Mito 1: Desayunar es esencial para perder peso.

Si bien es cierto que hay estudios que indican que desayunar es importante para perder libras, también es cierto que muchos de esos estudios los han fundamentado los fabricantes de cereales. En otros estudios en una universidad, de 200 personas que hicieron dieta por cuatro meses, no hubo una diferencia significativa en pérdida de peso entre quienes tomaban desayuno y quienes no lo hacían. Lo cierto es que pienso que si vas a dejar de desayunar si es importante que tengas a mano algo saludable por si te da hambre antes del almuerzo. Eso evitará que comas cualquier otra cosa que consigas a la mano y que no sea buena para ti.

Mito 2: Puedes comer cualquier tipo de comidas mientras cuentes las calorías.

Contrario a lo que muchos piensan, de que el cuerpo metaboliza todas las comidas de la misma manera, hay comidas que afectan cuántas calorías quemamos. Hay personas que con una dieta baja en carbohidratos queman más calorías por día que cuando tomaban el mismo número de calorías incluyendo mas alimentos con carbohidratos procesados. Es muy cierto que los carbohidratos, tortas, y galletas, y dulces en general hacen subir la glucosa y hacen que el páncreas produzca más insulina, lo que lleva al cuerpo a que sus células grasas almacenen calorías y no las usen como energía. Es preferible cambiar una galleta por un puñado pequeño de nueces, medio aguacate o un trocito de queso.

Mito 3: Comer de noche te hace aumentar de peso.

No necesariamente. Mientras no te pases de la cantidad de calorías que debes comer por día, el acostarte con el estómago lleno no te va a engordar. Pero si estás comiendo cosas de más antes de acostarte, como una bolsa de chips viendo televisión, es muy probable que si aumentes de peso. Si tomas la cena temprano y te acuestas tarde, es muy probable que te de hambre antes de irte a dormir. Entonces lo que puedes hacer es no comerte la merienda de la mañana o de la tarde y la dejas para antes de acostarte. Por ejemplo una manzana en trozos con mantequilla de maní o unos trocitos de apio o ruedas de pepino con crema de garbanzos.

Te interesa:  ¿Ayuno?

Mito 4: Cuando quemas muchas calorías haciendo ejercicios puedes comer más.

Esto es cierto sólo hasta cierto punto. El ejercicio sí quema calorías, pero también hacer mucho ejercicio te puede dar tanta hambre que te puedes exceder. También sucede que las personas piensan que como han hecho ejercicio, pueden comer lo que quieran y comen cosas que no son saludables. La verdad es que el ejercicio es muy bueno para mantenernos ágiles y sentirnos bien, pero la mejor manera de perder peso, es comiendo menos comida de la que comemos normalmente. También es importante en los casos en los que hacen mucho ejercicio, el no confundir la sed con hambre. Cuando sientas hambre, primero toma un vaso de agua y espera quince o veinte minutos y luego ves si aún te sientes igual.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.