Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Ser humildes es difícil para la mayoría de las personas. Sobretodo si tienes una posición dentro de tu familia, como el jerarca, o hermano mayor; o en tu empleo, un cargo ejecutivo o específico. Más aún cuando por tu humildad, ha habido y hay quienes abusan.

Una vez más tengo que decir que las relaciones interpersonales son muy difíciles. Pero una vez más digo que hablando se entiende la gente.

Así que volviendo a la humildad y el abuso, cuando en tu familia, en tu casa o en tu trabajo te asignan algo que sientes que no te corresponde, tienes dos opciones: decir que sí o decir que no. Alrededor de esa decisión hay muchas cosas que pesan, como por ejemplo: perder la amistad, tener una discusión con tu familiar o de pronto hasta perder el empleo. Todas al final, tienen solución, pero hay quienes prefieren evitar.

Siendo cristianos; si en el empleo que Dios nos ha dado -(porque es Él quien nos otorga todo lo que tenemos)-trabajamos a diario como para Él, no debe costarnos en absoluto hacer cualquier tarea que nos asignen. Muchos hay quienes se ofenden si les asignan una tarea que no corresponde al cargo que ejercen en su lugar de trabajo. Pero si es así, si la asignación ha sido un abuso, pues no hay de qué preocuparse. Somos cristianos, sabemos a quién le vamos a tener que rendir cuentas. Entonces, ¿para qué preocuparnos? El que cometa el abuso o te esté poniendo a prueba, se va a tener que sentar ante el Gran Juez, el único que puede juzgar, sea de tu trabajo, de tu familia o de tus amistades. Además, ¿qué nos enseñó Jesús al lavar los pies de sus discípulos? Lean Juan 13:4-16

Con todo; yo al menos, ahora que estoy empleada con una compañía cristiana, disfruto de cada asignación que me otorgan, sin pensarlo. Siento que cada tarea que me dan es una tarea para mi Dios, pues para Él trabajo, sólo para Él y Su opinión es la única que realmente me importa y me cuenta.

Muchos han criticado mi manera de ser en la vida, la sencillez siempre fue mi meta, y la simplicidad, la practicidad. Esos principios no cuadran con la mayoría de las personas en los medios de comunicación. La humildad también es algo que poco se consigue en los medios, pero yo se que no es imposible. Dios conoce nuestros corazones y nuestras intenciones. Te invito a que trabajemos siempre como para Él.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta