educación Archives | CVCLAVOZ

All posts in “educación”

5 razones por las que tu hijo es desobediente

Uno de los problemas más comunes que enfrentan los padres es la rebeldía de sus hijos. La desobediencia se manifiesta de diversas maneras durante el crecimiento de los hijos. Para muchos progenitores, esta situación es frustrante. Muchos se preguntan en qué fallaron, qué hicieron mal para que sus hijos sean así. Si eres uno de esos padres, esta información te ayudará.

Estas son algunas razones por las que tu hijo es desobediente:

1. No le das un buen ejemplo

Cuando hay doble moral en el comportamiento de los padres, los hijos tienden a tomarlo como un permiso para desobedecer. Por ejemplo, se le dice no se debe gritar; pero luego el padre lo hace delante del hijo. No se le puede pedir algo que los mismos padres no están dispuestos a hacer. Los hijos escuchan las palabras, pero aprenden más del ejemplo que ven.

2. Tiene problemas que desconoces

Tus hijos pueden estar pasando por situaciones que desconoces y que son la causa de su comportamiento errático y rebelde. Esto se ha notado especialmente en casos en donde hubo abuso o trauma psicológico. También en niños que sufren de acoso en la escuela.

Para evitar que los hijos guarden secretos dolorosos, es mejor promover un ambiente de confianza y comunicación. Si la experiencia que vivieron es mala, es probable que no lo cuenten a nadie. Sin embargo, si hay apoyo y amor en el hogar, los hijos tendrán la fortaleza para decir lo que les ocurre.

3. Es demasiado consentido y mimado

Muchos hijos son tratados como los reyes del hogar. Los padres nunca les dicen ≪no≫. El problema que esto genera es que cuando los padres quieran ejercer su autoridad, no podrán hacerlo. Esto es porque el hijo tiene la idea de que sus padres deben hacer todo lo que él (o ella) dice. En su mente, los padres están bajo su mando y deben complacer sus caprichos.

Un niño pequeño que actúa como el jefe puede parecer gracioso y hasta tierno. El problema es que esta clase de crianza no lo prepara para el mundo real. Cuando crezca y sea adulto actuará de la misma manera con los demás y tendrá serios problemas en sus relaciones interpersonales.

4. Está estresado

Los hijos pueden ser desobedientes a causa del estrés que viven en casa. Las discusiones, peleas y tensiones entre padres, hermanos, etc. pueden ser la causa de su rebeldía. También puede deberse al estrés por una circunstancia externa que amenaza a su familia.

La desobediencia se manifiesta porque no saben manejar la situación y su frustración se muestra en su rebeldía. Para prevenir que esto ocurra, los padres deben ser asertivos en la enseñanza del manejo de emociones. Si los progenitores no saben manejar el estrés, los hijos tampoco sabrán.

5. No hay balance entre los premios y los castigos

Ningún extremo es bueno. No es saludable ser permisivo en todo y no poner límites. Pero tampoco es favorable controlar todo y no dejar que los hijos tengan libertad. Asimismo, tampoco es propicio que los castigos sean más grandes que las recompensas. O viceversa.

Si sus castigos son duros y no es recompensado por lo que hace bien, no se esforzará por hacer lo bueno. Por otra parte, si sus castigos son leves y sus premios son grandes, no le importará que lo castiguen. Un hijo saludable es criado con balance. Es así como aprenderá que todas sus decisiones tienen buenas o malas consecuencias.

«Hijos, obedezcan a sus padres. Ustedes son de Cristo, y eso es lo que les corresponde hacer. El primer mandamiento que va acompañado de una promesa es el siguiente: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así les irá bien, y podrán vivir muchos años en la tierra”. Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas.»

Efesios 6:1-4 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ten cuidado como tratas a tus hijos

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Efesios 6:4.


A veces como padres creemos que nunca provocaremos ira en nuestros hijos, pero la palabra de Dios dice que tengamos cuidado y los eduquemos en el temor del Señor, porque sí podemos provocar enojo en nuestros hijos con la manera en que los tratamos y cómo comportamos con ellos.


Por eso ten cuidado y piensa bien antes de decirle algo a tus hijos, no los ofendas con palabras vanas ni los provoques gritándoles. Recuerda que en la legua hay poder de vida y muerte (Proverbios 18:21).


Tampoco los compares con otras personas ni los humilles haciéndolos sentir que son inútiles, peor, no hagas cosas que los lleven a odiarte u odiar el evangelio, manteniendo una doble vida. No olvides que los hijos son herencia de Jehová y como tal debemos cuidarlos con sabiduría.


En proverbios 1:8 el Señor nos dice que es nuestra responsabilidad educar y guiar a los hijos. En Deuteronomio 6 nos dice que les enseñemos Sus mandatos, decretos y ordenanzas para que tengan éxito en todo lo que hagan y disfruten de una larga vida.


Por lo tanto, debemos crear límites para nuestros hijos y hacer que los respeten. Nunca debemos permitir que ellos hagan lo que quieran, ni dejar que vayan por el camino equivocado. Es nuestro deber enseñarles el camino que les conviene y los lleve a la eternidad.


Hablemos con nuestros hijos del pecado, del sacrificio de Jesús y de lo que debemos hacer para llegar al cielo.
David le dio este consejo a su hijo: “Yo voy camino al lugar donde todos partirán algún día. Ten valor y sé hombre. Cumple los requisitos del Señor tu Dios y sigue todos sus caminos. Obedece los decretos, los mandatos, las ordenanzas y las leyes que están escritos en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todo lo que hagas y dondequiera que vayas” 1 Reyes 2:1-3. Espero que tú también puedas darles el mismo consejo a tus hijos.


“Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.” Proverbios 22:6 (NTV).

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 maneras de malcriar a tu hijo

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Pero, muchas veces, el buen deseo de sus corazones se va al extremo y llegan a malcriar a sus hijos. Es probable que esta acción no sea consciente, pero con el tiempo tiene consecuencias devastadoras para las familias. Un hijo que ha tenido una mala crianza en su niñez, será un adulto con problemas y criará de la misma forma a sus hijos. Para evitar conflictos futuros, es mejor abrir los ojos a tiempo y corregir los errores.

Estas son señales de que estás malcriando a tus hijos:

1. Cuando le das todo lo que te pide

La figura de autoridad en la familia es el progenitor, no los hijos. Sin embargo, hay padres que ceden ante cada capricho. Por ejemplo, hoy en día hasta los niños tienen ≪listas de deseos≫ para sus cumpleaños y festividades especiales. Y si bien estas sirven de ayuda para que los padres vean qué anhela más el niño, no es una lista que ellos estén obligados a cumplir. Un hijo puede pedir lo que se le antoje, pero eso no significa que sea algo que realmente necesite. Es decisión de los padres separar los pedidos de sus hijos en dos categorías: lujo o necesidad.

2. Cuando dejas que influya en tus compras

La publicidad hoy en día está dirigida a los niños y jóvenes porque los vendedores saben que, en la gran mayoría de familias, son ellos quienes influyen en las compras. Y los padres por no querer quedarse atrás, caen en el juego y dejan que sean los hijos quienes decidan qué se compra, con qué frecuencia y qué marcas. Estas actitudes hacen que los hijos sean incapaces de administrar sabiamente sus finanzas.

3. Cuando le das cosas caras

Para muchos, tener cosas caras es sinónimo de un buen estatus social. Es por eso que procuran darles a sus hijos los productos más costosos. Sin embargo, por más que exista la buena intención de darles lo mejor, esto también les enseña a ser irresponsables con el dinero. Con el paso del tiempo pondrán los lujos por sobre sus necesidades y vivirán en constante deuda y estrés monetario.

4. Cuando no puedes decirle ≪no≫

Algunos padres tienen la percepción de que son malos progenitores si niegan algo a sus hijos. Por tal razón acceden a cada petición que ellos les hacen. No obstante, es de buenos padres negarles cosas a los hijos, cuando sea necesario, y así enseñarles que no siempre obtendrán lo que desean porque la vida no funciona así.

5. Cuando no le pones límites

Corregir y disciplinar es una muestra de amor. Los padres que no ponen límites ni orden en su hogar demuestran que no les importa lo que suceda con sus hijos. A nadie le gusta ser amonestado, pero es así como aprendemos que hay acciones que tienen consecuencias y que debemos afrontarlas. Las lecciones que se aprenden en el hogar forman a las personas y hacen de ellas la clase de ciudadanos que son en el futuro. Si en casa no hay reglas, los hijos crecerán sin ningún respeto por la autoridad. Pero también si se cae en el control y la manipulación, los hijos serán incapaces de vivir por su cuenta.

6. Cuando le corriges y luego cambias de opinión

Esto se da con mayor frecuencia de lo que se cree. Por ejemplo, cuando uno de los padres impone un castigo al hijo y luego el otro progenitor lo libera la corrección. O cuando se le enseña al hijo que no se debe mentir, pero luego se le envía a decir que no hay nadie en casa. No ser fieles a la palabra es un mal modelo para los hijos. Con el tiempo ellos no respetarán lo que dicen sus padres porque saben que después cambiarán de opinión. Además, seguirán ese mismo ejemplo y lo practicarán en sus hogares.

7. Cuando justificas su mal comportamiento

Hay padres que justifican el mal comportamiento de sus hijos con frases como: ≪es un poco inquieto≫, ≪es que tiene mucha energía≫, ≪no es travieso, solo es hiperactivo≫, ≪el médico ha dicho que es parte de su desarrollo≫, ≪se comporta así porque es un niño sano, si estuviera enfermo no haría nada≫, ≪todavía es pequeño, no entiende las cosas≫, ≪en la casa no se comporta así≫, etc. Pero no hay frase que pueda enmascarar la verdad: ese niño requiere disciplina.

Un niño malcriado es eso: mal criado. No es su culpa actuar de esa manera, es de los padres por no haberle puesto reglas. Los niños no son tontos, entienden cuando se les enseña, y más aún cuando lo ven en el ejemplo de sus padres. Por lo tanto, si sus progenitores le enseñan buenos principios, ellos los aprenderán y pondrán en práctica el resto de sus vidas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bredehoft, D. (2019). Are Kids Today More Overindulged? Recuperado el 17 de julio de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-age-overindulgence/201907/are-kids-today-more-overindulged
–Bredehoft, D. (2018). What Is Childhood Overindulgence? Recuperado el 17 de julio de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-age-overindulgence/201809/what-is-childhood-overindulgence

¿Proteges a tus hijos?

Hoy día, con tanta maldad en el mundo, tantas noticias de inesperadas matanzas en lugares que uno nunca pensó, tanta información torciendo la verdad y el significado de lo que es la familia, hay muchas personas pensando en el home schooling o dar clases a sus hijos en casa.

Es una gran responsabilidad y requiere de tiempo y dedicación. Más de la que ya exige el ser madre en sí. He visto por esto, muchas familias comenzar con el dar clases ellas mismas a sus hijos por un tiempo… a veces llegan al año y luego sienten que no pueden más porque ya no tienen otra vida. No tienen tiempo de descanso real, no tienen tiempo para compartir con amistades o no tienen tiempo para dedicarse a ellas mismas.

Es controversial. Es cierto que debemos proteger a nuestros hijos, pero como siempre digo en Ni Más Ni Menos, el show que conduzco los lunes a las 12 hora Miami: TODOS LOS EXCESOS SON MALOS. Y es cierto, incluso lo bueno en exceso puede ser dañino. Pienso que es bueno hacer el sacrificio de dar las clases en casa si eso te va a permitir tener tiempo para jugar con ellos y disfrutarlos crecer también. De lo contrario puede ser contraproducente para la relación familiar, y a nivel de la formación, el exceso de protección los puede dejar desprotegidos para la realidad de la vida y del mundo. Si los vas a educar en casa no puedes sacrificar el tiempo de alegre compartir y no puedes dejar de prepararlos para ese duro mundo, esa cruda realidad que un día tendrán que enfrentar. Y tienes que disponer de tiempo para ti, porque de lo contrario te puede abrumar la responsabilidad que decidiste tomar.

Es por ello que repito que, es una responsabilidad mucho más grande de lo que pensamos, educar a los hijos en casa. No es solo jugar con ellos y mostrarles cómo hacer figuras de plastilina, cómo colorear sin salirse de las líneas. También te tienes que preparar tú para transmitirles a ellos una educación que les de herramientas a usar ante todos los ataques de ese mundo del cual los quiere proteger, te tienes que preparar para hacer rendir tu tiempo para estar con un excelente balance en todas las áreas…entre ellas el no descuidar a tu esposo. Y ¿si los proteges tanto, van a saber cómo desempeñarse cuando les toque vivir en ese mundo, en esa realidad?



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El problema de la tecnología en la educación es la política, no los docentes

En España hay un proyecto que convierte a los adolescentes en profesores de Whatsapp para mayores y jubilados. Esta iniciativa intenta cortar la brecha generacional y digital. Silvina Gvirtz habló con Ángel y Joy, en el programa Uno Nunca Sabe, acerca de la tecnología en la educación y avaló e instó al buen uso de la tecnología en las escuelas. Asimismo dijo cuál es el problema de la tecnología en la educación.

Silvina Gvirtz es una pedagoga argentina que actualmente se desempeña como secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas en el municipio de La Matanza. Tiene un doctorado en educación, además es investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y profesora titular de la Universidad Nacional de San Martín.

Disfruta de la entrevista.

Educación y preguntas

“Así, nunca vamos a salir adelante. Sin educación la gente no se hace preguntas: ni por qué vive como vive ni cómo se puede salir de aquí”

(Carlos, guía turístico de Rocinha, citado en un reportaje de La Voz del Interior)

Rocinha es la favela más grande de Sudamérica y una de las más habitadas. Los cálculos de población no son muy precisos pero oscilan entre 50 y 100 mil habitantes.

Está ubicada en medio de dos de los barrios más lujosos de Río de Janeiro. Este hecho subraya la obscena convivencia entre la extrema pobreza de los muchos y la riqueza de unos pocos, marca registrada de América latina.

Mucho se puede decir acerca de esto, empezando por preguntarse: “¿En serio hay gente que va a hacer turismo a una favela?” La miseria como entretenimiento…

En las pocas palabras de Carlos está sugerido un estudio profundo la pobreza en las grandes ciudades, imposible de abordar aquí.

Quisiera referirme a la afirmación “sin educación la gente no se hace preguntas” porque este es un tema que vengo siguiendo hace muchos años.

Efectivamente, la educación es un proceso que abre mundos desconocidos. Pero eso depende de qué tipo de educación se trate.

Hay educación que no libera ni permite preguntas. Es educación que impone, que aliena, que demanda aceptación incondicional. Declara, define, delimita.

Es una educación diseñada para proveer a los grupos dominantes un contingente de personas dóciles, funcionales y en definitiva obedientes.

Serán personas que ingresarán al aceitado y poderoso engranaje de la producción de una riqueza que nunca verán. O de una cultura en la cual serán siempre siervos.

Entonces, ¿cuál es la educación que libera?

Desde muchos ámbitos han venido respuestas y proposiciones que le han dado forma a la educación actual. Los resultados varían pero al final del día el balance es magro y triste.

Lo que está claro es que una educación que libere debería formar personas que resistan las formas de imposición política, económica, social o cultural que predominan hoy.

No serían personas dóciles ni ingenuas. Cuestionarían todo. Promoverían otras formas de hacer las cosas y explorarían otras posibilidades de construcción social.

Siempre surge la pregunta si la educación eficaz tiene que ver con edificios, aparatos, equipos y recursos financieros.

Pero parece que hay que preguntarse otras cosas. Cosas que tengan que ver con la justicia, la libertad, el amor, la igualdad.

Y también preguntarse qué personas son las que pueden impartir una educación de semejante calidad.

Materias complementarias

(Una vez me preguntaron si podía escribir algunas ideas para un proyecto de discipulado. Mala idea. Siempre derrapo. Ofrecí lo siguiente para los nuevos creyentes como materias complementarias. Nunca me respondieron. Vean aquí por qué).

“Como comentario inicial diría que discipulado no es una palabra que sale en la Biblia. Es un constructo medio griego para darle estructura al ministerio de Jesús.

La propuesta:

Animarlos a comprender el mundo en que viven. Tener otros tiempos o bien dentro de la misma reunión para hablar acerca de temas actuales que están ocurriendo en la ciudad (sugiero que no hablen de temas de otros continentes al principio): política, justicia social, educación, salud, temas urbanos, arte, etc. Tomar un tema que esté en el tapete de las noticias y reflexionar juntos sobre que entienden y qué ven. No dejarles arribar a conclusiones simplistas como “Así es la voluntad de Dios”, “Son los últimos tiempos” o “No son temas espirituales”. Animarlos no sólo a intentar comprender lo que pasa (leyendo, escuchando noticias, hablando con personas que conocen más del tema), sino preguntarles qué harían ellos si tuvieran la facultad democrática de hacer algo.

Invitarlos a participar como espectadores si es posible de una reunión del consejo municipal, de una reunión sindical, de un encuentro de estudiantes en protesta, etc.

Invitarlos a ver una obra de teatro, una exposición de pintura, fotografía, escultura, arte digital, etc. y charlar con los artistas.

Elegir ciertas películas de contenido, no comerciales, y después de verlas plantear una conversación sobre la cuestión tratada. Por ejemplo, pueden ver “The million dollar baby” con Clint Estwood, “Buenas Noches y Buena Suerte” o “The Matrix” y discutir sobre la temática.

Analizar artículos editoriales sobre temas de interés de la ciudad, crónicas actuales como los juicios a los violadores de los derechos humanos o la política educacional de la ciudad.

Conocer en directo la parte oscura de la ciudad: pobreza, prostitución, violencia en la familia, abuso infantil, aborto, tráfico y consumo de drogas, delincuencia, orientaciones sexuales alternativas, corrupción, tráfico de personas, explotación laboral, desempleo, mendicidad, abandono de los ancianos, la gente que vive en la calle. Desarrollar una manera de conocer las raíces de esos problemas, no sólo dar cafecitos y sándwiches a medianoche o hacer una visita de cortesía, sino comprender las raíces del problema y ver qué se puede hacer.

A ver qué pasa con estas ideas…”

Formando el carácter de nuestros hijos

“Educa a tu hijo desde niño, y aun cuando llegue a viejo seguirá tus enseñanzas.” Proverbios 22:6 (TLA)

Si amamos a nuestros hijos les enseñamos, los corregimos también les tenemos paciencia porque sabemos que todo esto es importante para su formación. Esta hermosa misión la podemos lograr dependiendo por completo de Dios, para que seamos un reflejo de su amor.

Quizás estás teniendo dificultades en la educación de tus hijos, pide a Dios que te de Su sabiduría así también amor y paciencia. Necesitas del poder del Señor para poder ejercer tu rol como padre de manera efectiva.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Preguntas necesarias

(Estas preguntas estaban dirigidas a periodistas y directivos de medios de comunicación en un encuentro reciente en Nicaragua. No llegamos a dialogar sobre ellas porque la situación local obligó a suspender el evento. Hoy las estoy presentando a un grupo de Comunicadores en Neuquén,  Argentina. Son un estímulo para el debate)

————————————-

¿Puede hoy el medio de comunicación ser un agente de influencia virtuosa de la sociedad La tríada clásica del medio era informar, educar y entretener. Hoy es principalmente entretener e informar. Educar, en el sentido más completo, ya no es su objetivo. ¿Crees que se puede recuperar el equilibrio?

¿Cómo contribuir a aumentar el uso de internet con fines educativos? Más del 80% de la gente la usa sólo para entrar en redes sociales. Los expertos dicen que conocimiento es información más reflexión.

¿Cómo superar el efecto negativo de internet sobre el verdadero conocimiento? ¿Cómo harían ustedes para utilizar internet y las redes sociales para educar a la gente, más allá de entretenimiento y la información?

¿Cómo desafiarán ustedes el hecho que casi el cincuenta por ciento de los estudiantes secundarios de este continente son analfabetos funcionales, es decir, no comprenden lo que leen y no pueden expresar adecuadamente sus ideas? Esto es bastante común también entre estudiantes universitarios y profesionales.

Mas de la mitad de la población del mundo no tiene acceso a internet, aunque tengan celulares. ¿Cuántas personas en su país no tienen acceso a internet? ¿Qué puedes hacer para incorporarlos?

¿Cómo van a contribuir ustedes a superar el tema de las noticias falsas que puede destruir no sólo vidas individuales sino comunidades y naciones?

¿Qué van a hacer ustedes para neutralizar el tema de bullying o acoso violento que se da principalmente de Facebook?

¿Qué van a hacer ustedes desde los medios de comunicación para educar a la gente en la participación cívica, sea comunitaria, política, micro o mediana empresarial?

Se dice que internet y las redes sociales han democratizado las sociedades. Afirmo que eso es una falacia. Los creadores de las redes sociales, ¿son verdaderamente “demócratas”? ¿Les interesa que la gente se conecte y cree redes de influencia? ¿No será que en realidad les interesa más ganar miles de millones con la venta de sus bases de datos a publicistas y gestores políticos? ¿Cómo contribuirían ustedes a democratizar la internet?

¿Cuánto es libre en verdad el usuario de internet y redes sociales y cuánto es manipulado por algoritmos y noticias falsas?

Palabra inútil

No me preguntes nada acerca del Mundial ni de la despenalización del aborto en Argentina le digo a Angel, que me entrevista semanalmente en la radio. No porque no tenga nada que decir acerca de temas tan importantes para esta sociedad. Es que no me da la gana. Aunque por una razón menos pedestre que un berrinche crepuscular.

En una tira del diario leo el siguiente diálogo:

– No me declararé a favor ni en contra.

– ¿A favor o en contra de qué?

– De estar a favor o en contra.

Porque discutir sobre fútbol, economía, urgencias sociales o religión es una ocupación sin destino. Cada participante lo único que quiere es escucharse a sí mismo repitiendo frases sacadas del diario, de la televisión o de internet [si las sacaran de libros tal vez habría más esperanza]. También para declamar consignas políticas o frases aprendidas en el curso básico de discipulado de la iglesia. Cero pensamiento crítico. Cero análisis personal a la luz de alguna educación articulada. Cero entendimiento propio.

Como en todas las cosas de la vida hay gratas excepciones pero son angustiosamente escasas. Cada vez más la gente expele memes, postea frasecitas obvias en Twitter, cuelga slogans baratos en sus perfiles de WhatsApp y viraliza videos de precaria factura y peor contenido.

Así que esquivar discusiones corrientes tiene por objeto no perder el tiempo y en ocasiones por no tener el conocimiento, el criterio o la experiencia para referirse a ello. Esto último es asombroso: se habla de cosas sobre las cuales no se tiene la menor idea excepto lo rescatado fugazmente de su página de Facebook o en las noticias de la tarde. Hay un atosigamiento de información que no resulta en el entendimiento y la sabiduría que debería otorgar tan abundante recurso.

Educación no es sumar información. Es la capacidad de ordenar todo ese material para comprender las relaciones que las cosas tienen entre sí, las causas y consecuencias de los hechos de la historia, los cursos de acción que son posibles.

En las conversaciones sobre la mesa del café o después del almuerzo es imposible, a menos que específicamente tengan ese objetivo, dialogar productivamente sobre cualquier cosa. Nadie puede esperar que va a comprender los grandes asuntos de la vida antes de terminar un capuchino o dar cuenta de un bife chorizo con puré de calabaza.

Por ahora, atenderemos diligentemente la admonición de Wittgenstein: De lo que no se puede hablar, es mejor callarse.

Educación (Notas)

“…desde Platón hasta acá sabemos que hay invariables en la educación, como el lugar de la memoria, del esfuerzo, de la repetición.”

(Charles Torossian, matemático, investigador, Inspector General de la Educación Nacional de Francia)

Después de muchas décadas de proyectos educacionales “progresistas” y “modernos”, Francia está regresando a las viejas tradiciones de la educación. Encima, acabo de leer que por ley prohibirá, a partir de septiembre de este año, el uso de celulares en las aulas a los escolares hasta los 15 años.

Los defensores de los novísimos sistemas educacionales – novísimos porque surgieron después de miles de años de educación – pondrán en el grito en el cielo por este atropello a la razón: ¡Cómo es posible que se vuelva a poner en uso la memoria, el esfuerzo, la repetición!

Hacer una copia, memorizar la lección para el día siguiente (cómo olvidar “La tertulia de la señora pata”), repetir hasta la saciedad las tablas de multiplicar, resolver casos de matemáticas usando el modelo problema-raciocinio-ejecución-respuesta, todos los santos días de lunes a viernes. Ir a la biblioteca, hacer notas en tarjetas, redactar, escribir a mano en hojas oficio y presentar ante la clase un trabajo de investigación cada mes. Leer libros en su versión original, presentar un reporte escrito de la lectura y disertar sobre un capítulo escogido cada vez que le tocara a uno en la lista del libro de clases.

Lo anterior es más o menos el modelo impuesto durante mi educación primaria y secundaria. Con diversos matices y resultados, toda mi generación fue afectada por estas prácticas. Salvo algunos pocos casos, no por ello menos significativos, no recuerdo que alguno de mis compañeros y compañeras resultara con traumas insolubles en su vida personal, familiar y laboral a causa de estos tormentos escolares. La mayoría de ellos estudiaron hasta el fin del secundario y un tercio de ellos o más terminaron estudios superiores y se desempeñan – o desempeñaron – con alguna ventaja en su trabajo.

“Resulta desalentador que los estudiantes, tras doce años en el aula, salgan sin entender lo que leen o sin poder hacer simples operaciones de abstracción matemática… El aprendizaje está en la persona. Lo que está en todos lados es la información, pero el conocimiento es otra cosa… No puedo saber para qué sirve la información si no tengo una estructura que me permita entender lo que está escrito. Y eso lo da la escuela… La televisión, Google, Twitter y Facebook no van a darlo, por más que tengan toda la información.” (Guillermo Jaim Etcheverry, Presidente de la Academia Nacional de Educación de Argentina)

Preguntas necesarias

(Estas preguntas estaban dirigidas a periodistas y directivos de medios de comunicación en un encuentro reciente en Nicaragua. No llegamos a dialogar sobre ellas porque la situación local obligó a suspender el evento. Su objetivo era estimular el diálogo. Las transcribimos aquí para un diálogo imaginario…

————————————-

¿Puede hoy el medio de comunicación ser un agente de influencia virtuosa de la sociedad? En su época clásica, la tríada clásica del medio era informar, educar y entretener. Hoy es principalmente entretener e informar. Educar, en el sentido más completo, ya no es su objetivo. ¿Cómo se debería recuperar ese equilibrio?

¿Cómo contribuir a aumentar el uso de internet con fines educativos? Más del 80% de la gente la usa sólo para entrar en redes sociales.

¿Cómo superar el efecto negativo de internet sobre el verdadero conocimiento? ¿Cómo harían ustedes para utilizar internet y las redes sociales para educar a la gente, más allá de entretenimiento y la información?

¿Cómo desafiarán ustedes el hecho que casi el cincuenta por ciento de los estudiantes secundarios de este continente son analfabetos funcionales, es decir, no comprenden lo que leen y no pueden expresar adecuadamente sus ideas? Esto es bastante común también entre estudiantes universitarios y profesionales.

Mas de la mitad de la población del mundo no tiene acceso a internet, aunque tengan celulares. ¿Cuántas personas en tu país no tienen acceso a internet? ¿Qué puedes hacer para incorporarlos?

¿Cómo van a contribuir ustedes a superar el tema de las noticias falsas que puede destruir no sólo vidas individuales sino comunidades y naciones?

¿Qué van a hacer ustedes para neutralizar el tema de bullying o acoso violento que se da principalmente en Facebook?

¿Qué van a hacer ustedes desde los medios de comunicación para educar a la gente en la participación cívica, sea comunitaria, política, micro o mediana empresarial?

Se dice que internet y las redes sociales han democratizado las sociedades. Afirmo que eso es una falacia. Los creadores de las redes sociales, ¿son verdaderamente “demócratas”? ¿Les interesa que la gente se conecte y cree redes de influencia? ¿No será que en realidad les interesa más ganar miles de millones con la venta de sus bases de datos a publicistas y gestores políticos? ¿Cómo contribuirían ustedes a democratizar la internet?

¿Cuánto es libre en verdad el usuario de internet y redes sociales y cuánto es manipulado por algoritmos y noticias falsas?

Send this to a friend