Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

La oración de Jabes.

 

“La senda del dolor, y solamente esa senda, conduce al lugar donde el dolor es desconocido”.

William Cowper

Por Saraí Llanes

 

En el Antiguo Testamento, la Biblia cuenta la historia de Jabes, un hombre que le hizo una petición a Dios y este se la concedió. ¿Cuál fue la petición, cuál su historia? Dejemos que él nos la cuente:

El dolor es el heraldo; la alegría es el príncipe anunciado. Así como la furiosa tormenta da lugar a la clara luz del sol, del mismo modo la noche de llanto precede a la mañana de gozo. A veces sucede que, cuando hay muchísimo dolor en los antecedentes, hay sumo placer en las consecuencias.

Jabes, ¿Por qué me pondría ese nombre tan feo mi madre? Se supone que para los hijos uno escoge el mejor nombre. Por ejemplo, Jonatán Esteban, que quiere decir “El señor me dio una corona”… o Marcos Andrés: “el que trabaja varonilmente”. Mal o bien nuestro nombre representa lo que nosotros somos. Posiblemente para mi madre el embarazo fue traumático, o pudo haber enfrentado un dolor emocional, tal vez murió alguien o tuvo mucha estrechez económica… tan grande que la perspectiva de otra boca para alimentar y educar le causó muchos temores y preocupaciones. Quizás por eso me puso Jabes. No lo sé. Lo cierto es que, siendo de la tribu de Judá, la tribu de los leones, crecí con un nombre que muchos odiaron. Hasta se burlaban constantemente en todo lado donde alguien me llamaba. Así que mi futuro no era promisorio en modo alguno. Más bien parecía estar marcado sempiternamente por la desdicha. Pero no me conformé. Nunca lo hice. Creía firmemente que había muchos favores aguardando en las alturas. Siempre lo creí. Por eso los pretendía con respeto y muchísima osadía. ¿A quién no le gusta un obsequio grande? ¿Por qué pensar que el Cielo no concedería mis anhelos? ¿Por qué dudar, cuando las riquezas de la gloria son inmensurables? “Oh Dios, si me dieras bendición”. ¡Yo quería vivir más allá de los límites que me habían impuesto! ¡Quería ir por más! Por eso pedí. Y supe cómo. “Ensancha mi territorio”. Mas sabía que no sería fácil. Al principio sentí que no podría encarar mi desafío. Pero finalmente apareció su toque de grandeza.  Ese mismo toque que, de hombres insignificantes, predestinados al fracaso como Moisés, hizo que se levantaran gigantes. “¡Oh si tu mano estuviera conmigo!”. Aquel era el secreto. Y me así de él. Y me abandoné a su antojo para que me guardara del mal, y de todo el dolor y del daño de esta vida, y de mis propios sentimientos y emociones, y de cuanto pensamiento pretendiera perturbarme. Así fue como entré –pudiéramos decir- al cuadro de honor. Dicen que he llegado a ser el más ilustre de mis hermanos. Pero no por lo que aseveran algunos: que soy un privilegiado de Dios. No creo que tenga favoritos. Otros, los más, me tienen por arrogante. Pero anhelar galardones de parte de Dios no es arrogancia. Arrogancia es tratar de aventajar a otros carnalmente. Dejar atrás objetivos mediocres nunca será arrogante. ¡Oh, si me dieras bendición y ensanchara mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo y me libraras del mal, para que no me dañe! Y el Señor me dio todo lo que pedí. A mí, que parecía que estaría para siempre marcado por la desdicha. Pero mi oración superó mi nombre. He llegado a ser un renombrado escriba y he logrado instituir una escuela con decenas de discípulos. Viven bajo la sombra de la profecía y sus voces son como trompetas cuando cantan al Dios de las moradas eternas. ¡Quién sabe! A lo mejor un día, cualquier día… algún lugar de esta tierra llegue en su bautizo a recordar mi historia*.

* Escrito y dramatizado en el programa por Ahmed Otero Prado

En esta emisión de “Una Historia que Contar” hablamos de la vida de Jabes y entrevistamos a un grupo que lleva su nombre. Procedente de Cuba, este cuarteto nos presenta sus producciones musicales y nos relata cómo decidieron comenzar su ministerio.

Te invitamos a escuchar este y otros programas de radio cristiana en nuestro link de shows On Demand https://cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/on-demand/

Envíanos tus comentarios a [email protected], conéctate con nosotros en vivo todos los jueves a las 4:00 pm hora Miami a través del Whastapp +1 786 816 9193 y del chat https://cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/chat/ y dale “Me gusta” a nuestra página en Facebook en https://www.facebook.com/Una-Historia-que-Contar-584676321684852/

 

 

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta