Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Este tiempo de aislamiento social es una oportunidad para crecer espiritualmente. También es el momento ideal para unir a la familia y juntos tener un tiempo especial con Dios. No sabemos qué pasará en el futuro, pero sí podemos poner nuestra confianza en nuestro Creador y dejar que Él se encargue. Por eso es importante que le demos mayor énfasis a nuestra vida espiritual.

Si tu meta es crecer espiritualmente, ten en cuenta lo siguiente:

Haz tu devocional diario

Embed from Getty Images

Así como tienes tiempo para comer, trabajar, dormir, etc.; así también debes tener un momento especial para tu devocional diario. Cuanto más lo practiques, más fácil te resultará. Este devocional no reemplaza los servicios de la iglesia: es un tiempo personal que debes pasar con Dios.

Memoriza versículos bíblicos

Embed from Getty Images

La ventaja de memorizar versículos bíblicos es que tienes presente la Palabra de Dios en cualquier ocasión. En la antigüedad, las personas no podían darse el lujo de poseer una Biblia, así que memorizaban pasajes completos. Como hoy en día tenemos la Biblia en diferentes formatos, algunos nos hemos olvidado de memorizarla; pero es importante que tengamos presente la Palabra de Dios. De esta manera sabremos actuar y pensar de acuerdo al mandato de Dios.

Si no sabes cómo comenzar, este artículo te ayudará: Cómo memorizar textos bíblicos

Ora

Embed from Getty Images

Por costumbre, muchos oran antes de comer, pero aunque es una buena práctica, ese no debe ser el único momento de oración. Al orar hablamos con Dios y examinamos nuestros corazones. Si de verdad quieres crecer espiritualmente, haz que la oración sea parte de tu vida. Puedes comenzar con unos minutos al día y conforme pasen los días, ampliar ese tiempo.

Algo que puede ayudarte es hacer una lista. Escribe tu lista de peticiones, agradecimientos y todo lo que quieras decirle a Dios. Luego, ora por cada punto escrito y verás que hay mucho que tienes que contarle a Dios.

Lee la Biblia

Embed from Getty Images

No puedes tener una relación con Dios si no lees la Biblia. Todo lo que Él quiere decir al mundo está escrito allí. Por lo tanto, si tu meta es crecer espiritualmente, la lectura de la Biblia debe ser una de tus prioridades. Ahora está disponible como libro electrónico y audiolibro, así que no hay excusa. Además, las muchas traducciones disponibles te ayudarán a comprender mejor el texto.

Ten un tiempo de alabanza

Embed from Getty Images

Hay canciones cuyas letras te llevan a alabar a Dios. Escucha esas canciones y alaba a Dios en tu casa. Si sabes ejecutar algún instrumento, usa tu talento para adorar a Dios. Y si no sabes, canta de corazón y piensa en las letras que estás diciendo.

Únete a servicios por internet

Embed from Getty Images

Es cierto que la Biblia dice que no dejemos de congregarnos, pero por el coronavirus la situación cambió. Sin embargo, no por eso la iglesia ha dejado de reunirse. Miles de congregaciones ahora tienen servicios por internet. Puedes unirte a cualquiera de ellas, en el horario que más te convenga, y así congregarte virtualmente. Ver que otros están unidos para adorar a Dios te dará fortaleza y también te animará a tener más fe.

Escucha o mira enseñanzas

Embed from Getty Images

Aparte de los servicios, si quieres aprender más sobre Dios y la Biblia puedes escuchar –o ver– enseñanzas. Hay miles de videos, podcasts y programas de radio que te ayudarán a crecer espiritualmente. El contenido centrado en la Biblia te servirá para tener presente en todo momento lo que Dios quiere para tu vida y la de tu familia.

Soluciona tus conflictos personales

Embed from Getty Images

Por eso, si llevas al altar del templo una ofrenda para Dios, y allí te acuerdas de que alguien está enojado contigo, deja la ofrenda delante del altar, ve de inmediato a reconciliarte con esa persona, y después de eso regresa a presentar tu ofrenda a Dios.

Mateo 5:23-24 (TLA)

No puedes pedirle a Dios que te perdone si tú tienes algo contra alguien. Tener un problema con alguien es una carga que no te dejará crecer espiritualmente. Así que, si no quieres que nada interrumpa tu relación con Dios, ocúpate de solucionar tus conflictos personales. Cuando hayas perdonado te darás cuenta de que puedes acudir a Dios con mayor libertad.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

9
9
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta