Según un estudio de Statcounter, para octubre del 2016, el porcentaje de usuarios que accedían a internet en sus celulares superó a los que ingresan en sus computadoras.1 Este dato demostró que, por una parte, las personas tienen mayor acceso a la información de internet al momento que desean, y por otro, que el peligro de que su información sea robada también ha incrementado. Los hackers y ladrones de identidad han ideado ingeniosas y nuevas maneras de acceder a la información de otras personas; por lo cual es importante que estemos alertas y aprendamos a proteger los datos y archivos que guardamos en nuestros celulares, computadoras y cualquier otro aparato electrónico.

Ten cuidado con lo que publicas.

Hay miles y miles de casos de personas que han sufrido de acoso, robos y secuestros solo por publicar demasiada información sobre sí mismos o sus familiares en internet. Las personas inescrupulosas están al tanto de lo que otros publican y es así como obtienen datos cruciales para hacer daño a los demás. Por ejemplo, si alguien acepta en sus redes sociales a personas que no conoce, y publica sobre todo lo que hace en su vida diaria, los lugares que frecuenta, los viajes que realiza, etc; es una puerta abierta para que los demás hagan uso y abuso de esos datos. Esto es especialmente peligroso cuando se deja que los menores de edad naveguen por internet sin supervisión de un adulto. Es así como se han dado muchos casos de secuestros y violaciones por parte de pedófilos que se hacen pasar por niños o adolescentes. Por lo tanto, la seguridad debe comenzar por la prudencia al publicar en las redes sociales.

Fortalece y cambia tus contraseñas periódicamente.

No hay nada más sencillo que acceder a la cuenta de otra persona si su contraseña es fácil. Si quieres que tu contraseña sea segura, sigue estos consejos:

  • No utilices tu fecha de nacimiento, aniversarios, o cualquier otra fecha importante en tu contraseña. Tampoco incluyas tus nombres, ni de familiares, ni mascotas.
  • Como mínimo, tu contraseña debe tener ocho caracteres, y debe incluir letras mayúsculas, minúsculas, signos y números.
  • No utilices palabras del diccionario. Si tu contraseña no es pronunciable ni tiene significado en ningún idioma, es mucho mejor.
  • Cambia tu contraseña a cada cierto tiempo y nunca vuelvas a reutilizar alguna pasada.

Cierra sesión de tus cuentas.

Si abres alguna red social, correo electrónico, o cualquier otra página web donde ingreses con un usuario y contraseña, no te sientas seguro con tan solo cerrar el navegador. Asegúrate de cerrar sesión apropiadamente y no cierres el navegador antes de que la página web te confirme que ya estás desconectado. Recuerda que es mejor esperar unos segundos extras y cuidar tu información, a salir con rapidez y poner en riesgo tus datos, conversaciones y archivos personales.

No descargues archivos de páginas dudosas.

Solo porque algo diga descarga gratis, no significa que esté libre de virus. Es importante que te asegures que la página web a la cual ingresas es confiable. Una forma rápida de saberlo es fijarte en el enlace. Si éste comienza por https://, quiere decir que es seguro de navegar. Las páginas que no tienen un certificado de seguridad solo comienzan por http://, pero aquellas que han pasado esa revisión, tienen una “s” al final. Otra manera es buscar el ícono Lock icon al final de la barra de enlace. De todas maneras, ten presente que cualquier página web que ofrezca descargas gratuitas que violen los derechos de autor, ya sea en películas, música, libros, o cualquier otro material protegido, es probable que tenga virus y dañe tu aparto electrónico.

Te interesa:  Fragilidad

No ingreses ni hagas compras por internet en cualquier página web.

Microsoft recomienda2 no ingresar a una página web si tiene estas descripciones:

  • Si aprendiste sobre el sitio o recibiste un enlace en un mensaje de correo electrónico enviado por alguien que no contactos (o por alguien en tu lista de contactos, pero sin explicación).
  • La página web ofrece contenido objetable, como pornografía o materiales ilegales.
  • La página web hace ofertas que parecen demasiado buenas para ser verdad. Esto puede indicar una posible estafa o la venta de productos ilegales o pirateados.
  • Te están solicitando un número de tarjeta de crédito para la verificación de tu identidad o para información personal que no parece necesaria.
  • Se te solicita que proporciones un número de tarjeta de crédito en una página que no comienza con HTTPS o que no incluye el ícono del candado.

Comprar por internet es una práctica que se está popularizando con el paso de los años. Hay miles de páginas web que ofrecen este servicio, pero no todas son confiables. Antes de ingresar tus datos o la información de tus tarjetas de crédito, asegúrate de que estén verificadas por VerSign, TRUSTe, thawte, Better Business Bureau, u otros similares. También puedes ir a esas páginas web y confirmar si la tienda en la que quieres comprar protege al comprador y su privacidad.

No te conectes desde una conexión de Wi-Fi desconocida.

No caigas en la tentación de acceder a una red de Wi-Fi desconocida solo porque es gratuita. Los aparatos electrónicos son fáciles de hackear si éstos acceden a redes de Wi-Fi no confiables. Si no conoces de quién es la red de Wi-Fi, no te conectes por más que diga que es gratuita. De esta manera estarás evitando que personas con malas intenciones tengan libre acceso a tu información.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Mobile and tablet internet usage exceeds desktop for first time worldwide. (2016). Statcounter. Consultado el 26 de enero de 2018, de http://gs.statcounter.com/press/mobile-and-tablet-internet-usage-exceeds-desktop-for-first-time-worldwide
2How do I know if I can trust a website? - Microsoft Protect. Microsoft.com. Consultado el 26 de enero de 2018, de  https://www.microsoft.com/en-us/safety/online-privacy/trusted-sites.aspx

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.