Please log in or register to like posts.
Blog

Tal parece que en estos últimos años -más que en los anteriores- hay mayor cantidad de personas que afirma odiar los lunes; no obstante, este pensamiento es erróneo. Si no te gusta lo que haces los días de trabajo, entonces es lógico que te desagrade empezar dicha actividad. Por lo tanto, no es que odies los lunes, sino que lo que haces ese día.

Un reporte publicado en la Journal of Social and Clinical Psychology afirma que el bienestar de la mayoría de trabajadores americanos incrementa los viernes por la noche, pero disminuye drásticamente el domingo por la noche y el lunes por la mañana. Los investigadores a cargo de ese estudio aseguran que el “efecto del fin de semana” se debe a la falta de autonomía en el trabajo. La Ph.D. Marylène Gagné, sostiene que “si tienes problemas para levantarte el lunes por la mañana, piensa en las razones por las que haces el trabajo que haces. Si tienden a ser por dinero o ego, mira si puedes transformarlos en significativos y divertidos.”

Por otra parte, la constante reiteración de una frase tiene influencia en el comportamiento. Es decir, si uno repite “odio los lunes” con mucha frecuencia, es de seguro que llegará a hacerlo en la realidad. Los psicólogos denominan a esta práctica el “efecto ilusorio de la verdad”. Un experimento publicado en la Journal of Experimental Psychology demostró que cuando una persona repite una mentira varias veces, llega a creer que es cierta, incluso cuando antes sabía que era mentira. Aunque estos descubrimientos en el comportamiento humano son un tanto recientes, hace miles de años que en la Biblia ya se nos advertía de cuidar nuestras palabras (1 Pedro 3.10, Colosenses 4:6, Efesios 4:29, Proverbios 10:19, 15:4).

El efecto que tienen nuestras palabras en nuestra disposición al trabajo también se comprueba en el bienestar emocional y financiero. El empresario y experto en marketing, Till Boadella, declara que si eres un empresario y estás haciendo lo que te gusta hacer diariamente, (…) entonces no hay absolutamente ninguna razón por la que debes odiar los lunes. Los lunes son el comienzo de tu semana y se supone que debes estar en tu mejor momento, en términos de productividad y fuerza de voluntad.” Por lo tanto, si uno desea progresar en cualquier área de la vida, debe cambiar su actitud y hacer las cosas de buena gana “como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente.” (Colosenses 3:23, TLA)

 
 
 
Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario