Please log in or register to like posts.
Blog

Una de las principales preocupaciones de una madre o padre es sobre el tema de la sexualidad cuando los hijos llegan a la adolescencia y a la juventud. Es importante que tengan la prudencia, fortaleza y pudor para no caer en la práctica del sexo a temprana edad. Incluso nuestro ideal de padres es que tuvieran la capacidad de guardarse para la persona correcta con la que se comprometerá para toda la vida; y aún cuando se les enseñe valores y principios no podemos evitar que estén expuestos a todos los mensajes sobre la sexualidad en la televisión, el cine, espectaculares, anuncios de todo índole, y canciones.

Ante estos mensajes continuos y la influencia de amistades y demás, es importante que asumas la responsabilidad como mamá o papá y te anticipes a la etapa de su despertar sexual, caminando con ellos de la mano, que los hijos aprendan a pensar antes de decidirse actuar. Que ponderen las posibles consecuencias que tendrán sus actos. No basta decirles que NO solo porque está mal, si no que se requiere darles buenos argumentos, porque si no se les da una buena preparación respecto a su fe, libertad y el amor estarán indefensos frente a las influencias negativas. Por ello, te comparto a continuación 4 aspectos de la sexualidad humana y qué decirle a tu hijo para su correcto uso.

1) No es solo biológico

La sexualidad es uno de los muchos aspectos de la personalidad que requiere educación, pero muchos padres de familia se limitan  solo a explicar a los niños lo referente al sexo desde un punto de vista biológico, por lo que el hijo puede quedarse con esa idea errónea de que la sexualidad es algo exclusivamente biológico con el que se utiliza para el mayor placer posible, convirtiéndose en un acto egoísta. Se le debe explicar que el ser humano es un hombre complejo, integral entre su cuerpo, afectividad e inteligencia, así que la conducta sexual no depende sólo de la biología, sino que trasciende en el alma y el espíritu, por lo que está relacionado con el amor. Por ello, es importante que desde pequeños tus hijos aprendan amar, a dar y recibir,  a preferir el bien de las personas que aman antes que el propio y esto implica respetarse a sí mismos y a las otras personas. Esto le será más fácil entender la relación necesaria que existe entre la sexualidad, el matrimonio y el amor conyugal.

2) Es natural, pero no instintivo

La sexualidad es algo natural, Dios no la dio para el desenvolvimiento perfecto. Pero hay que aclararles que no es instintivo como lo hacen los animales. El autodominio de los instintos es algo que Dios también nos dio, por lo que el individuo tiene la inteligencia para aprender a vivir la sexualidad con plena responsabilidad como seres racionales y libres.

Por ello  tienen la capacidad de practicar las virtudes relacionadas con el correcto ejercicio de la sexualidad, tal como la prudencia, templanza,  en especial el pudor, la limpieza del cuerpo y de la mente. La continencia por amor produce calma y tranquilidad interna, por lo contrario quien ejercita la sexualidad sin ninguna regulación moral, entonces está actuando como animal.

3) Madurez psicológica

Es varios casos, los jóvenes consideran el uso indiscriminado de la sexualidad, sin ninguna limitación como parte de práctica de madurez; sin embargo, es todo lo contrario. Tienen que saber que la madurez psicológica la tiene quien no se deja llevar por sus impulsos, querer disfrutar de la vida sin límites haciéndolo solo lo que le guste; si no el que es capaz de regularse.

También es importante aclarar a los hijos que no identifiquen amor con sexo, dado que muchos jóvenes piensan que no hay amor sin ejercer relaciones sexuales, hay que recordarles que si el amor se reduce solo a la dimensión sexual, se cae en el egoísmo de utilizar al otro para su conveniencia. Hoy en día la juventud se corrompe buscando solo placer  en lugar de enamorarse y amar, lo que implica respetar y darse respetar.

4) Consecuencias indeseables

Como último punto, pero no el menos importante, son las consecuencias que un adolescente o joven puede experimentar en el desorden del uso de su sexualidad, afectando no sólo a la persona, sino a las familias y sociedad en general. Cuando practican relaciones sexuales se pueden desatar una serie situaciones indeseables, tales como las enfermedades de transmisión sexual que hoy en día se han proliferado más, los embarazos no deseados, abortos, matrimonios forzados, maternidad soltera. Otro, es que evitan cualquier compromiso a futuro y también pueden destruir su autoestima,  el caso es que siempre los comportamientos en este tema de la sexualidad, si no tiene un sentido ético, de una u otra manera afectan profundamente a la persona porque dejan huella en su afectividad.

Por ultimo, quiero destacar que la sexualidad humana es originalmente bueno,  y solo tú como mamá o papá tienes el derecho y el deber de educar a tus hijos en este aspecto tan importante de su desarrollo personal, por nada del mundo rehúses a esta responsabilidad, pide a Dios sabiduría para este paso tan importante en la vida de tu hijo.

 

Norma Peraza

Twitter: @peraza_norma

Facebook: masdelavidamujer

Escríbeme: [email protected]

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario