Obediente a la causa

Obediente a la causa

Abram salió de Harán tal como el Señor se lo había ordenado. Tenía setenta y cinco años cuando salió de allá para ir a la tierra de Canaán.

Génesis 12:4 (DHH)

Abram fue un gran hombre de fe que nos dejó valiosas enseñanzas en cuanto a la sumisión y obediencia que debemos tener ante lo que Dios nos pide. Ningún mandato de parte de Dios era cuestionado por él, simplemente cumplía, en Génesis 12:1 Dios le dijo a Abram: “Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, para ir a la tierra que yo te voy a mostrar”. Abram no se puso a pensar el riesgo que correría al salir de su tierra o separarse de su familia, prefirió obedecer y experimentar la soberanía de Dios.

Es interesante cómo Dios actúa a través de la obediencia, porque la actitud de Abram no solo le trajo bendición a su vida, sino también para sus generaciones conforme a la promesa que le había dado “Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente” Génesis 26:4  (RVR 1960)

Vimos claramente como Abram y su descendencia fueron bendecidos por causa de la obediencia, por lo tanto ¿quieres bendición para ti y los tuyos? Obedece a Dios porque esta actitud siempre traerá bendición para tu vida.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Como niños, con humildad y sencillez

Con resultados duraderos para la eternidad

Puedes hacer muchas cosas buenas por los demás, pero nada se comparará con darles la oportunidad de tener la vida eterna.

Nada nos puede separar

Saber que nada nos puede separar del amor de Dios nos debe dar una gran seguridad y confianza y también nos debe motivar a cumplir la gran Comisión.

Tiempo de lectura:

< 1 minute

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario