Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

 ¿Te puedes imaginar a una joven bonita, atlética, con toda su vida por delante de paseo en un lago con sus amigos?  Suena a historia normal, sin embargo  en ésta particularmente la chica no regresó a casa después del paseo.  Sin saberlo Joni Eareckson se sumergió en la Bahía Chesapeake sin saber que era poco profunda lo que le produjo una fractura entre la cuarta y quinta vértebra dejándola cuadripléjica.

De un momento a otro toda su vida cambió.  Mientras sus amigos se preparaban para ir a la universidad, ponerse de novios,  viajar el mundo Joni luchaba en la cama de un hospital por su vida. Su lucha por rehabilitarse  duró años.  En ese tiempo Joni, fue víctima de la depresión, e incluso pensó suicidarse.

Gracias a Dios, alguien le trajo una palabra de esperanza. Condujo sus pasos a un Dios misericordioso que estaba tan involucrado en el proceso de recuperación de Joni como ella misma.

Algunas personas se preguntan sin respuesta ¿Por qué le pasan cosas malas, a gente buena? En el caminar de la vida he aprendido que esta pregunta no tiene respuesta.  ¿Para qué le suceden cosas “malas” a la gente buena? Es por otro lado  un cuestionamiento más fácil de responder. Joni Eareckson estableció una de las primeras organizaciones sin fines de lucro para personas con necesidades especiales. Ha escrito varios libros contando su historia personal de lucha y triunfo con la depresión y cuadriplejia. Viaja constantemente con su esposo dando conferencias de vida y superación.

De seguro piensas que debe existir una forma menos dolorosa para alcanzar a otros que necesitan ánimo. Tal vez debería existir una forma menos drástica para desarrollarnos, crecer, impactar, lo cierto es que por drástico que parezca somos llamados a ser como Jesús, el hijo de Dios. Jesús experimentado en quebranto, Jesús tentando en todo, Jesús vencedor de la muerte y el pecado. ¿Qué tal si Él hubiera escogido un camino más corto?

Sí, aún así se  lo doloroso que es atravesar las pruebas. La buena noticia es que no está mal  llorar. Tampoco está mal desear que las pruebas te sean quitadas si es la voluntad de Dios. Y la mejor noticia de todas es saber que Dios está más interesado que tú en que salgas vencedor.

Entender todas las vueltas y acontecimientos que suceden en la vida no  será fácil, pero confiar en que Dios puede tornar una situación difícil y dolorosa para que nos ayude a bien a nosotros y a otras personas es indispensable para seguir adelante con propósito.

Si hoy estas atravesando una prueba, quiero invitarte a cerrar tus ojos en oración y creer que Dios te abraza, te consuela, te acompaña hasta el final de esta situación.  El susurro de su voz y su ternura te confirman que siempre ha estado a tu lado, su palabra no ha fallado, la prueba pasará  es solo parte de un propósito y todo bien saldrá.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta