo, estar en una relación por los motivos erróneos tiene malas consecuencias a corto y largo plazo. Es mejor hacer una evaluación de la relación y determinar si vale la pena continuar en ella o no.

Si tu pareja realmente te ama, entonces cumplirá con lo siguiente:

1. Te respeta:

No te obliga a hacer cosas que no quieres. Respeta tus decisiones y entiende que eres un ser humano libre e independiente. Sabe que amar es establecer límites y no te trata como si fueras su propiedad.

2. No es celoso:

Los celos en cierta medida pueden ser un signo de profundo amor, pero cuando se vuelve obsesivo y llega a la agresión física y psicológica, es una señal muy clara para terminar la relación. El verdadero amor confía y siempre espera lo mejor.

3. Quiere casarse contigo:

Cuando una persona realmente ama a otra quiere pasar el resto de su vida con él o ella. Si una relación no avanza, entonces no es amor. Una pareja que se ama de verdad, vence todas las adversidades y procura hacer las cosas de la manera correcta y se une en matrimonio.

4. Sabe perdonar:

Todas las parejas tienen conflictos y discusiones, pero quien recuerda constantemente los hechos del pasado y no perdona, no sabe amar. El perdón significa restaurar la confianza del principio y no volver a mirar atrás.

5. Busca la paz:

Quien ama procura buscar la paz y no fomenta el conflicto. Esto no quiere decir subyugar su voluntad a la otra persona, sino establecer medios de comunicación por los cuales se pueden resolver los problemas.

6. Mantiene su palabra:

Si promete hacer algo pequeño y no lo cumple, es muy probable que tampoco sea fiel a su promesa cuando se trata de asuntos más importantes. El verdadero amor es sincero, leal y nunca defrauda.

7. Sabe esperar:

No te pide que tengan relaciones sexuales antes del matrimonio. Sabe que si espera, el sexo será algo que ambos podrán disfrutar después de la boda y por el resto de sus vidas.

8. Daría su vida por ti:

El amor no es egoísta, y si él o ella no está dispuesto a arriesgar todo lo que tiene por tu bienestar, entonces estás en una relación que no vale la pena.

9. No ocupas el primer lugar en su corazón:

Si tiene una relación personal y firme con Dios, entonces tú no ocupas el primer lugar en su corazón. Ésta es la mejor señal de que lo que siente por ti es amor verdadero. Si deja a Dios de lado por estar contigo, entonces tu relación no será duradera. Cuando Dios está presente en una relación, todas las cosas trabajan para bien.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo dejar de tenerle miedo a enamorarte?

“No encontraré a nadie que me ame.” “No quiero enamorarme.” “Me quedaré solo (a) toda la vida.” “El amor te hace sufrir.” “Ya me resigné a quedarme solo (a).” “Ya se me pasó el tren.”

Cuando tienes una mala experiencia con una relación amorosa pasada, o cuando te sientes presionado porque aún no tienes una pareja, o cuando por algún otro motivo tienes miedo de enamorarte, estás perdiendo la oportunidad de conocer a la persona adecuada para ti. Puede que creas que esto no es así, pero los seres humanos no fuimos diseñados para estar solos. Si bien hay personas que han permanecido solteras toda su vida y han sido muy felices, ellos representan más bien una excepción a la regla. El plan de Dios es que encuentres a alguien con quien compartir tu vida y demuestres amor.

Sin importar la edad que tengas, es momento que dejes de tenerle miedo a enamorarte y tomes la decisión de decirle al amor; para ello, considera lo siguiente:

1. Identifica tu miedo:

Piensa qué es lo que te causa temor a enamorarte, ¿una relación fallida? ¿algún antecedente familiar? ¿un trauma de la niñez? ¿el rechazo de alguien? Cuando identifiques qué origina tu miedo, entonces comienza a trabajar en él. El miedo paraliza, y si no decides actuar ahora, puede que mañana sea demasiado tarde. Es natural tener miedo a que nos hieran, jueguen con nuestros sentimientos, o no seamos correspondidos; sin embargo, al igual que todo en la vida, uno debe arriesgar si quiere tener éxito en algo.

2. Ora:

No subestimes el poder de la oración. Dios entiende por lo que estás pasando y está dispuesto a darte la paz y las fuerzas que necesitas para enfrentar este miedo. Él creó a la humanidad, y por lo tanto, comprende las aflicciones y angustias por las que pasamos. Así que, ora con mucha frecuencia y deja todas tus preocupaciones en Sus manos.

3. Habla con alguien:

Cuando haces comentarios como los mencionados al principio, estás poniendo una pared que te separa del resto. Mostrar tu lado vulnerable no es algo malo. De hecho, esto hace que las personas te entiendan mejor y te ayuden. Conversa con alguien sobre tu temor a enamorarte y no te avergüences de hablar sobre el tema. Verás que las cargas son más ligeras si se llevan entre dos.

4. Haz nuevas amistades:

No esperes que en el minuto que decidiste darle una oportunidad al amor, consigas pareja. A veces el amor llega haciendo mucho ruido, pero en ocasiones también es silencioso. Mejor dicho, puede que conozcas a tu futuro cónyugue y te enamores a primera vista, pero también puede que te des cuenta que amas a alguien después de años de ser amigos.
Construye amistades sanas y conoce a diferentes tipos de personas. Esto te ayudará a perderle miedo a desarrollar sentimientos por alguien y a que se te haga más sencillo encontrar al amor de tu vida.

5. Sé abierto a nuevas posibilidades:

Si esperas que la persona perfecta aparezca, entonces morirás solo. Debes aprender a ser comprensivo y aceptar que todos tenemos virtudes y defectos. No rechaces la oportunidad de conocer a alguien solo porque “no es tu tipo”; en cambio, procura mantener una mente abierta al momento de interactuar con otras personas.

6. No te desesperes:

El amor llegará, tal vez sea mañana, o en dos años, pero lo hará. De seguro que has escuchado repetidas veces que debes ser paciente y esperar el tiempo correcto; sin embargo, esperar no quiere decir quedarse de brazos cruzados sin hacer nada. Tu pareja no llegará como si fuera pizza a domicilio; también debes poner de tu parte y conocer nuevas personas y desarrollar relaciones más profundas con ellos. Recuerda mantener una actitud positiva y optimista, pues, si caes en el pesimismo, estarás retrocediendo en lugar de avanzar.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuáles son las 4 etapas de la relación de pareja?

¿Cuáles son las 4 etapas de la relación de pareja?

Todas las relaciones de pareja tienen su evolución, por eso pasan por diferentes etapas, aprendamos de ellas para comprender en cual estamos, para donde vamos y así disfrutar más de la relación con la pareja que hemos elegido para compartir nuestra existencia.

1. Etapa de la atracción: Es la etapa de emociones intensas que me hace sentir atraído por la otra persona, predomina lo positivo, se idealiza y se quiere compartir mucho tiempo con el.

Existen varios tipos de atracción como: la física, la artística, la intelectual, la financiera.

En esta etapa es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– Preguntarnos a quien estamos atrayendo y que me brinda. En muchos casos solemos sentirnos atraídos por personas que llenan vacíos en nuestra vida.

– Evaluar cómo me estoy comportando , que reflejo, que transmito.

– Saber que quiero en esta relación que inicio, por ejemplo un compromiso o pasar un rato agradable.

2. Etapa del enamoramiento: En esta etapa disminuye la idealización, es más aterrizada permitiendo identificar no solo los aspectos positivos del otro sino también sus oportunidades de mejora.

El nombre de la etapa nos refleja 2 palabras: enamorarte–miento. Palabras que en muchas acciones conscientes o inconscientes se reflejan en esta etapa, buscando comportamientos que continúen generando química y áreas en común con la otra persona. Queremos mostrarnos como una persona perfecta, muchas actuaciones no son naturales, se hacen con la intención de proyectar la persona que el otro quiere. En esta etapa es importante identificar bien la persona que verdaderamente es, deben tener la certeza que los comportamientos no sean solo por complacerse sino que sean porque nace

Recomiendo en esta etapa las siguientes acciones:

-Procurar decir la verdad, mostrarnos como realmente somos.

– Observa el comportamiento de la otra persona y su consistencia. Mira y date cuenta del trato que le da a otras personas, ya sea familiares o personas que le estén sirviendo en un restaurante o lugares públicos.

– Escucha el tono de voz del otro. La forma en que hablamos nos dice mucho de lo que llevamos por dentro: lo que sale de nuestra boca esta en nuestro corazón.

– Analiza los mensajes de texto que te envía. Mira los comentarios que hace como respuesta a historias, fotos y comentarios de otras personas en las redes sociales. La forma en que escribimos, dice mucho de quienes somos como personas.

3. Etapa de la objetividad:

Es la etapa de mayor riesgo en la relación ya que de un momento a otro, le damos entrada a lo negativo, nos enfocamos en lo que la otra persona hace que no nos gusta, buscamos todo tipo de excusa para juzgar y criticar como por ejemplo: Ya no vemos bien como el otro come, cocina, se viste, duerme, habla, su comportamiento en público.

En esta etapa ya muchos comportamientos nos molestan, lo que hace que el mayor reto sea que las discusiones no trasciendan a terminar la relación. Es común ver como la misma razón por la que te sentiste atraído por esa persona es la que en esta tercera etapa te molesta. Esta etapa se resume: lo que en primera etapa me atrajo, en esta nos separa.

Se evidencia la regla 80/20: Tu pareja tiene el 80% de todo lo que buscas en una persona pero le falta el 20% de lo que quiero en ella. La visualización del otro se enfoca más en este y no en admirar y agradecer por el 80% que tiene y me agrada.

Conocerse más y resolver las diferencias juntos, es la mejor manera de disfrutar de esta etapa, por eso te invito a:

– Agradecer constantemente por la persona que tienes al lado.

– Enfocarte en el 80 que te agrada de tu pareja.

– Comunicarte positivamente con un tono de voz suave y cercano, lograr acuerdos.

– Estar dispuesto a realizar ajustes en tu forma de ser, hacer y tener.

– Proponer y realizar rutinas que te ayuden a superar lo que no te gusta

4. Etapa del amor verdadero: Esta es la etapa donde deseo todas las relaciones lleguen, es la etapa de aceptación incondicional, donde en todo momento te enfocas en el 80% de lo bueno de tu pareja y no en el 20% de aquello que no tiene o no te gusta, es la etapa donde las observaciones se realizan de manera constructiva, con amor y ante todo a final de cada discusión o mal entendido siempre buscamos la forma de decir: “Mi amor que puedo hacer de mi parte para que nuestra relación siga creciendo, para ayudarte como persona para que vivamos mejor, para que estemos más unidos como familia y pareja.”

En esta etapa buscamos la solución hacia adentro, en nosotros.

Para lograr llegar aquí, te recomiendo:

– Hacer un listado de todo lo positivo que tiene mi pareja y leerlo todos los días.

– Se respetuoso con tu pareja y todo lo que está a su alrededor.

– Incorpora el efecto sorpresa en tu relación.

– Se detallista: Ábrele la puerta del automóvil, envíale chocolates, flores o una tarjeta.

Escríbele notas y cartas dejándole saber lo agradecido que estas por que sea parte de tu vida.

– Continúen creciendo juntos tanto en lo intelectual, personal, familiar, Social, físico,etc.

– Generen una rutina de citas semanales ya sea para desayunar, hacer ejercicio o salir.

– Al final de cada conversación déjale saber lo mucho que lo/la amas.

Ten presente que para comenzar a recibir en tu relación de pareja hay que dar, estas crecen y evolucionan y si llegas a la última etapa en tu relación, la persona más importante después de Dios en tu hogar debe de ser tu pareja, ya que en la ley de la vida, nuestros hijos se van del hogar y va a ser tu pareja la que va a permanecer contigo por el resto de tu vida, por eso cuídala y recuerda permanentemente todo lo que te atrajo e hizo posible que hoy comparta tu existencia. Depende de ti.

Nestor Ochoa

En El Arranke estuvimos conversando de esto, escucha aquí la entrevista:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El quinto elemento

“…el Quinto Elemento era el amor.” Aunque suena como cliché de utilería, la película que lleva el mismo nombre intenta aportar su versión a la antigua idea de que el amor es una potencia objetiva y no solamente un sentimiento íntimo que trastorna, para bien o para mal, la vida; aire, tierra, agua y fuego forman parte de ella pero aparecen en el cuadro sólo como materia. La fuerza que le da sentido a la existencia es este asunto cuya definición toca los extremos de la sublimidad y la explicación científica.
Miremos a ésta un poquito ya que tanto se ha escrito y dicho sobre aquélla. En las palabras de la doctora Beatriz Literat:
El enamoramiento es el resultado de una serie de combinaciones de sustancias químicas que se producen en el cerebro y que se distribuyen a través del sistema circulatorio y nervioso, produciendo respuestas biopsicoespirituales… Sustancias como la oxitocina, la testosterona y la dopamina, claves en el enamoramiento, necesitan un estímulo sensorial constante para permanecer en el organismo, si no, al paso de los meses terminan diluyéndose en la sangre.
Puesto así, el amor, elemento que aparece como imprescindible en la vida, no tendría solución de continuidad alguna con la materia: es más de lo mismo. Por cierto, la mente perceptiva ve grandes diferencias entre enamoramiento y amor. El enamoramiento sería un estado fugaz, loco, aparentemente incontrolable que ahoga, inspira, enmudece, sublima todo. El amor sería una cuestión más intencionada, con un mayor componente racional, constante, abierto, comprometido, maduro. Si esta segunda cosa es así, me da la impresión que la mayoría no posee este vital elemento.
El amor que aprendimos es siempre condicionado. Siempre busca lo suyo. Se maneja con premios y castigos para conservar sus adquisiciones. Amenaza, reprocha, regatea, vigila, sospecha, cela. Posee en lugar de liberar. Limita en lugar de abrir puertas y fronteras. Oculta, maneja, teme el latigazo feroz del rechazo a la hora de los escrutinios y la rendición de cuentas. Disfruta del momento presente pero se angustia por no tener la garantía de la permanencia.
Debe ser por eso que la mayoría prefiere el estado infantil del enamoramiento y cuando este se extingue en la sangre, según las palabras de la doctora Literat, va en busca de otro viaje que aporte una buena y nueva dosis de oxitocina y dopamina. A lo mejor se trata – y es lo que creo en realidad –  de que el amor está demasiado sobrevalorado.

Send this to a friend