Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Cuando oras, ¿te imaginas mirando a Dios? ¿Recuerdas que estás hablando con el Creador del Universo del cuál somos apenas partículas de polvo en comparación?

A mi me sigue llenando de asombro la manera tan impresionante cómo nos ama Dios, sin merecerlo para nada. A veces me pregunto qué será lo que Él ve en nosotros…y claro, somos una maravillosa creación. Aunque seamos rebeldes, aunque tengamos fallas, Su amor es como dice 1 Corintios 13:4-7: «El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta».

Sin embargo muchas veces somos capaces hasta de cuestionarlo… seguimos siendo tan imperfectos que por breves momentos pensamos que podemos hacer las cosas mejor que Él. Porque eso es lo que estamos implicando cuando cuestionamos lo que según nosotros “Él permite”.

No debemos olvidar jamás lo que la Biblia nombra como el “temor” de Dios, que no tiene nada que ver con tenerle miedo, sino un absoluto e inamovible RESPETO. Debemos tener presente siempre Su magnanimidad, Su grandeza, Su poder. Él es quien creó todo y puso cada estrella en su lugar. Él es el Rey de todo y jamás debemos ni tan siquiera con el pensamiento atrevernos a cuestionarlo o a reclamarle. Él está en control y para quienes le aman, Él tiene planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darnos un futuro y una esperanza. (Jeremías 29:11)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta