Biblia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Biblia”

La biblia, el único libro…

La Biblia es el único libro que puede darte esperanza, consuelo, sabiduría, nuevas fuerzas, salud, paz, años de vida y un futuro lleno felicidad. Es el único libro que puede cambiar tu vida, alimentar tu espíritu y protegerte de cualquier ataque o peligro al que estés expuesto.  Sus enseñanzas, recomendaciones, consejos, mandamientos e historias han sido escritos con el propósito de ayudarte a vivir una vida abundante y prepararte para la eternidad.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17.

Si estás enfrentando algún problema o dificultad, acude a la Biblia, tiene consejos para toda edad y para toda situación. Es a través de la Biblia que Dios te hablará y guiará a hacer lo correcto, porque Él habla a su pueblo y a aquellos que le buscan por medio de Su palabra. El Señor dice: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” Juan 10:27-28.

Te animo a leer la Biblia y poner en práctica todo lo que leas, si lo haces, prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.

“Si escuchas los mandatos del Señor tu Dios […] y los obedeces cuidadosamente, el Señor te pondrá a la cabeza y no en la cola, y siempre estarás en la cima, nunca por debajo. No te apartes de ninguno de los mandatos […], ni sigas a otros dioses ni les rindas culto.” Deuteronomio 28:13-14 (NTV) 

Asegúrate de leer la Biblia de manera regular y continua, que sea la máxima prioridad en tu vida.

“Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán.” Proverbios 3:1-2.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos sobre el pecado

La Biblia dice que todos somos pecadores y que por eso estamos alejados de Dios. Sin embargo también nos da la buena noticia: con Jesús podemos ser perdonados y salvos. Estos son algunos versículos bíblicos sobre el pecado, cómo destruye nuestras vidas y cómo podemos ser libre de él:

≪Afortunado el que no sigue el consejo de los perversos, ni el ejemplo de los pecadores, ni se une con los que andan burlándose de todo.≫

Salmos 1:1 (PDT)

≪Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad. Dije: “Confesaré mis transgresiones al Señor;” y Tú perdonaste la culpa de mi pecado.≫

Salmos 32:5 (NBLH)

≪La justicia engrandece a una nación, el pecado cubre a los pueblos de vergüenza.≫

Proverbios 14:34 (BLPH)

≪Quien esconde su pecado jamás puede prosperar; quien lo confiesa y lo deja, recibe el perdón.≫

Proverbios 28:13 (TLA)

≪…Arrepiéntete y apártate de tus pecados. ¡No permitas que tus pecados te destruyan!≫

Ezequiel 18:30 (NTV)

≪Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio”. Pero ahora yo te digo que si alguno mira a una mujer con el deseo de tener relaciones sexuales con ella, en su mente ya ha cometido pecado con ella. Así que si tu ojo derecho te hace pecar, sácalo y tíralo. Es mejor que pierdas parte de tu cuerpo a que todo el cuerpo sea echado al infierno.≫

Mateo 5:27-29 (PDT)

≪Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndelo cuando él y tú estén solos. Si te hace caso, habrás ganado a tu hermano. Pero si no te hace caso, haz que te acompañen uno o dos más, para que todo lo que se diga conste en labios de dos o tres testigos.≫

Mateo 18:15-16 (RVC)

≪Lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la sensualidad, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre.≫

Marcos 7:20-23 (RVA-2015)

≪Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.≫

Marcos 11:25 (NVI)

≪Jesús contestó:
—Les digo la verdad, todo el que comete pecado es esclavo del pecado.≫

Juan 8:34 (NTV)

≪Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados.≫

Hechos 3:19 (NTV)

≪Así que, no esperes más; levántate, bautízate y pídele al Señor que perdone tus pecados.≫

Hechos 22:16 (TLA)

≪Todos los que han pecado sin conocer la ley también perecerán sin la ley; y todos los que han pecado conociendo la ley por la ley serán juzgados. Porque Dios no considera justos a los que oyen la ley, sino a los que la cumplen.≫

Romanos 2:12-13(NVI)

≪Obviamente, la ley se aplica a quienes fue entregada, porque su propósito es evitar que la gente tenga excusas y demostrar que todo el mundo es culpable delante de Dios. Pues nadie llegará jamás a ser justo ante Dios por hacer lo que la ley manda. La ley sencillamente nos muestra lo pecadores que somos.≫

Romanos 3:19-20 (NTV)

≪Todos pecaron y por eso no pueden participar de la gloria de Dios.≫

Romanos 3:23 (PDT)

≪En realidad, no es fácil que alguien esté dispuesto a dar su vida por otra persona, aunque sea buena y honrada. Tal vez podríamos encontrar a alguien que diera su vida por alguna persona realmente buena. Pero Dios nos demostró su gran amor al enviar a Jesucristo a morir por nosotros, a pesar de que nosotros todavía éramos pecadores.≫

Romanos 5:7-8 (TLA)

≪¿Qué más podemos decir? ¿Seguiremos pecando para que Dios nos ame más todavía? ¡Por supuesto que no! Nosotros ya no tenemos nada que ver con el pecado, así que ya no podemos seguir pecando.≫

Romanos 6:1-2 (TLA)

≪Una cosa es clara: antes éramos pecadores, pero cuando Cristo murió en la cruz, nosotros morimos con él. Así que el pecado ya no nos gobierna Al morir, el pecado perdió su poder sobre nosotros.≫

Romanos 6:6-7 (TLA)

≪Una cosa es clara: antes éramos pecadores, pero cuando Cristo murió en la cruz, nosotros morimos con él. Así que el pecado ya no nos gobierna Al morir, el pecado perdió su poder sobre nosotros.≫

Romanos 6:6-7 (TLA)

≪Cuando Jesucristo murió, el pecado perdió para siempre su poder sobre él. La vida que ahora vive, es para agradar a Dios. De igual manera, el pecado ya no tiene poder sobre ustedes, sino que Cristo les ha dado vida, y ahora viven para agradar a Dios. Así que no dejen que el pecado los gobierne, ni que los obligue a obedecer los malos deseos de su cuerpo. Ustedes ya han muerto al pecado, pero ahora han vuelto a vivir. Así que no dejen que el pecado los use para hacer lo malo. Más bien, entréguense a Dios, y hagan lo que a él le agrada. Así el pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, porque ya no son esclavos de la ley. Ahora están al servicio del amor de Dios. Alguien podría decir que, como ya no somos esclavos de la ley, sino que estamos al servicio del amor de Dios, podemos seguir pecando. Pero eso no es posible. Ustedes saben que quien siempre obedece a una persona, llega a ser su esclavo. Nosotros podemos servir al pecado y morir, o bien obedecer a Dios y recibir su perdón. Antes, ustedes eran esclavos del pecado. Pero gracias a Dios que obedecieron de todo corazón la enseñanza que se les dio. Ahora ustedes se han librado del pecado, y están al servicio de Dios para hacer el bien. Como a ustedes todavía les cuesta entender esto, se lo explico con palabras sencillas y bien conocidas. Antes ustedes eran esclavos del mal, y cometían pecados sexuales y toda clase de maldades. Pero ahora tienen que dedicarse completamente al servicio de Dios. Cuando ustedes eran esclavos del pecado, no tenían que vivir como a Dios le agrada. ¿Pero qué provecho sacaron? Tan sólo la vergüenza de vivir separados de Dios para siempre. Sin embargo, ustedes ya no son esclavos del pecado. Ahora son servidores de Dios. Y esto sí que es bueno, pues el vivir sólo para Dios les asegura que tendrán la vida eterna. Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.≫

Romanos 6:15-23 (TLA)

≪No se dejen engañar. Ustedes bien saben que los que hacen lo malo no participarán en el reino de Dios. Me refiero a los que tienen relaciones sexuales prohibidas, a los que adoran a los ídolos, a los que son infieles en el matrimonio, a los afeminados, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a los ladrones, a los que siempre quieren más de lo que tienen, a los borrachos, a los que hablan mal de los demás, y a los tramposos. Ninguno de ellos participará del reino de Dios.≫

1 Corintios 6:9-10 (TLA)

≪El pecado produce la muerte, y existe porque hay una ley. ¡Pero gracias a Dios, podemos vencerlo por medio de nuestro Señor Jesucristo≫

1 Corintios 15:56-57 (TLA)

≪Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. Y todo esto viene de Dios. Antes éramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: Por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos.≫

2 Corintios 5:17-19 (TLA)

≪Hermanos, es posible que alguno de ustedes caiga en la trampa del pecado. Ustedes, que son guiados por el Espíritu, acérquense a él y ayúdenle a corregir su error. Pero ¡ojo!, háganlo con humildad, pues ustedes también pueden caer en tentación.≫

Gálatas 6:1 (PDT)

≪Dios es tan rico en gracia y bondad que compró nuestra libertad con la sangre de su Hijo y perdonó nuestros pecados.≫

Efesios 1:7 (NTV)

≪Ustedes son parte del pueblo de Dios; por eso, ni siquiera deben hablar de pecados sexuales, ni de indecencias ni de ambiciones exageradas. No digan malas palabras, ni tonterías, ni vulgaridades, pues eso no es correcto. Más bien, usen su boca para dar gracias a Dios.≫

Efesios 5:3-4 (TLA)

≪¡Hagan morir todo lo que viene de la naturaleza pecaminosa! Apártense de los pecados sexuales, las impurezas, las pasiones bajas y vergonzosas y del deseo de acumular más y más cosas, pues eso es idolatría.≫

Colosenses 3:5 (NBV)

≪Si decimos que somos amigos de Dios y, al mismo tiempo, vivimos pecando, entonces resultamos ser unos mentirosos que no obedecen a Dios.≫

1 Juan 1:6 (TLA)

≪Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.≫

1 Juan 1:8-10 (RVR1960)

≪El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo, para que, ofreciéndose en sacrificio, nuestros pecados quedaran perdonados.≫

1 Juan 4:10 (DHH)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo venció Jesús la tristeza?

Estar triste es algo que nos pasa a todos. Jesús mismo sintió aflicción profunda en los momentos previos a su arresto (Mateo 26:36-46; Marcos 14:32-42; Lucas 22:39-46). Él sabía que su muerte estaba cerca y que sería muy dolorosa hasta el final. Muchos estudiosos afirman que los síntomas que presentó en dichos momentos son los de un cuadro depresivo. Esto no es sorprendente pues, como seres humanos, es probable que también nos sintamos de la misma manera. Además, hay otras personas mencionadas en la Biblia también sufrieron de depresión. (Para más información, leer: 6 personajes bíblicos que sufrieron de depresión). Sin embargo, Jesús hizo algo para vencer la tristeza. Son prácticas que podemos aplicar en nuestra vida diaria y que nos ayudan a superar la adversidad.

¿Cómo venció Jesús la tristeza?

1. Oró

Cuando hay tristeza, no hay ganas para hacer nada. Lo común es quedarse en un lugar, llorar y lamentarse. Esta reacción es bastante natural y por ello se entiende que muchas personas piensen en la oración como su última opción. No obstante, Jesús demostró que esa es la mejor solución. Él se apartó de los demás para orar y ser honesto sobre lo que le estaba aconteciendo (Mateo 26:36-37; Marcos 14:32-33; Lucas 22:39-41).

Dios sabe lo que nos ocurre pero, tal como hizo Jesús, es necesario que expresemos nuestras emociones en voz alta. Jesús conoce de primera mano qué es sentir angustia y por eso puede comprendernos. Él sabe qué se siente cuando uno está en un momento difícil y la aflicción es demasiada. Así como Él, nosotros debemos orar y confiar nuestras cargas a Dios.

2. Expresó sus sentimientos

Si bien Jesús se apartó de los demás para orar, hubo un punto en el cual se reunió con sus discípulos y les contó lo que le ocurría. Se llevó a las personas en quienes más confiaba y les abrió su corazón. Les dijo: «Mi alma está destrozada de tanta tristeza, hasta el punto de la muerte» (Mateo 26:38; Marcos 14:34). Aunque, lastimosamente, ellos no entendieron sus palabras y por eso no supieron qué responderle (Marcos 14:40), el hecho de que Jesús fuera sincero nos enseña que la tristeza no debe enfrentarse en soledad. Además nos muestra que es importante tener personas de apoyo. Por eso es vital que nuestro círculo cercano esté compuesto por gente madura que tenga una relación personal con Dios. Ellas podrán alentarnos y compartir la paz que solo Cristo puede dar.

3. Pidió la voluntad de Dios

Nos hemos acostumbrado a soluciones rápidas y por eso queremos que la tristeza se vaya lo más pronto posible. Nuestra mente está tan ocupada en esa meta que olvidamos pedir la voluntad de Dios.

En los momentos previos a su arresto, Jesús se apartó varias veces para orar. En una de esas oportunidades, dijo: ≪Abba, Padre, todo es posible para ti. Te pido que quites esta copa de sufrimiento de mí≫. Él sabía que debía morir y su muerte sería violenta y dolorosa. Su oración refleja lo que sentía como ser humano. No intentó maquillar su sufrimiento; no quiso parecer valiente y fingir que todo estaba bien. Él fue honesto y le pidió a Dios que lo salvara de esa situación.

Pero aun cuando el prospecto del futuro era oscuro, Jesús añadió una frase de suma importancia: ≪Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía≫. Él comprendía que su muerte representaba la salvación para la humanidad y reconoció que la voluntad de Dios siempre es mejor que nuestros planes. Por esta razón no exigió que se cumpla su pedido, sino que se cumpla la voluntad del Padre.

De igual manera, cuando la tristeza nos agobie, debemos pedir la voluntad de Dios y que Él actúe de acuerdo a sus planes. Podemos estar ciegos por el dolor, pero Él sabe que tras de ese momento de tristeza puede esperarnos algo mejor.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

7 personajes bíblicos que se suicidaron

El suicidio no es algo único de esta época. A lo largo de la historia han habido personas que se quitaron la vida por depresión, honor, vergüenza, etc. La diferencia es que hoy existe más ayuda para las personas que están lidiando con pensamientos suicidas. De todas formas, entender el motivo por el cual las personas del pasado eligieron la muerte es una forma de prevenir futuros casos.

A continuación se encuentra una lista de personajes bíblicos que se suicidaron:

1. Abimelec

Abimelec, hijo de Gedeón, fue rey de Israel durante tres años. La gente se rebeló contra él, y después de varios intentos por controlar la situación, fue a la ciudad de Tebes. Dentro de la ciudad había una torre muy bien protegida. Todos los hombres y las mujeres de la ciudad se refugiaron allí. Abimelec se acercó a la puerta de la torre para atacarla, pero cuando se preparaba para incendiarla una mujer le arrojó una piedra de molino. La piedra le cayó en la cabeza y le rompió el cráneo. Abimelec no quiso que quedara registrada en la historia su muerte a manos de una mujer, así que le pidió a su ayudante de armas que lo matara. Su historia se encuentra en Jueces capítulo 9.

≪Entonces él llamó apresuradamente al joven, su escudero, y le dijo:
—Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: “Una mujer lo mató”.
Su escudero lo atravesó, y él murió.≫

Jueces 9:54 (RVA-2015)

2. Sansón

Sansón es recordado casi como un superhéroe de la Biblia debido a su increíble fuerza otorgada por Dios. Sin embargo, perdió toda su fuerza cuando Dalila lo traicionó. Los filisteos le quitaron los ojos y lo usaban como objeto de humillación. En sus últimos momentos de vida, Sansón le pidió a Dios que le devolviera la fuerza para acabar con sus enemigos. Al hacerlo, él también murió. Muchos debaten si la muerte de Sansón puede o no considerarse un suicidio; pero lo cierto es que en toda la historia no ha habido un personaje como él. La historia completa de su vida está en el libro de Jueces, los capítulos 13 al 16.

≪Entonces Sansón oró: “¡Dios todopoderoso, ayúdame sólo una vez más! Los filisteos se han burlado de mí sacándome los ojos, te ruego que me des fuerzas para vengarme de ellos”. Dicho esto, Sansón apoyó sus dos manos sobre las columnas centrales que sostenían el templo, y gritó: “¡Que mueran conmigo los filisteos!” Luego empujó las columnas con todas sus fuerzas, y el templo se vino abajo sobre los jefes filisteos y sobre todos los que allí estaban. Sansón mató a más personas al morir, que las que había matado en toda su vida.≫

Jueces 16:28-30 (TLA)

3. Saúl

Los israelitas estaban en guerra con los filisteos. Los filisteos mataron a tres hijos del rey Saúl y él fue herido de gravedad. Para evitar la captura y las posibles humillaciones a las que sería sometido, Saúl le pidió a su escudero que lo matara. Este se negó, así que Saúl tomó su espada y se dejó caer sobre ella. Su historia se encuentra en 1 Samuel 31:1-4.

≪Él rogó a su escudero: “Mátame con tu espada antes que estos paganos filisteos me capturen y me torturen”. Pero como su escudero tenía miedo también, no quiso hacerlo. Entonces Saúl tomó su propia espada y se arrojó contra la punta de su hoja de modo que lo atravesó.≫

1 Samuel 31:4 (NBV)

4. Escudero de Saúl

Aunque se desconoce el nombre, el escudero de Saúl fue otro personaje bíblicos que eligió quitarse la vida. Al ver lo que había hecho su rey, imitó sus acciones y se suicidó de la misma manera. La mención a su muerte está en 1 Samuel 31:5-6.

≪Cuando el escudero vio que Saúl había muerto, también él se arrojó sobre su espada y murió con Saúl.≫

1 Samuel 31:5 (BLPH)

5. Ahitofel

El príncipe Absalón se había revelado contra su padre David. Buscó consejo y Ahitofel le dijo que tuviera relaciones sexuales con las concubinas de su padre. Absalón le hizo caso; pero en la segunda ocasión que le pidió consejo, Ahitofel se ofreció perseguir y matar a David. En esa oportunidad, Absalón rechazó sus palabras. Entonces Ahitofel regresó a su pueblo, ordenó sus asuntos familiares y se ahorcó. Este personaje bíblico se suicidó en tiempo de guerra civil y conflictos familiares; su historia está en 2 Samuel capítulos 16 y 17.

≪Cuando Ahitofel se dio cuenta de que no se había seguido su consejo, ensilló su burro y se fue a su pueblo natal, donde puso sus asuntos en orden y se ahorcó. Murió allí y lo enterraron en la tumba de la familia.≫

2 Samuel 17:23 (NTV)

6. Zimri

Zimri fue un comandante. En aquel tiempo Elá gobernaba a los israelitas, en la ciudad de Tirsa. Zimri aprovechó que el rey estaba ebrio y lo asesinó. De ese modo ascendió al trono. Sin embargo, en cuanto los israelitas se enteraron de la traición, nombraron a Omri, general del ejército, como rey. Acorralado por el nuevo rey y su ejército, en lugar de enfrentar a sus enemigos, Zimri se encerró en el palacio e incendió el lugar, y así se suicidó. Su historia se encuentra en 1 Reyes capítulo 16.

≪Y cuando Zimri vio que el ejército israelita había conquistado la ciudad, fue a refugiarse en el palacio real y le prendió fuego estando él adentro. Así murió este hombre.≫

1 Reyes 16:18 (RVC)

7. Judas

Judas es, probablemente, el personaje bíblico más famoso que cometió suicidio. Tras haber traicionado a Jesús, quiso arreglar la situación al devolver el dinero que los principales sacerdotes y los ancianos le habían pagado. Pero ellos se negaron a aceptarlo. Consumido por la culpa, compró un terreno en donde se ahorcó. La breve mención a su muerte se encuentra en Mateo 27:3-5 y Hechos 1:18-20.

≪Entonces Judas tiró las monedas en el templo, y fue y se ahorcó.≫

Mateo 27:5 (TLA)

≪Judas había comprado un campo con el dinero que recibió por su traición. Allí cayó de cabeza, se le reventó el cuerpo y se le derramaron los intestinos.≫

Hechos 1:18 (NTV)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ayúdenme…

Sé que ya me he referido a este asunto varias veces aquí. Y debería sentirme satisfecho por haber tenido la oportunidad de expresar mis pensamientos al respecto.

Pero me sigue asombrando la extraordinaria cantidad de contenidos en el medio cristiano que están orientados a “ayudar” a los creyentes a resolver problemas fundamentales: temor, inseguridad, depresión, problemas con los hijos, con los cónyuges, con ciertas adicciones, problemas financieros, sólo por nombrar los más característicos.

Semejante ocupación por parte de los expertos para orientar a la atribulada audiencia ha teñido considerablemente el mensaje evangelístico. Hoy se predica un evangelio basado en la administración de los conflictos humanos: Cristo la solución a tus angustias y necesidades. Dios ya no ocupa el centro del mensaje sino tu problema.

Considerar los problemas propios como algo central en la relación con Dios y con el evangelio dista mucho de lo que Jesús dijo al referirse a sus verdaderos discípulos:

Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. (Lucas 9:23-24).

El evangelio es la buena noticia: Dios ama al mundo. Pero amar al mundo significa sacar los ojos de uno mismo y ponerlos en las otras personas.

Todos lo que quieran vivir de acuerdo a la verdad y a la justicia van a sufrir persecución y malestares. Estamos en un mundo donde predomina el egoísmo y la maldad. El bien no es popular. Puede costarle la vida a las personas.

Si uno mira a la Biblia con cierta dedicación – cosa que la mayoría de los creyentes NO hace – hallaría que seguir a Dios y a su palabra, en casi la totalidad de los casos, importa sufrimiento y contrariedad. De modo que si uno espera que el evangelio sea una gira de felicidad anda bastante perdido.

Ser cristiano por un evangelio que solucione problemas, sane, alivie, refresque, resuelva y consuele viene a ser lo mismo que seguir todas las ofertas del mercado de autoayuda: religiones, rituales, ejercicios, procedimientos mentales, medicinas, ungüentos, pociones y letanías.

El amor y la verdad producen efectos positivos y estables. Pero el objeto de todo eso es ofrecer más efectivamente la vida para el bienestar de los demás.

Versículos bíblicos sobre la paciencia

No nos gusta esperar. Queremos las cosas de inmediato porque vivimos en una era en donde todo está a un clic de distancia. El problema es que en ese período de espera cometemos errores de los cuales nos arrepentimos. En la Biblia encontramos historias de personajes que se apresuraron y no esperaron el tiempo adecuado. Con el tiempo tuvieron que lidiar con las consecuencias, las cuales les produjeron mucho dolor. De sus vivencias aprendemos que la paciencia siempre tiene su recompensa y solo Dios conoce cuál es el momento adecuado. Estos son algunos versículos bíblicos sobre la paciencia que debemos tener en cuenta:

≪Podemos sentirnos felices aun cuando tenemos sufrimientos porque los sufrimientos nos enseñan a ser pacientes. Si tenemos paciencia, nuestro carácter se fortalece y con un carácter así, nuestra esperanza aumenta. Esa esperanza no nos va a fallar porque Dios nos dio el Espíritu Santo, quien ha derramado el amor de Dios en nosotros.≫

Romanos 5:3-5 (PDT)

≪Regocíjense en la esperanza, tengan paciencia si sufren y nunca dejen de orar.≫

Romanos 12:12 (NBV)

≪El amor es paciente y bondadoso. El amor no es envidioso. No es presumido ni orgulloso.≫

1 Corintios 13:4 (PDT)

≪Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor.≫

Efesios 4:2 (NTV)

≪No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.≫

Gálatas 6:9 (NVI)

≪Si esperamos recibir algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo con paciencia.≫

Romanos 8:25 (TLA)

≪Todo lo que está escrito en la Biblia es para enseñarnos. Lo que ella nos dice nos ayuda a tener ánimo y paciencia, y nos da seguridad en lo que hemos creído. Aunque, en realidad, es Dios quien nos da paciencia y nos anima. A él le pido que los ayude a ustedes a llevarse bien con todos, siguiendo el ejemplo de Jesucristo.≫

Romanos 15:4-5 (TLA)

≪En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.≫

2 Pedro 3:9 (NTV)

≪Son elegidos de Dios; él los ha consagrado y les ha otorgado su amor. Sean, pues, profundamente compasivos, benignos, humildes, pacientes y comprensivos.≫

Colosenses 3:12 (BLPH)

≪Amados hermanos, tengan paciencia mientras esperan el regreso del Señor. Piensen en los agricultores, que con paciencia esperan las lluvias en el otoño y la primavera. Con ansias esperan a que maduren los preciosos cultivos. Ustedes también deben ser pacientes. Anímense, porque la venida del Señor está cerca.≫

Santiago 5:7-8 (NTV)

≪Pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; levantarán las alas como águilas. Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán.≫

Isaías 40:31 (RVA-2015)

≪Bueno es el Señor para los que en él esperan, para el alma que lo busca. Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor.≫

Lamentaciones 3:25-26 (RVA-2015)

≪Con paciencia esperé que el Señor me ayudara, y él se fijó en mí y oyó mi clamor.≫

Salmos 40:1 (NTV)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

6 personajes bíblicos que sufrieron de depresión

La palabra ≪depresión≫ no está explícitamente en la Biblia. El término es un tanto reciente y ahora la reconocemos como un síndrome caracterizado por una tristeza profunda*. Sin embargo, podemos afirmar, por los síntomas que presentaron, que algunos personajes bíblicos sufrieron de depresión en ciertos puntos de sus vidas. Jesús mismo pasó por esto en los momentos previos a su crucifixión. Les dijo a sus discípulos que estaba triste hasta la muerte y sentía agonía (Mateo 26:36-46; Marcos 14:32-42; Lucas 22:39-46). Algunos estudiosos han clasificado esta escena como un cuadro depresivo.

Si bien en esa época la depresión no era diagnosticada, otras personas sintieron una tristeza tan profunda que llegaron al punto de anhelar la muerte. Estos son algunos de ellos:

1. David

Las penurias que David atravesó fueron varias. Fue perseguido por un rey, sufrió de intentos de asesinatos, sus hijos lo traicionaron, algunos de ellos murieron o mataron a sus hermanos, etc. Cada experiencia refleja que su vida fue dura. Tenemos una muestra de esto en los salmos que escribió. En uno de ellos, dice: ≪Mi culpa pesa sobre mi cabeza como una enorme carga. Me estoy hundiendo≫ (Salmos 38:4 PDT). Pese al dolor y la tristeza que sentía, siempre buscaba refugio en Dios. En Salmos 42:11 (NTV) dice:

≪¿Por qué estoy desanimado?
¿Por qué está tan triste mi corazón?
¡Pondré mi esperanza en Dios!
Nuevamente lo alabaré,
¡mi Salvador y mi Dios!≫

2. Elías

Elías tuvo un enfrentamiento con los profetas de Baal. Tras una serie de ritos y sacrificios, ellos no pudieron demostrar el poder de su dios. Cuando fue el turno de Elías, él probó ante todos que Dios es el único y verdadero ser supremo. Pese a que esta experiencia fue positiva, una vez que se terminó, la reina Jezabel lo amenazó de muerte y tuvo que huir. Fue entonces cuando Elías se hundió en una profunda angustia. En esos momentos se sentía tan afligido que le pidió a Dios que le quitara la vida. Esta historia se encuentra en 1 Reyes 18 y 19 y nos da una idea de lo grave que se sentía.

3. Jonás

No todos los personajes bíblicos sufrieron de depresión a causa de algo que les afectó en nivel personal. Jonás se enojó cuando vio que Dios perdonó a la gente de Nínive. Su enfado fue tal que llegó prefirió la muerte (Jonás 4). A primera vista, su comportamiento no parece ser el de una persona deprimida. No obstante, los estudiosos han descubierto que una manifestación de la depresión es el enojo. La ira puede ser una forma de canalizar la tristeza y muchos pueden no estar al tanto de ella.

4. Noemí

Noemí perdió a su esposo y a sus dos hijos mientras vivía en un pueblo extranjero. Se ha comprobado que el duelo y la inmigración pueden ser causas de la depresión. No estar en un ambiente conocido ni con los seres amados es difícil para cualquiera. Noemí no fue la excepción. Cuando regresó a su tierra natal pidió que la llamen Mara. Noemí significa ≪dulce≫ y Mara, ≪amarga≫ (Rut 1:19-21). Su petición refleja que su corazón estaba lleno de tristeza y amargura por las experiencias que le tocó vivir.

5. Job

Job perdió a sus hijos, sus bienes, riquezas y además contrajo una enfermedad que, en ese tiempo, no tenía cura. Algunos de sus amigos intentaron animarlo, otros lo acusaron; pero Job nunca se atrevió a negar ni rechazar a Dios. Durante ese tiempo se hizo muchas preguntas y llegó un punto en el que deseó no haber nacido. El desear la muerte es una manifestación de la depresión y en Job 3:3-4 (NTV), dice:

≪Que sea borrado el día en que nací,
y la noche en que fui concebido.
Que ese día se convierta en oscuridad;
que se pierda aun para Dios en las alturas,
y que ninguna luz brille en él.≫

6. Jeremías

A Jeremías se le conoce como el profeta llorón. Esto se debe a que solía llorar y sus discursos eran tristes. Dios le había encomendado llevar su mensaje a la gente, pero nadie le hacía caso. Él vivía solo y se entiende que no tenía familia. Además era pobre y rechazado por los demás. Si bien es un ejemplo de fe y fortaleza, también tuvo momentos de angustia. Al igual que Job, maldijo el día de su nacimiento y se preguntaba la razón de su existencia. En Jeremías 20:14,18 (NTV):

≪¡Sin embargo, maldigo el día en que nací! ¿Por qué habré nacido? Mi vida entera se ha llenado de dificultades, de dolor y de vergüenza.≫

Otro personaje bíblico que sufrió de depresión, pero llegó a suicidarse fue Judas. Mateo 27:3-5 dice que su remordimiento fue tal que no pudo lidiar más con su dolor y terminó con su vida.

Cada caso de depresión que vemos en la Biblia nos enseña que este mal puede afectar a cualquiera. Pero también nos recuerda que, para el que pide ayuda, siempre hay esperanza.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

*Real Academia Española. (2018). Diccionario de la lengua española (Edición del Tricentenario). Consultado en https://dle.rae.es/?id=CG97oEp

Versículos bíblicos sobre el odio

El odio se manifiesta de diferentes maneras. Podemos odiar y pretender que no es así. Pero esta actitud es peligrosa y por eso la Biblia nos advierte de ella. Es por eso que encontramos versículos bíblicos que nos hablan al respecto. Estos son algunos de ellos:

≪El que dice que vive en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad. El que ama a su hermano vive en la luz, y no hay nada en su vida que lo haga caer en el pecado. Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad, vive en la oscuridad y no sabe a dónde va, porque la oscuridad lo deja sin poder ver.≫

1 Juan 2:9-11 (PDT)

≪Quítense de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos y calumnia, junto con toda maldad. Más bien, sean bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándose unos a otros como Dios también los perdonó a ustedes en Cristo.≫

Efesios 4:31-32 (RVA-2015)

≪El odio produce más odio; el amor todo lo perdona.≫

Proverbios 10:12 (TLA)

≪El que esconde su odio es un mentiroso; el que esparce calumnias es un necio.≫

Proverbios 10:18 (NBV)

≪No fomentes odio en tu corazón contra ninguno de tus parientes. Aclara los asuntos con la gente en forma directa, a fin de que no seas culpable de su pecado. No busques vengarte, ni guardes rencor contra tus hermanos israelitas, sino ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor.≫

Levítico 19:17-18 (NTV)

≪A los que están dispuestos a escuchar, les digo: ¡amen a sus enemigos! Hagan bien a quienes los odian. Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman.≫

Lucas 6:27-28 (NTV)

≪Si ustedes se odian unos a otros, son asesinos, y ya saben que ningún asesino puede tener la vida eterna.≫

1 Juan 3:15 (TLA)

≪Si decimos que amamos a Dios, y al mismo tiempo nos odiamos unos a otros, somos unos mentirosos. Porque si no amamos al hermano, a quien podemos ver, mucho menos podemos amar a Dios, a quien no podemos ver.≫

1 Juan 4:20 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuántos milagros hizo Jesús?

Durante su estadía en la Tierra, Jesús realizó milagros que quedaron registrados en los evangelios. Algunos son más conocidos que otros, pero, en general, estos demuestran el carácter y personalidad de Jesús. Él utilizó diferentes formas de realizar milagros y cada una de ellas son un testimonio de su gran poder y amor.

Jesús hizo muchos más milagros y proezas mientras estuvo en la Tierra, pero no quedaron registrados por escrito. En el evangelio que Juan escribió, dice: ≪Jesús también hizo muchas otras cosas, las cuales, si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir≫ (Juan 21:25 RVC). Esto nos da a entender que los milagros mencionados en la Biblia sólo son una pequeña muestra de la grandeza de Jesús.

¿Cuántos milagros hizo Jesús y que están registrados en la Biblia?

  1. Sanó al siervo de un centurión (Mateo 8:5-13; Lucas 7:1-10).
  2. Calmó la tempestad (Mateo 8:23-27).
  3. Expulsó a los demonios (Mateo 8:28-34).
  4. Sanó a un paralítico (Mateo 9:1-8).
  5. Sanó a una mujer que sufría de hemorragias (Mateo 9:18-26; Lucas 8:43-48).
  6. Resucitó a la hija de un magistrado (Mateo 9:18-26).
  7. Liberó a un hombre endemoniado (Marcos 1:23-28).
  8. Sanó a la suegra de Simón Pedro (Marcos 1:30-31).
  9. Sanó a un leproso (Marcos 1:40-45; Mateo 8:1-4; Lucas 5:12-16).
  10. Sanó a un sordomudo (Marcos 7:31-37).
  11. Alimentó a cuatro mil (Mateo 15:32-39; Marcos 8:1-10).
  12. Transformó el agua en vino (Juan 2:1-11).
  13. Sanó al hijo de un oficial del rey (Juan 4:46-54).
  14. Hizo una pesca milagrosa (Lucas 5:1-11; Mateo 4:18-22; Marcos 1:16-20).
  15. Resucitó al hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:11-17).
  16. Sanó a dos ciegos (Mateo 9:27-31).
  17. Sanó a un hombre mudo y endemoniado (Mateo 9:32-33).
  18. Sanó a un paralítico (Juan 5:1-9).
  19. Sanó al hombre de la mano seca (Mateo 12:10-13).
  20. Sanó un hombre endemoniando que estaba ciego y mudo (Mateo 12:22; Marcos 3:20-30; Lucas 11:14-23).
  21. Multiplicó cinco panes y dos peces y alimentó a más de cinco mil personas (Mateo 14:15-21).
  22. Sanó a la hija endemoniada de una mujer cananea (Mateo 15:22-28).
  23. Sanó a un muchacho lunático (Mateo 17:14-21; Marcos 9:14-29; Lucas 9.37-43).
  24. Sanó a un ciego de nacimiento (Juan 9:1-38).
  25. Sanó a una mujer que estaba enferma por dieciocho años (Lucas 13:10-17).
  26. Sanó a un hidrópico (Lucas 14:1-4).
  27. Sanó a diez leprosos (Lucas 17:11-19).
  28. Resucitó a Lázaro (Juan 11:1-46).
  29. Sanó a dos ciegos que le esperaban en el camino (Mateo 20:30-34).
  30. Hizo que una higuera se secara (Mateo 21:18-22).
  31. Sanó la oreja de un hombre (Lucas 22:50-51).
  32. Realizó otra pesca milagrosa (Juan 21:1-14)
  33. Resucitó de la muerte (Lucas 24:5-6).


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos sobre el orgullo

El orgullo nos hace creer que somos suficientes y no necesitamos de nadie más. Sin embargo, hay versículos bíblicos que señalan que Dios aborrece el orgullo. Estos son algunos de ellos:

≪La mirada arrogante de la humanidad y el orgullo humano serán humillados. Ese día sólo el Señor será exaltado. El Señor Todopoderoso tiene planeado un día de castigo contra todos los orgullosos, los arrogantes y contra todos los que se exaltan a sí mismos.≫

Isaías 2:11-12 (PDT)

≪Que nadie se sienta orgulloso: ni el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza.≫

≪No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo. Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros.≫

Filipenses 2:3-4 (DHH)

≪Yo, la sabiduría, convivo con la prudencia y poseo conocimiento y discreción. Quien teme al Señor aborrece lo malo; yo aborrezco el orgullo y la arrogancia, la mala conducta y el lenguaje perverso.≫

Proverbios 8:12-13 (NVI)

≪Después del orgullo viene la humillación, pero la inteligencia está con los humildes.≫

Proverbios 11:2 (PDT)

≪El orgullo lleva a conflictos; los que siguen el consejo son sabios.≫

Proverbios 13:10 (NTV)

≪Dios no soporta a los orgullosos, y una cosa es segura: no los dejará sin castigo.≫

Proverbios 16:5 (TLA)

≪Después del orgullo viene la caída; tras la arrogancia, el fracaso.≫

Proverbios 16:18 (PDT)

≪Más vale humillarse con los pobres que hacerse rico con los orgullosos.≫

Proverbios 16:19 (DHH)

≪El orgullo humano es presagio del fracaso; la humildad es preludio de la gloria.≫

Proverbios 18:12 (RVC)

≪Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamiento de impíos, son pecado.≫

Proverbios 21:4 (RVR1960)

≪Orgulloso y arrogante, y famoso por insolente, es quien se comporta con desmedida soberbia.≫

Proverbios 21:24 (NVI)

≪Nunca te alabes a ti mismo, deja que otros lo hagan.≫

Proverbios 27:2 (PDT)

≪La soberbia humilla al hombre; al humilde de espíritu lo sostiene la honra.≫

Proverbios 29:23 (RVC)

≪El Señor es excelso, pero toma en cuenta a los humildes y mira de lejos a los orgullosos.≫

Salmos 138:6 (NVI)

≪Vivan en armonía unos con otros. No sean tan orgullosos como para no disfrutar de la compañía de la gente común. ¡Y no piensen que lo saben todo!≫

Romanos 12:16 (NTV)

≪Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso.≫

1 Corintios 13:4 (DHH)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Confías más en la Biblia o los líderes?



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos sobre la sanidad

Las enfermedades y males abundan hoy en día. Muchas de ellas vienen como consecuencia de nuestro descuido; otras son producto de factores que escapan de nuestras manos. Hay mucho que no podemos controlar, pero Dios está a cargo de todo y la Biblia nos ofrece paz en momentos como estos.

A continuación hay algunos versículos bíblicos que hablan sobre cómo Dios puede sanar.

≪Les dijo: “Yo soy su Dios. Yo soy quien les da salud. Si ustedes prestan atención a mis consejos y obedecen estos mandamientos y estas leyes que hoy les doy, y hacen sólo lo bueno, no los castigaré como a los egipcios”.≫

Éxodo 15:26 (TLA)

≪Si adoras al Señor tu Dios, él bendecirá tu alimento y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad.≫

Éxodo 23:25 (PDT)

≪¡Miren ahora, yo mismo soy Dios! ¡No hay otro dios aparte de mí! Yo soy el que mata y el que da vida, soy el que hiere y el que sana. ¡Nadie puede ser librado de mi mano poderosa!≫

Deuteronomio 32:39 (NTV)

≪Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen.≫

Salmos 6:2 (RVR1960)

≪Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste.≫

Salmos 30:2 (RVR1960)

≪Señor, tu disciplina es buena, porque lleva a la vida y a la salud. ¡Tú restauras mi salud y me permites vivir!≫

Isaías 38:16 (NTV)

≪¡Sáname, Señor, y recobraré la salud! ¡Sálvame, y quedaré a salvo! ¡Tú eres la razón de mi alabanza!≫

Santiago 5:15 (RVC)

≪Si alguno está enfermo, que haga llamar a los ancianos líderes de la iglesia para que oren por él y para que lo unjan con aceite en el nombre del Señor. Si esa oración es hecha con fe, sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Si ha pecado, el Señor lo perdonará.≫

Santiago 5:14-15 (PDT)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend