Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
En ocasiones es difícil ver qué de común tenemos, porque, en realidad, parece que tenemos más diferencias que afinidades. Sin embargo, somos seres creados a la imagen de Dios y, por lo tanto, no somos tan diferentes los unos de los otros.

Hay versículos bíblicos que hablan acerca de la igualdad y demuestran que Dios no tiene favoritos. La Biblia nos dice que para Él, todos, sin excepción, somos importantes y especiales. Por esa razón debemos tratarnos a los demás como Dios lo hace con nosotros.

Versículos bíblicos acerca de la igualdad

Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó.

Génesis 1:27 (NTV)

Si tienen que resolver algún asunto legal, no sean injustos. No favorezcan a nadie, sea pobre o sea rico.

Levítico 19:15 (TLA)

Porque el Señor tu Dios es el Dios de todos los dioses y el Señor de todos los señores. Él es grande, poderoso y terrible. Él no tiene favoritismos ni acepta sobornos.

Deuteronomio 10:17 (PDT)

El rico y el pobre tienen esto en común: A todos ellos los hizo el Señor.

Proverbios 22:2 (RVA-2015)

Entonces Pedro dijo:
—Ahora entiendo que de verdad para Dios todos somos iguales. Dios no discrimina a nadie, sino que acepta al que le honre y lleve una vida recta.

Hechos 10:34-35 (PDT)

De un solo hombre Dios creó todos los distintos seres humanos para que habitaran en todo el mundo y determinó cuándo y dónde debían vivir.

Hechos 17:26 (PDT)

Porque ante Dios todas las personas son iguales.

Romanos 2:11 (RVC)

Todos son uno en Jesucristo, no importa si son judíos o no, esclavos o libres, hombres o mujeres.

Gálatas 3:28 (PDT)

Si ustedes obedecen el mandamiento más importante que Dios nos ha dado, harán muy bien. Ese mandamiento dice: «Recuerden que cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.» Pero si ustedes les dan más importancia a unas personas, y las tratan mejor que a otras, están pecando y desobedeciendo la ley de Dios.

Santiago 2:8-9 (TLA)

Recuerden que el Padre celestial, a quien ustedes oran, no tiene favoritos. Él los juzgará o los recompensará según lo que hagan. Así que tienen que vivir con un reverente temor de él durante su estadía aquí como «residentes temporales».

1 Pedro 1:17 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Le gusta

Deja una respuesta