pareja Archives | CVCLAVOZ

All posts in “pareja”

Cómo ayudar a tu pareja a ser mejor persona

No tenemos el poder de cambiar a otras personas. Podemos influirlas para bien, pero no tenemos el poder de generar una transformación en sus vidas; sólo Dios puede hacer eso. Teniendo este hecho en cuenta, hay cosas que podemos poner en práctica para contribuir a que la pareja sea mejor cada día.

1. Dile halagos por lo que hace bien

Un error que cometemos la mayoría de veces es creer que los demás ya saben que admiramos sus cualidades. Sin embargo, a menudo sucede lo contrario: ellos no tienen ni idea. Hay personas que desconocen que son buenos en algo hasta que alguien les dice. Asimismo, hay otros que necesitan ser afirmados cuando son excelentes en un área. Cualquiera sea el caso, es importante reconocer verbalmente los logros de otros.

Si tu pareja tiene un talento especial para algo, no dejes de decirle palabras positivas. No tiene que ser una habilidad deslumbrante: hasta las pequeñas acciones cuentan. Son esos actos, que a veces parecen insignificantes, los que son el comienzo de algo más grande. Así que no desprecies los inicios y anima a tu pareja a desarrollar su talento.

2. Ayúdale a salir de su zona de confort

Forzar a alguien que sufre de pánico escénico a cantar en público no es una manera positiva de ayudarle a superar su miedo. Incentivar a que alguien salga de su zona de confort no implica obligarle a hacer cosas. Todo lo contrario. Motivar implica acompañarle a descubrir otras áreas en las que podría ser bueno. Esto requiere investigar qué opciones hay y conocer bien a la pareja.

Si ambos prueban cosas distintas, no sólo serán mejores individuos sino que también su relación crecerá. Está científicamente comprobado que las parejas que realizan actividades juntas fortalecen el vínculo que tienen. (Para más información leer: ¡El arte fortalece tu relación amorosa!)

3. Revive sus sueños

Con el paso del tiempo y los diversos obstáculos de la vida, muchos olvidan sus sueños y los reemplazan por la rutina. Si tu pareja es una de esas personas, quizá sea un buen momento para ayudarle a retomar aquellas metas. Pero no te conformes con alentar sus anhelos: camina a su lado en el proceso. Es fácil soñar y dejar que todo se quede en una ilusión para el futuro. Lo difícil es accionar y hacerlo realidad. Sin embargo, cuando los dos unen esfuerzos, la tarea se vuelve más sencilla. Tu empeño por querer lo mejor para tu pareja demuestra cuánto amor le tienes.

4. Ayúdale a enfrentar su dolor

Las heridas del pasado y los traumas de la niñez tienen efecto hasta la adultez. (Para más información, leer: Lo que pasó en tu niñez influye en quién eres hoy). Y hay personas que aún sienten dolor por lo que les ocurrió. Ayudar a tu pareja a enfrentar y perdonar estas situaciones le hará cambiar su perspectiva del presente y futuro, y además le hará sentirse libre. Por supuesto, esto no quiere decir que actúes como terapeuta (aunque lo seas) sino que le ayudes a buscar una solución que te involucre como apoyo a tu pareja y no como terapeuta. Tener una persona neutral en estos casos será de mayor beneficio que si tú intentas hacer de mediador (a). Además, los consejeros o profesionales en esta área están capacitados para hacer ese trabajo; por lo cual es mejor dejarlo en sus manos.

Lo que sí puedes hacer es apoyar a tu pareja y orar por su vida. Incluso si rechaza la ayuda o lo que hacen los especialistas no funciona, Dios sí tiene el poder para transformar vidas y sanar los corazones. En Él, todas las cosas son nuevas. Así que si Jesús está en sus vidas y en su relación, no hay dolor que sea insuperable.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para celebrar un aniversario de bodas

Los aniversarios de bodas son ocasiones especiales que demuestran el progreso de una pareja. Con cada año que pasa, los matrimonios enfrentan nuevos retos y un aniversario es una fecha para celebrar los obstáculos superados. También es un tiempo para mostrar agradecimiento a Dios y a esa persona especial por los momentos juntos. Y en la Biblia hay versículos adecuados para celebrar una ocasión como esta.

≪Que Dios te bendiga y siempre te cuide; que Dios te mire con agrado
y te muestre su bondad; que Dios te mire con agrado y te llene de paz≫

Números 6:24-26 (TLA)

≪No me pidas que te deje; ni me ruegues que te abandone. Adonde tú vayas iré, y donde tú vivas viviré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios. Donde tú mueras moriré, y allí mismo seré enterrada. Que Dios me castigue si te abandono, pues nada podrá separarnos; ¡nada, ni siquiera la muerte!≫

Rut 1:16-17 (TLA)

≪Éste es el día en que el Señor ha actuado: ¡estemos hoy contentos y felices!≫

Salmos 118:24 (DHH)

≪Encontrar una buena esposa es encontrar el bien, pues eso muestra que el Señor está contento contigo.≫

Proverbios 18:22 (PDT)

≪Más valen dos que uno, pues trabajando unidos les va mejor a ambos. Si uno cae, el otro lo levanta. En cambio, al que está solo le va muy mal cuando cae porque no hay quien lo ayude. Si dos se acuestan juntos, se darán calor, pero si alguien duerme solo, no habrá quién lo caliente. Uno solo puede ser vencido, pero dos se defienden mejor. Es que la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente.≫

Eclesiastés 4:9-12 (PDT)

≪Grábame como un sello sobre tu corazón. Llévame como un tatuaje en tu brazo, porque fuerte como la muerte es el amor, y tenaz como llama divina es el fuego ardiente del amor. ¡Nada puede apagar las llamas del amor! ¡Nada, ni las inundaciones ni las aguas abundantes del mar podrán ahogarlo! Si alguien tratara de comprarlo con todo cuanto tiene sólo lograría que le despreciaran.≫

Cantares 8:6-7 (NBV)

≪Los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán.≫

Isaías 40:31 (NTV)

≪Hay tres cosas que son permanentes: la confianza en Dios, la seguridad de que él cumplirá sus promesas, y el amor. De estas tres cosas, la más importante es el amor.≫

1 Corintios 13:13 (TLA)

≪Sean siempre humildes, amables, tengan paciencia, sopórtense con amor unos a otros.≫

Efesios 4:2 (PDT)

≪Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio.≫

Filipenses 1:9 (NVI)

≪Y sobre todo, ámense unos a otros, porque el amor es el mejor lazo de unión.≫

Colosenses 3:14 (TLA)

≪Sobre todo, ámense mucho unos a otros, porque el amor borra los pecados.≫

1 Pedro 4:8 (TLA)

≪Amados, pongamos en práctica el amor mutuo, porque el amor es de Dios. Todo el que ama y es bondadoso da prueba de ser hijo de Dios y de conocerlo bien. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Dios nos demostró su amor enviando a su único Hijo a este perverso mundo para darnos vida eterna por medio de su muerte. Eso sí es amor verdadero. No se trata de que nosotros hayamos amado a Dios, sino de que él nos amó tanto que estuvo dispuesto a enviar a su único Hijo como sacrificio expiatorio por nuestros pecados. Amados, ya que Dios nos ha amado tanto, debemos amarnos unos a otros. Porque aunque nunca hemos visto a Dios, si nos amamos unos a otros Dios habita en nosotros, y su amor en nosotros crece cada día más.≫

1 Juan 4:7-12 (NBV)

≪Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor. Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos.≫

1 Juan 4:16 (NTV)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Si tu cónyuge es feliz, vivirás más

Creemos que ser felices a nivel personal es una garantía de que tendremos una mejor calidad de vida. Con este propósito hacemos cosas que nos hacen sentirnos bien. En parte, la felicidad personal mejora nuestra vida diaria; pero también influye drásticamente en el matrimonio: cuanto más feliz es el cónyuge, más vive su pareja.

Un estudio reciente realizado por una investigadora de la Universidad de Tilburg en los Países Bajos, determinó que la felicidad de los cónyuges es un mejor predictor de la mortalidad que su propia felicidad. ≪La satisfacción con la vida del cónyuge se asoció con la mortalidad, independientemente de las características socioeconómicas y demográficas de los individuos o su estado de salud física≫, sostiene Olga Stavrova.

El experimento hecho con más de 4,400 matrimonios demostró que los participantes que tenían una pareja feliz tenían menos probabilidad de morir en los siguientes ocho años, en comparación con aquellos que tenían cónyuges menos felices. Esto se debe a que la satisfacción de vida está asociada con la actividad física: las personas felices tienen un estilo de vida más activo y saludable. En cambio, ≪si tu pareja está deprimida y quiere pasar la noche comiendo papas fritas frente al televisor, así es como su velada terminará luciendo≫.

Esto demuestra que ≪la satisfacción con la vida no solo tiene asociaciones intrapersonales sino también interpersonales con la longevidad y contribuye a los campos de la epidemiología, la psicología positiva y la investigación de relaciones≫. Para lograr la felicidad del cónyuge hace falta contribuir para que suceda, pero que también esa persona ponga de su parte. De lo contrario, ninguno de los dos podrá gozar de un matrimonio feliz y esto se verá reflejado en su salud y actitud hacia la vida.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Stavrova, O. (2019). Having a Happy Spouse Is Associated With Lowered Risk of Mortality. Psychological Science, 095679761983514. doi: 10.1177/0956797619835147

Varones o mujeres: ¿Quiénes mienten más?

Mentimos a diario, así lo afirma una investigación.1 Las mentiras pueden variar de acuerdo a la situación o el propósito con el cual se dice, pero todas esas afirmaciones son falsas. A lo largo de los años, la ciencia ha demostrado que, aunque los padres promueven la verdad a sus hijos, al mismo tiempo les envían mensajes contradictorios con sus acciones. ≪Los niños reciben mensajes entreverados sobre los aspectos de la mentira y eso tiene un impacto en cómo se comportan como adultos≫, afirma el psicólogo de la Universidad de Massachusetts, Robert S. Feldman2. Este mal hábito está tan arraigado en nuestra sociedad que se ha vuelto común. Pero ¿quiénes mienten más?, ¿los varones o las mujeres?

Las diferencias

Un estudio3 dirigido por Feldman y publicado en Journal of Basic and Applied Social Psychology, reveló que el 60 % de las personas dicen de dos a tres mentiras en una conversación de diez minutos. Pero cuando se trata de la razón por la cual se niega la verdad, los varones y las mujeres tienen distintos motivos. La investigación concluyó que las mujeres se inclinan a decir mentiras para hacer sentir mejor a la otra persona. En cambio, los varones mienten para hacerse ver mejor a ellos mismos.

Las similitudes

Un experimento publicado en la revista Basic and Applied Social Psychology4 demostró que las mentiras varían de acuerdo al propósito. Cuando los participantes se presentaban ante otros y trataban de conocer más de ellos, parecer amigables o competentes, dichos sujetos mentían más para cumplir sus objetivos. No había diferencia si eran varones o mujeres: ambos decían la misma cantidad de mentiras y lo único que se diferenciaban eran el contenido de las mismas. Estos resultados no variaron cuando los participantes interactuaron con personas de su mismo género o del opuesto.

Por otra parte, otro estudio5 reveló que ≪la interacción de género tiene poco impacto en la frecuencia de la mentira. Sin embargo, los hombres tienden a decir mentiras más grandes que las mujeres, y declaran las mentiras más grandes cuando se emparejan con una mujer≫.

Las mentiras en las relaciones amorosas

Puesto que se ha demostrado que no hay una diferencia dramática entre la cantidad de mentiras que dicen los varones y las mujeres, ¿cuál es el impacto que tiene en las relaciones amorosas? Los investigadores creen que, al igual que cualquier engaño afecta a las parejas. Sin importar de cuán grandes o pequeñas sean, generan distanciamiento entre las personas. Sobre todo cuando se descubre la verdad y la relación no puede ser restaurada. Es cierto que en ocasiones es difícil decir la verdad sin herir a la otra persona. Sin embargo, al final, mentir hace más daño que la honestidad.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Saad, G. (2011). How Often Do People Lie in Their Daily Lives? Recuperado el 26 de abril de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/homo-consumericus/201111/how-often-do-people-lie-in-their-daily-lives
2,3Amherst, M. (2002). UMass researcher finds most people lie in everyday conversation. Recuperado el 26 de abril de 2019, de https://www.eurekalert.org/pub_releases/2002-06/uoma-urf061002.php
4Feldman, R., Forrest, J., & Happ, B. (2002). Self-Presentation and Verbal Deception: Do Self-Presenters Lie More?. Basic And Applied Social Psychology24(2), 163-170. doi: 10.1207/s15324834basp2402_8
5Jung, S., & Vranceanu, R. (2017). Experimental Evidence on Gender Differences in Lying Behaviour. Revue Économique68(5), 859. doi: 10.3917/reco.pr3.0097

Celos enfermizos

“Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto”

Colosenses 3:14 (RVR 1960)

En una relación amorosa en algunas ocasiones surgen los celos, que es una reacción natural cuando sentimos la amenaza de perder a alguien, pero también hay celos que llegan a ser enfermizos cuando te llevan a tomar acciones en contra de la pareja y puede producir daño físico, psicológico o emocional.

Entonces, ¿qué se puede hacer con los celos enfermizos? Es importante que el amor y la confianza sea el vínculo que une a la pareja, y esto debe ser cultivado diariamente. Para ello es indispensable que cada uno mantenga una relación personal con Dios, y así aprenderá a amarse a sí misma, recibirá restauración y podrá tomar acciones que manifiesten el verdadero amor. Considerando que hay casos en los cuales sea necesario recurrir a ayuda profesional.


Por Neyda Cruz



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

7 formas de faltar el respeto a tu pareja

El respeto es un ingrediente esencial en cualquier relación interpersonal. Sin embargo, cuando se trata de las relaciones amorosas es especialmente fundamental pues denota la felicidad y la durabilidad de la pareja. Hay matrimonios que se han destruido a causa de problemas generados por la falta de respeto mutuo. Y esta clase de dificultades en su mayoría son difíciles de solucionar; por otra parte, la buena noticia es que se pueden detectar a tiempo.
Algunas maneras de ser irrespetuoso a la pareja, son:

1. La manipulación emocional

Utilizar la culpa o hacer sentir mal a la pareja son formas de manipulación emocional. Esto no debería existir porque una relación amorosa es una competencia para ver quién controla más; en cambio, es un vínculo de respeto mutuo. La manipulación para que alguien haga un deseo o capricho egoísta demuestra que la persona es inmadura y que no ama de verdad.

2. El trato inadecuado

Un esposo es un esposo, no es un hijo ni un padre. Igualmente, una esposa es una esposa y no una niña ni una madre. Tratar al cónyuge como si fuera un niño pequeño que necesita de cuidado excesivo es una forma de no mostrar respeto ni valoración. Incluso si es inmaduro (a), no hay justificación válida para ese trato. No respetar el rol que cada cónyuge tiene en el matrimonio es una señal de que hay un obstáculo en la relación y, además, es un acto de desobediencia a lo que dice la Biblia (Efesios 5:21-29).

3. La crítica

Las críticas no resuelven los problemas; las acciones, sí. Hacer hincapié en el defecto del cónyuge no le instará a que cambie; tampoco solucionará los demás conflictos. Por otra parte, presentar soluciones y decirlas con amor es una salida más viable.

Para aprender qué sucede en tu cuerpo y qué te lleva a la crítica, lee: ¿Por qué te gusta criticar?

4. La comparación

No existe una una familia perfecta. Sin embargo, otros proyectan esa apariencia. Esto lleva a que las parejas se comparen con otras y a menudo digan: «Debes ser como Fulanito», «ella sí es una buena esposa y sabe cocinar», «los hijos de ellos son exitosos, los nuestros no», «¿por qué no eres como tal persona?», etc. Y aunque algunos crean que utilizar la vida de los demás como ejemplo sirva de aliento, la mayoría de las veces sirve para disminuir el autoestima y alejar aún más a los cónyuges.

5. La contradicción

Esto sucede cuando uno de los cónyuges dice algo y el otro le contradice frente a una —o más— persona (s). Cuando el padre ha castigado al hijo y la madre quita el castigo, el hijo aprende a no respetar su padre. Lo mismo sucede si la pareja están en público y ambos responden de diferente forma con respecto a una decisión que —se supone— tomaron juntos. Esta actitud puede deberse a la comunicación inadecuada y a la falta de respeto mutuo.

6. El coqueteo

Este aspecto puede ser muy diferente para cada pareja. Hay cónyuges que se irritan si ven a su pareja saludar o incluso charlar con alguien del sexo opuesto; pero no es señal de infidelidad sino que demuestra algún problema psicológico y emocional con el cónyuge celoso. Sin embargo, hay acciones que son hechas deliberadamente con el fin de generar celos en las parejas. Este comportamiento es una falta de respeto al matrimonio y una clara señal de que no han trabajado adecuadamente en sus diferencias.

7. La envidia

La envidia es un veneno que corroe todo a su paso. En el matrimonio puede comenzar por algo pequeño y en ocasiones pasa por desapercibido. Sin embargo, el amor real no siente envidia sino que se alegra por los triunfos de su pareja. El amor verdadero tampoco envidia la felicidad que percibe en otras parejas sino que trabaja en desarrollar su propia relación amorosa para que sea mejor cada día.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Infidelidad: cómo distinguirla

El acto de infidelidad (que es lo mismo que el adulterio, la única diferencia es que las dos personas no están casadas) ocurre universalmente. Esto se debe a que no tiene límite de género, edad, educación o vida social; sucede muy a menudo en las relaciones debido a la falta de comunicación, conexión o falla en colocar las necesidades de los demás antes que las propias. Si las personas realmente hablaran sobre sus deseos en su relación o pensaran en su pareja primero, habrían menos adúlteros. Pero, ¿cómo podemos definir el  adulterio?

El aspecto físico

La forma de infidelidad en la que todos pueden estar de acuerdo es a los actos que uno hace físicamente. Si una persona se toma de la mano, besa o hace algo sexual con otra persona que no sea su pareja, definitivamente ha cruzado una línea. El sentido del tacto es uno que hace que las personas se sientan aún más conectadas a la otra persona porque están en su presencia.

El aspecto visual

En Mateo 5: 27-28, Jesús habla específicamente de una forma de adulterio diciendo «Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio”. Pero yo les digo que alguien que mira a una mujer y la codicia y ha cometido adulterio con ella en el corazón». Jesús señala que no hay solo una forma de ser infiel, sino que al mirar a alguien y al codiciarla, es como si hubieran hecho algo con esa persona físicamente. Por lo tanto, he encontrado que hay otra categoría que puede convierte a alguien en un adúltero.

El aspecto emocional

La relación emocional también es un factor. En una relación, el hombre y la mujer deben hablar de sus problemas e intimidad. Si uno de ellos lo comenta con otra persona del sexo opuesto, que no es una familia o un consejero matrimonial, entonces se puede consideraría infidelidad. Lo mismo se aplica cuando una persona pasa menos tiempo saliendo con su novia o novio y en su lugar pasa la mayoría del tiempo con una persona del sexo opuesto. Esto podría considerarse un infidelidad porque el estado emocional también es íntima. Dos personas hablan de sus deseos, secretos y sentimientos más profundos sin esconder nada.

Hablar y escuchar es lo que crea un fuerte vínculo entre una pareja, especialmente cuando no están casados y solo están saliendo. Durante esta etapa de citas, el hombre y la mujer aprenden lo que le gusta al otro, sus pensamientos, y aprenden a amar las mismas cosas. Este es el aspecto más importante en una relación. Piénsalo así: si tienes un miembro de la familia que amas y con quien te identificas porque te entiende o te hace sentir cómodo cuando estás cerca de él o ella, no tienes sentimientos románticos por ese miembro de tu familia, pero te sientes tan conectado a él que lo buscas cuando necesitas consejos o solo para hacer planes con esa persona porque disfrutan del tiempo juntos. Es por eso que no debemos pasar por alto esta categoría en una relación: es la más íntima.

Por lo tanto, te aliento a orar por esto y pregúntate si es algo que haces algo que tu pareja hace en la relación.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿El matrimonio te hace feliz?

Muchos solteros creen que encontrar a la persona ideal y casarse es una forma de contrarrestar la soledad y hallar la felicidad plena. Sin embargo, estudios han confirmado de que se puede estar en una relación amorosa y aún así sentirse solo. Además, otras investigaciones han demostrado que el matrimonio no es tan significativo en la felicidad a largo plazo.

Un artículo publicado en Journal of Personality and Social Psychology explicó que tras un estudio realizado a más de 24 000 adultos casados, se llegó a la conclusión que el matrimonio sí hace un poco más felices a las personas. Pero sólo en el primer año siguiente a la boda. Con el paso del tiempo, los casados volvían a sentirse igual que antes de la ceremonia. Los investigadores explicaron que esto se debe a que las personas se adaptan rápidamente a la nueva vida de casados y la etapa de luna de miel dura poco tiempo.

Otro grupo de estudiosos realizó una investigación durante 20 años que confirmó este hallazgo y llegó a las mismas conclusiones. También analizaron si tener hijos afecta en la felicidad a largo plazo y no encontraron ninguna diferencia con las parejas que no tenían hijos. Por otra parte, confirmaron que estar casados tiene un efecto positivo, pero que disminuye con el tiempo porque las personas se acostumbran a la relación y cortan lazos con sus amistades.

Los datos anteriormente mencionados no implican que la soltería es una mejor opción que el matrimonio. Pues, de hecho, los reportes confirman que el secreto yace en lo personal: cuando una persona feliz se casa, hay felicidad en su relación. Es decir que si alguien tiene sentimientos negativos antes de casarse, llevará esas emociones a su relación y, por lo tanto, su felicidad no será a largo plazo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Lucas, R., Clark, A., Georgellis, Y., & Diener, E. (2003). Reexamining adaptation and the set point model of happiness: Reactions to changes in marital status. Journal Of Personality & Social Psychology84(3), 527-539. doi: 10.1037//0022-3514.84.3.527
–Zimmermann, A., & Easterlin, R. (2006). Happily Ever After? Cohabitation, Marriage, Divorce, and Happiness in Germany. Population And Development Review32(3), 511-528. doi: 10.1111/j.1728-4457.2006.00135.x

Fue infiel una vez, ¿volverá a serlo?

La infidelidad es una de las causales más comunes de separación. Hay muchas parejas que no pueden superar un engaño y terminan por romper su compromiso para siempre. Mientras que hay otros que superan la situación y se vuelven más unidos que antes. Sin embargo, existe el dicho popular que afirma que si alguien engañó una vez, volverá a hacerlo en el futuro. Pero, ¿cuán cierto es esto?

Un estudio analizó el comportamiento de 484 personas –casadas y solteras– para descubrir si la infidelidad era algo que se realizaba más de una vez. Ellos consideraron únicamente a las relaciones sexuales como un signo de infidelidad. Después de analizar los datos, llegaron a la conclusión que aquellos que eran infieles a sus parejas en una primera relación, eran tres veces más propensos a ser infieles en la siguiente relación, en comparación con aquellos que habían sido fieles. De igual manera, aquellos que sabían que sus parejas les habían sido infieles en una primera relación, tenían el doble de posibilidad de volver a pasar por esta experiencia en una relación posterior.

Los resultados de esta investigación también demostraron que las personas que sospechaban que habían sido engañados en una primera relación, estaban cuatro veces más propensas a sospechar el mismo comportamiento en sus siguientes parejas.

Si bien estos datos confirman que si alguien fue infiel una vez, volverá a serlo en el futuro, no es una regla que necesariamente se aplica en todos los casos. Hay personas que no fueron infieles a sus parejas y se arrepintieron y no volvieron a hacer lo mismo. Esto es porque hubo un cambio real y sincero en su interior. Por lo tanto, si la infidelidad es una acción que puede repetirse es algo que depende de la madurez y la honestidad de cada individuo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Knopp, K., Scott, S., Ritchie, L., Rhoades, G., Markman, H., & Stanley, S. (2017). Once a Cheater, Always a Cheater? Serial Infidelity Across Subsequent Relationships. Archives Of Sexual Behavior46(8), 2301-2311. doi: 10.1007/s10508-017-1018-1

Los 8 problemas que causan divorcios

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Scott, S., Rhoades, G., Stanley, S., Allen, E., & Markman, H. (2013). Reasons for divorce and recollections of premarital intervention: Implications for improving relationship education. Couple And Family Psychology: Research And Practice, 2(2), 131-145. doi: 10.1037/a0032025

35 preguntas para conocer mejor a tu pareja

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia acerca del matrimonio?

Dios instituyó el matrimonio. Es por esta razón que en la Biblia encontramos las pautas que deberían guiar a las parejas. Entre las muchas cosas que se dice de una relación marital y el amor, en las Sagradas Escrituras encontramos los siguientes principios:

El matrimonio es la unión de un varón y una mujer

«Los creó hombre y mujer, y los bendijo.» Génesis 5:2 (RVC)
«Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.» 
Génesis 2:24 (RVR1960)

Dios creó a Eva como una ayuda idónea para Adán (Génesis 2:20); ambos eran de la misma especie, pero al mismo tiempo eran completamente diferentes. Dios los hizo así con el propósito de complementarse, pues la unión marital es más que una unión sexual: es espiritual. Y así como Dios creó a Eva específicamente para Adán, también tiene a una persona especial para cada persona. Cuando seguimos Su plan y nos unimos con la pareja que Él designó, Dios bendice y prospera la familia.

El matrimonio es un ejemplo de la relación entre Jesús y la iglesia

«Ustedes, las casadas, honren a sus propios esposos, como honran al Señor; porque el esposo es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así como la iglesia honra a Cristo, así también las casadas deben honrar a sus esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla. Él la purificó en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, santa e intachable, sin mancha ni arruga ni nada semejante. Así también los esposos deben amar a sus esposas como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa, se ama a sí mismo. Nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, como lo hace Cristo con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.» Efesios 5:22-30 (RVC)

En la Biblia encontramos que Dios asignó roles específicos para el varón y la mujer dentro del matrimonio. Y estas funciones son una muestra de cómo Jesús ama a Su iglesia. No se trata de una jerarquía o una competencia para ver quién tiene mayor autoridad, sino una relación de respeto y amor mutuo. Además, si Jesús nos insta a amar a todos sin excepción (Mateo 5:43-48; Lucas 6:27-36); ¡cuánto más a la persona que Él eligió como nuestros cónyuges!

El matrimonio es honroso

«Honroso es para todos el matrimonio, y pura la relación conyugal; porque Dios juzgará a los fornicarios y a los adúlteros.» Hebreos 13:4 (RVA-2015)

Es cierto que en algunas culturas la poligamia era una práctica común y aceptada. No obstante, Jesús dijo que el plan de Dios desde el principio era la monogamia (Mateo 19:8). Debido a que el matrimonio es un ejemplo de la relación entre Jesús y la iglesia, y Él es fiel en todo momento (Deuteronomio 7:9), las parejas casadas deben tratar al matrimonio con honra y se deben fidelidad hasta que la muerte los separe.

El matrimonio es para siempre

«Le preguntaron: “Entonces, ¿por qué Moisés mandó darle a la esposa un certificado de divorcio y despedirla?” Él les respondió: “Moisés les permitió hacerlo porque ustedes tienen muy duro el corazón, pero al principio no fue así. Y yo les digo que, salvo por causa de fornicación, cualquiera que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio. Y el que se casa con la divorciada, también comete adulterio.”» Mateo 19:4-9 (RVC)

El matrimonio es más que un simple documento legal. La Biblia enseña que es una unión física y espiritual. Por lo tanto, no es un compromiso que puede tomarse a la ligera. No es una cuestión de sentimientos pasajeros o emociones del momento, sino una decisión para toda la vida. Hay muchos factores que pueden causar problemas en una relación, pero cuando ambas personas han hecho ese compromiso y tienen a Dios como el centro de su matrimonio, entonces todo lo que hagan prosperará.

¿Quieres aprender más? Lee: 10 mandamientos del matrimonio

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend