Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

William Forrester decía que había que empezar a escribir sin pensar. Sin pensar porque si no, uno no empieza nunca. Escribir desde lo más profundo del alma. Sacar todo afuera, como la primavera. Poner las palabras sin ningún orden necesario, simplemente dejarlas salir. Así era, según Forrester, la forma de escribir creativamente y la que Jamal Wallace adoptó luego como propio. Todo esto se encuentra en la película “Descubriendo a Forrester” que acabo de recomendar a mis alumnos. Todos los que escriben en estos espacios deberían verla.

Llenar una página en blanco tres veces por semana

La página en blanco puede ser la cosa más aterradora del mundo. No podría decir cuántas veces me he encontrado frente a la página sin tener una idea precisa; o más bien, no tener una idea en absoluto. He caminado a la orilla del río en Bialet Massé, en mi departamento, en la calle, en el café buscando el título, la frase que le dé la partida al flujo de las ideas. Pero la creación se esconde, se hace desear en la ausencia.

A veces, una frase va y viene y me pregunto si eso puede ser un artículo. Recuerdo haber andado pensando varios días en el título de una película de Chaplin, “Luces de la ciudad”. Otras veces ha sido “La noche boca arriba” o “Tres noches de un sábado”. A veces, de una de esas frases sale algo.

En otras ocasiones, es una nota de prensa, una frase que destaco de alguna lectura que estoy haciendo, o el momento de una película; sugieren pensamientos que podrían superar las 400 palabras y así cumplir con esta tarea de escribir creativamente. Una tarea autoimpuesta primero y después parte de mi descripción de trabajo. Porque tanto como se vive para escribir hay que escribir para vivir – es decir, para comer y todo eso.

Escribir creativamente en internet

  • Dominar la palabra. Les digo a mis alumnos que leer es primero que escribir. Puede ser que piensen diferente pero mientras más palabras tengas en la cabeza más posibilidades de decir cosas. No se puede reiterar suficientemente cuán importante es entender lo que uno lee; es la única manera de llegar a escribir para ser entendido.
  • Escribir para internet. Pero llegó la web, llegaron los blogs y llegó SEO, que te dice cómo debes escribir para ser leído en el mundo virtual. Una tarea nueva y difícil para mi estilo de frases largas, de párrafos que comienzan todos con la misma frase a veces, de poesía que no quiere sujetarse reglas ni algoritmos. Pero si quieres ser leído en pantallas y teléfonos no queda otra opción que someterse.
  • Adoptar el estilo Forrester. Comencé a practicarlo y este artículo comenzó así. Me senté en el café de la esquina, pedí un desayuno ligero y comencé a golpear las teclas en la página en blanco sin pensar. Tal vez no se aplique a todos pero es una buena idea, se los aseguro.
  • Ser creativo y legible para internet. Hay que tener paciencia. Pensé que nunca lograría todas las luces verdes con las que SEO te vigila y a la vez escribir como me gusta. No digo que todavía lo he logrado, pero estoy en la senda. Escribir creativamente y ser leído en internet es posible. Es una combinación que no se doblega fácilmente a tus anhelos literarios, pero como solía decir mi papá, “Algo inerte no le puede ganar a algo vivo.”


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
2
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta