¿Puedes amar a alguien muy malo?

¿Puedes amar a alguien muy malo?

Pienso que cuando algo nos parece injusto queremos hacerlo notar, queremos que se haga justicia, porque tenemos la tendencia de querer ayudar, querer hacer el bien, querer que reine el bien.

Hay situaciones y hay personas con las que yo honestamente confieso, que no creo que pueda dar amor. Cuando veo que hay gente tan mala y encima cínica, tengo que confesar que no les puedo demostrar amor. Los rechazo.

Dime tú. ¿Piensas que puedes amar a alguien que sabes que es… por ejemplo, un pederasta? ¿Amarías a alguien que ha torturado a otros? ¿Puedes amar a alguien que ha destruido un país y ha hecho que todos sufran de hambre y necesidades?

Hay quienes dicen, que: “claro, es fácil amar a los bondadosos, a los que hacen bien, se portan bien. Lo difícil precisamente es aprender a amar a esos otros”. Y es verdad que Dios sí los ama, como seres humanos, como Su creación que son…pero – PERO- no ama lo que hacen, no ama lo que hacen mal, no ama lo que les encadena a la maldad.

Con Dios aunque muchos no lo quieran ver así no hay grises. Lo que no está bien, está mal. No hay medias tintas. No hay nada medio bien o medio mal. Y siempre he dicho que para Él una mentira es tan pecado si le quieren poner ese calificativo, tan pecado como matar a alguien. Nosotros, los seres humanos, una vez más, como siempre, queriendo ser mejores que Dios, o sintiéndonos más “inteligentes” que Dios, decidimos que no puede tener el mismo castigo una persona que mata que alguien que roba. Y así hemos hecho nuestras leyes. Ha funcionado. ¿Ha funcionado? No estoy totalmente convencida. Seguimos viendo casos extraños, casos que no podemos comprender qué les pasó para que se comportaran de esa manera, para que hicieran la barbaridad que hicieron. Siguen existiendo quienes se creen más “vivos” que los demás y son capaces de atropellar y de pisotear, o de usar, de manipular, de atravesársete o meterse delante de ti en una larga fila. Sigue habiendo quienes se creen más que todos los demás y son capaces de mentir abiertamente pensando que no van a sufrir consecuencias. Esas consecuencias son a causa de nuestras acciones, no es como algunos dicen: “castigo de Dios”. Siempre hay “vivos”. Siempre hay el que piensa que puede transgredir las leyes y salirse con la suya. Siempre hay alguien que se deja llevar por la maldad. Se deja controlar por sus malos pensamientos. Es posible que todos los tengamos, (los malos pensamientos, en ciertos momentos de nuestra vida o por ciertas circunstancias) pero solo algunos nos dejamos dominar por ellos. Esa es la madurez, el no dejarnos dominar por impulsos o por pensamientos, o por ocurrencias.

Que Dios nos ayude, que cada vez evolucionemos más y crezcamos en amor, en justicia, en valores, en ética, en equidad, en armonía, en paz, en humildad y  que nos acerquemos más al ideal que Él, nuestro Amado Dios quiere que nosotros lleguemos a ser. Bendita sea la misericordia y la gracia de Dios, que con ella fuimos lavados de toda maldad, y que como a Pablo, nos baste Su gracia maravillosa y sea todo lo que necesitemos. (2 Corintios 12:9)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Qué es lo que Dios ve en mí?

A veces creemos que no hay esperanza para nosotros, pero si pudiéramos saber qué es lo que Dios ve en nosotros, veríamos nuestro verdadero valor.

¿Por qué Dios es nuestro Padre?

Este artículo explora de manera sencilla algunas consideraciones bíblicas que explican por qué los cristianos llaman a Dios "Padre".

Necesitamos estar a cuenta

Dios nos dio la posibilidad de acercarnos a Él por medio de su Hijo; sin embargo, tenemos que hacer nuestra parte, necesitamos estar a cuenta con Él.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Topic

Likes

0

Deja un comentario