Biblia. Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Biblia.”

Test: ¿Reconoces a este hombre de la Biblia?

La Biblia tiene 66 libros y aparecen 3237 personas en ella. Quizás ésta sea la razón por la cual muchas historias de los personajes poco mencionados sean un tanto desconocidas. Sin embargo, cuando leemos la Biblia detenidamente podemos darnos cuenta de que hay otros personajes que quedaron registrados en la historia por sus buenas o malas acciones.

Pon a prueba tus conocimientos e identifica a los siguientes varones que aparecen en la Biblia por los hechos que realizaron:

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Acerca de las mujeres líderes en la iglesia

El tema de mujeres que enseñen o prediquen en la iglesia ha sido de mucho debate en los medios cristianos. Las denominaciones más conservadoras e incluso algunas sin denominación están en contra de mujeres en los roles de liderazgo.

Conozco una mujer que me ha causado gran admiración y respeto, la Pastora Lucy Cosme de República Dominicana. Ella ha hecho mucho bien. Ha hecho mucho por los niños y tiene su iglesia donde esos niños que ella ha recogido, cantan o forman parte del personal que labora en ese lindo lugar.

En la Biblia en realidad no se menciona directamente que una mujer estuviese predicando pero, hoy día, los estudios bíblicos de mujeres, dan mucha sabiduría y son excelente manera de crecer en el conocimiento de la religión para todas las que participan.

También podemos ver que ha habido auge de lo que llaman coaches, que significa entrenadores. Tienen blogs o videos online donde aconsejan acerca de diferentes temas relacionados con el diario vivir o con las relaciones interpersonales.

Siempre se ha sentido cierto rechazo a que las mujeres sean líderes en las iglesias. En el Nuevo Testamento en la Biblia, se menciona a Junia como apóstol y sin embargo hay debates de si era mujer u hombre. Pero, Pablo la reconoció como dispuesta a sufrir por el Evangelio, y al mencionarla junto a Andrónico llegamos a la conclusión de que éste era su esposo.

Anna, mencionada en Lucas 2:37-38 fue una profetiza que no se apartaba del templo de Jerusalén.

Abigail también es mencionada como mujer fuerte y valiente que profetizó cuando dio directivas a David.

Al serle dado el título de profetisa, significa que tenía autoridad espiritual en su comunidad.

En la Biblia había lugar para mujeres líderes proféticos en la sociedad israelí y judía. Pero la verdad es que hoy día muchos se sienten ofendidos con la idea de mujeres líderes. ¿Qué opinas tú?

Significados que no sabías de 10 palabras de la Biblia Reina Valera 1960

La Real Academia Española constantemente actualiza, quita y agrega términos al diccionario porque el uso de las palabras que utilizamos cambian con el tiempo. Por esta razón, a menudo se publican nuevas traducciones de la Biblia; sin embargo, la versión más leída en español es la Reina Valera de 1960. Esta traducción de la Biblia contiene vocablos que hoy en día están en desuso y por lo tanto pueden ser desconocidas para muchos. Un ejemplo de esta realidad es la siguiente lista de las diez palabras que quizá muchos no saben su significado.

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Antes de Jesús, ¿cómo se lograba la salvación?

Nadie puede hablar de cosas celestiales con la autoridad con la que lo hacía Jesús. Para hablar de cosas tan profundas, se requiere un íntimo conocimiento de ellas. Como nadie ha ascendido al cielo y regresado, no hay nadie capacitado para hablar de estas cosas sino Él que descendió del cielo. Jesús estaba diciendo que sólo Él era quien había visto al Padre, y solo Él estaba calificado para declarar a Dios y darlo a conocer (Juan 1:18).

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).

Dios fue muy misericordioso con la antigua Israel, aunque finalmente la juzgó, y continúa siendo misericordioso hasta hoy en día, al punto de haber muerto por nuestros pecados. Pero aun cuando él vendrá a juzgar, su misericordia prevalece (Santiago 2:13). Es la misma misericordia que posee el Padre (2da Juan 1:3).

¡Saber que el Dios del Antiguo Testamento fue el mismo que llegó a ser Jesucristo deja en evidencia la falsa idea de que el carácter del Dios del Antiguo Testamento y el de Jesucristo en el Nuevo Testamento eran distintos! Ellos son uno solo y el mismo. 

Esto no significa que nadie nunca había ido al cielo o había sido salvado, porque Enoc y Elías habían sido llevados allí (Génesis 5:24Hebreos 11:52 Reyes 2:11) y Abraham, Isaac, Jacob y otros estaban allí.

Yo pienso que Él siempre quiso y sigue queriendo que todos compartamos la eternidad a Su lado. Es por eso que aún no hemos visto el regreso de Jesús, y antes se requería el sacrificio de animales y el seguir las leyes…que luego las aumentaron los filisteos y los saduceos y eran demasiado estrictos para con lo demás y ellos las transgredían, tal vez a escondidas y por eso Jesús tuvo tanto conflicto con ellos. Él vino a liberarnos y darnos la verdad absoluta. Él vino a ser el único y último sacrificio por nuestros pecados, e incluso por los de quienes estuvieron en el pasado y eran fieles creyentes de Dios. La gracia de Dios se hace presente con Jesús. Él nos otorga a quienes recibamos a Jesús en nuestros corazones, la gracia de ser aceptados con nuestros pecados lavados por la sangre de Jesús. Nuestro rey se presenta ante Dios, delante de nosotros cuando venga el momento de presentarnos ante Él.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

No estoy de acuerdo con la iglesia, pero sí creo en Dios

Pregunta de nuestra audiencia:

«¡¡Hola!! Estoy confundido porque no estoy del todo de acuerdo con la iglesia, pero soy muy cristiano y sí creo en Dios.»

Para tener una perspectiva clara con respecto a la situación que estás viviendo, lo primero es que determines qué es exactamente en lo que no estás de acuerdo con la iglesia a la que asistes. ¿Son las enseñanzas que se imparten? ¿Las prácticas que realizan? ¿Los proyectos que promueven? ¿El comportamiento de algunos miembros? Hazte muchas preguntas como ésas y considera todas las opciones posibles.

Una vez que especifiques aquello con lo que discrepas, ora para que Dios te dé sabiduría y te hable por medio de la Biblia. En el Nuevo Testamento encontrarás historias de cómo las diferencias en las iglesias causó división y cuáles fueron los errores y aciertos de las personas involucradas. Por ejemplo, en un caso había contienda en una iglesia y las personas comenzaron a formar bandos. ≪…cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?≫ (1 Corintios 1:12-13 RVR1960). Es allí donde Pablo les escribió una carta exhortándoles a ser unidos así como Cristo es uno solo (1 Corintios 1:10-17).

Al tener la guía del Espíritu Santo y leer la Biblia podrás ver cómo Dios te habla y te muestra la respuesta de acuerdo a lo que necesitas.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que congregarse es una parte fundamental de tu crecimiento espiritual y por lo tanto, debes buscar una iglesia donde asistir y ser parte.

Para aprender más, lee 4 consecuencias de no ir a la iglesia

¿Y si quiero irme a otra iglesia?

Hay pastores o líderes que han abusado de la autoridad que tienen y como resultado han lastimado a otros cristianos. En esos casos, algunos consideran que la mejor opción es cambiar de iglesia, pero antes de hacerlo, los tres pasos primordiales que se deben seguir son:

  1. Orar por sabiduría: Cuando nuestros sentimientos y pensamientos no tienen sentido, Dios es quien examina nuestros corazones y nos da sabiduría. Una vez que oramos, el Espíritu Santo nos ayudará a tomar la decisión correcta sobre el siguiente paso que debemos dar.
  2. Actuar según lo que dice la Biblia: Todo lo que Dios quiere decirnos está en su Palabra, por lo tanto, debemos leerla, estudiarla y practicarla en cada momento de nuestra vida, especialmente cuando debemos tomar decisiones difíciles.
  3. Buscar otro lugar: Ir a otro lugar donde congregar debería ser la última opción. En muchos casos, hay personas que cambian de iglesia a cada rato porque encuentran errores hasta en lo mínimo y nunca están conformes con nada. Lo cierto es que no existe la congregación perfecta y todos debemos poner lo mejor de nosotros mismos para hacer que mejore. En cambio, si existen buenas razones y justificadas para cambiar de iglesia, entonces es lo mejor que se puede hacer. En cualquier caso, primero debemos buscar la guía del Espíritu Santo antes de dejarnos guiar por nuestras emociones o sentimientos.
¿Y si ya no quiero saber nada de la iglesia?

El pastor Daniel Arbolaez explica que es incongruente amar a Dios y menospreciar la iglesia. Escucha el podcast completo en ¿Tienes un concepto elevado de Dios pero devaluado de la iglesia?

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Test: ¿Reconoces a esta pareja de la Biblia?

En la Biblia se encuentran algunas historias de parejas que tomaron decisiones que los llevaron al éxito o a la ruina en sus relaciones. Ellos nos dejaron con muchas lecciones que podemos aplicar en diversas áreas de nuestras vidas. Por esta razón es importante que leamos la Biblia y la estudiemos a fondo.

Para probar tus conocimientos sobre estas parejas famosas -y otras poco conocidas- de la Biblia, responde las siguientes preguntas y aprende más de cada uno de ellos.

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo es Jesús?

Pregunta de nuestra audiencia:

«Hola. Quiero saber cómo es Jesús.»

El arte y la cultura popular han hecho que nos formemos una idea de cómo luce Jesús; sin embargo, la imagen que tenemos de su apariencia no es la verdadera.

En realidad, nadie que continúa con vida puede describir cuáles son los rasgos físicos de Jesús pues Él estuvo en la Tierra hace ya miles de años. Tampoco se puede hacer una reconstrucción facial porque su cuerpo estuvo en una tumba por solo tres días. Jesús sí murió, pero resucitó y ascendió al cielo (Marcos 16; Lucas 24; Hechos 1:1-11). Esto quiere decir que no hay un cuerpo de donde se pueda sacar la información genética de Jesús. Además, los evangelios no describen su apariencia física, sino que se concentran en describir sus obras durante sus años de ministerio.

Por otra parte, hay investigadores que han tomado en cuenta los datos históricos para proponer hipótesis de cómo podría ser la apariencia de Jesús. Por ejemplo, basados en los restos óseos de los hombres de la época1, se estima que la estatura promedio para los varones de la época era de 155 centímetros y que el peso promedio era de 49.8 kg. Jesús podría haber tenido esas medidas, pero no es algo que pueda afirmarse con exactitud. Otra investigación sugiere que, debido al linaje judío de Jesús, él pudo haber tenido piel de color olivo, cabello oscuro y ojos marrones.2

Con respecto a la personalidad y carácter de Jesús, la Biblia nos dice que nunca cometió ningún pecado (2 Corintios 5:21; 1 Pedro 2:22), que además era compasivo (Juan 8:11), lleno de gracia y verdad (Juan 1:14), entre otras cualidades más. De lo escrito en los evangelios podemos ver que Jesús es Dios, pero que aún siendo humano no hizo nada malo ni se dejó guiar por sus impulsos. En cambio, entregó su vida para pagar por los pecados de la humanidad y darnos como regalo la salvación.

Para conocer más de Jesús, lo más recomendable es leer la Biblia y conocer de primera mano su historia.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Fillon, M. (2015). The Real Face Of Jesus. Recuperado el 19 de noviembre de 2018, de https://www.popularmechanics.com/science/health/a234/1282186/
2Allen, F. (2018). What did Jesus Christ look like, when was He born and where did He die?. Recuperado el 19 de noviembre de 2018, de https://www.thesun.co.uk/news/5652493/jesus-christ-look-like-birth-death-date-cross/

3 pasos para orar cuando no tienes ganas

La recomendación más frecuente que escuchamos para acercarnos a Dios es la oración. Este consejo puede sonar tan repetitivo que muchos comienzan a tomar la oración como una obligación y no como un deleite. Es allí donde viene el desgano y pereza de orar. Sin embargo, orar debería ser algo que hacemos con entusiasmo y ansias. Lo importante es practicar la oración continuamente y no permitir que la falta de ganas consuma por completo nuestra relación con Dios.

A continuación te compartimos tres pasos para orar incluso cuando no sientes el deseo de hacerlo.

1. Escribe una lista de motivos de oración

Escribe una lista (o más), sobre las cosas por las cuales quieres agradecer a Dios. Si deseas puedes dividirlas por categorías: vida privada, familia, trabajo, estudios, etc. En esta lista no solo incluyas las cosas buenas que suceden, sino también las situaciones difíciles y las cuales te están causando problemas. Luego, enumera las necesidades que tienes y las áreas en las que necesitas las ayuda de Dios; allí también puedes añadir las necesidades de otros. Cuando hayas terminado de escribir tus listas, colócalas en un lugar visible de tu casa o llévalas contigo en algún papel pequeño o en tu celular.

¿Quieres leer más consejos para orar mejor? Lee el artículo 10 consejos para orar mejor

2. Haz oraciones cortas

La honestidad es un elemento importante en la oración y, si no tienes ganas de orar, no hay nada mejor que decírselo a Dios. Para comenzar, podrías decir algo como: «Padre nuestro, no tengo ganas de orar, pero por favor ayúdame a hacerlo.» A continuación menciona una cosa de tu lista por las que estás agradecido con Dios y luego una petición de tu otra lista. Al final, pídele a Dios que haga su voluntad y con eso terminas de orar.

Este tipo de oración es muy corta y te tomará menos de un minuto. Puedes hacerlo varias veces al día y utilizar distintos agradecimientos y peticiones de tus listas. Esta práctica te ayudará para que la oración se convertirá en un hábito y también con el paso de los días ores por más tiempo.

3. Practica la oración

Dios está en todas partes y no es necesario estar en un lugar determinado para hablar con él. La Biblia nos aconseja a tener un tiempo especial para orar en privado (Mateo 6:6), pero también podemos hacerlo en cualquier momento. Así que no esperes estar a solas o en la iglesia para hablar con Dios. Ora en los momentos libres de tu diario vivir y platica con Dios como lo harías con un amigo. Por ejemplo: puedes orar mientras vas en el autobús o en tu auto de camino al trabajo, mientras esperas que te atiendan en un restaurante, cuando sales a hacer ejercicios, mientras esperas a un amigo, etc. Hay muchas situaciones que nos dan minutos libres y que podemos utilizar para hablar con Dios. Cuanto más practiques la oración, te resultará más fácil y de pronto te darás cuenta que tus ganas de orar incrementarán.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuándo sé que Dios me habla?

Pregunta de nuestra audiencia:

«¿Cuándo sé que Dios me habla?»

Hay algunas formas de estar seguros de que es Dios quien nos habla. La primera es que Dios nunca nos dirá algo que vaya en contra de lo que ya se encuentra en la Biblia. Allí hay mucha información que nos ayuda a conocer el carácter y naturaleza de Dios (por esta razón se le llama la Palabra de Dios) y Él no puede contradecirse y ordenarnos algo que va en contra de sus principios. Así que la manera más práctica de saber que aquello que escuchamos viene de parte de Dios es leyendo y estudiando la Biblia.

La otra forma de asegurarnos que es la voz de Dios quien nos habla, es por medio de la oración. Al orar debemos pedirle al Espíritu Santo que nos ayude a discernir la verdad y nos ayude a conocer mejor a Jesús. Juan 16:13-14 dice: ≪Cuando venga el Espíritu Santo, él les dirá lo que es la verdad y los guiará, para que siempre vivan en la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que oiga de Dios el Padre, y les enseñará lo que está por suceder. También les hará saber todo acerca de mí, y así me honrará.≫ (TLA) Jesús nos dejó al Espíritu Santo como una guía, así que siempre podemos contar con su ayuda.

Por último, nuestra capacidad para discernir la voz de Dios depende de cuán íntima sea nuestra relación con Él. Cuanto más cercanos estemos a Él, tendremos más capacidad de discernimiento y estaremos seguros sobre qué es lo que Dios quiere decirnos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Lo que dice la Biblia sobre las discusiones

Es difícil vivir una vida sin discusiones y en realidad puede ser imposible, ya que simplemente no estamos de acuerdo con todos. Por lo tanto, es natural tener diferencias contra opiniones con las que no estamos de acuerdo. Un error común pensar que discutir siempre es algo tóxico e innecesario. Las discusiones se pueden clasificar así si se inician en un momento equivocado, tienen un propósito irrelevante y están arraigados por sentimientos de enojo. Pero si vas a discutir, la única manera con la que sabrás si lo estás haciendo correctamente es aplicando lo que dice la Biblia sobre eso. 

Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento, manteniendo en alto la palabra de vida. (Filipenses 2:14-16, NVI)

Nota la palabra contención, significa que no tengas una con mala actitud, que hagas todo sin discutir.

Pero evita las discusiones tontas, las leyendas acerca de los antepasados, las discordias y las peleas por cuestiones de la ley de Moisés. Son cosas inútiles y sin sentido. (Tito 3:9, DHH)

No discutas sobre temas tontos que probablemente dañarán una relación. Si no estás seguro si es algo tonto o no, ora sobre eso. Si te sientes lo suficientemente cómodo como para orar al respecto a Dios, lo más probable es que sea un tema serio. Si aún no estás seguro, pregúntale a alguien que es franco contigo y no solo te dirá lo que quieres escuchar. 

El hombre justo piensa lo que ha de responder, pero el malvado lanza maldad por la boca. (Proverbios 15:28, DHH)

Piensa: “¿Cómo estoy entregando esto?” ¿Estás comenzando la conversación enojado o molesto? ¿Qué palabras usarás y cuales evitarás usar? Todas las respuestas de estas preguntas deben pasar por tu cabeza antes de iniciar la conversación porque pueden evitar que lastimen a la otra persona o que digas algo que no querías decir.

La respuesta amable calma el enojo,  pero la agresiva echa leña al fuego. (Proverbios 15:1, NVI)

Sé amable cuando hablas con otros, incluso cuando ellos mismos hablan con mala actitud. Combatir fuego con fuego solo causará destrucción.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Revisa tu «lev» y ve a Él con todo tu corazón

Estoy segura de que probablemente nunca has escuchado o has visto esa palabra. No es una palabra que muchos conocen, a menos que tengan alguna experiencia en el idioma hebreo. Podrías preguntarte “¿por qué debo aprender una palabra de un lenguaje que no hablo”? La respuesta es el entendimiento de una palabra tan importante que es repetida muchas veces en la Biblia.

לֵב (lev)

Empecemos con lo que es tu “lev”. Si lees el versículo Deuteronomio 6: 5, y circulas la palabra “corazón”, tienes una idea que es tu lev. Cuando alguien dice una frase como “mi corazón me dice una cosa, pero mi mente me dice otra”, generalmente asociamos el corazón con nuestras emociones. Así que, en ese ejemplo, el corazón es igual a las emociones. De lo contrario, corazón en hebreo, lev, significa el centro del pensamiento humano y la vida espiritual. Es mantener nuestras mentes y nuestros pensamientos trabajando para Él. La primera imagen en esta palabra hebrea (ilustrada arriba) es un bastón de pastor y representa la autoridad, ya que el pastor tiene autoridad sobre su rebaño. La segunda letra es la imagen del plano de la tienda nómada y representa la idea de estar dentro, ya que la familia reside dentro de la tienda. Cuando se combinan, significan “la autoridad dentro”. La razón por la cual decidieron escoger un órgano como representante del centro de pensamiento humano es porque los hebreos eran personas que utilizaban las cosas físicas para expresar conceptos abstractos, el corazón, que tiene un ritmo cardíaco determinado por las emociones y que deja de latir después de que alguien muere (determina si alguien está vivo), era la metáfora de la mente y toda actividad mental y emocional. Por eso, “ama al Señor tu Dios con todo tu [lev] y con toda tu alma y con todas tus fuerzas”.

Ahora que has dominado esa palabra hebrea, necesitas saber por qué debe ser revisado. Si ya has aceptado a Cristo como tu Dios y Salvador, te arrepentiste de todos tus pecados. Sin embargo, muchas veces nosotros como cristianos olvidamos que debemos arrepentirnos de nuestros pecados continuamente, no solo esa vez. Yo, por ejemplo, atravieso temporadas en mi vida donde siento que estoy desconectada de Dios y no es necesariamente porque estoy pasando por un momento difícil, mi vida puede estar yendo bien y me siento igual. Entonces, a medida que pasa el tiempo, siento que falta algo. Siento que mi alma se está muriendo de hambre y en ese instante me doy cuenta que no la he estado satisfaciendo con la Palabra de Dios. Es asombroso cómo puedes llegar a estar tan acostumbrado a pasar tiempo con Dios que cuando tomas un descanso de pasar tiempo con Él, a medida que pasa más tiempo, lo extrañas aún más. Luego, cuando busco conectarme con Dios para satisfacer ese anhelo, me resulta difícil hacerlo. La adoración no es tan inspiradora, no estoy tan concentrada cuando leo la Biblia, y no oro tan apasionadamente como antes. Así que en esos momentos le clamó al Señor y le preguntó por qué estoy en ese estado. Y Dios contesta: “Arrepiéntete de tus pecados hija mía”. Tan pronto como actúo en esa instrucción con todo mi “lev”, me enfrento a un avivamiento. No un avivamiento instantáneo, pero uno que ocurre gradualmente. El avivamiento ocurrirá después de que revisemos nuestros corazones.

Por lo tanto, mi hermano o hermana en Cristo, tú y yo necesitamos revisar nuestros corazones para seguir a Cristo con toda nuestra alma. Te sugiero que dediques un tiempo para preguntarle a Dios qué áreas de tu vida necesitas dejar para amarlo con todo lo que puedas. Aunque creas que no hay algo, como yo pensé, el Señor te revelará cosas que nunca pensabas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

-Ancient Hebrew Research Center. Heart. Hebrew Word Definitions. Recuperado el 01 de noviembre de 2018, de http://www.ancient-hebrew.org/vocabulary_definitions_heart.html
-Tverberg, L. (2003). Levav - Heart and Mind. Recuperado el 01 de noviembre de 2018, de http://www.egrc.net/articles/Rock/HebrewWords/levav.html

¿Cómo puedo serle fiel a Dios?

Pregunta de nuestra audiencia:

“¿Cómo puedo serle fiel a Dios?”

Esta pregunta se la han hecho muchas personas desde tiempos antiguos. Incluso Pablo, quien tuvo un encuentro único con Jesús, en un punto de su vida se dio cuenta que le resultaba difícil dejar de pecar y ser fiel a Dios en un 100 %. En su carta a los Romanos escribió:

«Realmente no me entiendo a mí mismo, porque quiero hacer lo que es correcto pero no lo hago. En cambio, hago lo que odio. Pero si yo sé que lo que hago está mal, eso demuestra que estoy de acuerdo con que la ley es buena. Entonces no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo. Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. Amo la ley de Dios con todo mi corazón, pero hay otro poder dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí. ¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor…» (Romanos 7:15-25 NTV)

Pablo es muy honesto cuando habla sobre sus luchas internas, pero por medio de su reflexión llega a la solución ante este problema. En el versículo 25 afirma que «la respuesta está en Jesucristo nuestro Señor»; es decir, si queremos ser fieles a Dios, la única forma de hacerlo es acercándonos más a Él. Por más que tengamos la buena intención de serle leales, si Él no está en nuestras vidas, en algún punto nos dejaremos guiar por nuestros deseos y haremos algo que le desagrada. Es por esta razón que la mejor opción que tenemos para ser fieles a Dios es teniendo una relación cercana y personal con Él.

Para lograrlo podemos comenzar por leer la Biblia y estudiarla a fondo. Esto es con el fin de conocer qué promesas tenemos para nuestras vidas y también no dejarnos guiar por las mentiras que otros pueden decirnos. Lo otro que debemos hacer es orar en todo momento. El propósito de la oración no es el de pedir para nuestra conveniencia, sino para examinar nuestros propios corazones y permitir que Dios haga su voluntad en nuestras vidas. Además de leer la Biblia y orar, debemos buscar el apoyo de personas que compartan nuestra fe. Rodearnos de buena influencia nos ayudará a mantenernos enfocados en Dios y no desviar nuestra mirada a cosas que no valen la pena.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend