¿A quién confías tus secretos?

¿A quién confías tus secretos?

¿Alguna vez le confiaste un secreto a alguien y esta persona lo divulgó?
Cuando tienes un problema o hay un suceso que te gustaría conservar como secreto, es natural que se lo confíes a alguien con el propósito de buscar ayuda y consejo. Sin embargo, en lugar de hallar consuelo de parte de esa persona; en ocasiones, podemos sentirnos heridos y traicionados al saber que él o ella le comentó a alguien más sobre nuestra confidencia. Esta situación puede llevarte a guardar sentimiento negativos que te hacen daño, y si permites que éstos continúen creciendo, a la larga será difícil dar el primer paso para perdonar.
Si piensas que tus amigos, familiares o compañeros actuarán de la misma manera y desvelarán tus secretos, entonces estás fiándote de la persona equivocada. En Salmos 55:22 está la clave de en quién podemos encomendarnos sin sentir temor a ser engañados: “Mi amigo, te aconsejo que pongas en manos de Dios todo lo que te preocupa; ¡él te dará su apoyo! ¡Dios nunca deja fracasar a los que lo obedecen! ¡Por eso siempre confío en él!” La siguiente vez que tengas un secreto que quieras confiar a alguien, dile a Dios en oración y ten fe en sus promesas. Las conversaciones que tengas con Él con confidenciales, y Él jamás te juzgará ni te menospreciará; de lo contrario, te recibirá con los brazos abiertos, te escuchará, te dará su paz y siempre te acompañará.
 
Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Cuáles son los peligros de vivir a mil por hora?

¿Cuáles son los peligros de vivir a mil por hora? Es bueno pensar en cuántos hemos sido muchas veces "pollos sin cabeza".

Llevando cautivo todo pensamiento

Debemos tener cuidado con los pensamientos, pues ellos pueden llevarnos a alejarnos de Dios, por eso llevemos todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo.

No nos podemos dar por vencidos

Si bien la lucha diaria puede ser ardua, no nos damos por vencidos porque tenemos el respaldo del Todopoderoso y eso es más que suficiente.

Tiempo de lectura:

< 1 minute

Autor

Comentarios

Topic

Likes

0

Deja un comentario