Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Si consideramos que el matrimonio es una relación establecida por Dios debemos ser intencionales al cuidarlo, por eso te damos tres claves para un matrimonio saludable. Entendiendo que desde el principio de los tiempos el matrimonio fue creado para bien de los seres humanos, entonces ¿por qué existen tantos problemas, divorcios y ataques contra esta institución? 

Queremos mostrar la importancia de algunos lineamientos dados por Dios, necesarios para la construcción de un matrimonio estable. Así como el resultado de no seguirlas propicia problemas que pueden conducir al fracaso.

Dios dice: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán una sola carne”.

Génesis 2:23-24 (RVR1960)

3 claves para un matrimonio saludable

Primera clave

Dios ordena que el hombre deje la casa de sus padres para unirse a su mujer. También la mujer debe dejar la casa de sus padres para formar este matrimonio formado por dos seres: un hombre y una mujer. 

Y cuando se habla de que ≪serán una sola carne≫, estamos viendo una unidad profunda tanto sexual, como emocional de estos dos seres que requieren un espacio e intimidad propios para poder conformarse como matrimonio.

Segunda clave

Encontramos en Efesios 5:22-23 (RVR1960), el orden que debe existir en el matrimonio para que este funcione. 

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y Él es su Salvador.

Abro aquí un paréntesis pues estoy consciente de que este concepto choca contra la corriente y la filosofía feminista —propiciada por conductas machistas, violencia contra las mujeres, etc.—.

Sin embargo, si conocemos el plan original de Dios descrito en Su Palabra, podremos ver el perfecto cuidado que Él tiene para todas sus criaturas.

Tercera clave 

La tercera clave para un matrimonio saludable se encuentra en Efesios 5:25 (RVR1960) que:

Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella. 

Y en Efesios 5:28-29 (RVR1960):

Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como Cristo a la iglesia. 

Finalmente, en Efesios 5:33 (RVR1960) está escrito:

En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo y que la esposa respete a su esposo.

En resumen, si un hombre y una mujer se aman y desean formar una familia, es necesario dejar sus respectivas casas paternas para iniciar su matrimonio, unidos los dos, asumiendo sus respectivos roles de dirección y ayuda idónea. El hombre amando, cuidando y asumiendo la responsabilidad de dirigir a su familia y la mujer, apoyando, aconsejando y respetando a su esposo.

Un cerebro y un corazón unidos para que el matrimonio sea sano, estable, armónico, bajo la dirección y protección de Cristo.

Te invitamos a escuchar el podcast completo junto María Antonieta Velasco y Johanna Torres, para que aprendas cuáles son las tres claves para un matrimonio saludable.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta