Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Como si fuera ayer, recuerdo perfecto, cuando mi abuela solía decirme cada mañana: “Despierta mija, es un nuevo día”. Palabras sabias, que solo entendería, de esta forma, al crecer.

¿Por qué he de despertarme?, y además, ¿De qué tengo que despertarme? Pues es hora de abrir los ojos a lo grande que viene, en efecto, cada día que se nos permite vivir, es una nueva oportunidad. Muchas de nuestras esperanzas son como llamas que crecen inmensas y queman todo a su paso, sin embargo el viento pasa y las apaga; otras son como fuertes arboles, pero que en realidad su raíz no es muy profunda y al cortarlo las raíces se desprenden de la tierra. Pero quedan otras, aquellas que son en extremo fortalecidas, que no se dejan apagar, que no se dejan arrancar, que no hay nada que las desaparezca; es de estas que hoy te hablo, es por estas que hoy te invito a despertar.

En cualquier momento dejamos que la falta de fe o las situaciones hagan que los sueños se vayan a un cajón del que nos olvidamos, terminen apagados y sin vida; pero hoy es el tiempo perfecto para despertar, para tomar las riendas de eso que anhelamos, es tiempo de decirle a nuestra alma que abra los ojos y sueñe despierta. No hay un mejor momento que este, no hay un lugar más indicado que donde estás. No hay más excusas validas, nada que pueda mantener tus sueños y esperanzas dormidos; se como un niño pequeño que despierta un fin de semana feliz, a jugar, que hace de un pequeño espacio, un cielo de imaginación. Hoy tú puedes convertir tu tiempo y espacio, en el terreno donde tus sueños se hagan realidad, no es de la noche a la mañana, yo lo sé; pero tienes vida, manos, pies; puedes trabajar por lo que quieres, y de no tener todo lo anterior, si estás leyendo esto, es porque hay vida en ti, entonces rodéate de aquellos que pueden ser tus manos y tus pies, o incluso hasta tu voz, pero debes estar convencido, pase lo que pase, de que puedes cumplir lo que anhelas.

Activa tu fe, levanta tu mirada, fortalece tus brazos y dile a Dios: Despierta en mi alma y se tu mi luz y guía, tómame de la mano y llévame a la meta.

Este es tu día.

Sólo tienes que creer, los sueños nadie te los puede quitar, son tuyos.

¡Despierta!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta