Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Aunque muchos lo dudarían, hay personas a quienes les cuesta ser fieles a sí mismos y a Dios. Lo importante es estar claros en nuestros principios, en quienes somos y no permitir que por complacer a otros o encajar en un grupo, nos comportemos diferente a como somos.

Y sobre todo, sé fiel a ti mismo; pues de ello se sigue, como el día a la noche, que no podrás ser falso con nadie.

William Shakespeare, Hamlet 1602

Por otra parte, ser fieles a Dios tiene que ver con darle prioridad en nuestra vida. No dejar siempre para luego el tiempo dedicado a Él. Disponer correctamente de nuestro encuentro con Dios es esencial para comenzar cada día enfocados en el apoyo que nos da.

Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes.

Lucas 16:10 (NTV)

1. Ten tus principios claros

Cuando tenemos bases sólidas y claras en cuanto a principios y nuestra creencia, no debemos permitir absolutamente nada que vaya en contra de ellos. En la vida tendremos retos de personas y lugares de trabajo que nos pongan en situaciones en las que debemos escoger y debes escoger ser fiel. Tomar la decisión correcta será posible si estamos claros en quiénes somos y quién es Dios para nosotros.

2. Escoge bien tus amistades

Las personas con las que pasamos más tiempo influyen en nuestra vida, en nuestro comportamiento. Muchas veces queriendo ayudar nos pueden aconsejar tomar decisiones que no son algo que normalmente haríamos. No permitas que nadie te incline a tendencias con las que no te sientas cómodo. También puede haber influencias negativas en toda decisión que debas tomar si son personas que te desaniman o te guían hacia lugares equivocados.

3. Distribuye bien tu tiempo

A veces por querer ayudar, colaborar y ser leales, te puedes llegar a agotar. Desgastas toda tu energía y al hacerlo, no podrás ayudar realmente a nadie. Y sin embargo, hay quienes te harán sentir culpable por no dar más de ti. Es importante en esos casos, tener un balance. Debes ser fiel en servir, pero también a ti mismo y a Dios. Y si no distribuyes bien tu tiempo, vas a servir a muchos, pero tal vez de manera mediocre.

4. No te justifiques

Cuando sientas que estás buscando razones para no hacer algo, corrígete. Si te encuentras buscando excusas cada día para justificar algo que no estás haciendo, debes analizarte y dejar de hacerlo. Busca las causas reales del por qué no quieres hacer algo. Puede que no te sientas cómodo haciéndolo y si lo haces estás siendo infiel a ti mismo y tal vez también a Dios. Busca serte fiel. La madurez y la experiencia nos permite analizar lo que va en contra de nuestros principios o las razones por las cuales no queremos hacer algo. Puede que sean muy válidas y entonces, no te tienes que justificar. Simplemente ser honesto.

5. Deja de buscar el momento perfecto

Muchos dejan de ser fieles a sí mismos, haciendo lo que realmente les gusta, porque están esperando ese momento perfecto. Viene a ser otra excusa o justificación. No siempre llega el momento perfecto y a veces el momento menos perfecto puede ser el mejor. Toma acciones para hacer las cosas que deseas lograr, ya sea algo físico o espiritual. No necesitas el momento perfecto sino la constancia y el deseo real de hacerlo.

6. Enfócate en el hoy

Enfocarte en el presente te hará aprovechar cada momento, cada minuto, cada encuentro para ser fiel a ti mismo y a Dios. Porque si vives en el pasado, ya sea queriendo regresar a un supuesto pasado más feliz que tu presente es inútil. No se puede retroceder el tiempo. Si lo haces para recriminarte a diario por lo que pudiste haber hecho, no vas a disfrutar de tu presente. Tampoco puedes vivir para el futuro. Es bueno planificar y hacer cosas que te lleven a un futuro mejor, pero ubicado en el hoy.

7. Obtén tu motivación en ti y en Dios

No busques la aprobación de otros para esas ideas o iniciativas que tengas. Busca la motivación en ti mismo y pide ayuda a Dios. Recuerda que en la Biblia dice que si necesitas sabiduría, por ejemplo, la pidas a Dios y Él te la dará. Si necesitas inspiración, creatividad, constancia, todas son cosas que le puedes pedir para mantenerte fiel a ti y a Dios. No busques motivación en otros.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
3
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta