Biblia. Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Biblia.”

La mayoría de cristianos no lee su Biblia

Un estudio de LifeWay Research demostró que si bien los americanos tienen, en general, una percepción positiva hacia la Biblia, el 90 % de ellos nunca la ha leído por completo. Esta cifra nos da una idea general de lo que está sucediendo en muchos países de habla hispana y en las comunidades cristianas. La realidad es que hoy en día pocos cristianos leen sus Biblias y esta práctica se le conoce como ≪analfabetismo bíblico≫.

Un analfabeto bíblico es alguien que conoce a rasgos generales el contenido de la Biblia, pero que no la ha leído por su propia cuenta. Es alguien que lee unos cuantos versículos bíblicos de vez en cuando, comparte pasajes de la Biblia en sus redes sociales o simplemente abre su Biblia cada vez que va a la iglesia y el pastor así le indica.

Asimismo también existe una tendencia por leer muchos libros cristianos que citan a la Biblia. Se cree que esta clase de lectura es suficiente para ser seguidor de Cristo. No obstante, la Biblia jamás puede ser reemplazada por ningún otro texto. Esto no quiere decir que los cristianos deben leer únicamente la Biblia y rechazar todos los libros existentes, sino que se le debe priorizar la Biblia sobre cualquier otro material.

Un analfabeto bíblico es alguien que conoce a rasgos generales el contenido de la Biblia, pero que no la ha leído por su propia cuenta.

Ahora, el problema del porqué la mayoría de cristianos no leen la Biblia no se debe a la escasez. La Biblia es el libro más vendido y más traducido en todo el mundo. Incluso cuando alguien no tiene la Biblia completa en su hogar, es muy probable que tenga una copia del Nuevo Testamento. Además, hay organizaciones que regalan Biblias a quienes las piden, así que la falta de copias no es un problema. Se pueden poner otras excusas para justificar la poca lectura de la Biblia, pero, al final, son sólo eso: pretextos.

Vivimos en una época en donde nos gusta lo rápido y fácil. No ponemos de nuestra parte cuando sabemos que algo nos costará. En este caso, ser analfabetos bíblicos nos está costando el crecimiento de nuestra vida espiritual. Hay mucho más en la Palabra de Dios que no hemos descubierto porque no nos sumergimos por completo en ella. Preferimos que otros nos digan lo que dice, pero no nos afanamos en comprobarla por nuestra cuenta.

Dios nos dio Su Palabra para que podamos conocerlo a través de sus páginas. Si no ponemos de nuestra parte para leer la Biblia a diario, será imposible que desarrollemos nuestra comunión con Dios. El crecimiento espiritual es un trabajo personal y nadie puede hacerlo a nuestra cuenta.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

LifeWay Research. (2017). LifeWay Research: Americans Are Fond of the Bible, Don’t Actually Read It. Recuperado el 7 de junio de 2019, de https://lifewayresearch.com/2017/04/25/lifeway-research-americans-are-fond-of-the-bible-dont-actually-read-it/

¿Algún día lo lograré?

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Romanos 8:1

Para mantener una llama de fuego sólo hace falta alimentarla con más combustible o algo que la mantenga encendida. Es similar lo que  ocurre con nuestra carne, con esos deseos pecaminosos que muchas veces nos dominan, si los vamos dotando de lo que los hace más fuertes dentro de nuestro ser sin duda caeremos una y otra vez en la trampa del pecado.

¿Cómo vencer los pecados que nos consumen y no nos dejan avanzar? Dice Romanos 8:6 “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” Muchas veces nos ocupamos más del  pecado en vez de nutrirnos de la Verdad para superarlos.

Leí que las personas que trabajan en los bancos, pasan buen tiempo contando dinero una y otra vez; una vez que pasan esa etapa, les introducen billetes  falsos y por estar en contacto con los verdaderos les es fácil reconocer de inmediato el dinero falso.

Si estás luchando con algún pecado, simplemente empieza a aumentar tu tiempo con Dios, ora a diario, no como una rutina más sino como algo especial. También la Palabra de Dios irá alimentando tu espíritu para que así tu interior sea transformado. Notarás que los malos deseos irán desvaneciéndose, el temor a Dios aumentará y tu santidad será más fuerte.

“porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.” Romanos 8:13

¡Vence el mal con el bien!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un nuevo camino

“Tu palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino.” Salmos 119:105 (DHH).

Cada persona puede escoger libremente el camino que desea seguir en su vida. En uso de esta libertad, muchos toman rutas que llevan al fracaso y a la perdición. Al encontrarse extraviado sin saber qué hacer o a donde ir, la vida parece que no tiene sentido y todo se opaca alrededor.

Pero la Biblia dice que la Palabra de Dios es una lámpara que nos guía para saber qué camino debemos seguir para nuestro propio bien. Entonces, si te has equivocado o te sientes perdido, es tiempo de cambiar tu destino, lee la Biblia, medita en ella y verás que tu vida tomará un nuevo rumbo en el cual podrás descubrir el propósito que Dios tiene para ti.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para dedicar a un pastor o líder

Los pastores y líderes que están a cargo de un grupo de personas que sirven a Jesús tienen una gran responsabilidad sobre sus hombros. No es fácil lidiar con los problemas personales y al mismo tiempo intentar ayudar a los demás. Ellos deben ser ejemplos de conducta y de fe para que los demás puedan ver a Dios a través de sus vidas. Sin embargo, al igual que nosotros, no son perfectos y también cometen errores. Una manera de hacerles saber que apreciamos y valoramos su labor es dedicándoles palabras de aliento. En la Biblia hay versículos que son adecuados para demostrar estos sentimientos.

≪Que el Señor te bendiga
y te proteja.
Que el Señor sonría sobre ti
y sea compasivo contigo.
Que el Señor te muestre su favor
y te dé su paz.≫

Números 6:24-26 (NTV)

≪Todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán por haber obedecido al Señor tu Dios.≫

Deuteronomio 28:2 (DHH)

≪Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento.≫

Proverbios 3:5 (NTV)

≪¡Que el Señor te recompense por lo que has hecho! Que el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte, te lo pague con creces.≫

Rut 2:12 (NVI)

≪¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae buenas noticias, buenas noticias de paz y de salvación, las noticias de que el Dios de Israel reina!≫

Isaías 52:7 (NTV)

≪Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.≫

Mateo 6:33 (TLA)

≪Muchos alabarán a Dios porque se darán cuenta de que ustedes obedecen las buenas noticias que anuncian sobre Cristo. Ellos verán que ustedes comparten generosamente lo que tienen con ellos y con los demás. Ellos orarán por ustedes y desearán verlos gracias al superabundante generoso amor de Dios hacia ustedes.≫

2 Corintios 9:13-14 (PDT)

≪Tu Dios está contigo y con su poder te salvará. Aunque no necesita de palabras para demostrarte que te ama, con cantos de alegría te expresará la felicidad que le haces sentir.≫

Sofonías 3:17 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos acerca de la vejez

Todo ser humano envejece. No hay nadie que pueda librarse de la vejez (a menos que fallezca antes); sin embargo, la mayoría no piensa en qué ocurrirá cuando lleguen a esa etapa. La Biblia nos ofrece algunos pensamientos interesantes con respecto a este tema y nos anima a confiar en Dios y en las ventajas de llegar a una edad avanzada. Estos son algunos versículos bíblicos sobre la vejez.

≪Te pondrás de pie en presencia de un anciano y lo tratarás con respeto; de esta manera honrarás a tu Dios. Yo soy el Señor.≫

Levítico 19:32 (BLPH)

≪Entre los ancianos se halla la sabiduría; en los muchos años, el entendimiento.≫

Job 12:12 (NVI)

≪No me desampares, Dios mío, aunque llegue a estar viejo y canoso, hasta que haya anunciado tu gran poder a las generaciones que habrán de venir.≫

Salmos 71:18 (RVC)

≪Si las fuerzas nos ayudan, podemos vivir setenta años, y aun llegar a los ochenta; pero no tiene sentido que vivamos tanto tiempo: esa vida de angustias y problemas pasa pronto, lo mismo que nosotros.≫

Salmos 90:10 (TLA)

≪Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría.≫

Salmos 90:12 (NTV)

≪El orgullo de los padres son los hijos; la alegría de los abuelos son los nietos.≫

Proverbios 17:6 (TLA)

≪La gloria de los jóvenes es su fuerza; las canas de la experiencia son el esplendor de los ancianos.≫

Proverbios 20:29 (NTV)

≪Aun en la vejez, cuando ya peinen canas, yo seré el mismo, yo los sostendré. Yo los hice, y cuidaré de ustedes; los sostendré y los libraré.≫

Isaías 46:4 (NVI)

≪Cuando esto haya pasado, les daré a todos mi espíritu: hombres y mujeres hablarán de parte mía; a los ancianos les hablaré en sueños y a los jóvenes, en visiones.≫

Joel 2:28 (TLA)

≪Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del cielo, y esperamos que de allí vuelva nuestro Salvador, el Señor Jesucristo. Nuestros débiles cuerpos serán destruidos, pero él los transformará en cuerpos gloriosos como el suyo. Esto lo hará con el mismo poder con que controla todo el universo.≫

Filipenses 3:20-21 (TLA)

≪Cuando corrijas a un anciano, no lo regañes; al contrario, aconséjalo como si fuera tu propio padre. Trata a las ancianas como a tu propia madre, a los jóvenes como a tus hermanos, y a las jóvenes como a tus hermanas, es decir, con todo respeto.≫

1 Timoteo 5:1-2 (TLA)

≪A los ancianos, enséñales que sean moderados, respetables, sensatos, e íntegros en la fe, en el amor y en la constancia. A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino. Deben enseñar lo bueno y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la palabra de Dios.≫

Tito 2:2-5 (NVI)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

10 maneras erróneas de orar

Así como Jesús nos enseñó a orar de la manera correcta, existen formas erróneas de conversar con Dios. Si alguna vez te has preguntado cuáles son y qué puedes hacer para cambiar, estas son algunas maneras erradas de orar:

1. Orar por un capricho

≪El Señor dice: Mis pensamientos no son como los de ustedes, ni tampoco mi manera de obrar. Porque así como el cielo está tan arriba de la tierra, de igual manera mi manera de obrar es tan diferente a la de ustedes. Mis pensamientos son más altos que los suyos.≫

Isaías 55:8-9 (PDT)

Si los pensamientos de Dios son de esa magnitud, no hay manera de que podamos conocerlo por completo. Nuestra capacidad de entendimiento tiene un límite, pero el de Dios es infinito. Cuando oramos y pedimos por un capricho nuestro, estamos suplicando por algo dentro de nuestras limitaciones. En ese caso, ¿acaso no es mejor dejar que decida quien lo conoce todo? Dios sabe qué nos conviene y qué no. Cuando insistimos en pedir en base a nuestros deseos, estamos quitándole la autoridad y respeto que Dios se merece.

2. Orar y no obedecer

≪Nosotros demostramos que amamos a Dios cuando obedecemos sus mandamientos; y obedecerlos no es difícil.≫

 1 Juan 5:3 (TLA)

Hay muchas promesas de Dios para nosotros que implican una condicional. Es decir que se harán realidad si nosotros cumplimos un mandato de Dios. (Para más información, leer: ¿Cómo saber qué promesas de la Biblia son para mí?). La oración debe ir de la mano con la obediencia, pues es una forma de demostrar que amamos a Dios a pesar de las circunstancias. Por otra parte, es incorrecto pedir algo que sabemos que va en contra de sus mandamientos. Si en la Biblia estipula una cosa, pero nosotros nos empeñamos en orar para no cumplir ese mandato, estamos siendo desobedientes.

3. Orar sin fe

≪Por eso les digo que todas las cosas por las que oren y pidan, crean que ya las han recibido, y les serán concedidas.≫

Marcos 11:24 (NBLH)

Orar sin fe es uno de los errores más frecuentes al orar. Si no creemos firmemente en lo que estamos pidiendo, ¿cómo podemos esperar recibirlo? Muchas personas oran para probar si realmente funciona y no tienen fe en sus propias palabras. Nuestra actitud y disposición cuenta al momento de orar. Si no tenemos la confianza de que Dios cumplirá nuestras peticiones de acuerdo a su voluntad, entonces no esperemos ninguna respuesta.

4. Orar sin hacer nada

A veces Dios cumple la oración en el instante, pero en ocasiones también necesita nos insta a movernos y poner de nuestra parte. En la Biblia hay un ejemplo de un hombre que puso en práctica este principio: Nehemías. Él se enteró de la gran aflicción que pasaban sus compatriotas y esto lo conmovió tanto que se sentó a llorar, hizo duelo, ayunó y oró por varios días. Pero no contento con eso, encomendó a Dios sus planes y se embarcó para él mismo contribuir a la restitución de su pueblo. Cuando la oración nos empuja a actuar podemos ir confiados y tranquilos porque Dios está de nuestro lado.

5. Orar sin humildad

≪El que se engrandece a sí mismo será humillado, y el que se humilla será engrandecido.≫

Lucas 18:14 (NBV)

Lucas 18:10-14 nos relata una historia de dos hombres y de cómo el orgullo es un impedimento para que nuestra oración llegue a Dios. En el versículo 14 (PDT) dice que el hombre que oró con humildad se fue a su casa aprobado por Dios; pero el otro no. La oración no es para justificar nuestros pecados, sino para confesarlos; tampoco sirve para creernos superiores que los demás, sino para humillarnos.

6. Sólo pedir

¿Cómo te sentirías si cada vez que conversas con alguien lo único que hace es pedirte favores? La oración no se trata de sólo pedir. Dios no es nuestro esclavo para que siga nuestras órdenes cuando se lo pedimos. Sin embargo, Él, en su infinita misericordia atiende a nuestras peticiones y escucha nuestros ruegos. La oración es un momento especial que debemos disfrutar con nuestro Creador y en ese tiempo debemos alabarle, agradecerle y pedirle que haga Su voluntad.

Aprende más del tema, lee: ¿Cuál es la forma correcta de orar?

7. Pedirle a otro que ore

≪Porque no hay más que un Dios, y un solo hombre que sea el mediador entre Dios y los hombres: Cristo Jesús.≫

1 Timoteo 2:5 (DHH)

No hay nada de malo en pedir apoyo en oración. De hecho, en la Biblia hay pasajes que instan a las personas a reunirse y orar los unos por los otros (Santiago 5:16; Gálatas 6:2; Mateo 18:19). No obstante, es importante notar que en todos esos pasajes dicen que todos deben orar. Mejor dicho, no puedes pedirle a otra persona que ore por ti, si tú mismo no lo estás haciendo. Además, en la oración no tenemos barreras para hablar con Dios. La Biblia dice que Jesús es el único mediador entre nosotros y Dios, por lo tanto, no es necesario acudir a un pastor o líder para que ore por nosotros; en vez de eso podemos orar nosotros mismos e interceder ante Jesús.

Aprende más del tema, lee: ¿Dios responde las oraciones de los líderes y no las mías?

8. Orar una sola vez

≪Nunca dejen de orar.≫

1 Tesalonicenses 5:17 (NTV)

Algunos oran una sola vez y luego se olvidan de hacerlo; y cuando no ven resultados que esperan, creen que Dios no los escuchó. No ser constantes en la oración es un error grave, pues ser perseverantes nos ayuda a darnos cuenta si lo que pedimos es algo que realmente queremos, además nos enseña a ser pacientes en el tiempo de Dios y a crecer en la fe.

9. No saber a quién se ora

≪¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.≫

Santiago 2:19 (NVI)

Una cosa es creer en Dios, y otra muy diferente es conocerlo. Cuando uno ora sin tener una relación cercana con Dios, no sabe realmente a quién le está hablando. El peor error que podemos cometer es querer conversar con un Dios del cual desconocemos. Si en verdad queremos hablar con Él mediante la oración, primero debemos conocerlo a través de la lectura y estudio de la Biblia. La oración y la lectura van de la mano, y no se puede practicar el primero sin el segundo.

10. Orar sin sinceridad

≪Para Dios no están ocultos la tumba ni la muerte, ni tampoco nuestros pensamientos.≫

Proverbios 15:11 (TLA)

En ocasiones tenemos la idea de que así como los que nos rodean desconocen las intenciones de nuestro corazón, así también Dios no sabe nuestros pensamientos. Es entonces cuando oramos y le mentimos a Dios, tratando de ocultar la verdadera razón de nuestras peticiones. Sin embargo, Dios conoce incluso lo que vamos a decir antes que la palabra salga de nuestra boca (Salmos 139:4). Es por ello que debemos ser honestos y sinceros cuando oramos, de caso contrario, estaremos mintiéndole descaradamente.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

20 datos interesantes sobre Jesús

Probablemente Semana Santa sea la fecha en la cual las personas reflexionan más sobre el sacrificio de Jesús en la cruz y su resurrección. Si bien es una fecha que nos ayuda a conmemorar este hecho, el acto de amor de Jesús por nosotros es algo que debemos tener presente en todo momento.

Jesús llevó una vida impecable en todo aspecto y sus obras fueron registradas en la Biblia. Sin embargo, hay detalles que quizá no sean tan conocidos acerca de su vida. Estos son algunos datos interesantes sobre la vida de Jesús en la Tierra.

Lee más curiosidades, en: 4 datos que no sabías sobre el nacimiento de Jesús

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia acerca de la brujería?

La brujería no es algo nuevo, en los tiempos bíblicos ya habían personas que se dedicaban a adivinar el futuro, ponerse en contacto con los muertos e incluso hacer hechicerías. En la actualidad estas prácticas siguen existiendo, y ahora hasta se han hecho populares y de moda . Esto se ve en las lecturas de mano, el tarot, el horóscopo, los rituales para sanidad, amor o dinero, espiritismo, la predicción del futuro, la ouija, etc. Sin embargo, por más comunes que sean, la Biblia tiene una postura firme con respecto a todo tipo de brujería. A continuación está un resumen del punto de vista bíblico sobre este tema.

Ofende a Dios

≪Así fue como Dios le quitó la vida a Saúl, porque no obedeció sus mandamientos y porque fue a consultar a una adivina en vez de consultarlo a él.≫

1 Crónicas 10:13 (TLA)

≪Manasés también sacrificó a sus propios hijos en el fuego en el valle de Ben-hinom. Practicó la hechicería, la adivinación y la brujería, y consultó a los médiums y a los videntes. Hizo muchas cosas que eran malas a los ojos del Señor y con eso provocó su enojo.≫

2 Crónicas 33:6 (NTV)

La Biblia dice que la brujería es un pecado (1 Samuel 15:23), y al igual que cada pecado, ofende a Dios. Él es santo y por eso no soporta el mal. Cuando nosotros pecamos, despreciamos gravemente a nuestro Creador y a todo lo que representa. La brujería es un pecado porque implica consultar a satanás, en vez de a Él; esto pasa con la predicción del futuro, por ejemplo. Nadie puede conocer el futuro más que Dios, y si buscamos sabiduría fuera de Él, estamos implicando que hay alguien más poderoso; lo cual, no es cierto.

Te contamina

≪No acudan a la nigromancia, ni busquen a los espiritistas, porque se harán impuros por causa de ellos. Yo soy el Señor su Dios.≫

Levítico 19:31 (NVI)

El problema con el pecado es que es adictivo. Lo pruebas una vez y la siguiente quieres un poco más, y así terminas sumergido en un pozo sin salida. Dios nos advierte que nos alejemos de la brujería porque sabe que contaminaremos nuestro corazón. Si nos acercamos por curiosidad o porque creemos que es inocente, estaremos poniendo en peligro nuestra fe. La Biblia nos advierte que nadie debe intentar jugar con las cosas del diablo, incluso nos advierte que por más que estemos firmes en la fe, seamos cuidadosos de no caer (1 Corintios 10:12).

Te aparta de Dios

≪Y si una persona acude a nigromantes o espiritistas, adorando con ellos a falsos dioses, yo me volveré contra esa persona y la extirparé de su pueblo.≫

Levítico 20:6 (BLPH)

A diferencia de los seres humanos, Dios no cambia (Hebreos 13:8). Él rechazó la brujería desde tiempos antiguos (Deuteronomio 18:10-14) y sigue haciéndolo hasta ahora. Debido a que la brujería está calificada como rebeldía (1 Samuel 15:23), es una señal de rechazo de nuestra parte hacia Dios. En realidad, todo pecado nos aleja de Dios y el único que puede crear un puente entre Él y nosotros es Jesús. No existe una magia que pueda salvarnos, sólo Jesús puede hacer eso.

El infierno es su consecuencia

≪Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Esta es la segunda muerte.≫

Apocalipsis 21:8 (NTV)

Continuar pecando significa rechazar a Dios. Y si le hemos dado la espalda quiere decir que no queremos estar con Él por la eternidad. La Biblia dice que todos aquellos que practican el mal no pueden pasar la vida eterna con Dios.

≪Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: […] hechicería […] y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.≫

Gálatas 5:19-21 (NTV)

Es cierto que ningún ser humano está libre de pecado, pero para eso tenemos a Jesús. Él puede perdonar nuestras faltas y ayudarnos a no pecar más. El cambio que produce en nuestras vidas nos lleva a alejarnos de lo malo, a vivir una vida recta ante los ojos de Dios, y como consecuencia, tener la recompensa de vivir en el cielo con Él.

Finalmente, la Biblia también nos aconseja qué podemos hacer en cuanto a la brujería, hechicería y otras prácticas ocultas. En Isaías 8:19-22 nos aconseja a: apartarnos de todas las creencias que contradigan la Palabra de Dios, buscar la orientación de Dios y seguir sus instrucciones y enseñanzas. Cuando nuestra atención está enfocada en Jesús, se nos hace fácil distinguir lo correcto de lo incorrecto. Y de esa manera podemos estar firmes en nuestra fe.

≪Tal vez alguien les diga: “Preguntemos a los médiums y a los que consultan los espíritus de los muertos; con sus susurros y balbuceos nos dirán qué debemos hacer”. Pero ¿acaso no deberá el pueblo pedirle a Dios que lo guíe? ¿Deberían los vivos buscar orientación de los muertos? ¡Busquen las instrucciones y las enseñanzas de Dios! Quienes contradicen su palabra están en completa oscuridad. Irán de un lugar a otro, fatigados y hambrientos. Y porque tienen hambre, se pondrán furiosos y maldecirán a su rey y a su Dios. Levantarán la mirada al cielo y luego la bajarán a la tierra, pero dondequiera que miren habrá problemas, angustia y una oscura desesperación. Serán lanzados a las tinieblas de afuera.≫

Isaías 8:19-22 (NTV)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber qué promesas de la Biblia son para mí?

Dios siempre, siempre cumple sus promesas (Números 23:19) y Su fidelidad permanece para la eternidad (Salmos 119:90-91). En la Biblia encontramos todo lo que Él quiere comunicar a la humanidad y también lo que nos ofrece. Sin embargo, no todas esas promesas se aplican para nosotros en este tiempo pues muchas de ellas ya fueron cumplidas. La mala interpretación de la Biblia puede llevarnos a creer que somos merecedores de algo que en realidad nunca estuvo destinado a ser nuestro. Y para evitar esta clase de errores debemos aprender a diferenciar cuáles de ellas se aplican a nuestra vida y cuáles no.

Conocer el contexto

Una equivocación frecuente es leer un sólo versículo e ignorar el contexto en el que se dijo. Si en un caso en específico, Dios le dice algo a alguien, es porque esa promesa iba referida sólo a esa persona (por ejemplo, la promesa de Dios a: Abram en Génesis 12:1-3 o Salomón en 1 Reyes 9:5). Podemos tomar ese verso como inspiración, pero no todo lo que se menciona en la Biblia es una promesa directa hacia nosotros. Por ejemplo, muchos creen que Proverbios es un conjunto de promesas, cuando en realidad son principios y consejos. Por otra parte, al analizar el contexto es importante leer el libro completo para entender el propósito con el cual fue escrito. De esta manera estaremos seguros de lo que estamos leyendo.

Buscar la condicional

Algunas promesas de Dios requieren obediencia de nuestra parte. Es decir que son condicionales. Un ejemplo de esto se encuentra en Romanos 10:9, en donde dice:

≪que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.≫

La promesa comienza con: ≪si confesares […] y creyeres…≫; lo cual quiere decir que para que la promesa de salvación se cumpla, primero se tiene que confesar y creer que Jesús resucitó. Hay otras promesas que tienen condicionales y que se cumplen únicamente cuando obedecemos.

No manipular el texto

Algo que sucede a menudo es que las personas toman los versículos bíblicos y las manipulan para que cumplan sus objetivos. Por ejemplo, esto sucede con Filipenses 4:13. Algunos toman ese verso como un talismán para cumplir sus metas; piensan: ≪Bajaré de peso este año porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, ≪puedo dar un buen examen porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, ≪lograré un aumento porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, etc. Sin embargo, no leen el libro completo y no analizan en qué situación se encontraba Pablo cuando lo escribió. (Para más información, leer: ¿Este versículo bíblico se aplica para ti?). Cada promesa de Dios nos ayudarnos a someternos a Su voluntad y confiar en Él. Sus promesas jamás son para que Dios haga nuestra voluntad.

Pedir ayuda

No es sabio abrir la Biblia al azar y esperar que lo que leemos sea una promesa de Dios. Para entender qué promesas se aplican en nuestra vida debemos tener una comunicación estrecha con Dios a través de la oración. La lectura de la Biblia y la oración van de la mano y no pueden funcionar adecuadamente si están separadas. Es a través de la oración que pedimos sabiduría y discernimiento para que Dios hable a nuestras vidas y nos enseñe. Además, cuando oramos dejamos que Dios nos conozca y revele las verdaderas intenciones de nuestro corazón.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Esta es la razón por la que Dios no te habla

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué significa ser una mujer?

Ser mujer simplemente significa nacer mujer. Con eso vienen cualidades y responsabilidades que se suman a lo que somos.

A lo largo de la historia, las mujeres fueron influenciadas para asumir los roles que la sociedad les asignaba. No fueron valorados como iguales, sino que pensaron que tenían menos poder que los hombres. Durante muchos años los hombres hablaron por las mujeres. Sin embargo, los tiempos han cambiado drásticamente y las mujeres en muchos países del mundo han recibido los derechos que siempre deberían haber tenido. Con toda la libertad que tenemos ahora, aunque todavía no sea perfecta, muchas cuestionan sus identidades y lo que es ser mujer.

Muchos dan sus opiniones; sin embargo, esto no responde a la pregunta porque es demasiado general. Los hombres también pueden hacer las mismas cosas. ¿Entonces, dónde se puede encontrar esa repuesta?

¡La Biblia!

Lo más probable es que conoces de la chica de “Proverbios 31”. Según la Biblia, el rey Lemuel comparte dichos que su madre le instruyó. Él habló de cuáles son las cualidades que un hombre debe buscar en la esposa ideal. Aunque estés soltera, ser una esposa es uno de los pasos más importantes hacia la condición de una dama, por eso que es mejor verla como un ejemplo a seguir.

Ella es:

  • Noble

Una verdadera mujer noble es justa en todos sus caminos. Ella se esfuerza por hacer el bien a los demás, sabe cómo tratar a los demás y es una mujer valiente. A lo largo de toda la Biblia, todas las mujeres que eligieron seguir a Dios arriesgaron sus vidas. Los ejemplos incluyen a Ester, Febe, Rahab, Jocabed, Ana y la lista continúa. Cada una de ellas eran nobles.

  • Leal

Una mujer tiene que ser leal a todos aquellos con quienes está cerca. Ella pierde toda su credibilidad si es alguien que otros no pueden confiar.

  • Cuidadosa

En cualquier decisión, ella debe ser consciente de las posibles consecuencias. Ella debe recordar que los demás dependen de ella, por lo que debe pensar en ellos.

  • Amorosa

Si una mujer no ama, todas las demás cualidades que tiene no tendrán sentido. Ella debe hacerlo genuinamente.

Estas son cualidades que las mujeres deben tener como hijas de Dios. Ser mujer significa ser quien Dios te preparó para ser. Significa aceptar cómo te hizo, aceptar el sexo que te dio y aceptar los planes que tiene para ti. Ser mujer significa desafiar lo que otros creen que no puedes hacer al permitir que Dios te dé la fuerza para hacerlo.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia acerca del matrimonio?

Dios instituyó el matrimonio. Es por esta razón que en la Biblia encontramos las pautas que deberían guiar a las parejas. Entre las muchas cosas que se dice de una relación marital y el amor, en las Sagradas Escrituras encontramos los siguientes principios:

El matrimonio es la unión de un varón y una mujer

«Los creó hombre y mujer, y los bendijo.» Génesis 5:2 (RVC)
«Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.» 
Génesis 2:24 (RVR1960)

Dios creó a Eva como una ayuda idónea para Adán (Génesis 2:20); ambos eran de la misma especie, pero al mismo tiempo eran completamente diferentes. Dios los hizo así con el propósito de complementarse, pues la unión marital es más que una unión sexual: es espiritual. Y así como Dios creó a Eva específicamente para Adán, también tiene a una persona especial para cada persona. Cuando seguimos Su plan y nos unimos con la pareja que Él designó, Dios bendice y prospera la familia.

El matrimonio es un ejemplo de la relación entre Jesús y la iglesia

«Ustedes, las casadas, honren a sus propios esposos, como honran al Señor; porque el esposo es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así como la iglesia honra a Cristo, así también las casadas deben honrar a sus esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla. Él la purificó en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, santa e intachable, sin mancha ni arruga ni nada semejante. Así también los esposos deben amar a sus esposas como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa, se ama a sí mismo. Nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, como lo hace Cristo con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.» Efesios 5:22-30 (RVC)

En la Biblia encontramos que Dios asignó roles específicos para el varón y la mujer dentro del matrimonio. Y estas funciones son una muestra de cómo Jesús ama a Su iglesia. No se trata de una jerarquía o una competencia para ver quién tiene mayor autoridad, sino una relación de respeto y amor mutuo. Además, si Jesús nos insta a amar a todos sin excepción (Mateo 5:43-48; Lucas 6:27-36); ¡cuánto más a la persona que Él eligió como nuestros cónyuges!

El matrimonio es honroso

«Honroso es para todos el matrimonio, y pura la relación conyugal; porque Dios juzgará a los fornicarios y a los adúlteros.» Hebreos 13:4 (RVA-2015)

Es cierto que en algunas culturas la poligamia era una práctica común y aceptada. No obstante, Jesús dijo que el plan de Dios desde el principio era la monogamia (Mateo 19:8). Debido a que el matrimonio es un ejemplo de la relación entre Jesús y la iglesia, y Él es fiel en todo momento (Deuteronomio 7:9), las parejas casadas deben tratar al matrimonio con honra y se deben fidelidad hasta que la muerte los separe.

El matrimonio es para siempre

«Le preguntaron: “Entonces, ¿por qué Moisés mandó darle a la esposa un certificado de divorcio y despedirla?” Él les respondió: “Moisés les permitió hacerlo porque ustedes tienen muy duro el corazón, pero al principio no fue así. Y yo les digo que, salvo por causa de fornicación, cualquiera que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio. Y el que se casa con la divorciada, también comete adulterio.”» Mateo 19:4-9 (RVC)

El matrimonio es más que un simple documento legal. La Biblia enseña que es una unión física y espiritual. Por lo tanto, no es un compromiso que puede tomarse a la ligera. No es una cuestión de sentimientos pasajeros o emociones del momento, sino una decisión para toda la vida. Hay muchos factores que pueden causar problemas en una relación, pero cuando ambas personas han hecho ese compromiso y tienen a Dios como el centro de su matrimonio, entonces todo lo que hagan prosperará.

¿Quieres aprender más? Lee: 10 mandamientos del matrimonio

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend