Desafortunadamente, vivimos en una sociedad cada vez más ruda, menos sensible a la condición humana. Sí, es más tolerante e incluyente políticamente, pero esa inclusión no es real porque es meramente política. Por ejemplo, los latinos en Estados Unidos, ciertamente no son bienvenidos; pero sí necesitados y, por tanto, tolerados. Y la tolerancia no es aceptación.

Ya que el rechazo es parte de la vida y lo encontraremos siempre, lo mejor es aprender a lidiar con él. Dios nos da pautas para hacerlo, lo primero es reconocer que Él siempre nos acepta tal y como somos y, una vez aceptados, Él nos enseña con paciencia y compasión las áreas que debemos dejar que Él transforme. Dios nunca nos rechaza. 

«Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.» Salmos 27:10 (NVI)

El rechazo en una persona puede venir de diferentes ámbitos: escolar, laboral y familiar. Dentro del hogar se puede percibir rechazo cuando hay favoritismo entre los hijos, o preferencia en querer más a una hija que a un hijo por su sexo (un ejemplo común, es decir: es que las niñas son más amorosas, es que los varones son más activos).

«Cuando entren en una casa, digan primero: “Paz a esta casa”. Si hay allí alguien digno de paz, gozará de ella; y, si no, la bendición no se cumplirá.»  Lucas 10:5-6 (NVI)

Otro de los consejos que encontramos en la Biblia es no reaccionar ante el rechazo como algo personal, sino mas bien verlo como una actitud incorrecta de la otra persona. O sea, lo que otros nos hacen no nos define a nosotros, los define a ellos. Quienes rechazaron y se burlaron de Jesús no determinó Su propósito, sólo mostró el carácter de ellos.

Te interesa:  ¿Por qué odias los lunes?

La vida es una carrera donde tendremos obstáculos, como el rechazo, y debemos superarlos para poder avanzar y cumplir el propósito para el cual fuimos creados.

 

 

 


Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZProduce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.