matrimonio Archives | CVCLAVOZ

All posts in “matrimonio”

15 señales de que tu pareja es narcisista

La mayoría de personas cree que un narcisista es alguien que está enamorado de sí mismo. Si bien es una manera simple de explicarlo, en realidad, un narcisista es alguien que está enamorado de una autoimagen idealizada, que proyectan para evitar sentir (y ser visto como) el yo real, privado de derechos y herido”, así lo afirma el M.S.B.A. Preston Ni. Los narcisistas son excelentes camuflando su verdadera personalidad; por lo tanto, puede resultar difícil saber cuándo se está lidiando con uno.

Según diversos estudios, aproximadamente el 70% de las parejas no casadas se separan después de un año. Esto se debe a que después de ese periodo, las personas comienzan a demostrar su verdadera personalidad. De acuerdo a la psicoterapeuta, Tina B. Tessina, “después de un año más o menos, la euforia de la nueva relación comienza a desaparecer, y la realidad se establece.” Asimismo, este es el tiempo aproximado en el cual se puede detectar si la pareja es narcisista o no. Aunque muchos podrían considerar que esta conducta es inofensiva, la Ph.D. Karyl McBride sostiene que el narcisismo es un trastorno del espectro; alguien con un alto nivel o cantidad de estos rasgos puede ser una influencia más dañina para ti y sus hijos.”

Para descubrir si tu pareja es narcisista, o si tú lo eres, identifica estas señales en su comportamiento.

  1. Le gusta hablar sobre mí mismo y es pésimo escuchando a los demás. Cualquiera sea la conversación, siempre interrumpe y hace que el tema vuelva a girar en torno a su persona.
  2. Es carismático y persuasivo pero para su propio beneficio. Puede hacerte sentir especial y amado, pero una vez que pierde el interés, su trato cambia radicalmente.
  3. Te usa para sentirse especial. Es común que tengas que decirle halagos para que se sienta bien consigo mismo.
  4. Le gusta manipularte y está en control de la relación. Tal vez no lo hayas notado, pero es probable que tus decisiones se deban a su influencia.
  5. Piensa en sus necesidades, antes que en las tuyas. Le importa obtener satisfacción personal y no se preocupa por tu bienestar.
  6. Nunca asume la responsabilidad de sus errores; en cambio, culpa a otros. Además, cree que siempre tiene la razón.
  7. Cuando estás a su lado, te sientes inferior, inseguro, y a menudo te cuestionas porqué están juntos.
  8. Es incapaz de sentir empatía por tus problemas, pero sí espera que tú entiendas los suyos.
  9. Muchas veces sientes como que tu pareja está en una relación consigo misma.
  10. Nunca te pregunta por tus sentimientos, preocupaciones o por cómo te fue en el día.
  11. Le gusta decirte qué hacer y a menudo se justifica diciendo que es para tu bien. Sin embargo, sus actitudes demuestran que quiere controlar tu vida.
  12. Miente con frecuencia y no se disculpa por lo que dice.
  13. No le gusta que tengas más éxito que él o ella.
  14. Constantemente te preguntas si realmente te ama, o si solo te usa para su conveniencia.
  15. Se comporta diferente cuando hay personas alrededor y suele ser más atento, amable y cariñoso. No obstante, la situación es distinta cuando están a solas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Deja que las bendiciones llenen tu casa

“Así eran algunas mujeres en el pasado: confiaban en Dios y obedecían a sus esposos”. 1 Pedro 3:5 (TLA)

Cuando Dios pide a la mujer que se sujete a su marido no significa que ella sea anulada, por el contrario, está obedeciendo a lo que Él dispuso y esto trae bendición y protección para su matrimonio, porque también el esposo debe amar a su esposa. Si se te hace difícil sujetarte, el Espíritu de Dios te ayudará cada día a hacerlo. ¿Qué esperas para poner tu esperanza en las promesas de Dios?

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué pasa con tu cuerpo cuando te enamoras?

Algunos creen que la única reacción biológica al amor es sentir mariposas en el estómago o tener deseo sexual. Sin embargo, hay estudios científicos que han comprobado que el amor se manifiesta en el cerebro, más que en cualquier otro órgano del cuerpo. Estar enamorado no solo es una cuestión de sentimientos, sino que también tiene un efecto en el organismo. Éstos son algunos ejemplos:

Abrazar a tu pareja es como tomar analgésicos:

La oxitocina es conocida como la “molécula del amor” porque ayuda a que las parejas creen un sentido de intimidad y proximidad. Además, es responsable de crear atracción sexual e incrementar el deseo entre las parejas. Por otra parte, también contribuye a crear un mejor vínculo amoroso; por ejemplo, abrazar a tu pareja incrementa la producción de oxitocina, la cual actúa como un analgésico que calma el dolor y ayuda a sanar las heridas.

Estar enamorado es como estar drogado:

“El amor te vuelve tonto”, muchos utilizan esa frase para explicar que cuando alguien está enamorado hace cosas que normalmente no haría. Esto se debe a la dopamina, un neurotransmisor responsable de crear un estado muy parecido al que se siente cuando uno está drogado; así lo reveló un estudio del Instituto Kinsey. Los investigadores encontraron que el cerebro de una persona enamorada luce igual que el de alguien que ha consumido cocaína.

La atracción no se puede ocultar:

Incluso si alguien niega o esconde el hecho de que está enamorado, su lenguaje corporal lo delatará. Un estudio determinó que el cerebro detecta las señales que envía el cuerpo y evalúa si recibe o no señales de amor y, de hecho, este factor representa el 55% del desarrollo de una relación sentimental. Por otra parte, el organismo está atento y percibe las señales de cambio en el tono de voz y la frecuencia de las conversaciones, y utiliza esos datos para establecer una mejor relación con la otra persona.

Enamorarse puede causar estrés:

Estar enamorado a menudo hace que el cerebro libere el cortisol, también llamada la “hormona del estrés”. Esto explica porqué muchas personas enamoradas tienden a sudar en exceso, sienten náuseas, pierden la paciencia y tienen síntomas parecidos al de la ansiedad y el estrés. Un estudio descubrió que estas señales suelen darse al principio de una relación, pero van disminuyendo conforme la pareja se vuelve más cercana.

La excitación sexual te vuelve “loco”:

Un estudio publicado en la revista FEBS Letters, señala que, aparentemente, la excitación sexual apaga la regiones del cerebro (incluidas las partes de la corteza prefrontal) que se utilizan para el pensamiento crítico, la autoconciencia y el comportamiento racional. Es por ello que los expertos en relaciones y psicología recomiendan que se evite este tipo de situaciones para no sentir arrepentimiento en el futuro; por supuesto, esto se aplica a las parejas que aún no se casan.

Recuperarte de una separación es como superar una adicción:

Un grupo de investigadores de la Universidad de Pisa y la Universidad de California San Diego, hicieron un análisis entre las personas que sufren de un trastorno osesivo-compulsivo severo y las que estaban enamoradas. Cuando compararon ambos resultados, descubrieron que, bioquímicamente, no habían diferencias entre ambos grupos. Asimismo, según la antropóloga biológica de la Universidad de Rutgers, Helen Fisher, “el amor romántico es una adicción”. Ella llegó a esta conclusión tras estudiar el cerebro de personas que habían sufrido una ruptura sentimental. Además, descubrió que “las partes del cerebro que se encendieron fueron las mismas asociadas con la adicción a la cocaína y la nicotina, el dolor físico y la angustia y el apego.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Tienes miedo al compromiso?

Para muchos, el compromiso es algo que provoca temor y hasta rechazo. Algunos pueden tener relaciones amorosas por años, pero no quieren casarse y prefieren seguir de novios. Este comportamiento se está volviendo frecuente en la actualidad y, de hecho, los expertos ya lo han denominado como “fobia al compromiso”. Si bien ésta no es una condición que pueda diagnosticarse, “es real y ha existido desde que las relaciones existen”, señala el consejero de parejas, Gurpreet Singh.

Hay una falsa creencia de que los hombres en su mayoría tienen temor al compromiso; sin embargo, esto no es cierto. Singh afirma que “hay algunos patrones que sugieren que a hombres y mujeres les gustan diferentes cosas en las relaciones y en las diferentes etapas, pero ninguno sugiere que los hombres sean más propensos al tener fobia al compromiso que las mujeres. Que los hombres teman más el compromiso es en gran parte un mito y existen algunos estudios que sugieren eso”. La Dra. Leslie Parrot tampoco cree que los hombres tengan fobia al compromiso, pero sí cree que “hay una gran diferencia en el propósito de vida entre hombres y mujeres. (Las mujeres) tienen más ganas de conectarse. Los hombres tienen un fuerte deseo de autonomía”.

Diversos expertos en relaciones amorosas concuerdan que hay muchas razones por las que una persona le teme al compromiso. Las más comunes son:

  • El divorcio o separación de los padres: Este mal ejemplo hace que una persona sienta temor o rechazo hacia el compromiso y piense que le sucederá lo mismo que a sus progenitores.
  • Malas experiencias anteriores: Las relaciones fallidas que no han sido superadas pueden hacer que una persona desarrolle aversión al compromiso.
  • Temor a ser herido/rechazado/dejado: Los sentimientos negativos se adelantar a la realidad y hacen que uno piense que hay problemas, cuando en realidad todo va bien.
  • Baja autoestima: Muchos enmascaran su baja autoestima con el pretexto de que aman su independencia y libertad.
  • Falta de seguridad: Algunos no quieren comprometerse hasta estar seguros de que él o ella es la persona correcta y, aunque esto es bueno, en ocasiones es tomado como una excusa para evadir el compromiso.

No todos los casos son iguales y no todos tienen las mismas motivos para huir del compromiso. Por tal razón, la Dra. Parrot recomienda autoexaminarse para detectar en dónde se origina las dudas. “Una de las cosas que debes saber es que todos tenemos un «yo ciego», un «yo» que es más conocido por los demás que por uno mismo”, afirma Parrot. Hacerse una autoevaluación o con la ayuda de un especialista, ayuda a superar el miedo al compromiso y a tomar un nuevo rumbo de vida.

Igualmente, el evangelista Billy Graham manifestó que todas las parejas deben tener como meta el matrimonio, pues éste es un regalo de Dios. El matrimonio no sólo es un documento legal que indica la unión de dos personas, sino que es un voto que se hace delante de Dios. Graham sostiene que “el matrimonio implica muchas cosas, pero una de las más importantes es el compromiso: el compromiso de amarse y ser fieles entre sí sin importar lo que suceda. Esto no es solo un compromiso legal (aunque lo es); también es un compromiso moral y espiritual.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Me casé con un niño!

Poco tiempo después de casarse, Carla se dio cuenta que contrajo matrimonio con un niño;  estaba decepcionada porque él innecesariamente había gastado todos los ahorros de su noviazgo en un vehículo carísimo y, además, contrajo una enorme deuda, sin siquiera pensar en el proyecto futuro de su familia como un líder lo haría. ¿Conoces niños en el cuerpo de un adulto?

“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.” 1 Corintios 13:11 (RVR 1960)

Cuando el hombre es emocionalmente inmaduro sus palabras, pensamientos, actitudes y decisiones lo delatan, por ejemplo: es egoísta, no le importa el sentimiento del otro, pone sus actividades o necesidades primero, piensa que tiene la razón siempre y por esto rara vez pide perdón, no asume su responsabilidad por lo que culpará a su pareja o amistades por sus equivocaciones. Puede parecer agradable y cariñoso, pero en cualquier momento mostrará que es un infante.

Esta mujer se apresuró al comprometerse, a pesar de observar las actitudes inmaduras que manifestaba su novio con anterioridad, por lo que ahora tendrá que ser paciente hasta que este niño madure, lo que no será fácil.

“Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” Colosenses 1:10 (RVR1960)

Así como existen personas emocionalmente inmaduras, también están los cristianos en su estado espiritual y se pueden mencionar algunas características: no se comprometen con el Señor, piensan que estarán bien asistiendo a la iglesia pero sin obedecer a Dios, enojados con sus hermanos, peleando en lugar de mostrar amor, etc.

El Señor quiere que seamos personas maduras, alguien de quien no es necesario preocuparse, que estudia la Biblia y ora sin que lo empujen, actúa bien sin que lo controlen, pone las necesidades de los otros primero, sólo hace lo que Dios desea muriendo así mismo, comprometido con Él porque toma en serio el sacrificio y amor de Cristo.

¿Eres una persona madura?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

100 prácticas para un noviazgo feliz

Los expertos en parejas concuerdan que se puede determinar si un matrimonio será feliz o no, por el estado actual de su noviazgo. Los errores y problemas tienen pocas probabilidades de desaparecer después de la boda; por lo que, si no son solucionadas con anticipación, pueden ocasionar incluso mayores conflictos. Para evitar que esto suceda, hay acciones que se puede tomar y poner en práctica durante el noviazgo. Éstas son algunas de ellas:

  1. Tener a Dios como el centro de su relación.
  2. Orar por su relación.
  3. Orar juntos por otras necesidades.
  4. Leer la Biblia juntos.
  5. Comunicación constante y sincera.
  6. Desarrollar su relación con Jesús de manera personal.
  7. Esperar hasta el matrimonio para tener cualquier tipo de relaciones sexuales.
  8. No ponerse en situaciones que sean de tentación.
  9. Ser fieles el uno al otro en todo aspecto.
  10. Buscar el consejo de alguna pareja con experiencia.
  11. Depender más de Dios que el uno del otro.
  12. No juzgar precipitadamente.
  13. Cuidar sus palabras y no ofender.
  14. Respetarse mutuamente.
  15. Aceptar, perdonar y olvidar.
  16. No ser egoístas y pensar en su propio beneficio.
  17. Plantearse metas.
  18. Respetar la privacidad y espacio del otro.
  19. Enfrentar retos nuevos juntos.
  20. Dar con generosidad y sin esperar nada a cambio.
  21. Ser pacientes.
  22. Respetar a la familia del otro.
  23. Cuidar que otros interfieran con su relación.
  24. Solucionar los conflictos con comunicación, amor y paciencia.
  25. Apoyo mutuo.
  26. Hacer pequeños gestos de gratitud.
  27. Dejar el pasado atrás y no recordarlo.
  28. Trabajar en la comunidad.
  29. No dejarse llevar por los chismes.
  30. Ser vulnerables.
  31. Estar atentos a las necesidades del otro.
  32. No estar enojados por mucho tiempo.
  33. Estar preparados para los cambios.
  34. Ser el mejor amigo del otro.
  35. Ejercitarse juntos o practicar algún deporte.
  36. Saber respetar los silencios.
  37. No caer en el juego de la comparación.
  38. Comprender que las personas cambian con el tiempo y la edad.
  39. Ayudarse mutuamente a desarrollar sus talentos y habilidades.
  40. Hablar sobre finanzas y crear un plan a futuro.
  41. Compartir momentos de risa.
  42. No dejarse cegar por los celos.
  43. Nunca agredirse física, verbal ni psicológicamente.
  44. Buscar la paz y no crear discusiones.
  45. Ser personas que cumplen sus promesas.
  46. Trabajar o buscar medios de sustento económico.
  47. Entender que ninguno es perfecto.
  48. Preocuparse por su condición física, mental y espiritual.
  49. Cuidar mutuamente de su salud.
  50. Decir “te amo” con frecuencia.
  51. Demostrar amor en diversas maneras.
  52. No hablar mal de la pareja cuando él o ella no esté presente.
  53. Tener amigos en común.
  54. Valorar el rol de cada uno.
  55. Cuidar de su higiene personal.
  56. Ser capaces de estar separados.
  57. Tener muestras de afecto.
  58. Hacer planes juntos y llevarlos a cabo.
  59. Alejarse de la tecnología.
  60. Saber apreciar lo que hace el otro.
  61. Disfrutar de la naturaleza.
  62. Cortar toda relación con una ex pareja.
  63. Aprender y estudiarse mutuamente.
  64. Planear salidas con sus familias.
  65. Enfrentar y solucionar sus problemas
  66. Crecer y madurar juntos.
  67. Aceptarse como son y ayudarse a mejorar.
  68. Ofrecerse para hacer un trabajo voluntario.
  69. Hacer trabajo social.
  70. Salir con sus familias de manera individual.
  71. Abrazarse con frecuencia.
  72. Arreglar los malos entendidos antes que pase más tiempo.
  73. Crear recuerdos para toda la vida.
  74. Hablar sobre su jubilación.
  75. Aprender una nueva actividad juntos.
  76. Tener citas fuera de lo común.
  77. Disfrutar de algo que a ambos les guste.
  78. Hablar de planificación familiar.
  79. Ponerse de acuerdo sobre la clase de educación que recibirán sus futuros hijos.
  80. Ser ejemplo para otras parejas.
  81. Haces cosas por otros.
  82. Organizar una cita doble con sus padres.
  83. Deshacerse de los malos hábitos y costumbres.
  84. Buscar ayuda profesional para tratar alguna adicción.
  85. No hacer promesas que no se cumplirán.
  86. Sembrar un árbol juntos.
  87. Construir sus sueños en equipo.
  88. Leer libros sobre noviazgo y matrimonio.
  89. Salir de campamento con el grupo de jóvenes o la iglesia.
  90. Buscar un mentor que pueda guiarlos en su noviazgo.
  91. Salir de su zona de confort.
  92. Hacer cosas espontáneamente.
  93. Establecer los roles y no intentar dominarse el uno al otro.
  94. Hacer que su relación crezca cada día.
  95. No ver ningún tipo de pornografía.
  96. Ayudarse a solucionar cualquier problema del pasado.
  97. Organizar un evento de caridad.
  98. Deshacerse de las cosas materiales que pueden arruinar su relación.
  99. Comprender que no hay relación perfecta y que habrán problemas.
  100. Decidir amar sin reservas, así como Cristo amó a su iglesia.

 

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El dinero puede destruir tu matrimonio

La alarmante cifra de divorcios puso en evidencia los motivos más comunes por los cuales una pareja se separa. Dentro de los primeros lugares en la lista se encuentra el manejo de las finanzas. Este hecho no es tan sorprendente, pues los expertos aseguran que se este resultado se puede predecir antes del matrimonio.

Los terapeutas y consejeros de pareja están de acuerdo en que las personas que desean casarse deben hablar de finanzas antes del matrimonio. Esto ayuda a que ambos creen soluciones para posibles problemas en el futuro y sean honestos sobre sus costumbres en la administración del dinero. Sin embargo, si no pueden dialogar sobre este tema, es un indicador de posteriores altercados. Lamentablemente, solo el 43% de parejas conversan sobre el dinero antes de casarse, de acuerdo a un estudio hecho por American Express.

Sonya Britt, investigadora de la Universidad del Estado de Kansas, afirma que las discusiones sobre dinero durante el noviazgo son una señal de divorcio en el futuro. Ella asegura que sin importar el tiempo que pasó desde la primera vez que una pareja discutió por dinero “hay una buena probabilidad de que tengan una pobre satisfacción en la relación”. Asimismo, un estudio conducido por Jeffrey Dew, de la Universidad del Estado de Utah, encontró que los matrimonios que pelean debido al dinero una vez por semana, tienen el 30% de probabilidad de divorciarse.

Cabe resaltar que el dinero no es el problema en sí, sino otros factores que lo involucran; como por ejemplo:

  • Cuando no se ponen de acuerdo sobre cómo manejarán el dinero.
  • Cuando cada uno quiere administrar su dinero como si aún fueran solteros.
  • Cuando los esposos no son honestos con respecto a sus ingresos y/o gastos.
  • Cuando ambos se endeudan más allá de sus posibilidades de pago.
  • Cuando uno de los cónyuges tiene deudas antes de casarse y lo mantiene en secreto.
  • Cuando no ahorran para su futuro.
  • Cuando uno (o los dos) es comprador compulsivo.
  • Cuando no tienen un presupuesto o control de gastos.
  • Cuando ninguno de los dos tiene educación financiera adecuada.
  • Cuando solo uno de los esposo trabaja.

Por otra parte, Jeffrey Dew manifiesta que “puede ser que las peleas por el dinero sean realmente peleas por problemas más profundos en la relación: poder, confianza, etc. Si estas cuestiones profundas en la relación son problemáticas, entonces estas parejas pueden tener más probabilidades de divorciarse”. Para evitar esta situación, los expertos recomiendan darle prioridad a la comunicación abierta y sincera y, de esta manera, ambos puedan llegar a un acuerdo que los beneficie a ambos.

 

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres un buen ejemplo?

Cierta familia estaba haciendo los preparativos para la boda de su hijo mayor. La pequeña de la familia, de 5 años, oyendo las conversaciones, preguntó a su madre:

  –  Mamá, ¿Qué dicen los novios cuando se casan?

  –  Se prometen amarse, respetarse, ser siempre amables y cuidar por la felicidad el uno del otro.

La niña, que había visto muchas escenas desagradables entre sus padres, reflexionó un momento y dijo:

  –  Entonces mamá, ¿Verdad que tú y papá nunca se han casado?

Esta anécdota no sólo sirve como reflexión para los matrimonios y la relación que existe en la pareja, sino que nos lleva a pensar en el ejemplo que cada uno de nosotros da con su conducta.

¿Tu comportamiento es acorde con lo que  dices? ¿Cómo te comportas en tu casa, el trabajo, la escuela, o con tus amigos?

El consejo del apóstol Pablo para Timoteo se aplica a todos y no solamente a los jóvenes:

“No permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza”.  1 Timoteo 4:12 (NTV)

El ser un ejemplo en todas las áreas de nuestras vidas es una responsabilidad que tenemos todos, no olvidemos que somos libros abiertos que la gente lee y aquello que hagamos quedará más grabado en su memoria que todos los discursos o palabras bonitas que hayamos pronunciado.

En Colosenses 4:5-6 Pablo deja  otro consejo útil para todos nosotros:

“Vivan sabiamente entre los que no creen en Cristo y aprovechen al máximo cada oportunidad.  Que sus conversaciones sean cordiales y agradables, a fin de que ustedes tengan la respuesta adecuada para cada persona”. Colosenses 4:5-6 (NTV)

Si no tuvieras la posibilidad de hablar con otros y fueras juzgado sólo en base a tus actos, ¿Qué diría la gente de ti? ¿Qué es lo que ven en ti? ¿Eres un buen ejemplo?

Hoy es un buen día para cambiar, para empezar a vivir de la forma en la que quieres ser recordado, para ser un ejemplo. Pídele a Dios sabiduría y dominio propio para poder conducirte de manera que seas un ejemplo vivo del amor de Dios.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

11 tips para que él se enamore de ti

No hay receta infalible que haga que alguien se enamore. Si esa persona no es para ti, sin importar lo que hagas, jamás te verá como algo más que una amiga. Sin embargo, si esa persona está dentro de los planes de Dios, muy pronto notará tus virtudes y comenzará a verte como su futura pareja de por vida. Mientras eso sucede, puedes seguir estos consejos y aumentar las posibilidades de hacer que él se enamore de ti:

1. Ámate:

Antes de enamorar a alguien, comienza por amarte a ti misma, encuéntrate atractiva y preocúpate por ti. El Dr. Joe Fanelli dice: “sé tú misma y has las cosas que te hagan feliz” porque esto hace que incrementes tu atractivo y tengas una mejor relación con los demás, ya sea en el área sentimental, amical o laboral.

2. Cuida de tu apariencia:

Una frase popular dice “no hay mujer fea sino mal arreglada”, y es cierto. Cuando cuidas de tu higiene y te arreglas, no estás siendo orgullosa, sino demostrando amor propio. Recuerda que ningún extremo es bueno y que todo debe hacerse con moderación. Si te enfocas más en tu apariencia pero no en tu interior, estarás dando una imagen narcisista y, según la revista Scientific American, este tipo de personas no tiene relaciones sentimentales duraderas. Por otra parte, La Ciudad Universitaria de New York descubrió que el color rojo incrementa el atractivo de una mujer. Steven G. Young explicó que “los hombres heterosexuales son más sensitivos a la coloración roja en las mujeres. Comparado con una gama de otros colores, las mujeres vistas en fondos rojos o usando ropa roja son vistas como más atractivas”.

3. Ten buenos modales:

No esperes que tu pareja se comporte como un caballero o príncipe azul si tú tienes malos modales. Tu comportamiento demuestra qué clase de persona eres, tu educación, valores, principios y creencias. Un hombre te juzgará por la manera en que actúas en cada situación, y si no quieres dar una mala impresión, compórtate a la altura del momento.

4. No hables mal de otras personas:

Hablar mal de otros o chismorrear hacen que un hombre se aleje de una mujer. Un experimento reveló que los hombres pierden la confianza en una mujer cuando a ella le gusta hablar de otros a sus espaldas o se entrometen en los asuntos de los demás. Por otra parte, diversos estudiosos del comportamiento categorizan al chisme como una señal de baja inteligencia emocional.

5. Sal de tu zona de comodidad:

Las personas que tienen la mente abierta tienen más opciones de ampliar su círculo amical, y por consecuencia, de conocer a su pareja ideal. Asimismo, según los psicólogos Donald Dutton y Arthur Aron, las parejas que comparten actividades que les producen miedo, ansiedad o cualquier tipo de emoción fuerte, fortalecen su vínculo de atracción. Por lo cual, los expertos recomiendan a salir de la rutina y practicar actividades físicas que estimulen la adrenalina y la actividad cerebral.

6. Sonríe:

Un estudio publicado en la revista Cognition and Emotion comprobó que el atractivo de una persona se incrementa dependiendo de la intensidad de su sonrisa. Otro estudio demostró que el sentido de humor en una relación es fundamental porque fortalece los lazos amorosos y establece seguridad. Además, una investigación por la Universidad de Canadá reveló que los hombres se sienten más atraídos a las mujeres que se ríen de sus chistes.

7. Demuestra respeto:

Diversos experimentos científicos han demostrado que cuando se les pregunta a los hombres si prefieren amor o respeto, ellos responden lo segundo. El Dr. Emerson Eggerichs asegura que todas las personas necesitan amor y respeto, pero que Dios dio a los hombres una profunda necesidad por respeto; mientras que a las mujeres, necesidad por amor.

8. Imita su lenguaje corporal:

Aunque parezca difícil de creer, los hombres se sienten más atraídos a las mujeres que imitan su lenguaje corporal. Un estudio publicado en The Journal of Nonhuman Behavior afirma que imitar las acciones demuestran interés y crean una sensación de familiaridad, lo cual resulta en el incremento del atractivo de una pareja.

9. Míralo a los ojos:

Dos investigadores de la Universidad Radboud y la Universidad Rutgers encontraron que las personas que se miran a los ojos mientras conversan se hacen más notables y fáciles de recordar. Además, otro estudio realizado por la Universidad Aberdeen en Escocia afirma que el contacto visual hace que una persona se vea más atractiva, sonría más y esté más atenta.

10. Escúchalo:

Una investigación de la Universidad de Michigan demostró que las personas que tienen la habilidad de hablar sobre temas profundos y pueden escuchar a su pareja tienen relaciones amorosas más duraderas. Cuando converses con él, asegúrate de darle toda tu atención y esto le demostrará que te interesa y le importas.

11. Ora:

La clave para el éxito en todas las áreas de la vida es poner y amar a Dios primero. Sin Él, de nada valdrá que hayas encontrado al hombre ideal porque esa relación no durará ni será feliz. Encomienda cada uno de tus hechos a Dios y verás que estando con Él nada te hará falta.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Siete maneras de destruir tu matrimonio

  1. No te comuniques abiertamente y con honestidad.
  2. Critica a diario y en todo momento las cosas que te irritan de tu pareja.
  3. No escuches lo que tenga que decirte.
  4. No dejes hablar a tu pareja cuando estén con amigos, interrumpe siempre.
  5. No tengas palabras agradables nunca a menos que quieras algo que te pueda dar.
  6. Olvida su fecha de cumpleaños, la fecha de aniversario y cualquier fecha importante para él o ella.
  7. Compara a tu pareja con personas famosas de la televisión o del cine, tal vez con deportistas.

Hacer todo lo contrario de estas siete cosas terribles mantendrá una relación saludable. La comunicación, la sinceridad, el expresar lo positivo de cada uno hace crecer la relación. El escuchar es la mejor parte de una conversación. Hay personas con quienes estás hablando y pueden estar pensando en otras cosas. Eso se nota y causa disgusto, porque la persona que está hablando siente que no le das importancia a lo que expresa, y así se va rompiendo la comunicación.

El criticar constantemente y sacar a la luz los errores de la persona con la que compartes tu vida, cansa y ese cansancio puede acabar con el amor. Si todo el tiempo le estás criticando va a llegar el momento en que la persona piense que realmente no es buena para ti o que no vale la pena hacer algún esfuerzo, porque solo ves lo negativo. Aparte, delante de los demás, piensa que estás quedando mal tu también, pues si tiene tantos problemas, se preguntarán ¡cómo y por qué te casaste con esa persona tan terrible! Hacer el propósito a diario de decir varias palabras agradables o destacar cualidades de tu pareja puede significar que ella o él mejoren su trato para contigo y aumentan su autoestima.

Hay personas muy sensibles en cuanto a fechas especiales. Si tu pareja es así, ponte alarmas y recordatorios en tu agenda, en tu celular para que no falles en eso.

Y jamás te pongas a comparar a tu pareja con estrellas de cine o modelos. Es terrible, no solo para ella o él, también contamina tu mente y llegará un momento en que estés deseando encontrar algo parecido para pasar el rato y eso lleva a la infidelidad.

Las relaciones, como siempre digo, son complicadas, pero la verdad es que nosotros las hacemos más complicadas aún. Expresemos lo que no nos gusta, pero más aún lo que nos gusta de esa persona. Tratemos de cultivar en nuestra mente todas sus virtudes y no sus fallas. Eso hace crecer el amor y mantener la relación.

En CVCLAVOZ hemos tenido invitados especializados en temas de relaciones. Y recuerden que los pueden ver on demand o en YouTube CVCLAVOZ.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Esperando que Dios haga todo?

Los Israelitas estaban llenos de miedo al ver que los egipcios los alcanzaban para matarlos con todo su ejército y carros de guerra. Entonces, comenzaron a clamar al Señor por ayuda y muchos de ellos empezaron a reclamarle a Moisés diciendo: ¿Por qué nos trajiste aquí a morir en el desierto? ¿Por qué nos obligaste a salir de Egipto? ¿No te dijimos que esto pasaría?

Moisés les respondió: “No tengan miedo. El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos. Luego el Señor le dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? ¡Dile al pueblo que se ponga en marcha! Toma tu vara y extiende la mano sobre el mar. Divide las aguas para que los israelitas puedan pasar por en medio del mar, pisando tierra seca.”. Éxodo 14.15-16. (NTV)

Muchos pensamos que Dios peleará la batalla por nosotros sin que nos involucremos en la misma, pero estamos equivocados. Si bien uno debe confiar en el Señor, eso no quiere decir que debemos quedarnos sin hacer nada, por eso Dios le dijo a Moisés: “¿Por qué clamas a mí? ¡Dile al pueblo que se ponga en marcha!”.

Hay personas que piden a Dios por su matrimonio pero no hacen nada para mejorar. Hay otros que oran por un trabajo pero no salen a buscarlo. Muchos anhelan un ministerio pero no sirven en nada en la iglesia. Y así podemos seguir mencionando las cosas que uno desea tener, pero si no hacemos algo, seguiremos sin recibir.

¿Estás enfrentando problemas que parecen no tener solución? ¿Has clamado a Dios y esperado en sus promesas, pero la respuesta no llega?

Analiza si después de orar has intentado buscar la solución a tu problema, si no lo has hecho, empieza hoy. Ora y usa lo que Dios ya te dio, como en el caso de Moisés, que tenía la vara en su propia mano y sólo debía extenderla. A veces, la mayoría de las soluciones a nuestros problemas están en nuestras propias manos, porque Dios siempre nos da sabiduría y recursos para que, con su bendición, resolvamos nuestras situaciones.

Dios te respaldará y no te abandonará. Solamente necesitas confiar en Él y buscar cómo solucionar  la situación que tienes.

Oremos:

Señor, hoy me doy cuenta que me falta dar ese primer paso de fe, por favor ayúdame y dame sabiduría para solucionar mis problemas. Que mis oídos puedan estar atentos a tus instrucciones y mandamientos. Yo sé que Tú me has dado recursos para salir de mi situación y estoy seguro que con tu ayuda lo lograré. Me encomiendo en tus manos y creo que serán tiempos mejores para mi vida, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lecciones de amor de 5 parejas de la Biblia

Probablemente el pasaje más conocido sobre el concepto del amor esté en 1 Corintios 13:4-8, donde dice: “El amor es paciente y bondadoso. El amor no es envidioso. No es presumido ni orgulloso. El amor no es descortés ni egoísta. No se enoja fácilmente. El amor no lleva cuenta de las ofensas. No se alegra de la injusticia, sino de la verdad. El amor acepta todo con paciencia. Siempre confía. Nunca pierde la esperanza. Todo lo soporta. El amor no tiene fin. Algún día, el don de profetizar cesará. El don de hablar en lenguas se acabará. El de conocimiento se terminará” (PDT). Aunque esos versículos por sí mismos demuestran las cualidades que tiene el verdadero amor, en la Biblia hay otras historias de las cuales podemos aprender sobre el tema. En esta ocasión sólo examinaremos a cinco parejas que nos dejaron lecciones importantes:

1. Adán y Eva (Génesis 2:204:1-2):

La primera pareja del mundo tuvo sus altos y bajos; sin embargo, hay algo relevante que ocurrió incluso antes que Eva fuera creada. Adán no tenía a nadie de su propia especie con quien compartir su vida, pero Dios hizo que cayera en un sueño profundo y de allí formó a Eva. Esto nos enseña que debemos ser pacientes en esperar a la persona adecuada y no forzar una relación solo porque creemos que está dentro de la voluntad de Dios. De la misma manera en que Dios creó a una pareja especialmente para Adán, Él tiene a alguien preparado para cada uno, y tan solo debemos confiar en que todo llegará su tiempo.

2. Abraham y Sara (Génesis 17:1-8, 15-22; 21:1-7):

Ellos tenían años de casados pero sin hijos. En aquel tiempo, no tener descendencia era considerado casi una maldición; sin embargo, Abraham y Sara mostraron fidelidad el uno al otro y también hacia Dios. Esto fue recompensado cuando Dios les mostró que tenía un propósito para ambos. En la actualidad ocurre lo mismo, cuando dos personas se casan, se convierten en uno solo y Dios los usa de manera individual pero también como a un equipo. Es por ello que es importante tenerlo como centro de nuestras vidas, para que se muestre en lo personal y conyugal.

3. Jacob y Raquel (Génesis 29:1-30):

Los tiempos han cambiado y actualmente casi ya no se requiere que el varón trabaje para ganarse la mano de su prometida. No obstante, Jacob tuvo que trabajar el doble para poder casarse con Raquel. Un dicho popular dice “sólo de amor no se vive” y esta historia demuestra que quien ama también provee. Las parejas son un equipo que deben trabajar en conjunto para su mantenimiento, tanto económico como espiritual.

4. Oseas y Gomer (Oseas 1:1-9, 3:1-3):

La historia que más se asemeja al amor de Dios por los hombres es la de Oseas y Gomer. Oseas demostró amor incondicional por Gomer pese a todas las circunstancias y a las actitudes de ella. Si bien resulta casi irreal pensar en que se puede amar de esa manera en la actualidad, debemos recordar que Dios lo hace cada día con nosotros. Él nos trata de acuerdo a su amor y no conforme a nuestros hechos.

5. Ananías y Safira (Hechos 5:1-11):

Esta pareja es un mal ejemplo de trabajo en equipo. Cuando Ananías mintió, Safira se unió al engaño y respaldó a su esposo. Esto demuestra que ellos no tenían a Dios como centro de su matrimonio; y por lo tanto, tuvieron que sufrir las consecuencias de su pecado. Cuando primero se ama a Dios, uno adquiere la capacidad de amar y corregir en amor a los demás. Sin Él, todas las acciones, por más que tengan buenas intenciones, terminan mal.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend