PACIENCIA Archives | CVCLAVOZ

All posts in “PACIENCIA”

¿Conocer Su voluntad? 1

¿Conocer Su voluntad?

“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (NTV).


Cuando nuestras vidas son transformadas, entonces la mente se renueva y es más fácil identificar y conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas. Sin embargo, muchas veces nos dejamos guiar por lo que sentimos o pensamos, tomando decisiones de manera apresurada, las cuales pudiéramos lamentar.


Por tanto, es importante que tengamos paciencia y permitamos que Dios nos hable por medio de Su palabra, pues Él nos transformará en personas nuevas y colocará Sus propios deseos en nuestro corazón para que podamos ser capaces de conocer Su voluntad que es buena, perfecta y agradable para nuestras vidas.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Con paciencia… 2

Con paciencia…

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Efesios 6:4 (RVR1960).

Tener hijos es una bendición de Dios que implica una gran responsabilidad, puesto que es necesario instruirlos y capacitarlos para que en determinado momento puedan valerse por sí mismos. Es una tarea ardua que requiere no sólo amor y perseverancia, sino también mucha paciencia.

Guiar a un niño por el camino correcto, criar a un hijo en disciplina requerirá que uno se arme de paciencia, virtud fundamental que ayudará a ser más objetivos, evitando así dejarse llevar por emociones que pueden ser contraproducentes en el desarrollo del niño como también en su interacción o relación con los demás.

Recuerda que tuviste años para forjar tu carácter, no esperes que tus hijos actúen o reaccionen como lo harías tú. Ellos necesitan tiempo para aprender a reconocer sus emociones y mucho más para aprender a controlarlas.

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.” Colosenses 3:21 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tienes problemas con todo el mundo? 3

¿Tienes problemas con todo el mundo?

Hay personas que se te acercan y te cuentan a diario de sucesos que han tenido con muchas personas con las que se han topado ese día, sea por casualidad o porque comparten alguna actividad, ya sea trabajo, el gimnasio, el mercado donde hacen las compras.

Se les hace fácil encontrar una palabra, un gesto, una mirada para comenzar una discusión o pensar que les están queriendo hacer daño y por tanto… se defienden. Y esos son sus cuentos diarios.

Viven la vida como a la defensiva y muchas veces viendo peligro donde realmente no lo hay.

Debemos analizar a este tipo de personalidad, ya que por algo llegaron a ser así. Muchas veces es porque no están contentas con su vida, o tal vez de pequeños les maltrataron. Es posible que les hayan desilusionado muchas veces, decepcionado o roto el corazón y su manera de desquitarse suele ser con las personas más cercanas aunque esas personas sean familia o su pareja, y no necesariamente hayan sido culpables de lo que les ocurrió de pequeños o no hayan sido quienes les hirieron.

Demostrarles amor suele ayudar, pero no siempre. Menos aún si ya llevan años siendo así. Hay que tener un nivel de paciencia, tolerancia y amor bastante elevados, pero pienso que sí es posible mantener la relación con personas así. Buscando la ayuda de Dios, nunca dejar de orar por ellos y respirar cada vez que tratan de iniciar una discusión es algo que los deja sin más qué decir. Si no hay respuesta hostil, hasta allí llega la intención. Por eso lo dice la Biblia: “La respuesta amable calma la ira; la respuesta grosera aumenta el enojo”. Por muy injusta que nos parezca la observación de esa persona que está siempre buscando pleito, respiremos y no respondamos o digamos: “es posible que tengas razón” o simplemente quedarnos callados y en otro momento hacer la observación adecuada.

El trato de estas personas nos suele parecer injusto, pero si no lo decimos en algún momento de buena manera, podemos estar almacenando resentimiento por todas las veces que nos hacen una observación injusta, y luego en lugar de conversarlo amablemente, un día podemos explotar y querer decir todo junto. Eso tampoco es solución.

Las relaciones, como siempre digo, son complicadas, delicadas y difíciles, pero poniendo de nuestra parte, buscando de Dios en oración y recordando no responder de mala manera, podremos llevarlas en armonía.

 

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Todo proceso cuesta 4

Todo proceso cuesta

La vida cristiana es un constante proceso de crecimiento. Si nos detuviéramos a pensar por cuántas circunstancias hemos atravesado desde el momento en que decidimos depositar nuestra confianza en Dios, nos quedaríamos perplejos de cuánto hemos progresado hasta el día de hoy.

Debemos entender que el Señor no hace nada porque sí, ya que detrás de muchas de las cosas que vivimos el propósito principal es: “Aprender a confiar en Dios”, a descansar en sus brazos sabiendo que Él tomará el control sobre cualquier circunstancia.

 “Pero también nos alegra tener que sufrir, porque sabemos que así aprenderemos a soportar el sufrimiento. Y si aprendemos a soportarlo, seremos aprobados por Dios. Y si él nos aprueba, podremos estar seguros de nuestra salvación. De eso estamos seguros: Dios cumplirá su promesa, porque él nos ha llenado el corazón con su amor, por medio del Espíritu Santo que nos ha dado.”

Romanos 5:3-5 (TLA)

Dios desea que crezcamos en amor, paciencia, fe, servicio, pureza, conocimiento de Cristo y en todo, pero muchas veces nuestra impaciencia nos hace estancarnos en donde empezamos. Por ejemplo, cuando se presentan ciertas dificultades en nuestro camino, le pedimos paciencia a Dios, con el pensamiento de que Él quitará esa dificultad sin pensar en el verdadero propósito del mismo.

Y es ahí justamente donde comienzan nuestras frustraciones, porque en lugar de ello, notamos que empezamos a ser atacados por circunstancias que lamentablemente nos llevan en el sentido opuesto al que creíamos y terminamos preguntándonos: “¿Qué está haciendo Dios? ¿Me habrá escuchado? Creo que entendió al revés”.

Y no queremos entender que ese tipo de situaciones son parte del proceso, donde Dios trabaja en nuestra impaciencia rompiendo nuestras costumbres y moldes, lo cual siempre producirá dolor, pero el resultado será sorprendente.

Si hoy te hallas en medio del proceso y, por lo difícil que ha sido para ti has intentado suprimirlo de tu vida, quiero animarte a que en lugar de lamentarte y frustrarte, dejes que Dios tome control de todo y que sea Él quien le dé forma a tu vida, porque después de dejar que Dios haga lo suyo en esos procesos, no volverás a ser el mismo. ¿Estás dispuesto a intentarlo?


Por Ruth Mamani



El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Obedeces a Dios  o cedes al pecado? 5

¿Obedeces a Dios o cedes al pecado?

Tres jóvenes judíos Sadrac, Mesac y Abed-nego se encontraban frente al rey de Babilonia enfrentando una seria acusación, el delito fue no rendir reverencia a la imagen de oro que habían levantado en honor a él.

Cuando el rey los confrontó y además les advirtió sobre el castigo que recibirían si fuera verdad la acusación, ellos respondieron: “He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.” Daniel 3:17-18

Sin dudar fueron echados al horno, y se acercó el rey para verificar su muerte; sin embargo, cuando lo hizo, se quedó sorprendido al ver que nada les había ocurrido. De inmediato los llamó para que salieran y muy sorprendido dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.” Daniel 3:28 (RVR1960)

Lo obediencia siempre nos traerá bendición no sólo personal sino también a los que nos rodean, así como estos jóvenes prefirieron ser quemados a ceder, no sólo hubo recompensa por su determinación sino que su actitud fue de testimonio a un rey incrédulo que llegó a alabar a Dios y mostrar favor ante el pueblo judío.

Por ello cuando nos encontramos en la encrucijada de obedecer a Dios o al mundo debemos elegir a nuestro Señor. No sólo para favorecernos sino porque somos la luz del mundo, la gente ve a Dios a través de nuestras vidas.

Aunque no recibamos nada en el instante, tenemos que estar seguros que es mejor la obediencia que los sacrificios.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No tomes atajos 6

No tomes atajos

“Quédate quieto en la presencia del Señor,  y espera con paciencia a que él actúe.  No te inquietes.” Salmos 37:7-9 (NTV)

¿Cuantas veces al no recibir la respuesta de Dios, nos desesperamos y buscamos un plan B? Sin embargo, esto que puede parecernos normal, es un error porque en dichos casos, estaríamos dudando de Su fidelidad.

En la Biblia podemos leer que Sara y Abraham, recibieron la promesa de un hijo. Al ver pasar el tiempo, Sara decidió darle una ayuda a Dios y pidió a su esposo que tomara a su sierva, pero eso de ninguna manera era el plan de Dios, por lo cual trajo amargas consecuencias para sus vidas. Pero la misericordia de Dios aún estaba disponible, a pesar de los apuros humanos, por lo que también Ismael tuvo una gran descendencia. Finalmente el hijo de la promesa llegó para Sara y Abraham, en la vida de Isaac, pero su descendencia  hasta el día de hoy se pelea con la de Ismael.

Si hoy estas a punto de perder la paciencia ante una promesa de Dios, ¡cobra ánimo! Porque si el Señor cumplió su promesa a Abraham, también lo hará contigo. Solo espera, quédate quieto, no te desesperes. Espera en los tiempos de Dios porque Él es fiel.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Alguien prueba tu paciencia? 7

¿Alguien prueba tu paciencia?

“Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes. Y sobre todo, ámense unos a otros, porque el amor es el mejor lazo de unión. Ustedes fueron llamados a formar un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo. Dejen que la paz de Cristo gobierne sus corazones, y sean agradecidos.” Colosenses 3:13-15 (TLA)

¿Te cuesta tolerar a ciertas personas de tu círculo de amigos o familia? Cuán complicado se hace esto en el momento del problema ¿verdad? Porque ser tolerante significa respetar las opiniones y actitudes de los demás aunque no coincidan con las nuestras.

Aunque nos cueste, debemos aprender a ser pacientes con los demás, por más actitudes y palabras ofensivas que puedan salir de sus labios hemos sido llamados a formar un solo cuerpo en Cristo. En vez de ser impulsivo, amargado, resentido o depresivo debes ser paciente, lo cual es parte de un proceso que todo hijo de Dios debe alcanzar. Muchas veces nos tocará negarnos a nosotros mismos para amar a otros. ¿Estarías dispuesto a hacerlo?

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pon orden en tus finanzas 8

Pon orden en tus finanzas

Solemos recibir mensajes de personas que no encuentran solución a sus dificultades económicas, sus finanzas están tan absorbidas por las deudas que no ven otra solución que cubrirlas contrayendo más deudas.

El profeta Hageo describe bastante bien cómo se siente vivir de esta forma:

“Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.” Hageo 1:6 (RVR1960).

No sirve de mucho esforzarnos y planificar, si dejamos de lado a Dios, o si sólo pedimos pero no hacemos nada para cambiar nuestra situación; Hageo en el versículo previo dice:

“Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.” Hageo 1:5 (RVR1960).

Este punto es importante, puesto que el camino que sigamos y la forma en que lo recorramos, será determinante en los resultados que obtendremos.

Si pedimos a Dios que nos ayude a salir de deudas, pero seguimos adquiriendo cosas por impulso, no realizamos un presupuesto, o nos quedamos esperando a que mágicamente el dinero aparezca, entonces no estamos actuando acorde a lo que pedimos.

Con esto no quiero decir que el Señor no tiene el poder para hacerlo, de hecho, existen muchos testimonios que comprueban que obra milagrosamente; no obstante, tenemos un Dios de orden, y como hijos suyos debemos aprender a ordenar las distintas áreas de nuestras vidas, una de ellas tiene que ver con nuestros recursos económicos.

Lo primero será ajustar los gastos, otra opción es buscar formas de generar nuevos ingresos, haciendo algo que nos agrada o en lo que somos buenos; también es imprescindible pedir a Dios sabiduría para ser buenos administradores y hacer uso de la paciencia, pues es un proceso que tomará algún tiempo, pero con la ayuda del Señor es posible alcanzar victoria.

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1960).

Por  Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 pasos para ser más paciente 9

5 pasos para ser más paciente

Nunca había pensado tanto en lo difícil que puede llegar a ser tener paciencia.

Soy de esas personas que trabaja fuerte y que siempre espera un resultado en el momento que yo considero correcto.

En medio de la espera y los procesos me he dado cuenta de la importancia de entender el paso a paso de cada cosa que pasa en mi vida.

Los procesos tienen una razón de ser, y si bien el tuyo es la sanidad en tu cuerpo, superar una ruptura amorosa, o simplemente aprender a cocinar, todos en algún momento sentimos que no podemos esperar más. Y yo me he encontrado en esa posición muchas veces.

Por eso, quiero contarte que no vale la pena amargarse por los tiempos de espera, ni por lo difícil que pueda ser cada etapa de tu proceso. Lo que sí puedo decirte con certeza es que hay belleza en el proceso.

Cómo superar el sentimiento de frustración en medio del proceso:

  1. Escribe TODO: Cuando te hablo de escribir todo, me refiero a todo. Qué tipo de proceso estás viviendo, qué estás esperando, qué resultados quieres ver, cómo te sientes en medio de este momento de tu vida. Puedes empezar un diario y ponerte como meta escribir TODOS los días.
  2. Lee MUCHO: Leer parece aburrido, pero créeme que cuando en medio de todas estas circunstancias que estás enfrentando sacas tiempo para leer, el tiempo se vuelve menos denso y te permite ver más allá de lo que estás esperando. Leer tiene muchos beneficios, no solo para tu mente y tu intelecto, sino también para tu corazón y tu paciencia. Encuentra un tema que te apasione, algo que quieras aprender, algo en lo que quieras profundizar, y lee.
  3. Ora por TODO: Ya sé que muchos dirán que es muy religioso este punto, pero no, estás equivocado (a). Para mí, la oración es literalmente, una conversación que sostengo con mi mejor amigo, con esa persona que entiende todo lo que vivo, siento, anhelo, y que me escucha sin cansarse y que actúa pensando solo en mi bienestar. Hablar con Dios en medio de cada momento del proceso, te va a permitir ver más allá de la espera, y te permitirá hallar belleza en el proceso.
  4. Diviértete SIEMPRE: Los seres humanos tenemos la mala costumbre de amargarnos con mucha facilidad, y soy culpable de ello, lo reconozco. Pero en medio de la espera, cuando decidí dejar de amargarme, empecé a divertirme. Encuentro razones para dejar ir lo que me turba, y eso me llena de felicidad, y tú también puedes hacerlo. La música juega un papel muy importante para mí, cuando de divertirme se trata. Busca canciones que te levanten, que te llenen de alegría y que te hagan pensar en cosas buenas. Diviértete.
  5. DEJA TODO EN MANOS DE DIOS: Recuerda que cada cosa que pasa tiene una razón, y muchas veces no tenemos que entender esa razón, pero si le dejamos a Dios el espacio para que obre, sin cuestionar sus tiempos, te vas a sentir mucho más cerca de Él y mucho más tranquilo. Te vas a sentir en paz.

Hay belleza en el proceso, solo tienes que abrir tus ojos y tu corazón para hallarla.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ten cuidado con tu carácter 10

Ten cuidado con tu carácter

“Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse.” Proverbios 25:28 (NVI).

Una de las cosas que más nos suele costar es dominar nuestro carácter. Algunos tienen en esta área una batalla constante tratando de contener los ataques de ira y enojo que terminan afectando la paz de los que lo rodean. Sin embargo, Dios nos ha dado algo muy especial que es el dominio propio. De tal manera podemos hacer frente a las situaciones que día a día nos pueden hacer perder la paciencia.

Si hoy reconoces que tienes problemas con tu mal carácter, que tienes reacciones desproporcionadas con la situación, que explotas y dices cosas de las que luego te arrepientes, pide a Dios que te de ese dominio propio que todos necesitamos para vivir en paz.

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Irradias paz? 11

¿Irradias paz?

“Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela.” Salmos 34:14 (RVR1960).

Sólo llegamos a tener paz verdadera cuando Cristo mora en nuestros corazones, aún al atravesar dificultades, esa paz que recibimos de Él, se ve reflejada en nuestro andar diario.

Una consecuencia de tener paz, se hace visible a través de la paciencia, tomamos las cosas con calma, esperamos con tranquilidad e incluso el trato que damos a los demás mejora. Si aún no has experimentado esa incomprensible paz, te animo a que trabajes en tu comunión con el Señor y le pidas que te de Su paz.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Espera en Dios y ten fe 12

Espera en Dios y ten fe

“Tu salvación viene  de Jehová, Y él es tu fortaleza en el tiempo de angustia.  Él te ayudará y  librará; Te libertará de los impíos, y te salvará, Si esperas en Él.” Salmo 37:39-40

Si crees y confías en Dios, no te desesperes ni te preocupes por la situación que tienes. Aprende a ser paciente, humilde y sobre todo una persona dependiente de Dios. No siempre la respuesta del Señor a tus oraciones o súplicas será inmediata. Lo importante es que sepas que tu Padre Celestial es fiel a Su Palabra y que tiene un tiempo perfecto para obrar en tu vida.

¿Sabías que la desesperación retrasa las bendiciones que Dios tiene para ti? Te explico la razón: cuando tú te desesperas estás comunicando a Dios que no confías en Él, y la Biblia dice que sin fe es imposible agradarle. No olvides que la fe es tener plena seguridad de que vas a recibir lo que esperas y es el convencimiento de que se hará realidad lo que ahora no ves.

Por lo tanto, no comuniques a Dios tu desconfianza, al contrario, sigue adelante confiando y teniendo presente que  tienes un Dios Todopoderoso. “…pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla.” 1 Corintios 10:13. (DHH)

No confíes en tus circunstancias ni en los pensamientos negativos que tienes. No dejes que tu alma se turbe y desespere. Espera en Dios y ten fe en que tu salvación llegará. El Señor es fiel y recompensa a quienes lo buscan.

“Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.” Salmo 40:1-2.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend