noviazgo | CVCLAVOZ

All posts in “noviazgo”

¿Las parejas felices suben de peso?

En una investigación hecha por en Centro Nacional de Biotecnología, en los Estados Unidos, se analizó a 169 parejas por un periodo de cuatro años. Estos recién casados eran pesados dos veces al año y eran evaluados en cuanto a su satisfacción matrimonial. Cuando este estudio concluyó, los investigadores determinaron que las parejas que eran felices en sus matrimonios ganaban peso; mientras que, aquellos que eran infelices en su relación perdían peso y terminaban divorciándose.

La justificación para que las parejas felices ganaran peso, es que las personas que encontraban a su pareja ideal no tenían la necesidad de impresionar a nadie más. Esto significa que preferían pasar tiempo juntos en vez de hacer actividades físicas. Además, la convivencia hacía que ambos se adapten a las costumbres alimenticias del otro, y se sientan seguros con los cambios en sus cuerpos. Por otra parte, las personas que eran infelices en sus matrimonios preferían mantenerse en forma para buscar un posible nuevo romance.

Sin embargo, esto no quiere decir que todas las parejas felices deben subir de peso; sino más bien que deben de tener cuidado en cuanto a su salud. La conductora de la investigación, la Piscóloga Andrea L. Meltzer afirma que: “Al centrarse más en el peso en términos de implicaciones de salud en comparación con las implicaciones de apariencia, las parejas satisfechas pueden ser capaces de evitar potencialmente el aumento de peso no saludable, con el tiempo en sus matrimonios”. Esto quiere decir que las parejas felices se preocupan por su peso por medidas de salud, y no por cuestión de apariencia.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo vencer los celos?

Es natural que en toda relación existan los celos, ya sean por situaciones comunes o sin razón aparente; sin embargo, ellos destruyen las relaciones y dañan a las personas. Es cierto que hay casos de infidelidad que han sido descubiertos por los celos, pero esto no significa que todos las vivencias sean iguales.

Si te pones celoso (a) por razones mínimas, no dejes que esto se convierta en un problema que ponga el fin a tu relación. En cambio, aprende a vencerlo y disfruta de tu pareja:

1. Descubre la raíz del problema:

Los celos nacen de nuestras inseguridades, temores, ansiedades, baja autoestima, etc. Toma un tiempo para analizar qué es lo que realmente está haciendo que te pongas celoso, en vez de examinar cada acción de tu pareja. Tal vez descubras que tus celos son infundados y que tu pareja no te está siendo infiel; sino tu miedo te está confundiendo y no te deja ver la verdad.

2. Ocupa tu tiempo:

Preguntas como “¿Qué estará haciendo?”, “¿con quién estará hablando?”, “¿por qué se demora tanto en responder?”, vienen cuando no tenemos la mente ocupada. Puede parecer trivial, pero de hecho, muchos estudios demuestran que las personas ocupadas no tienen tiempo para ser celosos. Así que aprovecha tu tiempo libre y practica algún pasatiempo que disfrutes. Esto hará que seas menos celoso y también incrementará a tu productividad.

3. Deja de compararte con otros:

Si tu pareja está contigo es porque no hay nadie igual que tú. Podrán existir personas más bellas, inteligentes, carismáticas, etc, pero no existe un duplicado tuyo ¡Incluso los gemelos idénticos son diferentes en muchos aspectos! Por lo tanto, deja de compararte con los demás y cree en tu potencial. Si no te amas, no esperes que los demás lo hagan; y parte del amor propio es saber tu verdadero valor.

4. Cree en tu pareja:

Si tu relación está basada en el amor, entonces practica la confianza. No dejes que tus sospechas tengan más importancia que la verdad. Aprende a confiar y a creer en tu pareja para que ambos puedan tener una relación saludable.

5. Expresa tus sentimientos:

No guardes tus sentimientos en una caja que pueda explosionar en cualquier momento. Si tienes dudas o sientes celos, dialoga con tu pareja y hazle saber cómo te sientes. Cuando lo hagas, recuerda hacerlo de manera calmada y sin acusar. Esto ayudará a que tu pareja entienda mejor por lo que estás pasando y sea más comprensivo contigo. Recuerda que la solución para los problemas es la comunicación.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué hacer cuando termina una relación?

Los temas del corazón casi siempre traen confusión porque como dice el profeta del antiguo testamento “engañoso es el corazón mas que todas las cosas” (Jeremías 17).

El corazón se ata, une y desea mantener lazos rotos, el sentimentalismo no sometido al Espíritu Santo puede llevarte a graves consecuencias. Es por eso que en Energía Total estamos tratando de traer sanidad, libertad y una cura para los corazones heridos por una relación sentimental que termino.

Nuestra consejera clinica Odelaysis Saco, nos dio varios puntos claves que te pueden ayudar a salir adelante.

Empieza con determinarte a olvidar, la intención del corazón la manejas tu.

No te apresures a dar otro paso. Contrario a lo que se piensa un clavo no saca a otro clavo, date tu tiempo antes de iniciar una nueva relación.

Cambia tu rutina, e involúcrate en actividades nuevas que traigan alegría a tu corazón.

Suelta las amistades, o familiares de tu ex, el insistir en permanecer en su circulo es mantener ligaduras sentimentales que te perpetúan el dolor, o alimentan falsas esperanzas de una reconciliación.

Recuerda que tomaste una determinación de terminar no por una sola razón sino por varias. No recuerdes con nostalgia sino con objetividad.

Deja que Dios sane tus heridas y cree que el futuro traerá algo mucho mejor conforme al plan diseñado para tu vida.

Si este mensaje te ha ayudado déjanos saber escribiendo a [email protected]

7 Pasos para un noviazgo saludable

La idea de formar un hogar y tener una familia es el deseo de una gran cantidad de personas. Muchos incluso se sienten que les falta algo si no comparten su vidas con alguien más.   Y si bien es cierto que la familia es una idea de Dios, también es cierto que no debemos obviar los consejos que el nos da para tener no solo una relación, sino una familia que sea estable, y duradera.

Entendiendo primero que ya estamos completos, que una persona vendrá solo a complementar lo que ya somos, nunca a completarnos. Dios ya ha hecho eso. La palabra dice en Efesios que “somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras. Colosenses 2:10 dice que “nosotros estamos completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad”. La Biblia está llena de versículos que nos hablan de nuestra identidad, y nos aseguran que en Jesùs estamos completos, que somos amados, y aceptados en Cristo. Al elegir una pareja tener en cuenta nuestra identidad nos ayuda a seleccionar sabiamente.

El Pastor Rey Francisco Matos nos compartió siete puntos que pueden ayudar a seleccionar esa persona ideal y mantener un noviazgo saludable.

  • Busca alguien que comparta tu fe.
  • Fíjate en su testimonio y carácter.
  • No saltes etapas. Empieza con una amistad.
  • Asegura consultar con tu círculo de confianza (Padres, Pastores, Lideres, Amigos cercanos).
  • No ocultes tu relación.
  • Evita situaciones de intimidad excesiva.
  • Busca la dirección de Dios y su voluntad.

 

Estos son solo algunos pasos a tomar en cuenta antes de comprometerte con alguien. Si te gusto el tema escríbenos y déjanos saber. Nuestro correo electrónico si tienes alguna interrogante o necesitas ayuda es, [email protected] y síguenos en twitter en @Energiatotalcvc y visita nuestro Facebook Energía Total.

Esperamos que tengas una relación sana y que supere todas tus expectativas.

 

Los 3 errores más comunes de las solteras

La mayoría de las “damas en espera” son unas princesas, en el mejor sentido de la palabra. Cuando pensamos en el comportamiento de una princesa, nos imaginamos una postura serena, sabia y valiente. Así las pintan los cuentos de hadas con los que crecimos. Así se espera que se comporte la realeza.

La imagen no esta lejos de la realidad divina, después de todo somos hijas de un Rey, linaje escogido, somos por herencia realeza.

Y comportarnos conforme al patrón real no es una falsa expectativa, después de todo el Espíritu Santo nos ayuda a desarrollar muchas virtudes esenciales. Pero ¿que tanto dura una postura real cuando se trata de las emociones del alma?. La respuesta sincera es que no dura mucho en condiciones severas. Se requiere determinación para sostenerlas, y fe.

Uno de los errores más comunes en las princesas es perder la serenidad. Cuando esa persona que esperas no aparece en tu tiempo, te desesperas y decides ayudar a Dios. Un poco tal vez como lo hizo Sara, la esposa del patriarca Abraham. Sara le sugirió a su esposo tener un hijo con otra mujer y las consecuencias fueron dolorosas. A Dios no hay que ayudarlo, El tenia un tiempo determinado para la bendición de Sara, “Ciertamente volveré a ti por este tiempo el año próximo; y he aquí, Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara estaba escuchando a la puerta de la tienda que estaba detrás de él” (Gen. 18: 37). Dios ya tenia en su agenda el momento exacto en el cual Sara quedaría embarazada. No había que perder la serenidad.

Hoy día ayudamos a Dios de otra forma, decimos “bueno no piensa como yo, y no comparte mi fe pero no es una mala persona”, “tiene muy mal carácter pero es mejor pájaro en mano, que siento volando”. Y así buscamos ayudar a Dios, escogiendo una persona que no conviene y que por lo general no llega a nuestras expectativas. Debemos tener en cuenta que Dios ya tiene programado en su calendario la persona correcta para ti y el tiempo preciso, espérala.

Otro error comùn es no saber nuestro valor. No hay que correr al teléfono si no te llaman, justificar maltratos, infidelidades, aceptar planes cancelados a ùltimo minuto sin razón valida, falta de apoyo y más aùn falta de amor. Estas pueden ser  manifestaciones  de que la otra persona no valora la pareja que tiene.  Muchas chicas no identifican las señales y continúan insistiendo en hacer que funcione una relación perjudicial para su autoestima. Algunas hasta llegan a regalarse con la esperanza de sentirse amadas, sin darse cuenta que ya lo son. Son amadas con el más grande amor, el de su Padre Dios.

Dios nos amo tanto que dio a su único hijo por nosotros, somos hechura suya, no debemos menospreciarnos.

Finalmente el último error común es amargarte. La palabra de Dios nos dice que debemos dar gracias en todo (1 Tes. 5:18).  No permitas que el enemigo te robe la alegría ni la paz solo porque no tienes una pareja. Utiliza el tiempo desarrollando tus talentos, disfrutando el tiempo y las asignaciones que Dios ha depositado en tu vida. Evita compararte. Si esa persona no ha llegado a tu vida, no te sientas menos, no te desanimes, ni te amargues. No eres menos valiosa, por ser soltera. Dios te ama y cumple su propósito en ti. Su amor no esta condicionado a tu estado civil, ni tu termómetro de atracción, ni siquiera a la cantidad de “likes” que atrae tu mejor foto. Eres valiosa, la paz de Dios te mantiene segura y establecida y el gozo te define como mujer.

Date una oportunidad a ti misma de ser feliz cualquier sea tu situación y espera tranquila en Dios. Si El te ha prometido una pareja, la traerá a su tiempo “Y VISITO Dios á Sara, como había dicho, é hizo Dios con Sara como había hablado. Y concibió y parió Sara á Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho” (Gen. 21:1-2). Dios siempre cumple sus promesas, y te ama más sobreabundantemente de lo que imaginas.

… Para ser feliz

Antes de contraer matrimonio, se suele preguntar a los novios: “¿Por qué quieres casarte?” Mi pastor decía que en esta pregunta se podía dar cuenta si realmente había amor. La mayoría respondía “Para ser feliz”, pero lamentablemente esta no era la respuesta correcta. El amor verdadero piensa en el “otro” antes que en uno mismo, primero en la felicidad de la pareja antes que la propia.

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser… 1 Corintios 13:4-8

Una persona que ama puede sufrir, esperar por cuidar a la otra persona, soportar siendo perseverante y paciente al enfrentar las dificultades. No tiene envidia porque se alegra de verlo crecer, no es jactancioso ni se envanece por que no se ve superior a ella. No hace algo indebido porque no piensa en satisfacer sus propios deseos, sino procurando que la persona que ama no esté en peligro, ni sea vista mal, donde no hay lugar para el rencor.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Jesucristo mostró que realmente nos amaba cuando fue a la cruz. Fue un proceso demasiado doloroso porque no pensó en Él, sino en nosotros. Sufrió para que nosotros podamos ser felices, se hizo hijo de hombre para que podamos ser hijos de Dios. Se disminuyó para que nosotros podamos crecer. Aquel que piensa en el bien del otro, realmente tiene amor.

Ahora que sabes qué es el Amor, demuéstralo a los que te rodean: familia, amigos, pareja, no un sentimiento superficial, sino el Amor verdadero, así como Cristo. No pienses en ti sino en el otro, esfuérzate para que los que te rodean se sientan bien a pesar que no lo merezcan, o aunque cueste tu sufrimiento, si amas vas a cuidarlos y dar lo mejor de ti para que ellos se sientan mejor, incluso antes que tú.

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. 1 Corintios 13:13

¡El Amor es más de lo que te imaginas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Si hay amor ¿Porqué no he de hacerlo con mi novio?

Un día llegó una joven a platicar con su mamá, a quien le tenía la suficiente confianza para decirle sus inquietudes, le dijo que cada vez que estaba con su novio despertaba en ella deseos pasionales que la hacían querer tener relaciones sexuales. Por lo que le preguntó: mamá, si nos amamos ¿porqué no he de hacerlo con mi novio? A lo que la madre respondió: “no”, porque no sabes si se quedarían juntos para siempre.

Pero más allá de esta respuesta o las consecuencias que puede traer relaciones sexuales antes de tiempo como embarazo no deseado, enfermedades, un matrimonio por compromiso, noviazgos muy largos por costumbre y sin compromiso, entre ortos. Existen otras realidades sobre el sexo en el noviazgo, como lo siguiente:

Prueba de egoísmo
A lo que se pudiera pensar de que intimidar en el noviazgo es una prueba de amor, es todo lo contrario. Es una prueba de egoísmo, porque anteponen lo que sienten y quieren ahora, sin importar que no existe un compromiso estable. Es una manera de demostrar que primero está el deseo físico, lo que le produce placer en el momento, que respetar a su pareja. Entonces eso ya no es amor, es interés y satisfacción personal.

Si bien, la actividad sexual es una expresión de amor, hay que enfatizar que el amor conlleva bendecir, cuidar, proteger, respetar y sobre todo dar de manera incondicional para toda la vida. Una persona que ama y se deja amar, es una persona que se respeta y se deja respetar, y que mejor manera de demostrarlo en el noviazgo, cuando se está en esa etapa de conquista, para darse a conocer, ver por los intereses uno del otro, intercambiar opiniones, ideales, apoyarse en proyectos, enfrentar dificultades, todo un proceso que los prepara para el matrimonio; pero que al dejarse llevar por el impulso a tener relaciones sexuales, rompen con el encanto de la conquista.

Por eso y más no debería existir las relaciones sexuales en el noviazgo, aun cuando realmente se amen, porque el verdadero amor no es egoísta, posesivo, condicional o interesado. Muchos noviazgos son pasajeros, nacen de una atracción física, de un momento agradable, de una amistad, de una oportunidad, pero que terminan en nada.

Prueba de amor
La mejor prueba de amor, es el respeto a quien supuestamente se quiere, reconocer que el amor va más allá de la atracción y el deseo, es permitirse conocer y darse conocer a la persona aceptando defectos y virtudes para juntos, en el momento acordado puedan dar ese paso tan importante que es el pacto matrimonial, y ahora sí como pareja comprometida a dar incondicionalmente pueden disfrutar del sexo como la máxima expresión física de amor que los funde en un solo ser.

Por eso, el sexo no es malo, al contrario es algo maravilloso que Dios creó en su plan perfecto, para que sea exclusivo y perpetuo en el matrimonio. Así como un papá o una mamá daría lo que fuera por evitar que su hija o su hija no tuviera relaciones sexuales apuradas, porque sabe que esto le puede acarrear muchos problemas, no por nada hay tantos hijos no deseados, enfermedades venéreas a causa de excesos y relaciones promiscuas, infidelidades, abortos, gente lastimada con el corazón roto, cicatrices en el alma, entre otras consecuencias negativas, es que Dios mismo, como nuestro Padre Celestial nos quiere evitar tanto sufrimiento.

Es por amor y beneficio de nosotros mismos que nuestro Papá Dios diseñó perfectamente el sexo con la instrucción que debe ser sólo el matrimonio, donde al fundirse en uno solo se comparten todo lo que son en alma, cuerpo y espíritu, reforzando así el amor conyugal. Así que la motivación principal de la relación sexual es amar a la pareja en el matrimonio donde hay un pacto de exclusividad para toda la vida.

Dentro las características de la definición perfecta del amor, Dios nos dice que el amor es benigno, no hace nada indebido, no busca lo suyo, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera. Entonces, ¿Cómo deseas vivir tu noviazgo, basado en amor o egoísmo?

“La belleza está en los ojos del que la contempla”

Los cánones de belleza física están condicionados por la cultura. En otras palabras, lo que se considera lindo o deseable para algunos pueblos puede resultar feo, e incluso desagradable, para otros. Observemos: los masais consideran atractiva la lengua negra; los sirios las cejas muy tupidas; en cambio los mongos, ven hermosa la falta de cejas y pestañas. Los hotentotes destacan las nalgas gigantescas; los chinos los pies pequeños; los ila, los ombligos grandes y… así podemos seguir hasta el infinito. Por lo que podrá deducirse que el tema del atractivo físico es bastante variable adentro y afuera.

Mientras en algunas culturas, como la occidental, lo “hermoso” representa los criterios de cualquier concurso de belleza; en otras sociedades no está definido en términos físicos, sino más bien como ciertos caracteres que hacen al comportamiento.

Los estudiosos de la materia, es que no existe un cuerpo deseable a la generalidad de los pueblos. Un ejemplo claro de ello es la consideración de la obesidad. Cada persona sabe lo que la gordura significa para su grupo social y actúa en consecuencia. En las sociedades en las que la comida escasea, ser gorda o gordo es señal de salud y estatus social. De ahí que en los pueblos del oeste de África resulten atractivas las personas obesas; cuando para otras culturas no lo es.

Lo importante en cuestiones de “belleza” es que tu corazón, mente y espíritu se conecten para encontrar, la persona idónea para tu vida… No es solo belleza, espíritu, inteligencia o atracción física, lo que importa a la hora de fijarse en una persona… Es la suma de todos estos conceptos empezando por el más importante, que tiene que ver con el Espíritu, es decir que tus valores sean los mismos que de la otra persona… Además que compartan las mismas pasiones y visiones, eso los mantendrá conectados y lograran desarrollar así el propósito de Dios en sus vidas…

Por ello cuida tu cuerpo y busca maneras de reflejar tu interior en la forma en que te vistes y arreglas,  recuerda que la mejor belleza y el más grande atractivo provienen de la cercanía con Dios, ¡cultiva su comunión! Para que así sus planes se cumplan en ti, y vivas una vida plena y abundante.

 

6 Características de un buen noviazgo.

Un buen noviazgo puede ser una bella experiencia que ayuda a las personas a madurar, compartir, amar y comprometerse con la persona que va hacer nuestra pareja para toda la vida. Por otro lado, un mal noviazgo tiene como resultado el fracaso, tristeza y heridas profundas que pueden afectar a la persona por un largo tiempo. Para tener un buen noviazgo y evitar el dolor es importante el poder definir lo que constituye un buen noviazgo.
El amor y el noviazgo no se pueden definir por lo que se ve en el cine, la televisión o por lo que hacen las amistades. Si te das cuenta el mundo presenta el noviazgo como una combinación de intensas emociones, caricias, palabras bonitas, celos, infidelidades y peleas. El amor y el noviazgo son mucho más que esto...
El noviazgo deber ser una etapa en la vida donde se busca sobre todo la obediencia y respeto a lo que Dios quiere. La Biblia nos presenta instrucciones sobre cómo se deben llevar las relaciones sentimentales de pareja entre el hombre y la mujer. Dios nos ha dado estas instrucciones porque quiere que cada uno de nosotros pueda ser feliz con su pareja y al mismo tiempo evitar heridas emocionales. A continuación te doy seis características de lo que constituye un buen noviazgo:

1) El amor puro no se basa en emociones sino por la obediencia a Dios – Jeremías 17:9 – Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?

2) No se manipula o controla a la pareja con amenzas, usando el nombre de Dios en vano o por la fuerza – 1 Corintios 13:4 – El amor no busca lo suyo

3) No se idolatra al novio o la novia – Éxodo 20:3 – No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4) No se tiene un noviazgo con una persona que no es creyente en Dios – Deuteronomio 7: 3-4 – Tampoco te unirás en matrimonio con ninguna de esas naciones; no darás tus hijas a sus hijos ni tomarás sus hijas para tus hijos, porque ellas los apartarán del Señor y los harán servir a otros dioses. Entonces la ira del SEÑOR se encenderá contra ti y te destruirá de inmediato.

5) Un noviazgo deber tener límites para mantener la santidad – 1 Corintios 13: 5 – El amor… no hace nada indebido

6) Noviazgo exitoso tiene como meta el matrimonio – Apocalipsis 19: 7 – ¡Alegrémonos y regocijémonos y démosle gloria! Ya ha llegado el día de las bodas del Cordero. Su novia se ha preparado, y se le ha concedido vestirse de lino fino, limpio y resplandeciente.

Pasos que necesitamos entender y atesorar para el amor correcto en nuestras relaciones.

¿Cómo curar un corazón roto?

De los momentos difíciles que se experimentan en esta vida, es cuando te lastiman el corazón. Sin importar la edad, el sufrir una relación fallida de novios hace que te sientas igual de triste.

Cuando se está en una situación así, que sientes una opresión en el pecho, un sabor amargo, con un hueco en el estómago. Sin ganas de comer, o con ganas de comer de más, por la separación de la pareja, lo que más deseas es que se te pase, ¡ya! Aunque sabemos que todo es un proceso, hay maneras para que ese corazón roto se cure más rápido, pero depende de ti, si te enfocas en lo siguiente:

Analiza la ruptura

Más allá de la química que pueden darse entre dos personas, al momento de decidir iniciar una relación de novios, se busca conocerse mutuamente. Un proceso mediante el cual empiezan a conocer su forma de actuar, pensar, los estados de ánimo, también su vida espiritual, familiar y su círculo de amistades.

Ver si realmente hay amor, fidelidad, respeto, comprensión, entre otras cosas que se van identificando en el camino para reconocer si están en una relación sana, para más adelante convertirse en compañeros de vida. Pero si en el proceso de conocerse, te das cuenta que surgen problemas de inseguridad, celos, falta de respeto, falta de perdón, infidelidad, poca comunicación, o simplemente no estás de acuerdo con sus gustos y cómo piensa, entonces lo mejor es ponerle fin.

Así que, piensa, si deseas sacarte a tu ex pareja de la cabeza, analiza la ruptura, las causas del porqué los llevaron a separarse. No te quedes suspirando por los momentos buenos, mejor enfócate en lo que no fue bueno, motivo por el cual hoy no están juntos, y que de estarlo, no serías la persona feliz que te gustaría ser. Recuerda, las cosas suceden por algo, y las que no también.

Tu sentimiento es temporal, pero entre más reflexionas sobre las causas de la ruptura, podría a conducirte a una recuperación emocional más rápida y superarlo con mayor facilidad.

No te quedes en el ayer

Hay momentos de nuestro pasado que recordamos como momentos muy buenos, como dicen “recordar es vivir”. Lo lamentable está que pienses que lo vivido fue tan bueno que ya no volverás a ser feliz como, por ejemplo, cuando estabas con tu ex pareja; eso no ayuda a superarlo.

Por ello, el sabio consejo de “Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas”. Eclesiastés 7:10. Así que evita pensar en “el hubiera” que como bien sabemos no existe. No importa que tan bueno, o que tan malo fue, la realidad es que hoy es el momento para redefinirte como independiente de tu ex pareja. Tener claro que tu futuro es sin esa persona, y por lo tanto dejar de vivir en el ayer, y si llegas a pensar en el pasado, que sea por las cosas que no querías para ti. Aprende de las experiencias, te hacen más fuerte y cautelosa, y si aprendes a dejar todo atrás como vivencias nada más, podrás ver que lo mejor está por venir.

Tu mejor refugio

En momentos de sufrimiento, la gente es más sensible a refugiarse en Dios, porque sabemos que sólo en El encuentra consuelo nuestra alma. Jesucristo nos dice: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso”.

Aprovecha y refúgiate en sus brazos, porque El está de tu lado. Recuerda que nos prometió estar con nosotras todos los días. Confía, porque Dios jamás retendrá lo bueno para ti. Por otro lado, también puedes comenzar a frecuentar familiares, amistades que no veías tan seguido. Concéntrate en proyectos de estudio, trabajo, iglesia u otra actividad que te ayude a ocupar tu mente, con el tiempo esto ayuda a pensar menos en la ex pareja y por ende a sentir menos angustia y menos soledad.

Por último, oro para que tu corazón sea curado pronto, que después puedas voltear y decir “Gracias Dios, ahora todo es mejor”.

Decisiones del corazón

El matrimonio es una de las decisiones más importantes de nuestra vida, es la unión de dos personas que quieren hacer un proyecto de vida común y formar una familia.

Para establecer un matrimonio es necesario que la pareja coincida en principios o valores que ayudarán a la permanencia de su relación. También es trascendental que los dos estén de acuerdo en lo que creen y en lo que practican, en cuanto a su fe.

Lamentablemente muchas parejas se unen sin considerar estos puntos y creen que el matrimonio lo solucionará todo como arte de magia, en cambio los que toman en cuenta estos factores tienen una alta probabilidad de que su relación perdure.

En la Biblia encontramos dirección con respecto a esta decisión importante, la primera a tomar en cuenta es “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” 2 Corintios 6:14 (RVR1960)

Joven, reflexiona en Proverbios 31:30 que dice: “La hermosura es engañosa,la belleza es una ilusión;¡sólo merece alabanzasla mujer que obedece a Dios!”

Señorita, medita en Efesios 5:28-29(TLA) “El esposo debe amar a su esposa, así como ama a su propio cuerpo. El hombre que ama a su esposa se ama a sí mismo. Porque nadie desprecia su propio cuerpo. Al contrario, lo alimenta y lo cuida, del mismo modo que Cristo cuida a la iglesia.”

Para ambos, la motivación del verdadero amor es “proteger y proveer”, proveer no sólo de lo material, sino de lo emocional y espiritual.

Si tú que estás de novia/o y viste estas diferencias y no has considerado lo que la Biblia dice, es mejor que lo pienses muy bien antes de seguir, consulta a Dios y a su palabra para saber qué hacer.

Dios quiere que formes un hermoso hogar, pues es el único que nos capacita y prepara para esta etapa.Él quiere que los matrimonios perduren hasta el fin y si tú quieres lo mismo debes obedecer las instrucciones que se nos da en la Biblia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amor a prueba de fuego

Cuando Adán y Eva pecaron, se escondieron para que Dios no los encontrara. Una vez que Dios supo dónde estaban, pregunto a Adán: “ ¿Has comido del árbol de que yo te mande no comieses?” Pero él, en vez de asumir su responsabilidad de cabeza de hogar, prefirió poner en el asador a su mujer antes que quemarse a sí mismo.

Ese momento Adán se olvidó que por su esposa podría cruzar el Atlántico nadando o que por ella escalaría el monte Everest. Lamentablemente él no asumió el rol que Dios le había dado.

Durante el noviazgo, muchas parejas se prometen el uno al otro que por ellos darían hasta la vida si fuera posible, porque están tan enamorados que no podrían vivir sin el otro; pero una vez casados las promesas se van volando, el varón no asume la responsabilidad que Dios le puso como cabeza de hogar, de proteger, proveer y respetar a su esposa. En el caso de la mujer, como una ayuda idónea, apoyar a su esposo, hacerle sentir que él sigue siendo el amor de su vida.

Tristemente, hoy en día ambos tratan de ir por su lado buscando su propio beneficio y se olvidan de la promesa que hicieron en el altar y como cada uno estira por su lado, se inician discusiones acaloradas que los alejan aún más en vez de acercarlos.

Un claro ejemplo de cómo debe portarse un conyugue es Job, un varón temeroso de Dios y apartado del mal que asumía su responsabilidad en las buenas y en las malas. Él tomó su papel de líder del hogar, oraba e intercedía por sus hijos y por su esposa.  Job es un gran ejemplo a seguir, todos estamos llamados a asumir nuestra responsabilidad en el rol que Dios nos ha dado como cabeza del hogar o como ayuda idónea.

Dios diseñó el matrimonio para que lo disfrutemos, no para destruirlo por nuestra necedad. Dejemos a un lado nuestro orgullo y, en vez de pasarnos la pelotita buscando al culpable, pidamos sabiduría y dirección a Dios para solucionar cualquier problema que podamos tener con nuestro conyugue.

 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”.Efesios 5:25 (RVR 1960)

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor”.Efesios 5:22 (RVR 1960)

Asume el rol que Dios te dio  dentro de  tu matrimonio, no seas como Adán que quiso deslindarse de la responsabilidad que él tenía sobre su esposa.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.