Biblia. Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Biblia.”

20 datos interesantes sobre Jesús

Probablemente Semana Santa se la fecha en la cual las personas reflexionan más sobre el sacrificio de Jesús en la cruz y su resurrección. Si bien es una fecha que nos ayuda a conmemorar este hecho, el acto de amor de Jesús por nosotros es algo que debemos tener presente en todo momento.

Jesús llevó una vida impecable en todo aspecto y sus obras fueron registradas en la Biblia. Sin embargo, hay detalles que quizá no sean tan conocidos acerca de su vida. Estos son algunos datos interesantes sobre la vida de Jesús en la Tierra.

Lee más curiosidades, en: 4 datos que no sabías sobre el nacimiento de Jesús

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber qué promesas de la Biblia son para mí?

Dios siempre, siempre cumple sus promesas (Números 23:19) y Su fidelidad permanece para la eternidad (Salmos 119:90-91). En la Biblia encontramos todo lo que Él quiere comunicar a la humanidad y también lo que nos ofrece. Sin embargo, no todas esas promesas se aplican para nosotros en este tiempo pues muchas de ellas ya fueron cumplidas. La mala interpretación de la Biblia puede llevarnos a creer que somos merecedores de algo que en realidad nunca estuvo destinado a ser nuestro. Y para evitar esta clase de errores debemos aprender a diferenciar cuáles de ellas se aplican a nuestra vida y cuáles no.

Conocer el contexto

Una equivocación frecuente es leer un sólo versículo e ignorar el contexto en el que se dijo. Si en un caso en específico, Dios le dice algo a alguien, es porque esa promesa iba referida sólo a esa persona (por ejemplo, la promesa de Dios a: Abram en Génesis 12:1-3 o Salomón en 1 Reyes 9:5). Podemos tomar ese verso como inspiración, pero no todo lo que se menciona en la Biblia es una promesa directa hacia nosotros. Por ejemplo, muchos creen que Proverbios es un conjunto de promesas, cuando en realidad son principios y consejos. Por otra parte, al analizar el contexto es importante leer el libro completo para entender el propósito con el cual fue escrito. De esta manera estaremos seguros de lo que estamos leyendo.

Buscar la condicional

Algunas promesas de Dios requieren obediencia de nuestra parte. Es decir que son condicionales. Un ejemplo de esto se encuentra en Romanos 10:9, en donde dice:

≪que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.≫

La promesa comienza con: ≪si confesares […] y creyeres…≫; lo cual quiere decir que para que la promesa de salvación se cumpla, primero se tiene que confesar y creer que Jesús resucitó. Hay otras promesas que tienen condicionales y que se cumplen únicamente cuando obedecemos.

No manipular el texto

Algo que sucede a menudo es que las personas toman los versículos bíblicos y las manipulan para que cumplan sus objetivos. Por ejemplo, esto sucede con Filipenses 4:13. Algunos toman ese verso como un talismán para cumplir sus metas; piensan: ≪Bajaré de peso este año porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, ≪puedo dar un buen examen porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, ≪lograré un aumento porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, etc. Sin embargo, no leen el libro completo y no analizan en qué situación se encontraba Pablo cuando lo escribió. (Para más información, leer: ¿Este versículo bíblico se aplica para ti?). Cada promesa de Dios nos ayudarnos a someternos a Su voluntad y confiar en Él. Sus promesas jamás son para que Dios haga nuestra voluntad.

Pedir ayuda

No es sabio abrir la Biblia al azar y esperar que lo que leemos sea una promesa de Dios. Para entender qué promesas se aplican en nuestra vida debemos tener una comunicación estrecha con Dios a través de la oración. La lectura de la Biblia y la oración van de la mano y no pueden funcionar adecuadamente si están separadas. Es a través de la oración que pedimos sabiduría y discernimiento para que Dios hable a nuestras vidas y nos enseñe. Además, cuando oramos dejamos que Dios nos conozca y revele las verdaderas intenciones de nuestro corazón.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Esta es la razón por la que Dios no te habla

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué significa ser una mujer?

Ser mujer simplemente significa nacer mujer. Con eso vienen cualidades y responsabilidades que se suman a lo que somos.

A lo largo de la historia, las mujeres fueron influenciadas para asumir los roles que la sociedad les asignaba. No fueron valorados como iguales, sino que pensaron que tenían menos poder que los hombres. Durante muchos años los hombres hablaron por las mujeres. Sin embargo, los tiempos han cambiado drásticamente y las mujeres en muchos países del mundo han recibido los derechos que siempre deberían haber tenido. Con toda la libertad que tenemos ahora, aunque todavía no sea perfecta, muchas cuestionan sus identidades y lo que es ser mujer.

Muchos dan sus opiniones; sin embargo, esto no responde a la pregunta porque es demasiado general. Los hombres también pueden hacer las mismas cosas. ¿Entonces, dónde se puede encontrar esa repuesta?

¡La Biblia!

Lo más probable es que conoces de la chica de “Proverbios 31”. Según la Biblia, el rey Lemuel comparte dichos que su madre le instruyó. Él habló de cuáles son las cualidades que un hombre debe buscar en la esposa ideal. Aunque estés soltera, ser una esposa es uno de los pasos más importantes hacia la condición de una dama, por eso que es mejor verla como un ejemplo a seguir.

Ella es:

  • Noble

Una verdadera mujer noble es justa en todos sus caminos. Ella se esfuerza por hacer el bien a los demás, sabe cómo tratar a los demás y es una mujer valiente. A lo largo de toda la Biblia, todas las mujeres que eligieron seguir a Dios arriesgaron sus vidas. Los ejemplos incluyen a Ester, Febe, Rahab, Jocabed, Ana y la lista continúa. Cada una de ellas eran nobles.

  • Leal

Una mujer tiene que ser leal a todos aquellos con quienes está cerca. Ella pierde toda su credibilidad si es alguien que otros no pueden confiar.

  • Cuidadosa

En cualquier decisión, ella debe ser consciente de las posibles consecuencias. Ella debe recordar que los demás dependen de ella, por lo que debe pensar en ellos.

  • Amorosa

Si una mujer no ama, todas las demás cualidades que tiene no tendrán sentido. Ella debe hacerlo genuinamente.

Estas son cualidades que las mujeres deben tener como hijas de Dios. Ser mujer significa ser quien Dios te preparó para ser. Significa aceptar cómo te hizo, aceptar el sexo que te dio y aceptar los planes que tiene para ti. Ser mujer significa desafiar lo que otros creen que no puedes hacer al permitir que Dios te dé la fuerza para hacerlo.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia acerca del matrimonio?

Dios instituyó el matrimonio. Es por esta razón que en la Biblia encontramos las pautas que deberían guiar a las parejas. Entre las muchas cosas que se dice de una relación marital y el amor, en las Sagradas Escrituras encontramos los siguientes principios:

El matrimonio es la unión de un varón y una mujer

«Los creó hombre y mujer, y los bendijo.» Génesis 5:2 (RVC)
«Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.» 
Génesis 2:24 (RVR1960)

Dios creó a Eva como una ayuda idónea para Adán (Génesis 2:20); ambos eran de la misma especie, pero al mismo tiempo eran completamente diferentes. Dios los hizo así con el propósito de complementarse, pues la unión marital es más que una unión sexual: es espiritual. Y así como Dios creó a Eva específicamente para Adán, también tiene a una persona especial para cada persona. Cuando seguimos Su plan y nos unimos con la pareja que Él designó, Dios bendice y prospera la familia.

El matrimonio es un ejemplo de la relación entre Jesús y la iglesia

«Ustedes, las casadas, honren a sus propios esposos, como honran al Señor; porque el esposo es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así como la iglesia honra a Cristo, así también las casadas deben honrar a sus esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla. Él la purificó en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, santa e intachable, sin mancha ni arruga ni nada semejante. Así también los esposos deben amar a sus esposas como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa, se ama a sí mismo. Nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, como lo hace Cristo con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.» Efesios 5:22-30 (RVC)

En la Biblia encontramos que Dios asignó roles específicos para el varón y la mujer dentro del matrimonio. Y estas funciones son una muestra de cómo Jesús ama a Su iglesia. No se trata de una jerarquía o una competencia para ver quién tiene mayor autoridad, sino una relación de respeto y amor mutuo. Además, si Jesús nos insta a amar a todos sin excepción (Mateo 5:43-48; Lucas 6:27-36); ¡cuánto más a la persona que Él eligió como nuestros cónyuges!

El matrimonio es honroso

«Honroso es para todos el matrimonio, y pura la relación conyugal; porque Dios juzgará a los fornicarios y a los adúlteros.» Hebreos 13:4 (RVA-2015)

Es cierto que en algunas culturas la poligamia era una práctica común y aceptada. No obstante, Jesús dijo que el plan de Dios desde el principio era la monogamia (Mateo 19:8). Debido a que el matrimonio es un ejemplo de la relación entre Jesús y la iglesia, y Él es fiel en todo momento (Deuteronomio 7:9), las parejas casadas deben tratar al matrimonio con honra y se deben fidelidad hasta que la muerte los separe.

El matrimonio es para siempre

«Le preguntaron: “Entonces, ¿por qué Moisés mandó darle a la esposa un certificado de divorcio y despedirla?” Él les respondió: “Moisés les permitió hacerlo porque ustedes tienen muy duro el corazón, pero al principio no fue así. Y yo les digo que, salvo por causa de fornicación, cualquiera que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio. Y el que se casa con la divorciada, también comete adulterio.”» Mateo 19:4-9 (RVC)

El matrimonio es más que un simple documento legal. La Biblia enseña que es una unión física y espiritual. Por lo tanto, no es un compromiso que puede tomarse a la ligera. No es una cuestión de sentimientos pasajeros o emociones del momento, sino una decisión para toda la vida. Hay muchos factores que pueden causar problemas en una relación, pero cuando ambas personas han hecho ese compromiso y tienen a Dios como el centro de su matrimonio, entonces todo lo que hagan prosperará.

¿Quieres aprender más? Lee: 10 mandamientos del matrimonio

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Dios te conoce?

 

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Thompson, C. (2010). Anatomy of the Soul (pp. 11-26). Carol Stream: Tyndale Momentum.

¿Qué es la Cuaresma?

La cuaresma puede ser algo confuso para niños y para adultos también. El mundo secular lo ve como un tiempo de hacer dieta, pero es más que dejar de comer dulces o tomar sodas por 40 días. Es una oportunidad de enfocar nuestra atención en Jesús y el sacrificio que Él hizo en los días que nos llevan a celebrar la resurrección. Aunque comenzó como una tradición católica, los cristianos de varias denominaciones participan de la Cuaresma.

La cuaresma no aparece en la Biblia, pero es una tradición que comenzó con la iglesia en sus inicios. Antes de celebrar la resurrección de Jesús, los cristianos del principio de la iglesia, hacían ayunos cortos para prepararse y preparar sus corazones para la gran celebración de la resurrección de Cristo.

Muchos atribuyen esto a los cuarenta días de ayuno que Jesús hizo luego de ser bautizado por Juan el Bautista.

El ayuno ha sido visto como una manera de hacer “penitencia” que se le ofrece al Señor por los pecados del pasado. Hay muchas tradiciones en la iglesia católica. Como la cruz de cenizas en la frente.

El número cuarenta también tiene un significado importante en la Biblia, por ejemplo, Moisés esperó en el Monte Sinaí cuarenta días para recibir las tabletas de los Mandamientos. El pueblo de Israel anduvo por cuarenta años en el desierto antes de entrar a la tierra prometida. Elías caminó por cuarenta días para encontrarse con Dios en el Monte Horeb y Jesús ayunó por cuarenta días en el desierto antes de que el maligno lo tentara. Aún después que los cristianos acordaran en un período de ayuno antes de la Pascua, no había mucho acuerdo en cómo se contaban los días. En Jerusalén, la cuaresma duraba ocho semanas y las gente ayunaba de lunes a viernes por un total de cuarenta días de ayuno. En otros lugares por seis semanas seis días a la semana y entonces eran 36 días.

Hoy día se supone que dura seis semanas y media, lo que da exactamente cuarenta días entre el miércoles de cenizas y la Pascua de resurrección. Los domingos nunca se han incluido en los días de ayuno ya que el domingo es el día que se celebra la resurrección de Jesús.

Lo cierto es que lo que la gente deja de hacer o de lo que decidan abstenerse ha variado mucho y de persona a persona. Pero es decisión de cada cual. Algunos renuncian a los chocolates, los dulces y el café, tal vez la televisión también por los cuarenta días. Otros hacen ayuno de un día completo a la semana sin comer absolutamente ningún alimento y se dedican a orar y meditar en la Palabra de Dios.

Cuéntame, ¿qué haces tú en este tiempo de Cuaresma?

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Mujeres ejemplares de la Biblia

Las vidas de los personajes de la Biblia son modelos de cómo debemos o no actuar. En aquella época se tomaban en cuenta a los varones más que a las mujeres y es por eso que no hay registros más detallados de sus vidas. Sin embargo, aquellas que fueron mencionadas dejaron un legado del cual podemos aprender. A continuación se encuentra una lista de algunas mujeres de la Biblia que fueron valientes y que dejaron un buen ejemplo:

1. Abigail (1 Samuel 25): Ella demostró que la sabiduría puede remediar hasta los peores conflictos.

2. Acsa (Jueces 1:11-15): Reclamó su herencia, lo cual era extraño en esa época.

3. Ana (Lucas 2:36–38): Profetisa que anunció el nacimiento de Jesús antes de que ocurriese.

4. Ana (1 Samuel 1:2, 5-20, 22-28; 2:1-10, 19-21): Su fe y perseverancia en la oración movieron a Dios y le concedió un hijo que de adulto se convirtió en profeta.

5. Betsabé (1 Reyes 1:11–31; 2:13–19): Sus rápidas acciones y sabiduría ayudaron a que su hijo se convierta en rey de Israel.

6. Débora (Jueces 4–5): Profetisa que infundió valor a un comandante del ejército y así salvaron a Israel.

7. Elisabet (Lucas 1:5–80): Supo reconocer la presencia de Jesús cuando Él aún estaba en el vientre de María.

8. Ester, llamada también Hadasa (libro de Ester): Mujer que superó las adversidades, se convirtió en reina del imperio Persa y salvó a los judíos de la destrucción.

9. Eunice (2 Timoteo 1:5): Instruyó a su hijo a amar a Dios y posteriormente él se convirtió en un importante líder.

10. Febe (Romanos 16:1-2): Diaconisa de la iglesia que ayudó a muchos creyentes, sobre todo a Pablo.

11. Jael (Jueces 4:17–23): Mujer que asesinó a un rey y con eso ayudó a Israel a ganar la guerra.

12. Jocabed (Éxodo 1; 2:1–11; 6:20; Números 26:59): Madre que con sabiduría salvó a su hijo Moisés de la matanza de niños.

13. Juana (Lucas 8:1-3): Con sus propios bienes y recursos apoyaba el ministerio de Jesús.

14. Lidia (Hechos 16:14–15): Fue una de las primeras personas en convertirse al cristianismo.

15. Loida (2 Timoteo 1:5): Junto con su hija Eunice, instruyó a su hijo a amar a Dios y posteriormente él se convirtió en un importante líder.

16. María (Lucas 1:26-38, 39-45, 46-56; 2:4-7, 16-20, 22-24, 33-35, 39-40, 41-52; 8:19-21): Gracias a su devoción y fidelidad a Dios tuvo el honor de llevar en su vientre a Jesús.

17. María Magdalena (Mateo 27:55-56; 27:61; 28:1-11): Ella y la otra María fueron las primeras en anunciar que Jesús había resucitado.

18. María (Éxodo 2:1-4, 5-9): Ayudó a su madre a salvar la vida de su hermano, Moisés.

19. Mical (1 Samuel 19:1-17): Su astucia salvó la vida de su esposo.

20. Noemí (Rut 1:1-3, 5-8, 10-22; 2:1-2, 6, 11, 18-20, 22-23; 3:1-6, 16-18; 4:3, 5, 9, 14-17): Después de quedar viuda, cuidó de su nuera como su fuese su propia hija.

21. Pérsima (Romanos 16:12): Una mujer dedicada a servir a Dios.

22. Priscila (Romanos 16:3-4): Ayudó a Pablo y arriesgó su vida por él.

23. Rut (libro de Rut): Se caracterizó por su amor y lealtad hacia Dios y su suegra.

24. Seera (1 Crónicas 7:23-24): Construyó tres ciudades.

25. Susana (Lucas 8:1-3): Con sus propios bienes y recursos apoyaba el ministerio de Jesús.

26. Tabita, llamada también Dorcas (Hechos 9:36-40): Era amada por las personas porque era generosa y amable.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia sobre la soltería?

La Biblia hace referencia a muchos temas con respecto al matrimonio. No obstante, en ninguna parte se hace una mención explícita a la soltería tal como la conocemos ahora. Pero eso no quiere decir que no tenga nada que enseñarnos con respecto a esta etapa de la vida. A continuación se encuentran tres verdades que la Biblia nos enseña acerca de la soltería:

La soltería tiene un propósito

Jeremías y Pablo fueron personajes bíblicos que permanecieron solteros. En el caso de Jeremías, nunca se casó ni tuvo hijos por mandato de Dios (Jeremías 16:2). Pablo era soltero (aunque estudiosos afirman que pudo haber sido viudo) y aconsejaba que los demás también lo fueran para servir a Dios (1 Corintios 7). En ambos casos, ellos dedicaron sus solterías al propósito que Dios les tenía preparado. En su debida época, cada quien hizo algo que revolucionó a su comunidad e impactó la vida de las personas. Esto nos enseña que la soltería tiene una razón de existir y cuando se vive el propósito de Dios, es aún mejor.

La soltería es difícil

Dios diseñó al ser humano para tener un cónyuge (Génesis 2:18). Y si bien algunas personas eligen la soltería por diversos motivos (Mateo 19:12), lo ideal es que se casen. En la Biblia hay varias razones de por qué el matrimonio es mejor en todos los sentidos. Esto significa que cuando uno es soltero le resulta más difícil hacer ciertas cosas, lo cual hace que esta etapa sea un verdadero desafío para muchos (Eclesiastés 4:9-12).

Para mayor información, leer: ¿Y si Dios quiere que sea soltero toda la vida?

La soltería no es permanente

La soltería es pasajera porque Dios diseñó al varón y a la mujer para complementarse. El tiempo en que se está soltero debe ser para superación personal en todos los ámbitos, sobre todo en el espiritual. Una comunión adecuada con Jesús es la clave para una vida plena y satisfactoria. Cuando Él no está en presente, es casi improbable que una relación amorosa sea duradera, estable y mucho menos feliz (2 Corintios 6:14). Por tal razón se debe ser paciente durante la soltería y esperar a la persona correcta que Dios ha preparado.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Estudia y práctica para tener éxito

“Nunca dejes de leer el libro de la Ley; estúdialo de día y de noche, y ponlo en práctica, para que tengas éxito en todo lo que hagas. Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” Josué 1:8-9 (TLA)

Meditar en la Palabra de Dios nos trasforma y hace mejores, trae seguridad en los tiempos difíciles y da la certeza que Dios está con nosotros. Además las Escrituras nos guardan de todo peligro porque su consejo viene directo del corazón del Padre, también nos ayuda a tener confianza que cuando clamamos a Dios recibiremos respuesta oportuna.

“Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido”. 1 Juan 5:14-15 (NVI)

Si tal vez no tienes un tiempo de leer, meditar o estudiar de Su palabra, te animo a realizarlo para que traigas bendición, sabiduría, fe a tu vida y a tu descendencia.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia sobre los extraterrestres?

Desde hace muchos años, las personas se preguntan si hay vida en otros planetas. Con el avance de la tecnología, las investigaciones científicas sobre este tema se han vuelto más profundas. Sin embargo, aún no se ha podido comprobar si existe alguna forma de vida pensante (parecida a los humanos) en otros planetas del Sistema Solar.

Hay gente que cree que no es necesario buscar a los alienígenas fuera de la Tierra porque ellos han estado en nuestra civilización desde tiempos antiguos. Para muchos, prueba de esto son la construcción de las Pirámides de Giza, las Líneas de Nazca, entre otros. No obstante, estas suposiciones se basan más en hipótesis que en datos reales. Hasta el momento, muchos misterios del Universo continúan siendo un enigma para los científicos. Por lo tanto, no se puede afirmar ni negar la existencia de los extraterrestres. Pero, desde el punto de vista bíblico, ¿hay alguna forma de saber si Dios creó a otros seres que no viven en nuestro planeta?

Los alienígenas en la Biblia

La Biblia es una colección de libros inspirados por Dios. En ella encontramos una variedad de temas que siguen siendo relevantes en la actualidad; sin embargo, no dice nada sobre la vida en otros planetas. Ahora, esto no quiere decir que las Sagradas Escrituras afirmen o nieguen la existencia de los extraterrestres; simplemente no lo menciona.

Por otra parte, algo que sí confirma la Biblia es que Dios es quien creó todo, absolutamente todo, y esto incluye aquello que está fuera del mundo. Colosenses 1:16-17 dice: «En él fue creado todo lo que hay en los cielos y en la tierra, todo lo visible y lo invisible; tronos, poderes, principados, o autoridades, todo fue creado por medio de él y para él. Él existía antes de todas las cosas, y por él se mantiene todo en orden.» (RVC) Es decir, que incluso si existieran alienígenas en otros planetas, ellos también serían criaturas hechas por Dios. No hay nada que no haya sido creado por Él y, por lo tanto, nada escapa de Su poder. Y si algún día pudiéramos ir a otros mundos y conocer a otros seres, Dios también estaría allí (Salmos 139:8).

Aunque la Biblia permanezca en silencio con respecto a los extraterrestres y todavía existan misterios que escapen de nuestro entendimiento, podemos permanecer confiados de que todo tiene un motivo. Tenemos la confianza de que cuando lleguemos al cielo, tendremos la eternidad para estar con Dios y hacerle todas las preguntas que tengamos.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo escucho a Dios?

Una historia del profeta Elías nos puede hacer pensar que podemos escuchar a Dios directamente, o que uno de Sus ángeles nos puede hablar. Pero la verdad, aunque antes, en la época de Moisés por ejemplo, nos hablaba de muchas maneras; ahora nos habla por medio de su Hijo, como Hebreos 1:1-2 dice: «Dios, que muchas veces y de distintas maneras habló en otros tiempos a nuestros padres por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio del Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y mediante el cual hizo el universo».

Evidentemente ya el concepto de encontrarnos con Jesús a muchos nos ha costado entenderlo, pero ayuda, porque hacer que Jesús sea una realidad central a la hora de escuchar a Dios; en lugar de pensar subjetivamente o hacernos impresiones que pueden ser solo imaginación, me parece a mí que es mejor.

Si leemos la Biblia y buscamos saber más acerca de Jesús, escuchamos las palabras que Él dijo y están registradas en las Escrituras, podremos saber qué es lo que Él quiere.

Buscar a Dios cuando debemos tomar decisiones importantes y consultar esas decisiones antes de tomarlas, es una excelente práctica.

Pablo escuchó a Dios con claridad, sin embargo habló claramente sobre la responsabilidad de los líderes para corregir a aquellos que estaban hablando cosas que no eran realmente profecías. Hay que examinar todo cuidadosamente cuando de profetizar se trate. Si lo que dicen es con arrogancia, causa divisiones o tiene algo que ver con avaricia o lujuria no es palabra de Dios. Si lo que dicen contradice de alguna manera lo que se dice en la Biblia, pues tampoco es de Dios esa palabra.

Hay que ser muy cuidadosos y discernir cuando alguien te dice que tiene palabra profética para ti. Pedirle a Dios protección y guía a diario es algo que forma parte de mi oración.

Pienso que para estar más cercanos a Dios y saber lo que Él quiere debemos estudiar la Biblia con pasión, con ahínco y con perseverancia.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend