Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Los que me han conocido mis 26 cortos años de vida saben que mi cabello nunca había sido teñido, también saben que le huía a los tintes para cabello, mechas, rayitos, decoloraciones, como quieras llamarlos. No me atraía para nada, me parecían una perdida de tiempo, dinero y cabello!

Pero secretamente muy dentro de mi merodeaba la idea de probar como me veria con un color de cabello diferente. Llegue a probarme pelucas e incluso bromear sobre un nuevo corte de cabello (que me quedaba horrible pero la gente decía que se veia bien) pero nada en concreto, miraba imágenes de cabellos teñidos, veia a mi alrededor a las mujeres que se lo hacían pero no encontraba “confirmación” por llamarlo de algún modo.

Bastó con visitar una tienda de productos de cabello, ver un kit de teñir cabello, investigar bien en internet, leer reviews del producto y la compañía de una amiga para que la idea de pintarme el cabello se hiciera una realidad.

El proceso fue fácil y tranquilo, estaba consciente que podia tener dos tipos de resultados: amarlo u odiarlo y eso es lo que nos pasa en la mayoría de cambios que emprendemos.

Por mucho tiempo estamos reacios a salir de nuestra zona de comfort para obtener algo. Nos inventamos 10.000 razones por las cuales estamos mejor sin hacer cambios, nos comparamos con las experiencias vividas por otros y nos metalizamos que cambiar es negativo y dañino.

Preferimos quedarnos mediocres como estamos a arriesgarnos y vivir el cambio. Yo acepto y entiendo que hay cambios que no salen bien, pero la idea no es enfocarse en lo negativo sino en la experiencia del cambio y por “experiencia del cambio” me refiero a las diligencias, trámites, contactos, información, aprendizaje y habilidades que desarrollas, aprendes y descubres en tí durante el proceso, eso es lo que hace rico e importante al cambio.

Por mi parte, estoy satisfecha, orgullosa  y aún anonadada por este GRAN cambio que hice en mi imagen. Todavía se me olvida que lo hice y me tomara mi tiempo adaptarme pero sobreviví, el mundo siguió girando y lo más importante es que me impulsa a planear y emprender otros cambios de igual o mayor nivel.

 

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta