Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Una fracción de segundos puede hacer la diferencia en muchas cosas, por ejemplo,  puede salvar una vida o perderla, cerrar un negocio o dejar ir esa oportunidad.

¡Salta ahora!

Durante una terrible tempestad, un buque mercante fue arrojado sobre una peña en la costa occidental de  Inglaterra e  inmediatamente fue a pique. Muchos de los tripulantes perecieron; pero el capitán y su esposa pudieron alcanzar  una roca, y trepando por ella escapar de las olas.

No por eso estaban fuera de peligro. Su lugar de refugio era una roca aislada, separada de la tierra por un profundo canal, por el cual el agua corría con estrépito y furia horrible. El frío era extremo y carecían por completo de abrigo.

La noche iba acercándose y la marea subía rápidamente. Si no llegaba pronto auxilio no podrían sobrevivir aquella noche.

Afortunadamente, se los vio desde la playa inmediata, y pronto  salió un bote en su busca. Pero éste encontraba absolutamente imposible acercarse a la roca, y la única esperanza era arrojarles una cuerda por medio de un cohete y así arrastrarlos por  entre el oleaje.

Después de muchos ensayos infructuosos, por fin, el capitán logró agarrar la cuerda, por medio de la cual enviaron una segunda, y así él y su esposa podían asirse cada uno de una.

Las olas montañosas ya casi dominaban la peña, y al reflujo se descubrían las rocas puntiagudas en el fondo del canal. Por eso, estaban convencidos  de que no había más remedio que arrojarse sobre la ola en su momento de más altura, y ser así llevados hacia el bote por el agua.

La esposa sería la primera en intentarlo y se le instruyó en lo que debía hacer. Todo estaba preparado, la inmensa ola toca a sus pies:

-¡Ahora, ahora!-  gritaron los marineros desde el bote.

-¡Arrójate sobre la ola!- exclamó el capitán desesperadamente.

La pobre mujer temblorosa, titubeó, se detuvo sólo por instante, pero esa fracción de segundos resultó fatal; se arrojó sobre la ola ya en retirada y cayó sobre las escarpadas rocas del fondo y un momento después llegaba al bote un cadáver despedazado.

El capitán, ignorante de la suerte de su esposa, le siguió pero tomó la ola a punto y se salvó.

Una fracción de segundos puede hacer la diferencia

Muchas veces, estamos tan confiados en que tenemos tiempo, quizás creemos que nos quedan muchos años por delante o que hacer las paces con un ser querido puede esperar. Incluso, a veces pensamos que nuestra relación con Dios puede esperar un poco y que más adelante nos pondremos a cuentas con Él.

Sin embargo, a veces la vida se resume a una fracción de segundos. Los accidentes no necesitan de mucho tiempo, suceden en un abrir y cerrar de ojos, si pierdes la oportunidad de un negocio es muy probable que no vuelva. Si al calor de las emociones tomaste una decisión equivocada, es probable que las cosas nunca más sean iguales.

Necesitamos sabiduría

A veces estamos tan confiados en nosotros mismos que olvidamos que necesitamos sabiduría de lo alto, que es necesaria la guía de Dios para poder tomar decisiones buenas.

Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría.

Salmos 90:12 (NTV)

Quizás si fuéramos consciente de lo fugaz que es nuestro paso por la vida, podríamos tomar decisiones más sabias. Probablemente entenderíamos el valor de los segundos, de la sabiduría y de la guía de Dios.

¡No esperes, podrías perder la ola!

Es verdad que a veces no sólo se trata de una fracción de segundos sino de saber tomar la decisión correcta en el momento oportuno. Pero hay cosas para las que no podemos esperar y una de ellas es estar en paz con Dios y con los que amamos.

No des por sentado que más adelante te pondrás a cuentas con Dios o te reconciliarás con alguien. Ahora es el momento. ¿Por qué esperar?

Recuerda que una fracción de segundos puede hacer la diferencia y este podría ser el momento ideal para tomar decisiones que pueden salvar tu vida y cambiar tu relación con los que amas.

No esperes más, toma la decisión ahora.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
5
3
1
1
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta