Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Es posible que muchos se alarmen al pensar que el Señor desea que seamos como un mendigo, aquel que literalmente pide limosna para vivir; pero, la realidad es que Dios menciona que los pobres son verdaderamente felices cuando se refiere al tema espiritual.

Dios desea que seas como un mendigo espiritual

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Mateo 5:3 (RVR 1960)

Cuando la Biblia dice: “Bienaventurados los pobres”, no refiere a una pobreza material, sino espiritual. La palabra “pobre” en el idioma original griego es traducida como “mendigo” “pordiosero”; es decir, el cristiano que mira su condición interior similar a un mendigo o pordiosero que necesita ser alimentado espiritualmente, es aquel que reconoce su necesidad cada día exclamando con todo el corazón: “Señor te necesito” No confía en sí mismo, sólo en la gracia y misericordia de Dios.

¿Qué pasará conmigo si no percibo esta pobreza espiritual?

Como el hambriento se enfoca en buscar su alimento, así mismo, un mendigo espiritual se encauza en la búsqueda de Jesús con todas sus fuerzas. La Biblia dice que ellos son “dichosos y felices” porque les pertenece el reino de los cielos; el cielo es para aquellos que están sedientos de conocer más a Dios.

Pero ¡ay de ustedes los ricos! Porque ya están recibiendo todo su consuelo. ¡Ay de ustedes, los que ahora están saciados! Porque tendrán hambre.

Lucas 6:24-25 (NBLA)

El Señor se lamenta por aquellos que se sienten satisfechos con su condición actual. Tristemente, la riqueza es un obstáculo en su crecimiento porque la gente se refugia en ello. En su tiempo llegará el juicio para cada vida que no haya creído en Dios, y para los que creyendo no actuaron conforme a su voluntad.

¿Eres un mendigo delante de Dios?

Si no tienes grandes deseos de buscar a Dios, entonces enfrentas un serio problema. Te animo a pedirle al Señor que te de hambre de su presencia, que te ayude a amarlo más. Por otra parte, si eres aquel mendigo no te sientas mal, porque Él ha prometido saciarnos; en su tiempo conocerás a Jesús de una forma maravillosa.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

9
5
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta