Jesus Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Jesus”

¿Es Jesús tu buen pastor?

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.” Salmos 23: 1-3 (RVR1960)

Cuando pasan situaciones difíciles en nuestra vida, muchas veces perdemos la fe y nos desanimamos rápidamente. Dejamos de buscar a Dios y enfocamos nuestra mirada en el problema, olvidando quién es Dios y las promesas que Él tiene para nosotros.  ¿Te ha pasado?

David, el autor de este salmo, comienza refiriéndose a Dios como su pastor, porque él sabía lo que significaba ser pastor y la responsabilidad que implicaba.

Las ovejas  necesitan dirección, protección, cuidado y buena alimentación, ¿Acaso no son estas cosas las que necesitamos nosotros como seres humanos? ¡Desde luego que sí! Por eso David a pesar de haber pasado por muchos problemas, estaba seguro y confiado en la ayuda de Dios: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.” Salmos 23:4. (RVR1960)

¿Cómo reaccionas tú frente a una dificultad o necesidad? ¿Es el Señor tu buen pastor? ¿Confías plenamente en Él así como David lo hizo?

Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.” Juan 10:11. No olvides que el Señor es Él mismo, ayer, hoy y por los siglos. Él quiere darte descanso, fortalecerte, guiarte y darte la seguridad que necesitas para enfrentar tu situación.

Tú puedes tener la misma confianza que David tuvo, sólo necesitas conocer a Dios, creer en su palabra  y tener una  comunión personal cada día. Deja que Jesús sea tu buen pastor, quien te proteja, alimente y guíe.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La oportunidad de creer

“Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” (Hechos 16:31 RV60)

Matías, un niño de 8 años, entró a la piscina pública de su ciudad para librarse de la ola de calor que azotaba al país, pero cuando llegó a la mitad de la alberca confiado en sus habilidades deportivas, sufrió un calambre y pidió ayuda. Se hubiera ahogado si alguien no le hubiera tirado una soga con un flotador.

Cristo dio su vida en la cruz para salvarnos de nuestros delitos y pecados en los cuales nos ahogábamos; su misericordia y amor nos dieron una nueva oportunidad para vivir dentro de su voluntad. Su muerte fue como la soga que salvó a Matías de perecer.

Hechos 16:31 es un verso de la palabra que inspira a muchas familias; el carcelero preguntó a Pablo y Silas cómo ser salvo, ellos le dijeron que creyera en Jesús y él y su casa serían salvos. Las palabras tú y tu casa no significan la promesa de que sus familiares también habrían de ser salvos, tampoco significa que se salvarían por ser salvo el padre de familia, pues ninguna persona puede creer ni salvarse por otra, significa en realidad que las personas de su casa tendrían la misma oportunidad de salvación si como el carcelero lo hizo, ponían su fe en Jesucristo.

Muchas personas creen en Dios pero aún no lo reconocen como Salvador, otros confían y adoran otras deidades, algunos piensan que todos los caminos llevan al cielo, pero sólo Jesús salva al pecador y lo trasforma, Él es el camino, la verdad y la vida.

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10 RV60)

Solamente cree en Jesús y verás que tu vida cambiará, cree en su palabra, podrás experimentar una vida abundante y no estarás solo nunca más.

¿Eres salvo? ¿Conoces a Jesús?

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Nadie puede ir al Padre si no es por Él

“Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.” Juan 14:6 (NTV)

Es indispensable, esencial, necesario, importante conocer el camino para llegar a cualquier lugar,  porque si no lo conoces con seguridad tendrás dificultades para llegar al sitio que quieres o más que seguro te perderás y no llegarás.

Por ejemplo, para llegar a tu casa o donde vives, tu eres la única persona indicada para dar la dirección exacta a las personas que no la conocen y quieren visitarte.  En Juan 14:2 Jesús habló de la casa de su Padre y dijo que en ella hay muchos lugares donde vivir y prometió prepararnos uno para que habitemos por siempre.

Junto a esta promesa agregó la dirección exacta: “Yo soy el camino” “nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.”  El apóstol Pablo también se refirió al único camino que puede llevarnos al Padre y dijo: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”, Hechos 4:12.

No hay donde perderse, que ningún argumento o enseñanza te haga creer que hay muchas otras maneras o formas de llegar al Padre. La verdad es que, “Hay un Dios y un solo Mediador que puede reconciliar a la humanidad con Dios, y es el hombre Cristo Jesús.” 1 Timoteo 2:5 (NTV)

Cristo es el único camino para llegar al Padre, porque Él pagó con su sangre el precio de nuestra redención, pagó por la libertad de nuestros pecados y la condenación eterna. De no ser por Él, nunca podríamos acercarnos a Dios porque el pecado crea una barrera entre Él y los seres humanos, ya que Dios es Santo y no tiene ninguna relación con el pecado.   Pero el sacrificio de Jesús eliminó esa barrera y ahora tenemos acceso libre para poder hablar con Dios y recibir su ayuda.

¿Ya aceptaste a Jesús como tu único Señor y Salvador? ¿Tienes preguntas sobre la fe?

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Puedes soportarlo!

¿Alguna vez recibiste una mala noticia? ¿Cuál fue tu reacción? No siempre es fácil lidiar con ello, pero la palabra de Dios en Juan 16:33 nos menciona: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Las pruebas vienen de la noche a la mañana sin que las hayamos planificado ni recibido anticipadamente un anuncio, pero lo cierto es que no seremos abandonados por nuestro Padre Celestial en medio de todas ellas.

Hace poco me enteré que un familiar mío tuvo un accidente automovilístico, quizá para mí fue como si un balde de agua fría hubiera corrido por todo mi cuerpo, porque al no tener un diagnóstico exacto, mi mente empezó a imaginar de todo y hasta lo peor: pero en ese momento recordé este pasaje que para muchos es una esperanza en medio de la prueba:

“Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar. Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir.” 1 Corintios 10:13 (TLA)

Si hoy estas atravesando por circunstancias que escapan de tus manos, no le reclames a Dios el porqué de ello, quizá ahora no lo entiendas pero debes saber que las situaciones conflictivas son más fáciles de soportar cuando tenemos conocimiento de que algo bueno resultará de ellas.

El problema es que nuestra idea de lo bueno en comparación a la de Dios es totalmente limitada y diferente. Pero como sus pensamientos están por encima de los nuestros, lo mejor que podemos hacer es confiar en Él, e  incluso si esas pruebas nos causan dolor, sufrimiento o dificultad, no debemos dejar de hacerlo, ya que finalmente nos ayudarán para bien.

Y aunque nos cuesta ver el lado positivo a todo lo que nos ocurre, vale la pena detenerse por un momento para analizar y extraer lo bueno de todo lo tediosa que pueda ser la situación;  porque el bien final del cual el Señor está ocupándose es hacernos cada vez más semejantes a su hijo Jesucristo, y las pruebas que experimentamos son una de las herramientas que Él utiliza en este proceso.

¿Quieres seguir escalando peldaños en esta vida? Necesitas vencer obstáculos que te ayudarán a levantarte con mayor fuerza y no volver a tropezar con los mismos errores.

Así que cuando te encuentres atravesando por ciertas pruebas, más allá de que tus emociones quieran tomar el control, considera cada adversidad como necesaria para que Dios pueda lograr un propósito específico en tu vida, no se trata de un castigo, sino de un propósito. Él nos conoce a la perfección y sabe dónde necesitamos corrección para parecernos cada día más a nuestro Salvador.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Seguidor de Jesús o del hombre?

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” Juan 10:27 (RVR 1960).

Hay personas a las cuales admiramos por su elocuencia y carisma. Suenan tan convincentes en lo que comunican que a menudo nos identificamos con ellos, ya sea en lo que piensan o en lo que hacen. Ante esto debemos tener cuidado de que la identificación no nos lleve a ser seguidores de hombres en lugar de Dios. Hay muchos hombres y mujeres que son verdaderos siervos de Dios, pero no debemos olvidar que solo son hombres que Dios puso en nuestro camino para ayudarnos en nuestro crecimiento espiritual. Recordamos siempre que debemos ser obedientes seguidores de Jesús y no de los hombres.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Lo que sale del corazón

“Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre.”

Marcos 7:15 (RV60)

El capítulo siete del evangelio de Marcos relata que los escribas y fariseos observaron cómo los discípulos de Jesús comían pan sin lavarse las manos y por eso los criticaron. El lavamiento de manos era una tradición impuesta por los ancianos, pero Jesús les dio una respuesta profunda.

“Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres.”

Marcos 7:6-7 (RV60)

Cristo les reprochó que ellos interpretaran los mandatos de Dios a su manera y obligaran a la gente a seguir decretos de hombres, algo que ocurre en estos días; ritos y costumbres que se disfrazan de religiosidad y apartan a las personas de una relación real y sincera con Dios, incluso personas que servían al Señor dejaron a un lado la Palabra y obligaron a otros a seguir sus propias ideas.

Lo que sale del corazón, acciones y palabras, si no están fundamentadas en las escrituras, el amor y la justicia de Dios, son realmente contaminantes, porque al estar lejos del Señor solamente podrá salir robo, mentiras, homicidios, maledicencias. Esto no sólo afecta a la persona que habla sino a los que la rodean.

Jesús es la esperanza para este mundo lleno de maldad, Él puede transformar vidas, restaurar corazones, renovar la mente y cambiar la forma de hablar de las personas que le entregan su vida para mejorar personalmente y ser de bendición para muchos. La Biblia ayuda a discernir lo que es una palabra de hombre y lo que realmente proviene de Dios.

¿Qué sale de tu corazón? ¿Edificas a otros? ¿Sigues a Jesús?


Por Carlos E. Encinas



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Somos uno en Jesús!

“El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida que lo haga tropezar.  Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver.”

1 Juan 2:10-11 (NVI)

Cuánta verdad conlleva esta palabra, pero al mismo tiempo cuán difícil es poder aplicar a nuestras vidas. 

Estamos convencidos que en la unidad de su iglesia las bendiciones de Dios se derraman, pero lamentablemente nos cuesta practicarlo y comportarnos como hermanos que somos. ¿Te has preguntado alguna vez por qué hay rivalidad entre nosotros? ¿De dónde vienen las contiendas? ¿Acaso no somos hijos de un mismo Padre? ¿Acaso Dios no es amor y el que dice amarlo tiene que amar a su prójimo? ¿No nos enseñó Jesús a amarnos unos a otros?

Es verdad que todos poseemos un carácter muy singular, puedo decirlo con toda seguridad por la familia numerosa que tengo, porque a pesar de tener rasgos muy parecidos finalmente no hay similitud en la personalidad de cada integrante.

Es triste saber cómo estamos permitiendo que el enemigo gane ventaja sobre nosotros a raíz de nuestras diferencias, porque mientras Dios quiere mantenernos unidos como hermanos, nosotros estamos dando lugar al enemigo para terminar con valiosas amistades que han sido construidas durante años que, por pequeños malentendidos, han terminado en contiendas.

Familias enteras se van desintegrando, matrimonios que terminan en divorcio e iglesias acaban divididas. La pregunta es: ¿por qué estemos permitiendo que eso ocurra? Puedes excusarte de la forma que desees y poner todos los argumentos que tengas, pero aun así nunca será razón suficiente para que todo problema termine en grandes peleas.

¿Sabías que el tiempo que tenemos acá en la tierra es limitado? Entonces ¿por qué perderlo en discusiones? ¿Por qué no vivir como un solo cuerpo que somos?

Si hoy tiene que pasar por alto la falta de tu hermano, hazlo, no termines este día enemistado con nadie; si tienes que pedir perdón, ya no lo pienses más, todos cometemos errores y así como unos merecen una oportunidad, otros necesitan darla.

No olvides que, por más diferentes que podamos ser el uno del otro, al final somos miembros de un mismo cuerpo: Jesús. No te quedes en la oscuridad y aprende a amar a tu hermano tal y como es.

“Pues, así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función, también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás.”

Romanos 12:4-5 (NVI)

Por Ruth Mamani



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

 

Libertad de las adicciones

“Así que, si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.”

Juan 8:36 (NVI)

Los vicios tales como el alcohol, tabaco, sexo, el juego o las drogas, pueden terminar destruyendo no solo a la persona que se encuentra atada a ellos, sino a sus seres queridos. Superar una adicción no suele ser fácil, sin embargo con la debida ayuda, tanto en lo espiritual como en lo profesional, se puede salir adelante.

Si te sientes atrapado por una adicción, recuerda que no es necesario que permanezcas en dicha condición, porque Jesús puede hacerte completamente libre de las adicciones. Él ha venido para que puedas ser verdaderamente libre no solo de los vicios sino también del pecado. Jesús quiere restaurar completamente tu vida para que puedas tener un nuevo comienzo con la esperanza de un futuro prometedor para ti y tus seres queridos.

Jesús puede darte libertad ¡Acércate a Él!


Por Giovana Aleman



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Tomó mi lugar

“Entonces Pilato, para calmar a la multitud, dejó a Barrabás en libertad. Y mandó azotar a Jesús con un látigo que tenía puntas de plomo, y después lo entregó a los soldados romanos para que lo crucificaran.”

Marcos 15:15 (NTV)

Cuando Jesús fue llevado ante Pilato por sus acosadores, los sacerdotes, ancianos y maestros de la ley, esperaron un juicio directo y que le dieran la pena de muerte; pero Pilato no halló nada malo en Jesús e incluso buscó la manera de dejarlo ir, pero la gente que odiaba al Maestro persistió en el pedido de muerte.

Existía una costumbre en el tiempo de pascua, la cual era soltar a un preso que el pueblo eligiera. Pilato procedió según esa costumbre y presentó al peor de todos lo presos, Barrabás, para que las personas presentes en aquel lugar pensaran si dejarlo libre a él o proseguir con el juicio a Jesús.

Este personaje era un violento homicida, rebelde contra el gobierno, insurrecto, revolucionario, un representante de la humanidad, un hombre que no daba la otra mejilla, que creía que con violencia podía alcanzar lo que quisiera, era todo lo opuesto a Jesús que nos enseñó a amar a Dios y al prójimo. Al final del juicio este hombre fue liberado por Pilato resultado de la petición del pueblo.

“Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado, para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo”.

2 Corintios 5:21 (NTV)

Jesús en ese tiempo tomó el lugar de Barrabás, toma en cuenta que también tomó tu lugar, no importa cuán complicado fue tu pasado, Él pagó por cada uno de tus pecados con su vida, te brindó vida eterna, un nuevo día para vivir plenamente, otra oportunidad. Si aún no lo conoces, te invito a hacerlo.


Por Carlos E. Encinas



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

No busques más entre los muertos al que vive

¿Por qué buscan entre los muertos a alguien que está vivo? ¡Él no está aquí! ¡Ha resucitado! Lucas 24: 5-7. (NTV)

A veces parece que sólo en estas fechas recordamos que Jesús murió y resucitó, que fue el único que se levantó de entre los muertos al tercer día y que ahora está sentado a la diestra del Padre. ¿Sabes por qué? Porque muchos de nosotros a lo largo del año seguimos buscando a Jesús en cosas muertas, que no agradan ni glorifican a Dios.

Seguimos poniendo nuestras esperanzas en cosas de este mundo, en las riquezas, las personas, el éxito y las cosas vanas. Por supuesto que jamás seremos bendecidos por el Señor si vivimos pensando que podemos encontrar a Dios pecando o actuando como aquellos que no lo conocen. Eso no nos va a salvar ni llevar al cielo. Tal vez nos satisfaga o alegre un rato, pero sólo será eso, satisfacción  y algo pasajero.

¿Por qué buscas entre los muertos al que vive? Ya no acudas más a la gran cantidad de sepulcros que existen en este mundo, que lo único que hacen es engañarte, destruirte y alejarte del Señor. ¡Jesús ha resucitado y está vivo! Búscalo, que Él te dará vida, ayudará con tu situación y problema. No necesitas ir a un lugar específico para hablarle, solamente debes aceptar el sacrificio que hizo en la tierra y recibirlo como tu Señor y Salvador. Cierra tus ojos y dile que te perdone si has estado equivocado y perdido.

No busques más entre los muertos al que vive, “Así está escrito, y así fue necesario que Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día.” Lucas 24:46.

Jesús está vivo no muerto, Él dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá aun después de haber muerto. Todo el que vive en mí y cree en mí jamás morirá. ¿Lo crees?” Juan 11:25-26 (NTV)

Dedícale tiempo y adórale este día. Porque gracias a su muerte y resurrección, hoy puedes acercarte a la presencia de Dios libremente y recibir perdón, liberación, sanidad, consuelo, restauración y vida eterna.

Agradécele por el sacrificio de amor que hizo por ti y síguelo. Jesús dijo: “¡Dichosos los que creen sin haberme visto!” Juan 20:29 (DHH)


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Por 30 monedas de plata…

“Después de la cena, tomó en sus manos otra copa de vino y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo, un acuerdo confirmado con mi sangre, la cual es derramada como sacrificio por ustedes. »Pero aquí en esta mesa, sentado entre nosotros como un amigo, está el hombre que me traicionará. Pues está establecido que el Hijo del Hombre tiene que morir. ¡Pero qué aflicción le espera a aquel que lo traiciona!». Los discípulos comenzaron a preguntarse unos a otros quién sería capaz de hacer semejante cosa.” Lucas 22:20-23 (NTV).

Cuando leemos estos versículos, se nos vienen muchas preguntas a la mente, tales como: ¿Por qué Judas tuvo que traicionarlo? ¿Acaso no era uno de sus discípulos? ¿No fue suficiente estar al lado de su maestro? ¿Tan grande era su ambición? Y quizá muchas interrogantes más que se nos pueden ocurrir.

Y aunque pensemos que no hay nada bueno que aprender de este personaje que por su gran traición es recordado, en realidad sí lo hay, porque al analizar su vida vemos que Judas fue un discípulo de Jesús, se sentaba  junto a su maestro, comía con Él y con los demás discípulos, fue testigo de los grandes milagros que Jesús hacía, y a pesar de toda esta cercanía que vivió con su Salvador y sus hermanos en Cristo, nada pudo compensar su necesidad de satisfacer sus deseos carnales, error que lo llevó a perder su alma por la eternidad.

¿Cuál fue la lección? Que es posible estar cerca de Jesús y a la vez estar lejos. Judas no amó al maestro, porque prefirió las cosas terrenales, no estaba realmente interesado en lo que su Salvador enseñaba; al parecer sólo lo quería por conveniencia propia.

Tú y yo no estamos lejos de actuar en la misma forma que Judas, porque traicionamos a Jesús cada vez que nos dejamos seducir por nuestros intereses personales y no nos damos cuenta que sólo Jesús puede llenar nuestras vidas.

¿Cuántas veces hemos entregado a nuestro redentor por unas cuantas monedas equivalentes a satisfacciones carnales?

Mantengámonos firmes, renunciemos a los placeres de este mundo, hagamos morir a los deseos de la carne para que se desarrolle lo espiritual en nosotros.

 “Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo. A causa de esos pecados, viene la furia de Dios. Ustedes solían hacer esas cosas cuando su vida aún formaba parte de este mundo; pero ahora es el momento de eliminar el enojo, la furia, el comportamiento malicioso, la calumnia y el lenguaje sucio.” Colosenses 3:5-8 (NTV)

Por Ruth Mamani


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

20 datos interesantes sobre Jesús

Probablemente Semana Santa sea la fecha en la cual las personas reflexionan más sobre el sacrificio de Jesús en la cruz y su resurrección. Si bien es una fecha que nos ayuda a conmemorar este hecho, el acto de amor de Jesús por nosotros es algo que debemos tener presente en todo momento.

Jesús llevó una vida impecable en todo aspecto y sus obras fueron registradas en la Biblia. Sin embargo, hay detalles que quizá no sean tan conocidos acerca de su vida. Estos son algunos datos interesantes sobre la vida de Jesús en la Tierra.

Lee más curiosidades, en: 4 datos que no sabías sobre el nacimiento de Jesús

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend